Dios y El concepto calvinista de Dios (p.8)


Dios y El concepto calvinista de Dios (p.8)

Por Paulo Arieu

Introducción

Muchas veces somos tentados a hablar mal de un teólogo como Calvino.  Hay que comprender que Calvino vivió a fines del medioveo,principios del renacimiento.Por lo tanto,algunos de sus conceptos y de sus actitudes deben ser estudiados y entendidos teniendo en mente esa época.
Recientemente se dieron fuertes debates respecto a algunos puntos de vista del predicador fundamentalista americano John  McArthur sobre el suicidio[10], lo que hizo que muchos que no comparten la teología de este ministro lo atacaran a través de las redes sociales.[11] Pero si hablamos mal de hombres como MacArthur ,  entonces hablemos también un poco de Lutero, pero eso sí, con argumentos históricos comprobables.
Es que yo nunca escuché a ningún cristiano hablar mal de este teólogo y ex-monje agustiniano salvo a judíos, católicos y escépticos, como vemos que se liquidan hoy en dia a hombres de Dios mas alla de las posibles diferencias doctrinales secundarias que existen. Y durante muchos siglos, se lo consideró el personaje central de la Reforma Protestante. Sin embargo, si cometió errors y también exabruptos. Sin embargo, Lutero tiene ganado su mérito, cuando se lo considera el “Padre de la Reforma protestante”, aún mas allá de sus cuestiones doctrinales.
También una vez Lutero oró por Melanchthon y este volvió de una muerte aparente. Y un año antes de su muerte, Lutero enseñó sobre la sanidad divina en respuesta a la oración en las iglesias y en privado. La reacción de los reformadores cuando hablan negativamente de este asunto de los carismas, es a causa del abuso de las reliquias en la era medieval. (Keener. Miracles. Vol. 1. P.373.)
Pero acaso hablamos mal de Lutero, quien por ejemplo creia en la consubstanciación?
¿Qué es la consustantación? 
“Consustanciación” concepto luterano de la cena conmemorativa, aunque algunos teólogos luteranos modernos rechazan el uso de este término debido a su ambigüedad […] La idea es que en la comunión, el cuerpo y la sangre de Cristo, y el pan y el jugo de uva, coexisten en unión [no en el sentido de que el pan y el vino se transformen (transustanciación) en cuerpo y sangre de Cristo, sino en el de que Cristo establece su residencia en el pan y en el vino] “Lutero lo ilustró con la analogía del hierro en el fuego, por el cual el fuego y el hierro se unen en un hierro rojizo caliente que todavía continúa sin cambiar” [6]. En otras palabras, esto es herejía.
El bautismo de niños [7]
Y qué diremos  acerca del  “bautismo de niños…” ¡para salvación!   La Iglesia Luterana dice aun: “Siendo por naturaleza pecadores, los bebes así también los adultos, necesitan ser bautizados.  Cada bebe o niño, que es bautizado, es renacido por el agua y del Espíritu y es puesto en una alianza de relación con Dios, y es un hijo de Dios y un heredero del reino celestial” (Biblia Analítica con Referencias). Cuestión, o más bien, herejía que se confirmó en  la Confesión de Augsburgo, Artículo 9 (Iglesias Luteranas, año 1530) como: “Enseñamos que el Bautismo es necesario para la salvación y que por el Bautismo se nos da la gracia divina. Enseñamos también que se deben bautizar los niños y que por este Bautismo son ofrecidos a Dios y reciben la gracia de Dios…”
¿De dónde salieron estas prácticas y creencias heterodoxas? De los padres de la iglesia católica, los mismo que pavimentaron la escatología reformada,  desde Ireneo de Lyon (130 – 202 d.C.), Orígenes (185 – 254 d.C.), Hipólito de Roma (? – 235 d.C.) Cipriano de Cartago (200 – 258 d.C.), Gregorio de Nacianceno (329 – 390 d.C.), Juan Crisóstomo (347 – 407 d.C.), Basilio el Grande (330 – 379 d.C.), Agustín de Hipona (354 – 430 d.C.) hasta el señor Lutero que sin duda también, fue un gran siervo de Dios que llevó el flanco más difícil de la reforma (porque evidentemente la reforma no empezó con Lutero sino con Juan Huss) lamentablemente falló también en escatología.
Qué paradójico es cuando  el papa Benedicto XVI y en una  de sus declaraciones sobre el bautismo de los niños dijo que no debiera ser interpretada como algo nuevo, sino como la confirmación de una práctica que se viene dando en la Iglesia Católica desde hace siglos, que se remonta a antes del Concilio de Cartago del 253. Insólito.
¿Y qué diremos del canon de Lutero? [8]
¿Qué hacemos con epístola de paja Andrés?  Es más, con la de Hebreos, Judas y el Apocalipsis.Por cierto, la cita de Lutero: “Hay que distinguir entre libros y libros. Los mejores son el evangelio de S. Juan y las epístolas de S. Pablo, especialmente la de los Romanos, los Gálatas y los Efesios, y la 1ª epístola de S. Pedro, estos son los libros que te manifiestan a Cristo y te enseñan todo lo que necesitas para la salvación; aunque no conozcas ningún otro libro. La epístola de Santiago, delante de éstas, no es más que paja, pues no presenta ningún carácter evangélico” Prólogo del Nuevo Testamento de 1546 (Bibel VI, 10).
Gracias a Dios por estos hombres
cauvin
Ahora, y a pesar de estas cuestiones, yo doy gracias a Dios por hombres como Lutero, y sin duda también Agustín de Hipona, por Calvino, entre otros, pues a pesar que se equivocaron, como también lo ha hecho Macarthur, han sido y son un aporte a la iglesia, como evidentemente para quien es objetivo, lo ha sido MacArthur,  (como también, Paul Wascher, J. Piper) en el día de hoy; es el ejercicio de un creyente maduro. Las personas con un don apostólico no se esfuerzan por mantener la paz, como quienes acomodan principios y verdades para mantener a todos contentos. Pero son pacificadores, ya que están dispuestos y listos para actuar como sea necesario para que la verdad prevalezca y, para ellos, no hay paz posible si existe error[0]
La Reforma Protestante fue uno de los sucesos mas importantes de todos los sucesos ocurridos en Europa desde el siglo XIV hasta ahora. Lutero pega las 95 tesis en la puerta de su templo y asi se separa de la iglesia romana. Martín Lutero es sin lugar a dudas el más importante teólogo cristiano del siglo XVI, y por tanto hay razones para comenzar nuestra discusión del pensamiento cristiano en ese siglo con un resumen de su teología, como se acostumbra hacerlo en tales casos.

