Dios y acerca del concepto calvinista de Dios (P.1)


El concepto calvinista de Dios (P.1)

PorPaulo Arieu

libro002

Introducción

En nuestros días, se suele pensar que Dios, si existe, es un ser lejano, distante, ajeno al vivir del hombre sobre la tierra; una especie de artífice que pone en marcha el universo y acto seguido regresa a su Olimpo para entretenerse pensando en quién sabe qué pensamientos, sin preocuparse ni poco ni mucho de la suerte del mundo y de sus moradores. En consecuencia, si Dios no se interesa por mi suerte, ¿por qué yo debería ocuparme de Dios? [25]

Sin embargo,mas allá de lo que opinen algunos,Dios es real, Él existe, aunque como cantaba hace años atrás la  famosa rockera argentina Sandra Mihanovich, existen personas en nuestro mundo, que viven bajo el asfalto y que nunca pudieron aún ver la luz del sol, y menos conocen los distintos tipos de colores. Sin duda, la vida a la luz del sol es un mundo distinto del otro.Igual sucede con el mundo de los ciegos, de los sordos y el de los ateos; estos últimos no conocen a Dios, nunca lo han visto y muy dificilmente lo verán, salvo que Dios tenga misericordia de ellos,porque “sin fe es imposible agradar a Dios”.

Recordemos que lo que comenzó con una simple protesta de parte del ex-monje Martín Lutero, en contra de una serie de prácticas religiosas de parte de la iglesia de Roma, culminó siendo un movimiento transformador de la Iglesia y de toda la sociedad. Y este movimiento, denominado como la Reforma, se expandió por los próximos 200 años, cruzando el océano y llegando a Norteamérica.Y esto es lo que yo defiendo, con toda mi convicción. No solamente la fe de Jesús, sino también las doctrinas de la Gracia, que son paulinas 100%, y que se sistematizaron en la Reforma Protestante y se plasmaron por escrito en Westminster, años después.

Y esto no lo hago por enemistad contra nadie, sino por convicción de que es la voluntad de Dios,no solo el evangelizar,sino el exhortar también a todo hombre que abandone la mentira y el error y acepte toda verdad que provenga de Dios, revelada en forma perfecta en las escrituras divinas.

En este primer artículo, a modo de introducción hablaré de Dios. No es para menos, ya que mi intención luego es hablar del concepto de Dios en Calvino, algunos aspectos que alcanzo a comprender leyendo algunos buenos libros, y luego de haber escrito una monografia que permanece publicada en este sitio. Calvino habló de Dios, principalmente de Dios, en su dogmática, el libro “Institución de la religion crisitiana”.Por este motivo, inicio hablando de Dios, pero con mis palabras.

Luego, compartiré algunos aspectos de la teología del dr. Juan Calvino.

Observaciones filosoficas? Si, pero en honor a Dios

El discurso teológico del siglo xx, como discurso hecho «en honor de Dios», se ha ido desarrollando cada vez más como discurso en defensa y a favor de lo «Humanum», empalmando en esto con los filones más vivos de la tradición cristiana. Uno de los textos más citados de la tradición cristiana en la teología del siglo xx es la afirmación de Ireneo, del siglo II «Gloria Dei vivens homo», «la gloria de Dios es el ser humano vivo».

En un importante debate filosófico -a los cuarenta años de la publicación de la Dialéctica de la Ilustración (1947) de Adorno y Horkheimer- sobre El futuro de la Ilustración (1987), Johann Baptist Metz, uno de los principales representantes de la teología política, advertía a los filósofos presentes (entre los que se encontraba Habermas) que la cultura de la Ilustración, como cultura de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos, si quiere tener futuro, debe abrirse a las aportaciones que puede ofrecerle la memoria de Dios (Gottesgedachtnis) de la tradición bíblico-cristiana, «la cual todavía hoy permite hablar de humanidad y de solidaridad, de opresión y de liberación, y protestar contra una injusticia que clama al cielo».[23]

Pienso que los cristianos tenemos que protestar contra toda clase de injusticia!!! Las religiosas (herejias espirituales) primero,ya que estas destruyen la imagen de Dios en el hombre, por lo cual Cristo murió en la cruz, luego las antropológicas (hambre, sed, miseria, exclucion social,etc.) Estas destruyen la humanidad por la cual Cristo se encarnó y niegan el valor de la humanidad que Cristo asumió.

