Dios y El concepto calvinista de Dios (P.3)


Dios y El concepto calvinista de Dios (P.3)

Por Paulo Arieu

La defensa del teólogo Juan Calvino

“Ha muerto un filósofo. Nadie llorará por su ausencia“[3]

En este post continuaremos con la defensa de Juan Calvino y de su persona.

Introducción

calvin09mars

Este post es la continuación de la parte 2 (ver aca), donde terminé preguntándome porque estos ataques a estos teólogos, que no son mas que la misma persecución papista de siempre, pero de la mano de supuestos hijos de la Reforma. y uno se pregunta, quien habrá sido la madre (espiritual) de estos hijos tan particulares…????

El ministro, como la “boca de Dios”, debe hablar en contra de toda injusticia y exhortar a los magistrados a desarrollar con equidad y misericordia las tareas dadas por Dios. De sus articulos, se desprende que Calvino quería una iglesia libre del control del estado, no porque él fuera un megalomaníatico queriéndose establecer como “obispo de Ginebra” (tal y como algunos críticos modernos han sugerido), pero por el simple hecho de que —para mantener la pureza de la doctrina— la iglesia necesita la libertad para predicar la Palabra de Dios en criticismo profético hacia el estado. Calvino portó la espada espiritual con gran finura y logró así persuadir a sus políticos opositores por la verdad y rectitud de la Palabra predicada, siempre bajo la convicción de que ambos, la iglesia y el estado, existen bajo el señorío de Cristo. [21]

La Palabra de Dios dice, que podamos juzgar pero con Justo juicio y que así es como le agrada al Señor, pero aprendamos a dicernir entre lo verdadero y los profano, para escapar así de los lobos rapaces.  Calvino fue principalmente un gran teólogo, también un gran filósofo y un gran ideólogo. El poder de una teología radica en su capacidad de ofrecerles a los creyentes un conocimiento de Dios y en hacer asi posible un escape del mundo corrupto y una comunión transcendental. El poder de una filosofía, radica en el poder de explicarles a quienes la estudien, el mundo y la sociedad humana como son y como deben ser, para, asi, poder obtener para ellos esta llibertad que consiste en el reconocimiento de la necesidad. El poder de una ideología, en cambio, se funda en la capacidad de activar a sus adherentes y de cambiar el mundo. [12]

Muy profunda y muy compleja es la obra intelectual de este hombre. Calvino quebró la columna vertebral del sistema religioso de las épocas oscuras y nos trajo a la luz el Evangelio de Jesucristo de Nazaret en su forma más pura: el hombre es salvo por gracia y no por obras, para que nadie se gloríe. Y la obra de Calvino, puede ser considerada una obra monumental que conmueve los corazones y desafía los intelectos de los hombres.Este es Juan Calvino, “cuya reforma se concentró en dedicar todos los aspectos de la vida y la cultura al señorío de Jesucristo”[13]

La defensa de Juan Calvino

Entonces, porque defender a Calvino,si, como algunos dicen fue un tirano legalista? Esta es una pregunta muy interesante, que merece una respuesta sincera.  Entre la temeridad, la prudencia y la pusilanimidad[0], hay apenas cierto estadio confuso, viscoso y, a su vez, profundo dicen algunos filósofos y pienso que esto es muy cierto. Si la tardanza en defender a un simple hombre, que aunque era un gran teólogo no por eso deja de ser humano y de llevar la “image deo” en su interior, conlleva  a suponer que es mostrarse indiferente ante una gran injusticia, dejando al desnudo el espíritu pusilánime que nos anima, o bien el indiferentismo en relación con la causa o seres a los que decimos amar (en este caso la reforma Protestante y el cristianismo evangelico que hemos abrazado como doctrina y forma de vida). En el major de los casos, creo que estamos siendo fuertemente afectados por un hibridismo, que no se define lo que cree.