El joven Lutero parece haber sido un típico joven de su época,excepto por dos cosas: la primera era su tendencia a sufrir radicales cambios de ánimo, que le llevaban a algunos períodos de depresión; la segunda era que posiblemente tenía más inclinaciones religiosas que muchos de sus contemporáneos. Cuando entró al monasterio en el año 1505, lo hizo por razón de un voto hecho a Santa Ana durante una tempestad; pero su historia ulterior parecería indicar que lo que más le atemorizó durante esa tempestad no fue la muerte misma, sino la posibilidad de morir sin estar preparado para ello. Luego, Lutero entró al monasterio para prepararse para la muerte -para hacerse aceptable a los ojos de Dios.

Una vez que entró a la vida monástica, Lutero se dedicó de lleno a ella. Tenía a la sazón veintiún años, y no era el tipo de persona que podría tomar su vocación a la ligera. Después de un año como novicio, tomó los votos permanentes, y sus superiores tenían de él una opinión lo suficientemente elevada como para decidir que debía ser ordenado sacerdote. Durante todo este tiempo no hay indicación alguna de que Lutero fuese monje a regañadientes, ni de que sus votos le resultasen onerosos. Por el contrario, según sus propias palabras, hizo todo lo posible por ser un monje ejemplar. Había abandonado el mundo y entrado al monasterio para asegurarse de su salvación, y no estaba dispuesto ahora a sucumbir a la tentación de volverse un monje cómodo y satisfecho de sí mismo. Era necesario seguir adelante con la tarea que le había llevado al monasterio, y llevar una vida tan ascética como le fuese posible soportar.[9]

Aunque Lutero es indudablemente de importancia capital, y aunque la mayor parte de la teología cristiana del siglo XVI -tanto católica como protestante- no fue sino comentario y debate sobre Lutero, es importante recordar que hubo otros trabajos teológicos que tuvieron lugar tanto en la Iglesia Católica como en Oriente, independientemente de toda discusión de las doctrinas de Lutero. y tambien no resta en absolute importancia al trabajo del joven teologo Juan Calvino, quien apareceria en escena algunos años después que la Reforma de Lutero habia comenzado.

