JUSTIFICACIÓN POR LA FE


JUSTIFICACIÓN POR LA FE

Autor:Paulo Arieu

Introducción:

  • “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1)

Muchos cristianos hoy están desgastados en sus esfuerzos por rechazar el  pecado, ellos vierten toda su energía en ello hasta drenar su última gota de  gozo. La victoria que Cristo ha ganado para ellos se pierde en su obstinado  esfuerzo personal por establecer una justicia propia.  La justicia que es perseguida por algo diferente a la fe siempre fallará. Nótese que no pueden establecerse a la vez la justicia de Dios y nuestra  justicia. Eso significaría que hay dos evangelios: el de Dios y el nuestro. No  podemos mezclar nuestra propia justicia con la santa justicia de Dios. Tal vez usted se pregunte: “¿Pero no se supone que tenemos que poner algún  esfuerzo? ¿No dice la Biblia que debemos evitar el pecado?”. ¡La única  manera de evitar el pecado es a través de Jesús! Él no es sólo una verdad  que aceptar, Él es el Dios vivo y nuestro Santificador; su obra santificadora  en nosotros no se detiene ni de día ni de noche.

San Pablo y la justicia de Dios

Pablo responde a la pregunta sobre el esfuerzo propio en Romanos 9, cuando  habla de un pueblo que realmente ha alcanzado la justicia:

  • “[Los] gentiles, que  no iban tras la justicia, alcanzaron justicia, es decir, la justicia que es por  la fe” (Ro. 9: 30, NVI).

Estas personas no se desgastan en sus propios  esfuerzos ni son abrumadas por sus fracasos. Ellos ponen toda su fe en la obra  de Jesús en la cruz por ellos y son sostenidos por Su vida abundante.

  • “Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree” (Ro.  10:4).

Cristo es el fin. ¡No hay nada más!

  • “Así que no depende del que  quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Ro. 9:16).

Estos versículos han traído libertad a todas las generaciones de creyentes.

La teología protestante y la justificación por la fe

  • Martín Lutero declaró que la justificación solo por la fe es el artículo sobre el cual la iglesia se apoya o cae. Esta doctrina cardinal de la Reforma Protestante fue vista como el campo de batalla para nada menos que el propio evangelio.  Martín Lutero dice que “… el concepto de nuestra justificación, que es nuestra única protección, no sólo contra todos los poderes y asechanzas de los hombres sino en contra de las mismas puertas del infierno es éste: sólo por nuestra fe en Cristo, aparte de las obras, es que somos declarados justos y salvos.”
  • Juan Calvino dice que “… nuestra justificación es la aceptación con que Dios nos recibe en su gracia y nos tiene por justos. Y decimos que consiste en la remisión de los pecados y en la imputación de la justicia de Cristo.”
  • A. H. Strong dice que “la justificación es el acto judicial de Dios por medio del cual, y gracias a Cristo, con quien el pecador está unido por la fe, Él declara que ese pecador no está ya expuesto a la pena de la ley, sino que es restaurado a Su favor”. Y así las definiciones podrían multiplicarse.

Definición

La justificación puede ser definida como el acto por el cual los pecadores injustos son hechos justos a la vista de un Dios justo y santo. La necesidad suprema de las personas injustas es la justicia. Cristo provee esta falta de justicia en lugar del pecador creyente. La justificación solo por la fe significa la justificación únicamente por la justicia o el mérito de Cristo, no por nuestra bondad o por nuestras buenas obras. La cuestión de la justificación se centra en el tema del mérito y la gracia. La justificación por la fe significa que las obras que hacemos no son lo suficientemente buenas para merecer la justificación. Como lo expresó Pablo,

  • “ya que por las obras de la ley, ningún ser humano será justificado delante de él” (Rom. 3:20).

La justificación de Dios es un acto contable

La justificación es contable. Es decir, somos declarados, contabilizados o considerados justos cuando Dios nos acredita la justicia de Cristo en nuestra cuenta. La condición necesaria para esto es la fe.