Pero la defensa de Calvino, no es la defensa del hombre Calvino, sino la del teólogo,  aquel hombre que también fue un verdadero ministro de Jesucristo. La admiración, el afecto, y el agradecimiento que tenemos hacia aquellos que nos enseñaron la Verdad, no puede impedirnos la libertad que Dios da a sus hijos de Dios, para evaluar, prudente y objetivamente, los tiempos que se vivieron en aquella época, y exhortar a tiempo y fuera de tiempo, a quienes no gritan a viva voz el ataque feroz a la que ha sido y es sometida la predicacion de las verdades reformistas en este tiempo; no denuncian enérgicamente la apostasía que conlleva implicita el anatemizar a un sabio de la envergadura de este hombre, y por lo tanto no asumen la posición que corresponde, ni por la salvación del fruto del intelecto de este hombre ni por la salvación de las almas que les fueron confiadas ni por ellos mismos.

Sin duda, que sólo Dios juzga el alma de las personas, nosotros solamente podemos juzgar los hechos, y las reacciones, sean de defensa, de traición, o de indiferencia, que son “un hecho”, y por esto mismo juzgamos su valor. De allí que podemos decir que Judas traicionó, que Poncio Pilatos se lavó las manos, que San Pedro fue crucificado boca abajo por defender la fe, que San Pablo persiguió a los cristianos y se arrepintió, que María Magdalena… etc.

Acaso David no gozaba de sus mujeres y mató a un hombre por codiciar otra mas y aun asi nosotros nos gozamos en sus salmos. No aplicaba el profeta Samuel la pena capital contra los falsos profetas ? Y los leemos devocionalmente, por la inspiración y el relato épicos de estos libros hebreos. Pero no defendemos a Calvino o a Lutero,por que hallan sido hallados perfectos, sino porque eran hombres al fin, hijos de aquella época medieval y  porque vemos que también fueron cegados por la cultura de aquellos dias, víctimas tambien de esa cultura del medioveo que se negaba a irse ante el diana del clarinete que anunciaba la Reforma Protestante.

Y también lo hacemos por su transparencia doctrinal, porque leemos de su celo apostólico, de su visión apocalíptica, de su milenarismo patrístico, de su espíritu evangelístico y misionero, por su franqueza, por su reacción rápida y oportuna (como cuando reaccionamos naturalmente, porque amamos, con firmeza y convicción), por su desapego al mundo y compromiso con los pobres emigrantes, por su osadía al escapar de las persecuciones (que no da lugar a ese espíritu pusilánime, tímido e irresoluto), su indignación justa ante un mundo que agoniza frente a la apostasía reinante y ante las miradas expectantes y pacientes de quienes calculan los tiempos y movimientos para mejor posicionarse de acuerdo a dónde se vuelque la balanza y por su audacia al dedicarle su dogmática al rey de Francia.

No sé si somos los mejores o los peores por ser los primeros en reaccionar (porque, según algunos, los mejores son los últimos), ya que a eso lo Juzga sólo Dios. Sólo sabemos, por los hechos y dichos, que son los más cristianos, los más heroicos y valientes, y a los que no les preocupa el futuro, porque están en manos de la Providencia y que, por lo mismo, no especulan sobre un triunfalismo (que no está escrito en ningún lado, dicho sea de paso) a costa del silencio culpable, arrastrando las almas confiadas a la confusión y posterior apostasía. Aqui bien vemos el golpe redoblado del mismo Satanás. La defensa de la verdadera fe reposa en dares cuenta de ello. Y la escritura nos alerta que

  • “Mas si un ángel del cielo os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gál. 1. 8).

Así son las cosas, una sola cosa nos conforta, y encontramos una respuesta que es razonable, pero que al parecer es misteriosa en una pregunta formulada por el mismo Cristo: ¿Encontrará fe el Hijo del Hombre cuando vuelva a la Tierra? Al parecer, así tienen que ser las cosas para abrazar la gran apostasía que ya se viene.