2 formas distintas de hacer teologia [12]
El historiador cristiano Justo L. Gonzalez, resalta el hecho que el conflicto entre Lutero y Zwinglio sobre la interpretación de la Cena del Señor reflejaba dos maneras distintas de hacer teología. En términos generales, la influencia de Lutero fue más fuerte en las regiones septentrionales, mientras que la de Zwinglio predominó en Suiza y en la Alemania meridional. En la cuenca del Rin, y especialmente en Estrasburgo con su refonnador Martín Bucero (1491-1551), hubo un intento de desarrollar una posición intermedia que uniría ambas ramas del protestantismo. Tales intentos fracasaron en lo político, puesto que la Concordia de Wittenberg de 1536, que unía a los luteranos del norte con Bucero y sus seguidores, y que había sido redactada con la esperanza de que también la aceptaran los suizos y los alemanes del sur, no tuvo éxito. En 1549 varios de los alemanes de sur y de los suizos llegaron al Consenso de Zurich.

Entre los suizos que participaron en tal  consenso se encontraba Enrique Bullinger (1504-1575), quien había sucedido a Zwinglio en Zurich, y era ahora el principal dirigente de la reforma en esa ciudad. Bucero aceptó este documento, puesto que las opiniones de Calvino, cuyo impacto se notaba en el Consenso, llevaban el sello del propio Bucero.

Los luteranos no aceptaron este nuevo acuerdo, con el resultado de que Suiza y buena parte de Alemania siguieron la teología reformada de Calvino, la cual-en parte gracias a la influencia de Bucero- era en realidad una posición intermedia entre el zwinglianismo y el luteranismo.

Luego, aunque Bucero fracasó en sus intentos de unir a los seguidores de Lutero y los de Zwinglio, sí tuvo indirectamente buen éxito al contribuir a la forma final y más moderada que tomó la teología reformada. Quizá para completar esta ironía de fracaso en lo práctico y éxito en lo teológico, Bucero tuvo que partir de Estrasburgo en 1549 debido a la reacción católica; pero entonces fue a Cambridge, donde hizo fuerte impacto en la reforma anglicana. Le tocó a Juan Calvino (1509-1564) darle a la teología reformada su forma característica.

Seguimos con Calvino

Dijo, Juan Calvino que

“todo lo que se dice para ensalzar lo meritos de las obras, destruye tanto la alabanza debida a Dios, como la certidumbre de nuestra salvación “
La mayoría de las personas con un don apostólico son consideradas “complicadas” porque no entran en el statu quo. No “siguen a la manada”, si la manada va en la dirección equivocada. No se conforman ni se quedan calladas por mantener la paz.[3]
Calvino nació en Noyon, al norte de Francia, el 10 de julio de 1509, con el nombre de Jean Cauvin. Era hijo del secretario del obispado de su ciudad y estudió humanismo en importantes colegios de París y luego leyes en la universidades de Orleáns y Brujas. Poco después de publicar su obra Sobre la Clemencia, Calvino se convirtió al protestantismo, por lo cual tuvo que abandonar Francia. Instalado en Suiza, Calvino redactó su obra fundamental: Sistema de la religión cristiana. Este documento era un resumen de las ideas protestantes donde, entre otros temas, rechazó la interpretación de los sacramentos como eran entendidos por la fe católica y diseñó un plan de organización para la nueva creencia. Sin embargo, fue su propuesta de la predestinación la que resaltó en esta obra.

Calvino compartía con Lutero la idea de que el ser humano podía obtener la gracia por la fe, pero para el teólogo francés Dios ya había elegido desde antes de la creación del mundo a solo algunos hombres para salvarlos, mientras que los demás estaban irremediablemente condenados. Por lo tanto, nada que el hombre hiciera podía cambiar la voluntad divina. Este teólogo también redujo solo a dos los sacramentos: el bautismo y la comunión, la cual solo la aceptó en un sentido conmemorativo, y suprimió todos los ritos del culto, el crucifijo, el altar y las jerarquías entre los sacerdotes, a los cuales denominaba pastores o ministros y que eran laicos.

