El rol de la Mujer en diversas culturas parte 6


El rol de la Mujer en diversas culturas parte 6

Autor: Paulo Arieu

“Muchos creyeron en Él, viendo las maravillas que hacía”. “Seguíale una gran multitud, porque veían los milagros que hacía con los enfermos” (Jn 6:2).

Introducción

mujer siriofencia

Imagen n 0.

En este articulo, hablaremos de una mujer sirofenicia, relacionada con el ministerio del Señor Jesús. En Marcos 7.24–30 se habla de esta mujer de nacionalidad sirofenicia[0], y en Mateo 15.21–28 se dice que era cananea (el título que se le daba antiguamente a los habitantes de Fenicia). Marcos la llama “griega” además de sirofenicia para indicar que no era de religión judía. Siriofenicia es un gentilicio que se le aplica a esta mujer.

  • “Levantándose de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón; y entrando en una casa, no quiso que nadie lo supiese; pero no pudo esconderse.  Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego que oyó de él, vino y se postró a sus pies.La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos.Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija. Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.”(Mar. 7:24-20 RV 1960)
  • “Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: !!Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”(Mat.15:21-28 RV1960)

Esta noble y valiente mujer de gran fe,  con insistencia y humildad logró que Jesús sanara y liberara a su hija poseída por un demonio (Mateo 15.22; Marcos 7.26).

Jesús y el choque de civilizaciones (luz-tinieblas)

En el pasaje bíblico de la mujer siriofenicia, podemos ver este choque espiritual desde tres ángulos:

a.El choque de civilizaciones (judaísmo representado por Jesús vs. siriofenicia representado por la mujer que pide ayuda al Señor por su hija atormentada).

b.El choque espiritual entre el reino de Dios (representado por Jesús y sus discípulos) y el reino de las tinieblas, representado por Satanás y sus demonios, que atormentaban la hija de esa mujer.

c. Mujer y religión

a.choque de civilizaciones

En primer lugar, podemos observar un choque de dos civilizaciones: El judaísmo representado por Jesús y sus discípulos y el de la región siriofenicia representado por la mujer que pide ayuda al Señor por su hija atormentada.

Una civilización, en este contexto, es una cultura más o menos cerrada y con una tradición cultural más o menos cerrada, que por ende se encuentra en oposición a otras civilizaciones con tradiciones diferentes. Aunque el concepto moderno de civilización es popularizado por Oswald Spengler, la noción de “choque de civilizaciones” fue introducida por Arnold J. Toynbee, aunque éste la restringe al ámbito geopolítico.

Hay un libro que se llama “Choque de civilizaciones”, que en su momento fue muy influyente, que es el nombre que recibe una teoría acerca de las relaciones internacionales. Fue formulada en un artículo de Samuel Huntington publicado en la revista estadounidense Foreign Affairs en 19931 y transformado posteriormente en un libro en 1996.

En un sentido amplio, se puede definir el choque de civilizaciones como una teoría que explica los grandes movimientos políticos y culturales de la Historia Universal por medio de las influencias recíprocas que ejercen entre sí las diversas civilizaciones (por contraposición a las debidas a los enfrentamientos entre estados-nación o ideologías).

En su artículo de 1993, Huntington retoma el concepto de Toynbee afirmando que los actores políticos principales del siglo XXI serían las civilizaciones y que los principales conflictos serían los conflictos entre civilizaciones (no entre ideologías, como durante la mayor parte del siglo XX ni entre estados-nación). Aparentemente, este artículo era una respuesta a las tesis del gurú del capitalismo Francis Fukuyama que sostenía que el mundo se aproximaba al fin de la historia (en sentido hegeliano) en el que la democracia occidental triunfaría en todo el mundo.

Algunos politólogos creen que en el futuro cercano, citando el artículo de Huntington, los estados-nación seguirán siendo los actores más poderosos del panorama internacional, pero los principales conflictos de la política global ocurrirán entre naciones y grupos de naciones pertenecientes a diferentes civilizaciones. El choque de civilizaciones dominará la política global. Las fallas entre las civilizaciones serán los frentes de batalla del futuro.