Además, uno no defiende los errors de Calvino,para nada. Ni tampoco los justifica con paño tibio. Al contrario, se los cuestiona y se los critica como cualquier otro pecado que se haya cometido. Pero es que uno comprende que este doctor,no fue menos que aquel a quien los rameristas llaman el doctor angelical y que tienen por doctor de sus Iglesias marianistas y papistas. Pero el requisito para ser un juez es ser rectos y no tener favoritismos,lo que está reafirmado constantemente en toda la Biblia,por ejemplo en el A.T. leemos que

  • “Justicia, justicia perseguirás” (Deut. 16:20).
  • “No harás injusticia en el juicio. No favorecerás al pobre ni complacerás al rico, sino que con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lev. 19:15).

En la ley judía, el juez tiene totalmente prohibido mostrar favoritismo hacia alguien por riqueza o influencia. Eso no es justicia.Además la misma Biblia nos dice que al que “honra honra y al que Gloria Gloria“, en el Nuevo Testamento. Por este motivo es saludable que si juzgamos lo hagamos con justicia.

Sabemos que el emperador Juliano era filósofo cuando escribía a sus ministros y a sus pontífices esas hermosas cartas que destilan clemencia  y sabiduría, y que hoy admiran aún todas las gentes honradas, aunque condenen sus errores. Y Constantino no era filósofo cuando asesinó a sus parientes próximos, a su hijo y a su mujer; cuando manchado con la sangre de su familia, juraba que Dios le había enviado el Labarum desde el  cielo. Es un terrible salto pasar desde Constantino a Carlos IX y a Enrique III, rey de una de las cincuenta provincias grandes del  Imperio romano. Si esos dos reyes hubieran  sido filósofos, el primero no hubiera sido culpable de la matanza de San-Bartolome (hugonotes calvinistas), el segundo no hubiera hecho procesiones  escandalosas con sus mancebos, no se hubiera visto en la necesidad de asesinar al duque de Guisa y al cardenal hermano de éste, y  no hubiera muerto asesinado por un joven jacobino, fanático por Dios y por la “santa Iglesia”.  Si Luis XIII hubiera sido filósofo, no hubiera dejado subir al cadalso ni al virtuoso De Thou, ni al inocente mariscal Marillac,  ni hubiera permitido que su madre muriera de hambre en Colonia, y su reinado no hubiera sido una serie continua de discordias y de  calamidades intestinas. Comparad los muchos reyes ignorantes, supersticiosos y crueles que se han conocido dejándose gobernar por sus pasiones o por las de sus ministros, con hombres como Montaigne, Charrón, L’Hópital, De Thou, Locke y Shaftessburg, y es indudable que preferiríais que  os gobernaran esos sabios a que os gobernaran aquellos reyes. [2]

Porque defenderlo?

Porque debemos defenderlo? Roberts Liardon, autor del libro Generales de Dios dice algo interesante de el, aunque en su opinión personal Calvino cometió errores, el dice que Calvino

era un maestro apostólico, un pensador y escritor reformado que desenterraba las verdades ocultas que habían sido cubiertas por la ignorancia, la superstición, la persecución y la religión. Si algo hizo Calvino, fue enseñarnos cómo defender la Palabra sin hacer concesiones,  desenterrar tesoros ocultos dentro de nosotros, y defender la verdad de Dios en todo tiempo y en toda situación. Él llevó una antorcha divina que debemos descubrir, sacar de nosotros mismos, y llevar después a nuestra generación.[13]

Pienso que estas son razones importantes por las que investigar el impacto espiritual del legado de este hombre. Seguramente lo de Servet fue una mancha en su background (curriculum vitae),pero después de toda esta defensa, si yo fuera un juez, lo absolvería por ser menor de edad, pero intelectualmente hablando,o sea, que aun no era el gran intelectual que solo algunos años después sería. Aun no actuaba como una persona madura en sus ideas.