Calvino organizó la iglesia de Ginebra, ciudad que se convirtió en la Roma del protestantismo. Desde esta urbe la nueva fe se extendió por Francia, los Países Bajos, Escocia y, posteriormente, Estados Unidos. Sin embargo, Calvino también se preocupó de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Creó hospitales, mandó a construir alcantarillados y se preocupó por darle atención especial a los pobres y enfermos, además de dar un impulso a la industria. Asimismo, promocionó la aplicación del francés en las iglesias y contribuyó a que este idioma se desarrollara y afianzara como una lengua moderna. Pero sin embargo, su legado más destacado fueron sus escritos de catecismo y comentarios sobre la mayoría de los libros de la Biblia.

En la critica del libro “Las ideas de Juan Calvino”, que fué publicado por Paul Helm en inglés como “John Calvin’s Ideas”, se explica que si alguien pudiera hacer una lista de los principales eruditos del Nuevo Testamento desde el tiempo de los apóstoles según la influencia e importancia de sus escritos,  seguramente Calvino quedaría cerca de la cabeza.  Después de 500 años sus comentarios aún están publicados.   Su contribución a la teología ha sido tan profunda que es un tema candente dentro del campo de los estudios de postgrado.   La mayoría de denominaciones evangélicas encuentran sus orígenes,  aunque muy distantes, en él.

Cuando uno empieza a leer este libro es difícil dejarlo a un lado porque muestra una nueva luz de este teólogo tan familiar. Se examina Calvino como filósofo quien a veces siguió la filosofía de sus precursores católicos.  Como explica el autor,

“Juan Calvino es un teólogo genio,  pero este genio no se expresaba en un vacío.” [1]

Este cuadro no concuerda con el estereotipo de Calvino como un erudito bíblico quien desafió a la hermenéutica medieval católica.   Se trata del asunto de la influencia del escolasticismo y la filosofía católica que quedaban en su mente.    Helm dice de Calvino,  el reformador,

“reformó su heredad cristiana,  con su entrelace intricado de temas teológicos y filosóficos, en líneas evangélicas distintas pero sin abandonarla”[2]

Calvino era una persona intrincada, compleja, quien creía que ignorar el error era algo groseramente carnal. Para él, quienes escapaban a la controversia, eran brutos. Asi pensaron siempre los hombres como Juan Calvino. Calvino pensaba de esta forma:

Si no tienes entendimíento,búscalo, y búscalo con la verdad. Una vez que lo consigas, vívelo y proclámalo. [4]

El 10 de julio se conmemora la fecha memorable de los 500 años del nacimiento de Juan Calvino. Contrariamente a lo que muchos piensan, no ha creado ni formulado nuevas doctrinas, pero fue capaz de verdades bíblicas sistematizador, ejemplo de devoción y necesidad exegeta, dejando este legado precioso, que ahora se ejecuta a través de cinco siglos!

Calvino “es un nivel por encima de toda comparación, en cuanto a la interpretación de la Escritura. Sus comentarios deben ser valorados más alto que cualquiera de los escritos de los Padres de la Iglesia recibió “! Este apoyo entusiasta de Calvino y sus dotes como comentarista y traductor bíblico fue emitido por alguien que se considera su mayor enemigo: Jacobo Arminio! Charles Haddon Spurgeon, registra y clasifica el comentarista Calvino como “príncipe entre los hombres”, y también presenta un presupuesto favorable de un sacerdote católico (Simon):

“Calvino tiene un genio sublime”

¿Qué Arminio, quien disentía de la comprensión tan fuertemente calvinista de la soberanía de Dios y la extensión de la esclavitud del pecado en el que se encuentra la humanidad, o incluso un católico romano, quien expresa su desacuerdo con el camino de la salvación defendido por Calvino, pronunciara tales elogios sobre Juan Calvino?