2. choque de poderes espirituales

Tradicionalmente la iglesia ha afirmado que su lucha es contra el mundo, la carne y el diablo. A finales del siglo XIX, como resultado de la influencia del modernismo teológico, se comenzó a dar menos importancia al diablo hasta el extremo de negar su existencia. Para muchos cristianos del mundo occidental la guerra espiritual se redujo, en efecto, a una lucha contra el mundo y la carne. Últimamente se ha producido una reacción en el mundo evangélico (carismático) hacia el otro extremo y se atribuye casi todo el mal al diablo, acercándose así, mas al ocultismo que al evangelicalismo.

Por un lado la táctica de Satanás es hacer pensar que no existe, a fin de poder obrar en forma inadvertida, y por el otro trata de obsesionar a la gente con su poder y actividad. Pero es de suma importancia que la iglesia de Cristo recobre un balance bíblico en esta materia.

Porque, como bien dijo  un predicador evangelista argentino llamado Carlos Anacondia.

“Toda obra que no lleva la firma ungida de Dios es muerta.”[9]

Pero,con la venida de Jesús, comenzó un era de choque frontal entre dos civilizaciones completamente distintas: El reino de Dios personificado por Jesús con sus discípulos y  la del reino de las tinieblas, encarnado por Satanás, sus demonios y los fariseos. Esta era perdurará hasta el fin de los siglos, donde Satanás, sus demonios y sus seguidores serán juzgados definitivamente.

En la Biblia, Lucas expresa: «En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó» (Lc. 10.21).

Creer en Dios significa renunciar a los propios prejuicios y acoger el rostro concreto con el que Él se ha revelado: el hombre Jesús de Nazaret. Y este camino conduce también a reconocerlo y a servirlo en los demás. Norval Geldenhuys comenta lo siguiente acerca del alborozo del Señor:

Estas palabras dan la impresión de que el Salvador se regocijaba en el hecho de que Dios, en su sabiduría, omnipotencia y amor haya dispuesto las cosas de tal manera que el discernimiento de las verdades redentoras del reino sean dadas, no a aquellos altivos y sabios en su propia opinión (como eran en aquella época tantos de los fariseos y escribas), sino a los que, como sus fieles discípulos, en sencillez infantil y humildad sienten su completa dependencia del Señor y aceptan sin arrogancia intelectual las verdades que Dios revela a través de Él.

Jesus destaco la actitud de fe de la mujer siriofenicia.Estaba decidida a todo, con tal que Jesús atendiese su suplica. Como Geldenhuys dijo:

«El contraste que hace Jesús no es entre los instruidos y los no instruidos, sino entre aquellas personas que tienen una actitud impropia y autosuficiente y aquellas otras cuya disposición es buena y candorosa».[8]

Jesús venció los poderes diabólicos.Y Dios mismo afirma en su Palabra, que Él mismo iba a liberar y rescatar al cautivo del tirano. No hay peor tirano que Satanás. Con sus engaños y mentiras ha capturado multitudes de personas y sigue haciéndolo en nuestros días (cf. Lucas 11:21.23

El declara en el libro de Lucas que  “veía a Satanás caer del cielo como un rayo”(Luc. 10:18 NVI). ¿Qué significa esto? Los comentaristas ofrecen varias sugerencias. Yo quiero dar dos. En primer lugar, que Jesús estaba diciendo: ¡Amén!, lo que decís es cierto. Los demonios se os sujetan en mi nombre. Esto es lo que os he estado diciendo. En segundo lugar, que el Señor vio verdaderamente caer a Satanás del cielo como un rayo. Lo que significa es que Jesús  “veía a Satanás caer del cielo como un rayo”, eso es lo que quiere decir.

El apóstol Pablo nos dice que Cristo
  • “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:14.15)

Antes de la intromisión del reino de Dios en el de Satanás, el diablo parecía gobernar sin ninguna competencia seria. Aunque el Señor siempre estaba obrando en su universo, al diablo se le permitía gobernar, en cierto modo, como a un rey. Mandaba en los lugares celestiales sobre un inmenso reino de espíritus malos y dominaba casi sin impedimento en el mundo, teniendo sus espíritus libre acceso tanto al cielo como a la tierra.