Impacto político de Calvino

Por calvinismo se entiende no sólo el sistema teológico elaborado por el propio Juan Calvino (1509-1564), sino también los impulsos nacidos de su teología, los cuales constituyen hasta hoy la base doctrinal de las Iglesia Reformada, pero también, con ligeras variaciones, la base de otras tradiciones e iglesias como la anglicana, las metodistas y las bautistas. Así, pues, el calvinismo no se identifica con ninguna denominación o confesión, sino que es un sistema de pensamiento que sirve de base a todo el protestantismo y ha sido elemento esencial en la estructuración cultural y social de los países protestantes. [18]

Pero mucho de lo que ahora se conoce por “progreso”, indudablemente, era contrario a muchos aspectos de la sociedad moderna, a los cuales les seria dificil renunciar a ellos en la actualidad, por mas leal que sean a su credo. Ademas, si pretendemos hallar un nexo entre ciertas manifestaciones del protestantismo y de la cultura capitalista moderna, no sera en el “amor al mundo” (supuestamente imaginado) en mayor o menor grado materialista (diriamos opuesto al ascetismo), sino, con mas exactitud, en sus caracteristicas netamente religiosas.[17] Pero en aquellos dias, una gran batalla heróica por la construcción de una comunidad humana nueva que reemplazara el Edén perdido, se convirtió en un asunto de actividad política concreta. Y Calvino exigió de sus seguidores que participaran plenamente en esta actividad. Aunque sea algo discutible si alguien quisiese argumentar que Calvino habló la última palabra, sobre la relación entre la Iglesia y el estado, leemos que el fallecido Williston Walker de la Universidad de Yale escribió que,

“La influencia del Calvinismo, por más de un siglo después de la muerte del Reformador de Ginebra, fue la fuerza más potente en Europa en el desarrollo de la libertad civil. Lo que el mundo moderno le debe es casi incalculable.”[7]

Para Juan Calvino la vida cristiana no está libre de las luchas y la aflicción. Al contrario, la gracia de Cristo llega a nosotros en medio de las pruebas de la vida, y de esta manera nos permiten perseverar en la fe a pesar de las adversidades y percibir la providencia de Dios en medio de nuestra enfermedad, encarcelamiento e inclusive la muerte. De acuerdo con Calvino la vocación de todos los cristianos es asumir “la protección de los buenos e inocentes en contra de los males de los perversos,” aunque esto nos exponga a “las ofensas y el odio del mundo que pudieran poner en peligro la vida, nuestros bienes y nuestro honor.” [19] Un reciente autor Inglés, al contar la historia de cuál es el logro del Calvinismo en América, dice,

“Lo hemos visto modificando las constituciones y formas de vida de países antiguamente establecidos en Suiza, Holanda y Gran Bretaña, pero aquí lo tenemos operando como un factor principal en crear un nuevo estado. La influencia de los Estados Unidos en el mundo de hoy hace de sus orígenes un asunto de gran interés. Esos orígenes revelan uno de los triunfos más especiales del Calvinismo.”[8]

Esto también es enfatizado por el Sr. Davies, quien afirma que el estado mental de los colonizadores Americanos había sido formado antes que la influencia de Locke llegara a expresarse en nuestro lado del océano a través de Jefferson, mientras que Dakin estima que alrededor de dos de los tres millones de habitantes en América al momento de la guerra Revolucionaria pertenecían a las filas Calvinistas.[9]

Calvino quería una iglesia autónoma en su propia esfera espiritual. Es debido a esta victoria, a saber, la exitosa introducción y mantenimiento de la disciplina espiritual, dice Warfield, que “toda Iglesia en la Cristiandad Protestante que disfruta hoy de cualquier libertad, cualquiera que ésta sea, al realizar sus funciones como una Iglesia de Jesucristo, lo debe todo a Juan Calvino” (Ibid., p. 19).[11]  Y algo que llama la atención es que Calvino no estaba buscando un rey moral, a la manera de los escritores medievales, sino un hombre, cualquier hombre, dispuesto a ser instrumento de DIos [15]

El famoso erudito bíblico Lefevre D’Etaples, de cien años de edad en ese momento, le dijo a Calvino que él seguramente sería “el instrumento para establecer el reino de Dios en Francia” !!! [16]