La fe que justifica es una fe viviente, no una profesión hueca de fe. La fe es una confianza personal que acepta únicamente a Cristo para su salvación. La fe salvífica es también una fe que acepta a Cristo como su Salvador y Señor. La Biblia dice que no podemos ser justificados por nuestras propias buenas obras, sino por lo que la fe nos agrega; vale decir, la justicia de Cristo. En síntesis, algo nuevo es agregado a algo básico. Nuestra justificación es una síntesis porque la justicia de Cristo nos ha sido agregada. Nuestra justificación es por imputación. Dios nos transfiere, por la fe, la justicia de Cristo. Esto no se trata de una “ficción legal” porque Dios nos atribuye el mérito real de Cristo, a quien ahora pertenecemos. Se trata de una imputación real.

Teologia protestante vs Teologia catolica

La teología protestante afirma que la fe es la causa instrumental para la justificación porque la fe es el medio por el cual nos apropiamos de los méritos de Cristo. La teología católica enseña que el bautismo es la causa instrumental primaria para la justificación y que el sacramento de la penitencia es la causa secundaria, o restauradora.

La teología católica considera a la penitencia como la segunda tabla salvavidas para la justificación de aquellas personas cuyas almas han encallado -aquellas que han perdido la gracia de la justificación por cometer un pecado mortal. El sacramento de la penitencia precisa de obras de satisfacción por las cuales los seres humanos logran el mérito apropiado para la justificación. El punto de vista católico afirma que la justificación es por la fe, pero niega que sea únicamente por la fe, agregando las buenas obras como una condición necesaria.

Desafortunadamente tenemos que aceptar la realidad de:

La ignorancia de las enseñanzas de la Biblia.

Incluso entre los que creen en Dios y reconocen la Biblia como Su Palabra, e inclusive asisten a alguna iglesia evangélica, muchos no creen ser pecadores, o al menos no creen ser “tan” pecadores como para necesitar ser justificados delante de Dios. Sienten que no han hecho mal a nadie, que son honestos, responsables y respetuosos; y probablemente lo son. Pero creen que, o Dios no les tomará en cuenta su conducta, o bien podrán arreglarlo fácilmente cuando llegue el momento. Lo trágico es que de su parte hay un total desconocimiento de lo que constituye el tener una naturaleza pecaminosa, la necesidad de arreglar cuentas con Dios, el problema que se enfrenta diariamente con el pecado, el arrepentimiento, la confesión, el perdón, la separación, el testimonio cristiano, el hecho de que habrán de dar cuenta a Dios de sus actos y mil cosas más. No puede uno menos que cimbrarse desde lo más profundo ante lo que acontecerá a estas personas.

El ataque de las filosofías del mundo.

La Nueva Era, las Religiones Orientales, el Ocultismo, el Materialismo, el Modernismo, y muchas otras formas de “religión” utilizan con mucha eficacia los medios a fin de promover sus filosofías. Muchas de ellas parecen interesantes, atractivas, eficaces y hasta emocionantes a una persona necesitada pero ignorante. Como resultado de ello la iglesia tiene que sostener una constante lucha tanto fuera como dentro de sus límites con el propósito de solamente “mantenerse a flote”. Todos estos problemas pueden atacarse mediante un programa sólido de educación cristiana integrado.

La debilidad de la enseñanza bíblica en muchas iglesias.

En algunas de ellas no hay personas preparadas para enseñar; debido a ello, o a su prioridad por ganar almas, su mensaje muchas veces se ve limitado a la proclamación de carácter evangelístico. En otras iglesias hay un liderazgo capaz pero que se ve abrumado por las mil y una tareas de carácter diferente al de la oración y el ministerio de la Palabra. Es absolutamente necesario resolver este problema. El aspecto realmente trágico de la situación es que en algunas iglesias, cuya doctrina es ortodoxa, no hay el compromiso para invertir la energía que se requiere para estudiar y preparar buen alimento para la congregación.