Sin duda, se someten a la exactitud, la devoción y la seriedad con la que Juan Calvino cubre la Santa Palabra, en sus escritos. Spurgeon hace hincapié en la sinceridad de Calvino al que califica como un exegeta, en paralelo a todas sus otras calificaciones. Él dijo,

“su intención honesta era traducir el texto original del hebreo y del griego, con la mayor precisión posible, desde este punto de exponer el significado contenido en las palabras griegas y hebreas: se involucró en la realidad, en no declarar su propia mente por encima de las palabras del Espíritu, pero la intención del Espíritu encuentra en estas palabras. “

Richard Baxter fue un célebre teólogo no conformista, que nació en 1615 y murió en 1691. Su padre era un rico propietario arruinado por la pasión del juego; esta catástrofe, el estado enfermizo del niño y la triste situación en que se encontraban entonces los establecimientos de instrucción en Inglaterra, no favorecieron el desenvolvimiento intelectual del joven Baxter.

Richard Baxter dió de Calvino este testimonio:

“No sé de ningún otro hombre desde los tiempos de los apóstoles, que valoro y honro más de Calvino. Me acerco y tengo una gran estima de su juicio sobre todos los temas y en sus detalles “.

Es esta línea y la asignación de dicho valor, debemos recibir y examinar los escritos de Calvino. Además se conoce – Institución de la Religión Cristiana (traducido curioso, habría sido mejor vertido como: “Los fundamentos de la religión cristiana”), tienen la excelencia de sus comentarios, introducido Dr. Mauro Meister, en su puesto anterior .

Romano fue el primer comentario escrito en 1540 y, posteriormente, las otras cartas de Pablo. El comentario sobre la segunda carta de Pablo a los Corintios se escribió el tercer libro de la serie, realizado en agosto de 1546 (1 Corintios se completó en enero de 1546, los comentarios a las otras epístolas paulinas se completaron en 1548). Su última revisión fue publicada en 1563. Todos estos libros fueron escritos originalmente en latín. Para completar toda la Biblia, otros desaparecidos: Jueces, Rut, 1 y 2 Samuel. 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nemias, Ester, Job, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, 2 y 3 Juan, y Apocalipsis). Calvino murió cuando él estaba escribiendo la revisión de Ezequiel.

Siguiendo su costumbre, Calvino empezó el comentario de la segunda carta a los corintios con una dedicatoria hecha a Rufus Melchior Wolmar, un alemán muy famoso, catedrático de Derecho Civil, el objetivo de su profunda gratitud. Theodore Beza (1519-1605) escribió lo siguiente acerca de Melchior Wolmar, en su “Vida de Juan Calvino”:

“Su erudición, piedad y otras virtudes, junto con sus habilidades admirables como profesor de los jóvenes, no pueden ser suficientemente enfatizados. Debido a una sugerencia de la suya y su actuación, Calvino aprendió la lengua griega “.

Así, en medio de sus estudios de derecho, Calvin, a los 22 años, aprende a dominar uno de los idiomas originales de la Biblia, que forman la base de su vida de la iglesia, como exégeta y teólogo hermeneuta. Juan Calvin es un cierto exégeta un hermeneuta y una maestría de la pastoral, sino que es, sobre todo, un teólogo sistemático. Seguramente él es el más famoso por su tratado teológico – Los Institutos. Pero son los comentarios que escribió a lo largo de su corta vida, demuestra el aprecio que tiene para la fuente de su sistematización teológica – la Biblia.

Los comentarios son muy importantes porque manchan  el honor de Calvino, diciendo que el era un racionalista cuyas conclusiones contradicen no sólo el sentido común, sino la actual enseñanza de la Palabra de Dios. No puede ser aceptado, por lo tanto, la opinión propagada por los opositores de Calvino, que sale de la visión orgánica del reino y se embarcan en un delirio racional, lo que conduce a conclusiones acerca de la soberanía de Dios que no se encuentran en las Escrituras.

Ahora es exactamente la palabra de Dios, el estudio sistemático de un texto tras otro, cuando Calvino encuentra la base para reafirmar y extraer todas sus creencias y enseñanzas. ¿No deberíamos sorprendernos de que Calvino, el teólogo sistemático, comenzó comentando romanos (que considera la clave para la correcta interpretación de la Escritura) y las cartas de Pablo a los Corintios. Estos libros son la presentación sistemática de las doctrinas fundamentales de la fe cristiana, interpretación y aplicación de las enseñanzas de los Evangelios, reafirmar la escalinata de la iglesia de Cristo en el Nuevo Pacto.

