El peligro de la espiritualidad sin Dios


El peligro de la espiritualidad sin Dios

por Paulo Arieu

Introducción

Un artículo interesante de un autor católico, que habla de esta influencia filosofíca de estos tiempos, donde se ve mucha espiritualidad,pero sin Dios, en reacción al fuerte materialismo de esta época. En materia espiritual, dos datos se acentúan con el paso de los años en Occidente: descienden los fieles practicantes en la Iglesia católica y, al mismo tiempo, crece exponencialmente el interés por lo que muchos expertos han denominado “espiritualidad sin Dios”. A la hora de buscar respuestas que expliquen esto, lo mejor es tratar de situar su origen.

Un extracto del reportaje sobre la espiritualidad sin Dios que ha sido publicado en el último número de la revista Vida Nueva,

Así comienza Miguel Ángel Malavia su largo reportaje sobre la espiritualidad sin Dios que ha sido publicado en el último número de la revista Vida Nueva, como tema de portada. Reproducimos a continuación el extracto que ha aparecido en la página web de este importante semanario religioso.

El sacerdote salesiano Jesús Rojano, director de la revista Misión Joven (ligada a la pastoral juvenil), se remite al concepto de “espiritualidad salvaje”, acuñado por la estudiosa francesa Françoise Champion, quien advierte que este es un fenómeno que ya se daba hace 2.500 años en ciertas ramas del budismo.

Para este docente del Centro de Enseñanza Superior Don Bosco, de Madrid, uno de los que mejor ha descrito la espiritualidad salvaje es el hoy papa Francisco: “En su libro-entrevista El Jesuita, de 2010, el entonces cardenal Bergoglio decía lo siguiente:

‘Creo que el nuevo siglo será religioso. Ahora, habrá que ver de qué manera. La religiosidad a veces viene acompañada por una especie de teísmo vago que mezcla lo psicológico con lo parapsicológico, no siempre por un verdadero y profundo encuentro personal con Dios, como los cristianos creemos que debe ser’.

Por ahí van las cosas.  Esa espiritualidad es demasiado narcisista y obsesionada por el bienestar exclusivamente personal. Además, se crea un Cristo a su medida y se pierde la experiencia comunitaria; como mucho, genera grupúsculos encerrados en sí mismos. Por fin, es poco comprometida con la justicia, poco samaritana. Ahora bien, muchas de las personas que están en esto han tenido experiencias de Iglesia poco ilusionantes y convincentes. Lo que lleva como causa al mal ejemplo que damos a veces los cristianos”.

Carolina Blázquez Casado, religiosa agustina en el Monasterio de la Conversión, en Sotillo de la Adrada (Ávila), considera que el aparente éxito de estas espiritualidades estriba en que se las puede tachar de “fáciles”, porque “no piden nada y se basan en un hedonismo del espíritu, es decir, en buscar aquello que nos hace estar bien; sentirnos pacificados en el ámbito psicológico-espiritual, pero sin relación con nadie ni compromiso con nada; quizás ocultan un miedo del hombre actual a un Dios y a un cristianismo que son vistos como carga, prohibición metódica y autoridad despótica”.

Autocrítica de la Iglesia

Esto lleva a una conclusión: la Iglesia debe hacer autocrítica y, además de constatar la existencia de un fenómeno por el que sus potenciales fieles caen en manos de una espiritualidad difusa, ha de presentar de un modo atractivo y cierto la posibilidad del encuentro personal con Dios en la comunidad eclesial. Algo que en sí forma parte intrínseca de la misión de la Iglesia, pero en lo que, desde hace décadas, se constata que hay errores que se deben hacer frente desde ya. Falla la comunicación, el modo en que se testimonia.

“El desapego institucional es una característica de nuestro tiempo”, dice Luis Santamaría, sacerdote de la Diócesis de Zamora y miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES).

Para él,

“la Iglesia tiene que preguntarse: ¿he sido fiel al dirigir las miradas de la gente a Cristo o he sido autorreferencial? Está claro que la Iglesia no existe ni vive para sí misma, sino que es esencialmente misionera. Hace falta autocrítica, en clave de nueva evangelización: hay que hacer que la persona se pueda encontrar con Jesús y descubrir en Él la única fuente que sacia la sed de trascendencia del hombre”.

Diagnosticado el fenómeno, así como las dificultades de la Iglesia a la hora de hacerle frente, el siguiente paso es la reacción. Jesús Rojano pide partir de una cita de Pablo VI:

“El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los testigos que a los maestros, o si escucha a los maestros, lo hace porque son testigos”.

En este sentido, valora la fuerza de los gestos de sencillez y ternura del papa Francisco, que han asombrado al mundo. Algo que ve lógico, pues

“hoy se evangeliza más con el testimonio de los hechos y la coherencia”.

Más sobre las características de la espiritualidad ‘New Age’, los riesgos que puede suponer para el individuo, la autocrítica desde la Iglesia, las posibles mejoras en su comunicación y la necesidad de que los evangelizadores estén evangelizados, en el reportaje completo, disponible sólo para suscriptores. Puede encontrarse, en papel, en el nº 2.845 de Vida Nueva. Del 27 de abril al 3 de mayo de 2013. Además, la misma revista ha dedicado uno de sus comentarios editoriales a este tema, tal como lo reproducimos, íntegro, a continuación.

Sed espiritual… sin Dios

En un tiempo en el que descienden los fieles en la Iglesia, tradicional eje de fe en Occidente, contrasta el fuerte aumento de prácticas esotéricas ligadas a la llamada “espiritualidad sin Dios”. Surgida en torno a la New Age, el éxito de sus terapias de sanación física y mental, que apelan a una difusa energía universal (que todos podrían alcanzar desde su propio conocimiento), como el reiki, son todo lo contrario a lo que representa el cristianismo, cuyo fin es un encuentro personal con el Dios creador. La Iglesia es consciente de que el auge de esta pseudoreligión estriba en que apela a valores “fáciles”, como el simple bienestar.

Frente a ello, el mensaje cristiano implica un esfuerzo que parte de la idea de fraternidad (al contrario del individualismo de la Nueva Era). Así, la respuesta eclesial ha de basarse en recalcar la fuerza de los auténticos testigos de la fe. Porque el primer mandamiento es el amor.

Conclución

Este artículo, es muy coherente. Aunque refleja la problemática desde la óptica del catolicismo romano, las iglesias evangélicas también están siendo afectadas por esta espiritualidad tipo nueva era. Espero que este artículo le haya sido de bendición. Tratemos de hacer el esfuerzo de no dejar de congregarnos, a pesar de que no estemos de acuerdo con todo lo que sucede en el templo. Siempre es posible hallar una congregación acogedora, donde uno puede integrarse y servir a Dios.

Dios le bendiga

———-
FUENTE: Vida Nueva

Extraido del Boletín electrónico de información sobre el fenómeno de las sectas y la nueva religiosidad. Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas – Rede Ibero-americana de Estudo das Seitas Nº 276, 29 de Abr. 2013.

La Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), es una red de expertos y estudiosos católicos sobre el fenómeno sectario y la nueva religiosidad, presentes en España y Latinoamérica, y abarcando las zonas lusoparlantes. Pretende ofrecer, también con este boletín informativo, un servicio a la Iglesia y a toda la sociedad. La RIES no se responsabiliza de las noticias procedentes de otras fuentes, que se citan en el momento debido. La RIES autoriza la reproducción de este material, citando su procedencia.

Un comentario en “El peligro de la espiritualidad sin Dios

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s