Aunque muchos teólogos dudan sobre la existencia de fuerzas malignas, en un libro sobre teología del Nuevo Testamento titulado “La proclamación de Jesús”, Joachim Jeremías destaca el ministerio de Cristo en el evangelio de Marcos como una victoria sobre el dominio de Satanás. Y también el dice que

«el evangelio de Marcos presenta los exorcismos de Jesús como batallas»[2],

Esto es interesante,ya que la historia de la mujer sirofenicia se relata en el libro de Mateo y en el de Marcos. Y J. Jeremías le da la preeminencia a la espectacular separación del Señor de la idea judía de su tiempo en cuanto a que los demonios eran,

«en un sentido, seres individuales que actuaban por su cuenta. De ahí sus detalladas listas de nombres de demonios».[3]

También J. Jeremías afirma que:

«Jesús cambió todo eso, destacando la relación entre la aparición de los demonios y Satanás con una variedad de descripciones». [4]

También dice J. Jeremías  que

«Satanás aparece como el jefe de una fuerza militar» (Luc. 10:19; dynamis).«A continuación, se le considera como un rey (Mat. 12:26; Luc. 11:18; basileía) y los demonios son sus soldados (Mar. 5:9)».[5]

Para evitar caer en el maniqueísmo dualista bien – mal, hay que tener en cuenta una sana y bíblica comprensión de la antropología cristiana, que comprende al ser humano a la luz de las sagradas escrituras.

Jesús comenzó a recorrer los pueblos de Galilea, proclamando el reino de Dios y curando a los enfermos. El hecho es históricamente innegable: Jesús fue considerado por sus contemporáneos como un curador y exorcista de gran prestigio. Prácticamente, la totalidad de los investigadores contemporáneos están de acuerdo en afirmarlo, solo con alguna excepción. Todas las fuentes cristianas hablan invariablemente de las curaciones y exorcismos realizados por Jesús. Las curaciones aparecen atestiguadas en todas las fuentes: fuente Q, Marcos, material propio de Mateo, material propio de Lucas y Juan. Además se encuentran en todas las formas literarias: relatos concretos, dichos de Jesús, sumarios sobre su actividad, controversias consus adversarios, etc.

Por lo demás, hacia el año 90, también el historiador judío Flavio Josefo nos informa de que durante el gobierno de Poncio Pilato como prefecto de Judea

«apareció Jesús, un hombre sabio, que fue autor de hechos asombrosos,maestro de gente que recibe con gusto la verdad»[7]

Se trata de un texto considerado como auténtico por la mayoría de los expertos. Esta fama de Jesús como taumaturgo y exorcista tuvo que ser extraordinaria, pues durante mucho tiempo hubo exorcistas y magos que, fuera de los ambientes cristianos, usaban su nombre para realizar sus conjuros. Aparece testimoniado en los papiros mágicos griegos, que recogen material que se extiende desde el siglo X  a. C. hasta el siglo V d. C.

La actuación de Jesús debió de sorprender sobremanera a las gentes de Galilea y la región de Tiro y Sidon: ¿de dónde provenía su fuerza curadora? Se parece a otros curadores que se conocen en la región, pero al mismo tiempo es diferente. Ciertamente no es un médico de profesión: no examina a los enfermos para hacer un diagnóstico de su mal; no emplea técnicas médicas ni receta remedios. Su actuación es muy diferente. No se preocupa solo de su mal físico, sino también de su situación de impotencia y humillación a causa de la enfermedad. Por eso los enfermos encuentran en él algo que los médicos no aseguraban con sus remedios: una relación nueva con Dios que les ayuda a vivir con otra dignidad y confianza ante él.

Es difícil saber si había un lugar de curación en Jerusalén (¿piscina de Betesda?), aunque hacia el año 135 d. C. funcionó un templo consagrado a Esculapio en la Jerusalén romana, llamada por entonces Aelia Capitalina. Por desgracia para los enfermos de Galilea, los médicos no estaban al alcance de sus posibilidades: vivían lejos de las aldeas y sus honorarios eran demasiado elevados. Tampoco podían peregrinar hasta los famosos templos de Esculapio, dios de la medicina, o a los santuarios de Isis y Serapis, divinidades sanadoras, ni bañarse en fuentes sagradas consideradas terapéuticas. Los templos consagrados a Esculapio eran numerosos y de gran prestigio.

El más famoso sin duda en tiempos de Jesús, el de Epidauro, no lejos de Corinto. A él acudían miles de enfermos. Después de un baño y de la entrega de la ofrenda a Esculapio, pasaban la noche en un pórtico oscuro del templo para tener ocasión de ser visitados por el dios curador y recibir en sueños el mensaje que indicaba los remedios apropiados (ungüentos, vendajes, dietas) o las instrucciones que, interpretadas por los servidores del templo, ayudarían a recuperar la salud.