También es interesante que aun cuando Calvino estaba involucrado en una inmersión profunda en los libros de la Biblia, pieza por pieza, para desentrañar su significado y la búsqueda de las últimas lecciones grabadas por Dios, él no perdió la visión de las doctrinas sistemáticas. Así, en sus comentarios que no se conforma sólo para dar un resumen del libro que examinará, pero también presenta “argumento” que guió al autor al escribir el libro: el desarrollo sistemático de razonamiento del autor, y la lógica argumentativa de puntos que necesitaban ser establecido por letra.

En la segunda carta de Pablo a los Corintios (posiblemente el tercero, escribió a los Corintios, en 1 Cor. 5:9, se refiere a un primero – antes de 1 Corintios posiblemente inspirados en el sentido canónico), tenemos la continuidad de la enseñanza a una iglesia marcada de los problemas de conducta graves, plagado de malentendidos doctrinales que habían motivado duras reprimendas del apóstol. Las últimas noticias, sin embargo, son alentadores (7:5-7) y es en este clima que Pablo, entre sus instrucciones prácticas, abra su corazón y defiende su autoridad apostólica y los hermanos se prepara para una futura visita.

Calvino penetra en el espíritu de esta carta a la iglesia de Corinto. Al explicar palabra por palabra o frase por frase, según sea necesario – con su amplio conocimiento de la lengua griega y hacer comparaciones esclarecedoras – ayuda a la comprensión. A través del comentarista, entendemos a Pablo mejor, no sólo sus sentimientos, pero las doctrinas que exigen ir a fondo a sus lectores, como la negación del “yo”, impartido en 1:3-11. En Calvino, este Comentario, encontramos exposiciones magistrales, tales como la enseñanza de la pureza de la Iglesia, registrados en 06.14 a 07.01, en la que nos da el contexto completo de la situación de participar con los no creyentes experimentados por algunos de la iglesia. En este pasaje muestra que Pablo se ocupa de cuestiones que trascienden la aplicación común del matrimonio (“yugo”), refiriéndose a la pérdida de atención del pueblo de Dios y de la promiscuidad de esta relación, con el mundo.

Cuando recordamos el nacimiento de este gigante de Dios con acción de gracias por su legado, debemos orar para que el Señor Soberano, mediante la lectura de los textos de Calvino, produce frutos de santidad y de la luz en nuestras vidas.

CALVINO Y LA PROVIDENCIA DE DIOS
Calvino hace la diferencia entre la filosofia sofista y de los que en su tiempo atribuian los eventos de la vida al azar producto de la actitud negligente e indiferente de Dios. Calvino refuta esta idea erronea y afirma no solo el poder de Dios pero su decreto eterno como la causa de todo lo que sucede.
De hecho, el Señor se atribuye a sí mismo la omnipotencia, y quiere que reconozcamos que se encuentra en Él, no cual se la imaginan los sofistas, como algo vano, ocioso y casi adormilada, sino mas bien despierta, eficaz, activa y siempre en acción; ni tampoco a modo de principio general y confuso del movimiento de las criaturas – como cuando después de hacer un canal y de preparar el camino por donde ha de pasar el agua, se la deja luego correr por sí misma -, sino que Dios  gobierna y tiene en cuenta todos los movimientos particulares.   Pues es llamado Todopoderoso, no porque puede hacer todas las cosas,  y luego esta en reposo, o porque mediante un instinto general continúa el orden que dispuso en la naturaleza; sino porque gobernando con su providencia el cielo y la tierra, de tal manera lo rige todo que nada acontece sino como Él lo ha determinado en su consejo (Sal. 115,3). Porque cuando se dice en el salmo que hace todo cuanto quiere, se da a entender una cierta y deliberada voluntad”
Calvino atribuye los eventos al decreto de Dios, y asi refuta la idea pagana generalizada de que DIos creó el universo y lo dejó a su suerte o que todo sucede por el azar. He aqui Calvino definiendo la Providencia:
“Por tanto, téngase en primer lugar por seguro que cuando se habla de providencia de Dios, esta palabra no significa que Dios está ocioso y considera desde el cielo lo que sucede en el mundo, sino que es más bien como el piloto de una nave que gobierna el timón para ordenar todos los eventos. Por eso la providencia se extiende tanto a las manos como a los ojos; es decir, que no solamente ve, sino que también ordena lo que quiere que se haga. “[5]