Al igual que toda la reforma protestante, que fue realizada para la Gloria de Dios, leemos que al firmar en 1930 el prefacio al manuscrito de las Observaciones filosóficas (las que serían editadas postumamente, en 1964), Ludwig Wittgenstein anotaba:

«Quisiera decir que este libro está escrito en honor de Dios, si estas palabras no sonasen hoy vacías, es decir, si no fuesen mal entendidas. De hecho, quieren expresar que el libro ha sido escrito con buena voluntad, y en la medida en que no se haya escrito con buena voluntad, y sí, por tanto, con vanidad o cosa parecida, su autor querría saberlo condenado. Él no puede purificarlo de esa escoria más de cuanto él sea puro en sí mismo».[20]

El teólogo evangélico Gerhard Ebeling -uno de los principales exponentes de la teología hermenéutica-, que cita el texto wittgensteiniano, subraya el dolor contenido del filósofo de la claridad y de la precisión lingüística al constatar que hoy no se consiente declarar que se habla y se escribe «en honor de Dios». Ahora bien, según Ebeling, es justamente la teología hermenéutica la que asume la tarea de hacer posible un discurso teológico claro, riguroso y responsable, del cual puede decirse abiertamente que es hecho «en honor de Dios».[21]

La observación de Ebeling puede extenderse a todo el trabajo teológico que, en el contexto secular del siglo xx, se atreve aún a hacer un discurso «en honor de Dios». Un discurso cuya legitimidad y necesidad está redescubriendo la cultura de la compleja sociedad de fin de siglo. Ya a comienzos de siglo, Ernst Troeltsch -a quien el historiador von Harnack definió como el más grande filósofo de la historia, después de Hegel- observaba:

«Sin los ataques y el escarnio de los hijos del siglo, no existen -en el terreno religioso- convencimientos, sino sólo banalidades. Pero quienes practican el escarnio distan mucho de tener el monopolio del pensamiento científico; lo cierto, más bien, es que para ellos permanece cerrada una parte de la realidad, y que la que les es accesible se les antoja dotada de una plenitud, una transparencia y una autosuficiencia mayores de las que efectivamente tiene».[22]

Cristo bien dijo, que seríamos perseguidos por causa de Su evangelio. Al igual que la iglesia primitiva, el Calvinismo arrancó con persecución. Hay historiadores que piensan que la decisión de Calvino de salir del catolicismo fue al ver los mártires en Francia, morir dando testimonio de Jesucristo.

Pensando en Dios

Pensar acerca de Dios, es hacer teología (teo = Dios , Logos =Palabra), si me aproximo al ser de Dios desde la sola fe. “Fides quarens intellectum”, decía san Anselmo de Canterbury(s.XI). Es que la teología en primer lugar se trata de Palabras acerca de Dios, pero que sin la comunion intima con Dios serán solo eso: palabras. Serán expresiones y símbolos de la fe, pero que nunca tendrán el nectar que es característico de alguien que habla porque lo ve desde la fe en Aquel que venció en la cruz toda fuerza de oposición luciferina. Llámese San Pablo, san Agustín, santo Tomás de Aquino, Lutero, Calvino, Spurgeon, Bonhoeffer o Karl Barth o Madame Guyon. Es la fe que busca hacerse inteligible, es una reflexión crítica acerca de la fe, el el tener que dar razón de la fe, explicar la fe de una manera que tenga sentido para el presente.[2] Pero sin certeza,no será “la fe que vence al mundo”, sino, sera un solitario discurso, como canta sandra Mihanovich,  que “pinta azules inventados”. Y los discursos inventados suelen ser muy aburridos.

Si me aproximo desde las matemáticas, puedo decir que hay números que tienden al infinito, y entonces descubro una fe que se aleja del plano estrictamente intelectual para acercarse a lo especulativo de lo infinito.Porque quien conoce el infinito,sino Dios? Y quien conoce al Padre,sino el Hijo y a quien este se lo revela?

Pero y ¿Quién es Dios?

La teología, pues, es el pensar acerca de la fe o la revelación o verdad que Dios nos ha dado acerca de si mismo,especialmente en Jesucristo,la revelación perfecta de quien es Dios.[3]

Una vez más, esta huella divina en el mundo y en su orden basta para quitamos toda excusa, pero no basta para producir el verdadero conocimiento de Dios, debido a la maldad en el corazón humano. Luego no podemos conocer a Dios porque estamos de tal manera sujetos a nuestro pecado que tal conocimiento nos resulta imposible.Pero hay también otro factor que limita nuestro conocimiento de Dios: la inmensa distancia entre el creador y la criatura. Somos incapaces de conocer a Dios, no solamente porque somos pecadores, sino también porque somos criaturas finitas y Dios es infinito. Esto a su vez nos indica que no debemos tratar de conocer a Dios en su excelsa gloria, sino solamente tal y como se nos revela, principalmente mediante las Escrituras.