La necesidad de mantener en alto la Doctrina de la Justificación por la fe.

Las enseñanzas fundamentales de la Palabra de Dios, particularmente la que nos concierne en este artículo, la justificación única y exclusivamente por medio de la fe en Jesucristo, deben ser defendidas a cualquier costo. Todas ellas están integradas en un importante tejido. Perder una de ellas significará que las demás podrían ir cayendo una a una. Así pues, nuestro llamado es a nunca claudicar en la defensa de la verdad del evangelio.

La doctrina de la justificación por la fe es una que, cuando es entendida cabalmente por el individuo, le hace darse cuenta de la seguridad y la libertad que el mensaje de Jesucristo ha traído a su vida. Se sabe justificado, completamente justificado por la fe, camino al cielo, y ya no se siente más obligado a tener que realizar las obras de la ley a fin de ver si por acaso logra ser justificado o, si se le ha dicho que ya sus obran le han traído la justificación, tener que continuar haciendo obras a fin de mantener su salvación intacta. (1 Jn. 5:13).

Quien ha sido justificado por la fe en Jesucristo, y lo sabe a plenitud, siente un gran deseo por adorar y servir al Señor, y eso no por obligación o temor, sino exclusivamente por amor y gratitud a quien tanto le ha dado. Proclamemos con firmeza al mundo entero el mensaje de la justificación por la fe. Digamos a todos que en lugar de condenación, Dios ofrece justificación. Que en lugar de culpabilidad, Dios ofrece perdón y restauración. Que en lugar de que tengamos que estar produciendo obras durante toda nuestra vida para ver si saldamos nuestra cuenta de pecado, Dios ha pagado esa cuenta en su totalidad. Ese es el mensaje de la justificación por la fe.

CONCLUCIóN

Amigo, ¿está agotado por tratar de hacer su mejor esfuerzo? ¿Está cansado del ciclo interminable de consagración y fracaso? ¡Deje todo atrás! Cese en sus propios esfuerzos. Su posición ante el Señor no depende de su voluntad sino de Dios que tiene misericordia. Confíe en Él para su victoria.

Recuerda que:

1 La justificación es un acto de Dios por el cual Él declara justos a los pecadores injustos, después de haberles imputado la justicia de Cristo.

2. Nadie puede acceder a la justificación por sus buenas obras.

3. La fe es la condición necesaria para recibir la imputación de los méritos de Cristo.

4. La justificación requiere una fe viva y real, no la mera profesión de fe.

Cuando no era cristiano, iba muchas veces al cura a contarle mis pecados. Y hacia las penitencias que el me ordenaba estrictamente. tantos padrenuestros y avemarias como me indicasen,pero nunca tuve paz con Dios. Solo cuando me convirtí de veras a Cristo. Y no olvides tampoco, por favor, lo que Pablo le escribió a los romanos, diciéndoles que

  • “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1)

Si desafíamos la ley de Dios de la gravedad, ¡vamos a hacer paf!; si desafiamos las leyes de Dios, nuestra vida moral se arruinará, si el estado desafía la ley de Dios del dinero honesto, ¡la economía del mundo entero colapsará y va a hacer paf!

Pero nosotros sigamos proclamándolo con fidelidad a nuestro Dios y a Su Palabra, enseñando que la paz de Dios es un regalo que El da y se recibe por medio de la fe.

Dios le bendiga

20 comentarios en “JUSTIFICACIÓN POR LA FE

  1. Bien, Paulo, creo que tu artículo dice exactamente lo que regularmente todos dicen sobre la justificación por la fe, sin embargo mi punto es otro, en el sentido de que al parecer los teólogos sólo repiten y bordan sobre lo que otros teólogos han dicho. Sin embargo, yo leo algunos textos bíblicos que me hacen dirigir la mirada hacia otro lado. Martín Lutero, según he leído tenía ciertos prejuicios sobre la justificación por las obras y al parecer por eso descartaba la carta de Santiago, aunque, como te decía no es sólo Santiago quien habla sobre la justificación por las obras. Inclusive el propio Saulo de Tarso también habla al respecto, aunque luego se contradice, como puedes leer en Rom. 2:6-10 y de manera especial en Rom. 6:13..