No es fácil distinguir en estos lugares de curación lo «médico» de lo «milagroso». Por lo general, el dios indica algún procedimiento que, puesto en práctica al despertar, devuelve la salud al paciente. En santuarios como los de Pérgamo o la isla de Cos había verdaderos médicos ejerciendo su profesión.

Jesús y la magia

Una consideración especial merece la acusación que le hacían a Jesús de practicar la magia (Cf. Luc. 11:15).

Las técnicas concretas que Jesús emplea alguna que otra vez recuerdan a los procedimientos que utilizaban los magos y curadores populares. A nadie extrañaba. Según fuentes cristianas, en alguna ocasión llevó aparte a un sordomudo y lo curó «metiéndole sus dedos en los oídos» y «tocándole la lengua con su saliva». Otro día le trajeron un ciego y él lo sacó fuera del pueblo, «le puso saliva en los ojos», «impuso sus manos sobre él» y lo curó. Los relatos están consignados en Marcos  7:31-37 y 8:22-26. Era conocida la virtud sanadora de la saliva: Jesús toca con saliva la lengua del mudo para «soltarla»; acaricia con saliva los ojos del ciego para «abrirlos».

Sin embargo, nunca se ve a Jesús tratando de manipular fuerzas invisibles, como hacían los magos para forzar a la divinidad a intervenir. Jesús no actúa confiando en técnicas, sino en el amor curador de Dios, que se compadece de los que sufren. Por eso su actuación no es la de un mago de la época.

Nunca interviene para hacer daño, causar enfermedades, producir insomnio, impedir amores o deshacerse de enemigos, sino para curar el sufrimiento y la enfermedad. No pronuncia extraños conjuros ni fórmulas secretas: no emplea amuletos, hechizos o encantamientos.

No se parece al tipo de magos que aparecen en los papiros mágicos griegos, ni al famoso Apolonio de Tiana, contemporáneo estricto de Jesús, de quien se conserva una biografía escrita por el filósofo Filóstrato a finales del siglo II. A Apolonio se le atribuyen milagros que recuerdan a los relatos evangélicos, pero su figura nada tiene que ver con Jesús: utiliza su poder para vengarse y hacer daño a sus adversarios; es un «conocedor de fuerzas ocultas» que se mueve en un mundo inverosímil de sátiros, piedras mágicas o plantas milagrosas, muy alejado del mundo de sufrimiento al que se acerca Jesús. No actúa nunca por intereses económicos, sino movido por su amor compasivo y su decisión de anunciar el reino de Dios.

Morton Smith (Filadelfia, 29 de mayo de 1915 – Nueva York, 11 de julio de 1991), profesor de Historia Antigua en la Universidad de Columbia de Nueva York, fue un erudito bíblico estadounidense.Es conocido principalmente por su controvertido descubrimiento de una carta, atribuida a Clemente de Alejandría, en el monasterio de Mar Saba, en 1958. Esta carta, que contiene citas de un supuesto Evangelio secreto de Marcos, ha sido considerada una falsificación por otros expertos (en concreto por Stephen C. Carlson, en su obra The Gospel Hoax: Morton Smith’s Invention of Secret Mark). Morton Smith fue también autor de un controvertido libro sobre Jesús de Nazaret, en el que defiende la tesis de que el personaje fue principalmente un mago helenístico: “Jesus the Magician: Charlatan or Son of God” (1978).[1]

Hace unos años, Morton Smith, basándose en los papiros mágicos griegos por él descubiertos,calificó a Jesús de «mago» y presentó su actividad curadora como magia. Su posición ha sido asumida por algunos autores. Este último considera que no había en aquella sociedad diferencia sustancial entre la actividad mágica y la milagrosa, por lo que prefiere llamar a Jesús «mago» en sentido sociológico y sin ninguna connotación peyorativa. Me parece más razonable la posición de quienes subrayan las diferencias y consideran que llamar hoy «mago» a Jesús no contribuye a aclarar su actividad curadora.

Y no es posible dejar de observar lo diferente de los métodos empleados por el Senor y su efectividad curadora y cuan lejos que están los taumaturgos y brujos contemporáneos de alcanzar Su potencial milagroso y de sentir Su compasión y misericordia por los que sufren.Al contrario, estos predicadores de ilusiones negocian con la fe de las personas y su ingenuidad.