Conclución

Hombres reconocidos como Cipriano de Valera, mejor conocido por la edición revisada de la Biblia traducida por Casiodoro de Reina (1602), tradujo la edición de 1559 de la Institución de Calvino en 1597. No obstante, la mayor parte de la literatura disponible actual cita ya sea de la traducción inglesa de los comentarios de Calvino o de los textos originales latinos, lo cual sugiere que los laicos o no especialistas latinoamericanos han tenido un acceso muy limitado a la teología de Calvino. (Mientras se amplía el espectro de la investigación actual, estoy indagando la diseminación y recepción de la teología de Calvino en América Latina, con el fin de concluir este punto con mayor certeza.) Aristómeno Porras confirma la mínima influencia de la teología de Calvino en el continente al afirmar que Calvino y el calvinismo fueron relevantes en el desarrollo del moderno Estado democrático en América Latina, citando algunos textos importantes e influyentes de ciencia política que muestran el papel generador de la Institución de Calvino. [20]

ideas2

Las ideas no se matan. Aquellos que así lo hacen o intentan hacerlo, serán considerados como bárbaros (o personas muy primtiivas), decia Sarmiento, uno de los primeros presidentes de la Argentina, un docente por excelencia,gran estadista y un hombre de vanguardia del siglo XIX [5]. Si permitimos que maten a Calvino y su herencia intelectual,muchos dirán seguramente que solo ha muerto un teólogo. Pero que a decir verdad, nadie llorará por su ausencia [1], dado que cometió muchos errores (segun dicen algunos que practican de ser intelectuales) Pero pienso que esto sería una terrible tragedia, ya que veríamos a los demonios de los papistas,  celebrar con macro y perverso júbilo la muerte de un santo. Ante todo esto que reflexionamos, no puedo dejar de pensar que Calvino aún no era el hombre sabio que todos conocemos cuando participó de la muerte de Servat. Tampoco era el teólogo ni el filosofo. Todo eso tardaría aún algunos años en cristalizarse como una realidad. El resto, la locura de la muerte de herejes, no era su culpa, porque era la política de los hombres y no la de Dios, la que decidió el destino mortal de esos pobres miserable y herejes. Las ideas se esgrimen mediante el uso de las palabras y se acallan (aunque no siempre) con el filo de la espada. El poder de las ideas moviliza las estructuras de cualquier sociedad; pero sólo las fortalece cuando se pluralizan en el debate. [4] A los vivos se les debe respeto, a los muertos nada más que verdad. (Voltaire) [6].Calvino sigue vivo, aunque su cuerpo descansa en Ginebra. La prueba de esto es el notable resurgimiento de sus ideas y doctrinas en este siglo XX al XXII.

Honestamente,si yo fuera Calvino, diría algo asi como (parafraseando) el pensamiento del pensador suizo Enrique Federico Amiel

Que el mundo piense de mí lo que quiera. Ese es asunto de ellos. Si me han de juzgar, bien o mal, es su derecho. Mi deber es actuar con rectitud… como si la vida fuera justa, como si la Iglesia fuera agradecida, como si el porvenir nos debiera la victoria, como si los hombres fueran buenos… [10]

Dios le bendiga mucho!!!

Continúa…

————

Notas

[0] El Filósofo Sto Tomas de Aquino, llama malos a los que infligen un daño al prójimo. Y en este sentido se dice que el pusilánime no es malo porque no hace daño a nadie, a no ser accidentalmente, a saber: al no realizar las obras con las que podría ayudar a los demás. En efecto, dice San Gregorio, en Pastorali, que aquellos que rehúyen el ser útiles al prójimo por medio de la predicación, si se los juzga con rigor, son reos de tantos pecados cuantos son los actos con que pudieron contribuir con provecho al bien público.