Conclución

En la vida de todo hombre llega un momento en que el, trascendiendo su situación dentro de la totalidad del mundo, comienza a reflexionar sobre su futuro, sobre sus propios límites. Ahora bien, el hombre no puede pensar en su futuro sin referir su pasado al momento presente. Contempla lo que hasta ahora ha proyectado y conseguido, ve también todo aquello que no ha alcanzado y rechaza aquellas cosas que le muestran de algún modo sus propios fallos. A su memoria acuden los días de trabajo y de descanso, las veces que ha soñado despierto, y recuerda lo mucho que ha recibido y lo poco que ha sabido dar. Se da cuenta de que no le será fácil hacer un balance, ya que quedan aún por desarrollar muchas posibilidades. Quedan todavía muchos interrogantes, por más que, de vez en cuando, se den algunos resultados que en números redondos podríamos calificar de satisfactorios; sin embargo, no es seguro que tales números sean absolutamente redondos; en realidad, se sitúan en una serie junto a otros números fraccionarios.

Pero permítame preguntarle: ¿dónde estaríamos hoy si los líderes apostólicos hubieran simpatizado con el error, el mal y las debilidades? ¿Habrían logrado la monumental Reforma si se hubieran quedado del lado de la conformidad y la ignorancia?

Todo esto nos marca que es necesario tomar a Calvino en serio. Es el historiador Justo Gonalez quien una vez mas nos dice que “No se le toma en serio cuando se le acusa de haber destruido la reforma protestante haciéndola demasiado rígida y sistemática. Tampoco se le toma en serio cuando se le interpreta únicamente a la luz de las generaciones que le siguieron y que crearon la ortodoxia calvinista. Es necesario leerle de nuevo a la luz de sus intereses profundamente pastorales y del momento histórico en que le tocó vivir -hacia el fin del período formativo en la teología protestante. Cuando así se le lee, Calvino aparece como uno de los teólogos más importantes de todos los tiempos.”[13]

Dios le bendiga mucho.

Continua…

——-

Notas

[0] Libro electrónico en formato PDF, Roberts Liardon, Los Generales de Dios II,,pag. 194-195.,ed.Peniel

[1] Paul Helm, John Calvin’s Ideas”, p 1 cit en http://www.recursosteologicos.org/Documents/Critica_Juan_Calvino.htm

[2] Paul Helm, John Calvin’s Ideas”, p 5 cit en http://www.recursosteologicos.org/Documents/Critica_Juan_Calvino.htm

[3] Libro electrónico en formato PDF, Roberts Liardon, Los Generales de Dios II,,pag. 194-195.,ed.Peniel

[4] Ibid

[5] CAPITULO 17, INSTITUCION DE LA RELIGION CRISTIANA… 3. LA PROVIDENCIA DE DIOS LO GOBIERNA TODO

[6] Cross, F.L., ed. (1958), El Diccionario Oxford de la Iglesia Cristiana [The Oxford Dictionary of the Christian Church] (Londres: Oxford). cit en http://enfoquebiblico.com/inicio/cual-es-la-diferencia-entre-transustanciacion-y-consustancia.html

[7] [8]  http://enfoquebiblico.com/inicio/cual-es-la-diferencia-entre-transustanciacion-y-consustancia.html

[9] Justo L Gonzalez – Historia del Pensamiento Cristiano Tomo 3,pag. 26, ed. Caribe

[10] https://www.youtube.com/watch?v=FESc0iUwZSs

[11] https://www.youtube.com/watch?v=k5eWYIpbbyE

[12] Justo L Gonzalez – Historia del Pensamiento Cristiano Tomo 3,pag. 137-138, ed. Caribe

[13] Ibid,pag. 181

[14] Wikipedia, cit en http://tematicacristiana.blogspot.com/2013/08/richard-baxter.html

B. Consultada

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s