3.Mujer y religión

mujer

Imagen n 1

Es innegable el papel opresivo que la religión ha jugado hacia la mujer. Ha constituido un poderoso medio para mantener patriarcados de tipos opresivos en muchas sociedades como el Islam.En el caso del pasaje que analizamos, vemos a una mujer que luego de su experiencia religiosa con Jesús, es libre de su tormento. Una joven oprimida por fuerzas del mal, estaba tirada en una cama sin muchas esperanzas de aliviar su dolor. Pero Jesús la libro de esas opresiones. Me gustaría profundizar mas en este tema, pero sabemos que no siempre en toda religión,el final es feliz.En muchas religiones actualmente, la mujer es oprimida por el mismo sistema religioso.Por ejemplo, el Islam. Por ahora,sin profundizar sobre el rol de la mujer en esta religión medieval, simplemente me acerco con un comentario sobre un cortometraje, titulado es Submission (Sumisión), dirigido por el holandés Theo van Gogh y guión de la diputada del parlamento holandés de origen somalí Ayaan Hirsi Ali (País: Países Bajos; Año: 2004; Duración: 10 minutos)[8]

El título del film es una traducción directa de la palabra «Islam». Se trata de una serie de breves monólogos de una mujer musulmana y devota (cubierta de los pies a la cabeza con unas ropas negras transparentes) que, mirando a la cámara con expresión suplicante, relata su experiencia cotidiana, sometida la sumisión y al maltrato físico de varones musulmanes, incluido el relato de la violación por parte de su tío con la anuencia de sus padres. Mientras trascurre el monólogo, van apareciendo cuerpos de mujeres golpeados y tatuados con aleyas (versículos) del Corán, como metáfora del impacto físico que la doctrina islámica supone para las mujeres.

Muchos musulmanes percibieron esta denuncia del maltrato de las mujeres musulmanas como un insulto al Islam. Pero, incluso gente que compartía las preocupaciones de Hirsi Ali, dudaron de la eficacia del film en la medida que polarizaría las posiciones. Hirsi Ali, como guionista, sufrió amenazas diversas y los embajadores de Arabia Saudí, Malasia, Sudán y Pakistán solicitaron que se la expulsase del partido demócrata liberal al que pertenecía. El líder de este respondió que Hirsi Ali hablaba únicamente en su nombre y no en el del partido.

Tan solo unas semanas después de que la televisión retransmitiese el documental, su director, Theo Van Gogh, fue asesinado en plena calle por un islamista radical quien, en una nota clavada en el pecho del cadáver, dejó también graves amenazas hacia Hirsi Ali, estableciendo claramente la relación entre el documental y el crimen. Este hecho luctuoso otorgó fama internacional al film, que fue exhibido en algunas otras televisiones europeas. Sin embargo, en febrero de 2005 fue suspendida la proyección de Sumisión que estaba prevista para el festival internacional de cine de Rotterdam, dedicado precisamente a “películas censuradas”. El productor del festival, Gijs van de Wastekalen, declaró lo siguiente al respecto: “¿Significa esto [la retirada del corto] que estoy cediendo ante la presión del terror? Sí. Pero yo no soy un político o un policía antiterrorismo; soy un productor cinematográfico”.

El Islam no es libertad ni es paz. El Islam es sumisión a Ala y al profeta Mahoma. Y sino esta seguro de esto,quizás a través de los medios de comunicación pueda usted enterarse mas eficazmente. Y aunque los errores políticos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia en Medio Oriente y África hayan estimulado los ataques ocurridos recientemente en París, Francia,como dijo el fundador de Wikileaks, Julian Assange [6], esto no quita el hecho de que el Islam no da  libertad a sus seguidores como la da el mismo Jesucristo. El es compasivo, es misericordioso y tiene el poder de hacer milagros.

Cristo es Shalom, nuestra paz: “Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás. Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom.” (Jueces 6: 23.24). Cristo nos ha librado del efecto del pecado, que es el temor, y nada nos puede atormentar. La presencia de Dios en nuestro corazón nos llena de paz. “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:7)
Cristo es Rapha, nuestro sanador: “Ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.” (Éxodo 15:26).
Cristo es nuestro médico por excelencia. Murió para sanar las heridas del alma y las enfermedades de nuestros cuerpos.“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores.” (Isaías 53:4) “Y por su llaga fuimos nosotros curados.” (Isaías 53:5).
Y a la luz del  pasaje biblico de la mujer sirofenicia, podemos decir que la verdadera liberación femenina comienza con una experiencia religiosa liberadora con Jesucristo. Nunca antes de ese momento. Porque solo es Cristo quien hace libre a la mujer (y al hombre). Dice la Biblia que
  • “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:32 1960)