Los catolicos afirman que “La razón humana, sin necesidad de revelaciones sobrenaturales puede llegar a conocer con certeza que Dios es la Verdad, la Bondad, la Belleza, la Sabiduría, el Amor…, el Ser que es por Sí mismo, sin comienzo ni término. ” [4]

Pero volvemos a las medias verdades, La mente finitia del hombre no puede conocer a un ser superior como es Dios, ya que por definición necesaria del teísmo, este es infinito. Aunque si creo que podemos inquirir con nuestra razón, aquellas razones que Dios nos ha revelado acerca de su gloria, sea la creacion, sea el descubrir la ley moral que hay en mi o investigar acerca de Dios en su revelación bíblica.Podemos llegar a ser buenos teistas,buenos creyentes, pero para ser cristianos, nos “es necesario nacer de nuevo”.

Calvino concuerda con Lutero en cuanto a la insuficiencia del mero conocimiento de la existencia de Dios, aunque cuando se refiere al conocimiento «propio» de Dios, el énfasis cae no tanto en la actitud de Dios hacia nosotros, como en la actitud apropiada de nuestra parte para con Dios.

«Yo, pues, entiendo por conocimiento de Dios, no sólo saber que hay algún Dios, sino también comprender lo que acerca de El nos conviene saber, lo que es útil para su gloria, y en suma lo que es necesario».[18]

Pero “todo lo demás, sin su acción creadora, no es nada, es imposible y racionalmente ininteligible. O Dios o el absurdo total. Por eso se ha dicho que «si no hubiera Dios, habría que inventarlo». Pero ésta no es una buena manera de concebir a Dios. Dios no es necesario porque exista la criatura, sino que la criatura -innecesaria- para existir necesita el Ser que es eterno, infinito, verdadero, bello, bueno, sapientísimo, amorosísimo, capaz de donar el ser y la vida. Todo lo que no es Dios es ininteligible por sí solo, no existe por sí mismo. El «ser» sólo puede ser obra del «Ser»; la vida sólo puede ser obra de la Vida; el pensamiento, sólo puede ser obra de la eterna Sabiduría.[5]

La filosofía, a diferencia de las ciencias particulares, tiene la tarea de examinar la pintura como un todo a fin de entender su lugar en el orden total de la creación, su significado en el gran mundo de Dios, y la característica única, por la cual, esta cosa como una obra de arte se distingue de todas las otras cosas.[13]

Aunque suene increible, La gran reforma de Lutero y Calvino en el siglo dieciséis no fue capaz de producir su propia filosofía cristiana. Aunque esto es lamentable, es muy entendible. El conflicto no surgió en el reino científico sino en el reino eclesiástico, y los reformadores no encontraron el tiempo para construir sus propias ideas Escriturales en una filosofía cristiana. Sin embargo, ellos sí pusieron el fundamento de una teología reformada. Pero la teología, una ciencia particular, nunca puede tomar el lugar de una filosofía cristiana, la cual es la ciencia fundamental. Esta deficiencia tuvo una mala influencia sobre la herencia cristiana en los siglos que siguieron a la Reforma porque varios motivos de la prevaleciente filosofía no-cristiana (la Ilustración) se infiltraron en los círculos cristianos, y no se ofreció una resistencia adecuada. Por supuesto, estaba la resistencia de la fe basada en la Palabra de Dios. Piensa en el Pietismo. Pero cuando el enemigo ataca con armas del arsenal de la ciencia incrédula, él tiene que ser contra-atacado con armas del arsenal de la ciencia cristiana. Desafortunadamente, estas armas no existían porque los hijos de la Reforma habían retornado a la cultivación fatal de la filosofía de la síntesis. [14]

La filosofía entonces es la ciencia que examina las totalidades; los hombres y las cosas, los eventos y las acciones humanas, las relaciones sociales y las conexiones de la sociedad — y cada una de éstas en su totalidad, en su estructura única, en su distintividad e interrelaciones mutuas, en su función y significado dentro del todo inclusive orden divino del mundo. Esto lleva a la conclusión de que la filosofía, a diferencia de todas las ciencias particulares, es una ciencia fundamental.No es la combinación de todas las ciencias particulares, sino es fundacional para las ciencias particulares. Ni una sola ciencia particular puede existir sin la filosofía. Las preguntas básicas de cada ciencia particular son de una naturaleza filosófica y no pueden ser contestadas por ninguna ciencia particular como tal.[15]

Y entonces, vamos a dar un salto cualitativo desde la fe a la razón,para citar que, según Platón, podemos distinguir dos mundos: el mundo sensible y el mundo inteligible.