Nada impide que quien tiene un hábito virtuoso pueda cometer pecado. Y, por tanto, puede suceder que uno, por la virtud que posee, sea capaz de hacer cosas grandes, dignas de gran honor, y, sin embargo, por no procurar hacer uso de su virtud, peca, unas veces a la ligera pero otras mas severamente. O puede decirse que el pusilánime es capaz de grandes cosas por la habilidad que tiene para la virtud, o por la buena disposición natural, o por la ciencia, o por la fortuna exterior; pero si rehusa servirse de ellas para la virtud, se convierte en pusilánime.
La pusilanimidad puede incluso provenir en algún modo de la soberbia; por ejemplo, si el pusilánime se aferra excesivamente a su parecer, y por eso cree que no puede hacer cosas de las que es capaz. De ahí que se diga en Prov 26,16: “El perezoso se cree prudente más que siete que sepan responder.” En efecto, nada impide que para unas cosas uno se sienta abatido y muy orgulloso respecto de otras. Por eso San Gregorio, en Pastorali, dice de Moisés que tal vez hubiera sido soberbio si hubiera aceptado sin temor la dirección de su pueblo, y al mismo tiempo lo hubiera sido si hubiera rehusado obedecer al mandato del Señor.
Moisés y Jeremías eran dignos de la misión a la que Dios los destinaba por la gracia divina. Pero ellos, al considerar la insuficiencia de la propia debilidad, la rechazaban, aunque no de modo pertinaz, lo cual les hubiera hecho incurrir en soberbia. [URL=http://hjg.com.ar/sumat/c/c133.html#qprol]
[1] Frase inspirada en la expresión similar “Ha muerto un filósofo. Nadie llorará por su ausencia”, cit en http://www.e-torredebabel.com/Biblioteca/Voltaire/filosofos-Diccionario-Filosofico.htm

[7] Citado por Hyma, sin ref. op. cit., pp. 96, 97.

[8] A. Dakin, Calvinismo (Filadelfia, 1946), p. 162.

[9] Op. cit., p. 159 donde Dakin acepta el estimado de L. S. Mudge, Enc. Brit. Ed. XIV, Vol. XVIII, p. 447.

[10] http://vivificar.blogspot.com/2013/08/que-el-mundo-piense-de-mi-lo-que-quiera.html La frase original dice Patria en vez de Iglesia

[11] JUAN CALVINO: EL TEÓLOGO CULTURAL Y REFORMADOR DE LA VIDA TOTAL CAPÍTULO VII

[12] La palabra ideologia no esta usada aqui en el sentido marxista,para sugerir el papel de las ideas en el ocultamiento y la justificacion de intereses concretos de grupos. Cit en Leopoldo Cervantes Ortiz, Juan Calvino, Su vida y su Obra, 500 años de Su nacimiento, pag. 320,ed. Clie

[13] Roberts Liardon, Generales de Dios,parte II,pag. 60,ed. Peniel

[14] ibid,pag. 193-194

[15] Leopoldo Cervantes Ortiz, Juan Calvino, Su vida y su Obra, 500 años de Su nacimiento, pag. 321,ed. Clie

[16] Roberts Liardon, Generales de Dios,parte II,pag. 207,ed. Peniel

[17] liboo electronico en PDF, Max Weber, La ética protestante y el espíritu del capitalismo, pag. 18

[18] Florencio Galindo, El protestantismo fundamentalista: una experiencia ambigua para América Latina. Estella, Verbo Divino, 1992, p. 107. cit en http://calvino-jubileo-2009.blogspot.com/2006/11/calvino-o-el-calvinismo-rubn-rosario.html

[19] Calvin, Institución, 3.8.7, cit en http://calvino-jubileo-2009.blogspot.com/2006/11/calvino-o-el-calvinismo-rubn-rosario.html

[20] Véase A. Porras, “Calvino y la cultura occidental”, en Calvino vivo. Libro conmemorativo del 450 aniversario de la Reforma en Ginebra. México, El Faro, 1987, pp. 149-157 cit en http://calvino-jubileo-2009.blogspot.com/2006/11/calvino-o-el-calvinismo-rubn-rosario.html

[21] http://calvino-jubileo-2009.blogspot.com/2006/11/calvino-o-el-calvinismo-rubn-rosario.html

Imagenes

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s