Conclusión

Jesús tuvo mucha compasión de esta madre tan sincera y ferviente. En un comentario biblico del libro de Marcos, dice que

Cristo nunca despidió a nadie que cayera a sus pies, cosa que una pobre alma temblorosa puede hacer. Como ella era una buena mujer, así era una buena madre. Esto la hizo venir a Cristo. El hecho de decir: Que los hijos se sacien primeros, muestra que había misericordia para los gentiles, y no lejana. Ella habló, no como si tomara a la ligera la misericordia, sino magnificando la abundancia de las curaciones milagrosas hechas a los judíos, las cuales en contraste con una sola curación no era sino migaja. Así, pues, mientras los orgullosos fariseos son abandonados por el bendito Salvador, Él manifiesta su compasión por los pobres pecadores humildes, que miran a Él por el pan de los hijos. Él aún sigue buscando y salvando lo que se había perdido.[10]

Jesús era taumaturgo, o sea una persona teoantrópica con capacidades para hacer milagros, pero estas capacidades hoy en día, rara vez se observan.Recuerde que sanar la enfermedad mental, no es sólo una cuestión de fe [11] Pero lo convencional, lo ortodoxo, lo natural es que ud. ore a Dios por su salud, que pida oración a los ancianos o ministros de la iglesia y que luego la asista un médico especialista. Es muy posible que ud. escuche que Dios hace milagros en algún lugar del planeta donde no hay asistencia médica de ninguna clase o al menos si la hay, es muy limitada. Pero en nuestras culturas, por lo común, Dios obra muchísimo a través de la ciencia médica y los profesionales de la salud. No demore por favor en consultar a un especialista si ud, observa o se da cuenta que posee un trastorno grave en su salud.

Nos gozamos al leer en la biblia, como era la salud en Galilea. Ya leímos que nos dice la Palabra de Dios, a través de la historia de una mujer joven endemoniada,hija de una mujer siriofenicia. Y vimos como era la vida de acuerdo al contexto histórico de este pasaje bíblico. Vemos en este pasaje bíblico, como la familia era la primera en atender a su enfermo. Los padres y familiares más cercanos, el patrón de la casa o los mismos vecinos ayudaban al enfermo a reconocer su pecado e invocar a Dios. Al mismo tiempo buscaban a algún curador de los alrededores.En este caso que relatan Marcos y Mateo, fue la madre de la joven endemoniada,que era una mujer creyente y dotada de una gran fe, quien salio en busca de ayuda.

Al parecer, los pobladores no solían acudir a médicos profesionales. La medicina griega, impulsada por Hipócrates (450-350 a.C.), se había extendido por la cuenca del Mediterráneo y había penetrado probablemente en ciudades importantes como Tiberíades, Séforis o las de la Decápolis, pero no en las aldeas de Galilea. En la medicina hipocrática no se invocaba el poder curador de los dioses, sino que, basándose en alguna teoría del cuerpo humano, se detectaba la enfermedad, se diagnosticaban las causas y se buscaba algún remedio que ayudara a recobrar el equilibrio del cuerpo. La postura tradicional de los israelitas ante este tipo de medicina había sido de recelo, pues solo Dios es fuente de salud. Pero ya en tiempos de Jesús las cosas habían ido cambiando. Algunos sabios judíos recomendaban acudir a los médicos, pues «hay momentos en que la solución está en sus manos»Asi dice Ben Sirá en un escrito redactado entre 190-180 a. C. (Eclesiastes 38:1-15).

  • “para que crean que Tú, mi Padre, me has enviado” (Juan 11:42).t

Antes de concluir, personalmente, le invito a que permita que el Señor Jesús le hable a lo más profundo de su ser. Si por la fe en Dios usted puede creer que Cristo es el Señor y Salvador, su vida será enteramente cambiada. Los problemas de esta vida ocuparán su justo lugar y Jesús levantará su mirada hacia las cosas celestiales.Sin duda, Jesús es Dios misericordioso. No lo cree así ud.?

  • “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”(Juan  14:1-14).

El no ha cambiado para nada. Confíe ud. en El.!!!

Continua…

Dios le bendiga!

—————

Imágenes

Imagen n 0.