1.El mundo sensible:

Es el mundo al que tenemos acceso a través de los sentidos. En él hay dos tipos de entidades: las sombras e imágenes de los objetos, y los objetos físicos.Los objetos físicos son cambiantes por lo que cualquier conocimiento sobre ellos es relativo y temporal.Este mundo no es verdaderamente real, sino que es el mundo de la multiplicidad, del cambio y el devenir. Como diría Heráclito, pura contradicción.El mundo sensible es una copia defectuosa del mundo inteligible. De acuerdo al pasaje de la línea, este mundo se corresponde con el no-ser y la ignorancia. La imágenes de los objetos materiales dan lugar a una representación confusa (imaginación), mientras que los objetos materiales dan lugar a una representación más precisa (creencia). Ambas formas pertenecen a la opinión (doxa) y no constituyen conocimiento verdadero.[9]

2.El mundo inteligible o de las ideas

Para Platón el mundo de las ideas o mundo inteligible, es el mundo perfecto donde no existe la dualidad y el cambio; es el mundo que realmente es. En contraposición nos encontramos el mundo sensible, o realidad aparente la cual es reflejo del mundo inteligible y en la cual nos hallamos, que no es; sin embargo tiene algo de ser por su participación en lo inteligible.

Las ideas son conceptos, son inteligibles, inmutables, individuales, además son causa del mundo sensible. Los entes no son sino formas (sombras) de las ideas. Con Sombras en verdad nos referimos a imagenes proyectadas sobre la retina ocular (distincion muy importante en los escritos del mismo). Si entendemos formas en el sentido amplio de la palabra podemos caer en la vulgar comprensión de la misma, es decir una Experiencia Vivencial.

Con la Platón establece la distinción entre dichos mundos:alegoría de la caverna,

  • En el mundo sensible nos encontramos en primer lugar las imágenes de los objetos, a las cuales llegamos a través de nuestra imaginación. En segundo lugar los objetos mismos que no son sino formas de las ideas. Tanto las imágenes como los objetos no producen un conocimiento cierto y seguro (ciencia o Episteme) sino opinión o Doxa (opinión sobre las cosas que no sabemos si son ciertas).
  • Superando el mundo sensible nos encontramos con el mundo inteligible, el mundo de las ideas; en este mundo se encuentran las ideas y además las entidades matemáticas. Las ideas son objeto de conocimiento de la ciencia suprema: la Dialéctica, mientras que las matemáticas son objeto de conocimiento de la razón discursiva

En conclusión, la Física (ciencia que estudia la naturaleza (“Fisis” o “Physis)) no sería ciencia puesto que no tiene por objeto de conocimiento las ideas. Por otra parte nos encontramos a las Matemáticas y a la Dialéctica, ambas consideradas por Platón como conocimiento cierto y seguro. Destacando a la dialéctica dado que en un sentido estricto es la ciencia suprema. Las ideas son individuales pero múltiples entre ellas, aparecen jerarquizadas y en la cima de todas ellas nos encontramos a la idea de Bien, fuente de ser y de verdad de todas las demás ideas.[10]

En su reflexión, San Agustín le aventajó y le superó, ahora como un filósofo cristiano.

San Agustín creía que mediante Platón se podía articular teológicamente la fe cristiana, como había intentado Filón de Alejandría con el judaísmo.[11]

Sin vacilar, Agustín adjudica al cristianismo un puesto en el ámbito de la «teología física», en el ámbito del racionalismo filosófico. Este hecho implica una evidente continuidad de los primeros teólogos del cristianismo —los apologistas del siglo II— respecto al lugar que Pablo adjudica a lo cristiano en el primer capítulo de la Carta a los romanos, que a su vez se basa en la teología de la sabiduría del Antiguo Testamento y, a través de ella, se remonta al escarnio de los dioses de los Salmos.