Imagen n 1

Notas

[0] Veamos la geografía de la historia. Tiro y Sidón eran ciudades de Fenicia, que era parte de Siria. Fenicia se extendía hacia el Norte desde el monte Carmelo, por toda la llanura costera. Estaba entre Galilea y la costa. Fenicia, como expresaba Josefo, rodeaba Galilea.»Tiro se, encontraba a 65 kilómetros al Noroeste de Cafarnaum, Su nombre quería decir La Roca. Se llamaba así porque habia en la costa dos peñascos unidos por un acantilado de mil metros de longitud. Esto formaba un rompeolas natural, y Tiro era uno de los grandes puertos naturales del mundo antiguo. Las rocas no eran simplemente un rompeolas, sino también una defensa; y Tiro era famosa, no sólo como puerto, sino también como fortaleza. Fue de Tiro y de Sidón de donde salieron los primeros marinos que navegaron mirando a las estrellas. Hasta que se aprendió a encontrar el camino en la mar mirando a las estrellas, los barcos tenían que mantenerse a la vista de la costa, y detenerse por las noches; pero los marineros fenicios recorrieron el Mediterráneo y pasaron las Columnas de Hércules, el Estrecho de Gibraltar, y llegaron a Gran Bretaña y a las minas de estaño de Comwall. Puede ser que hasta se aventuraran a circunnavegar África.
Sidón estaba a 45 kilómetros al Nordeste de Tiro, y a 100 kilómetros al Norte de Cafarnaum. Tenía, lo mismo que Tiro, un rompeolas natural que lo convertía en otro puerto extraordinario. Su origen como puerto y ciudad era tan antiguo que no se recordaba quién había sido su fundador.
Aunque las ciudades fenicias eran parte de Siria,eran independientes y rivales. Tenían sus propios reyes, sus propios dioses y su propia moneda. En un radio de 25 ó 30 kilómetros eran supremas. Hacia fuera miraban al mar; tierra adentro, a Damasco; y los barcos del mar y las caravanas de muchas tierras fluían a través de ellas. Sidón acabó por perder su comercio y grandeza frente a Tiro, y su sumergió en una degeneración desmoralizada; pero los marineros fenicios siempre serán recordados como los
primeros que encontraron su camino en el mar siguiendo a las estrellas.

[Extr de William Barclay,COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO- Tomo 3 -Evangelio según San Marcos,pag. 111,Editorial Clie, 1995]

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Morton_Smith

[2] Joachim Jeremias, The Proclamation of Jesus , Charles Scribners and Sons, Nueva York, 1971, pp. 93 cit en Ed.Murphy, Manual de Guerra Espiritual,pag.294, Grupo Nelson, Jan 6, 1995
[3] Jeremias, pp. 93 y 94, cit en Ibid
[4] Jeremias, pp. 93 y 94 cit en ibid
[5] Ibid

[6] http://www.librered.net/?p=3686 y http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=39978. SUGERENCIA: no se anote en la Nueva Guerra Santa Contra el Islam, la de los Nuevos Cruzados. Esa es la Agenda del sector más duro y más chiflado del Grupo Bilderberg, cuyo Proyecto es un Gobierno Mundial único para todo el mundo, y una Religión Mundial sincretista única para todo el mundo.Ver http://www.contrainfo.com/12713/paul-craig-roberts-denuncia-que-el-ataque-contra-charlie-hebdo-fue-una-operacion-de-falsa-bandera/ y http://www.blogscapitalbolsa.com/article/6240/charlie_hebdo_nuevo_ataque_de_falsa_bandera_.html

Aunque como reconocieron los pactantes presbiterianos, “el Islam es una religión cruel” , http://caesararevalo.blogspot.com/2015/01/la-oracion-de-los-pactantes.html?spref=fb&m=1

[7] Flavio Josefo, Antigüedades judías,18.3.3,par.63-64 cit Enrique Gómez García, Jesús entre los jóvenes,pag. 74

[8]http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/carpeta-psicologia-y-genero/carpeta-psicologia-y-genero.shtml

[9] Carlos Anacondia, Oime bien Satanás, pag. 39, ed. Betania

[10] http://www.iglesiareformada.com/Henry_Marcos_Comentario.pdf

[11] http://protestantedigital.com/sociedad/29582/Sanar_la_enfermedad_mental_no_solo_una_cuestion_de_fe

Otra Bibliografía consultada

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s