Desde esta perspectiva, el cristianismo tiene sus preparación anterior en el racionalismo filosófico, no en las religiones. Según Agustín y la tradición se basa en las imágenes e ideas míticas, cuya justificación se endespués de todo en su utilidad política, sino que hace referencia a ese aspecto divino que puede percibir el análisis racional de la realidad. En otras palabras: Agustín identifica el monoteísmo bíblico con las ideas filosóficas sobre el fundamento del mundo que se han formado en sus distintas variantes en la filosofía antigua. A ello se hace referencia cuando, desde el sermón del Areópago de Pablo, el cristianismo se presenta con el propósito de ser la religio vera. Así pues, la fe cristiana no se basa en la poesía ni en la política, esas dos grandes fuentes de la religión; se basa en el conocimiento. Vene fundamento de todo lo que existe, el «Dios verdadero». En el cristianismo, el racionalismo se ha hecho religión y no es ya su adversario.

Partiendo de esta premisa, como el cristianismo se entendió como un triunfo de la desmitologización, como un triunfo del conocimiento y, con ello, de la verdad, debía ser considerado como universal y llevado a todos los pueblos; no como una religión específica que desplaza a otras, no como una especie de imperialismo religioso, sino como verdad que hace superflua la apariencia. Y precisamente por eso, en la amplia tolerancia de los politeísmos ,debe ser considerada como incompatible, incluso como-enemigo de la religión, como «ateísmo»: no se limitó a la relatividad y a la posibilidad de intercambiar las imágenes, con lo que perturbaba sobre todo la utilidad política de las religiones y ponía en peligro los fundamentos del Estado, en cuyo ámbito pretendió ser no una religión entre otras religiones, sino el triunfo del conocimiento sobre el mundo de las religiones.[12]

Calvino y Dios

Ahora será el turno de hablar del dr. Juan Calvino, querido por millones y odiado por miles de millones que ignoran su sabiduría milenaria. Aunque no soy muy comprendido de la totalidad del pensamiento teológico de este doctor en teología, intentaré compartir algunos aspectos, como dije en la introducción de este post. Se que hay hombres muy empapados de la profundidad teológica de este gran teólogo de todos los siglos (calvinólogos). Pero algunos de los aspectos que mas sobresalen, procuraré compartir en el proximo artículo.

Dios lo bendiga mucho.

—-

Notas

[0] http://mercaba.org/CONCILIOS/C_20.htm

[1]  Intérprete: Sandra Mihanovich  http://www.rock.com.ar/letras/8/8928.shtml

[2] [3] Claudio M.Burgaleta (S.J). ,Manual para la teologia de los católicos de Hoy (versión para lector de libros Kindle), Libros Liguori, one Liguori Drive, Ligupori ,MO 63057-9999

[4][5]  http://mercaba.org/CONCILIOS/C_20.htm

[6] Comentario bíblico Mattew Henry

[7] http://emsia.com.ar/columnistas/ruben/al_dios_no_conocido.htm

[8] http://emsia.com.ar/columnistas/ruben/al_dios_no_conocido.htm

[9] Mundo sensible,Wikipedia

[10] Platonismo, Wikipedia

[11] Patricio Hopkins, Filosofía,p.189-190, ediciones Almagro, Argentina

[12] Paolo Flores d’Arcais, ¿Dios existe?, Ed. Espasa, Argentina, nov. 2008

[13] documento electronico, J. M. Spier ¿Qué es la Filosofía Calvinista? Traducido por Valentín Alpuche ReformedLiterature.com/es ,pag. 5

[14] documento electronico, J. M. Spier ¿Qué es la Filosofía Calvinista? Traducido por Valentín Alpuche ReformedLiterature.com/es ,pag. 7

[15]  documento electronico, J. M. Spier ¿Qué es la Filosofía Calvinista? Traducido por Valentín Alpuche ReformedLiterature.com/es ,pag. 5

[16] Justo L Gonzalez,Historia del pensamiento cristiano,pag. 141, Ed.Caribe

[17] Ibid,pag.141

[18] Ibid,pag.141

[19] http://thegospelcoalition.org/blogs/espanol/2013/06/13/las-5-solas-de-la-reforma/

[20] Rosino Gibellini, La Teología del siglo XX, Colección «PRESENCIA TEOLÓGICA»,ed. SAL TERRAE

[21] ibid

[22] Ibid

[23] Ibid

[25] http://conocereisdeverdad.com/website/index.php?id=3908

Bibliografia consultada

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s