    No profeso ningún credo religioso ni pertenezco a ninguna denominación religiosa, simplemente leo la Biblia y encuentro que hay muchas dudas en mi mente, mismas que quiero compartir contigo. A mi me gustaría citar textos bíblicos sobre la justificación por las obras y que sobre eso comentáramos ¿ok? Te entiendo, tu servidor también trabaja y contestaré lo más pronto que pueda. Aunque haré lo que me pides, prefiero seguir nuestra charla por email, pero ya me dirás qué quieres.

    La justificación por obras en AT.

    a) ¿Cómo entiendes el capítulo 6 de Deuteronomio, especialmente los versos 24 y 25, acerca de la justificación por las obras? ¿Ser declarados justos por él es justificación? ¿por qué si somos declarados justos solo por ejercer fe, Dios nos pide que guardemos sus mandamientos y sus leyes? ¿no es esto una contradicción?

    “‘Y el Eterno nos mandó que cumplamos todas estas normas, y lo reverenciemos, para que nos vaya bien todos los días, y sigamos viviendo como sucede hoy.
    “‘Si cuidamos de cumplir todos estos Mandamientos ante el Eterno nuestro Dios, como él nos mandó, seremos declarados justos por él'”.*

    b) El salmista que escribió el Salmo 106 relata un evento ocurrido previo a la entrada a Canaán, en el cual el personaje central es un sacerdote de nombre Finés. Y en los versos 30 y 31 se lee algo similar a la cita de Génesis en la que a Abraham se le contó justicia por ejercer fe; sin embargo, en este Salmo se cuenta justicia por obras no por fe. ¿Cómo entiendes estos textos?

    30
    “Entonces se levantó Finés, hizo justicia y se detuvo la plaga.
    31
    Y le fue contado por justicia, de generación en generación para siempre.”

    Me gusta

    • Quien fue Finees?

      (heb. Pînejâs, “pronunciación [oráculo, boca de serpiente]”; transliteración del egip. p3 N1sy, “el nubio”). 1. Hijo de Eleazar, nieto de Aarón (Ex. 6:25) y sumo sacerdote (Jue. 20:27, 28). En una época de apostasía mostró su celo por Dios matando a un israelita ofensor y a una mujer madianita, terminando así una plaga que había comenzado como castigo divino. En recompensa se le prometió el sacerdocio perpetuo a él y a sus descendientes. Su acto no fue olvidado, pues se celebró en obras poéticas y literarias posteriores de Israel (Nm. 25:1-18; Sal. 106:30; 1 Mac. 2:26, 54; Eclo. 45:23-25). En cumplimiento de la promesa, los descendientes de Finees fueron sumos sacerdotes en todo el período del AT con excepción del breve tiempo en que la casa de Elí (descendientes de ltamar) tuvo el cargo. Finees acompaño al ejército israelita contra los madianitas (Nm. 31:6), y fue uno de los miembros de la comisión enviada por Josué a Galaad para protestar por la construcción de un altar separado (Jos. 22:13-15). En la distribución del país, Finees recibió un pueblo en la zona montañosa de Efraín (Jos. 24:33). 2. Sacerdote, probablemente sumo sacerdote, que preguntó al Señor acerca del camino que debía seguir cuando la población de Gabaón había cometido un crimen e incurrido en la ira de toda la nación (Jue. 20:27, 28). El, así como Finees 1, es llamado “hijo de Eleazar, hijo de Aarón”, pero probablemente vivió mucho más tarde que Finees 1, de modo que la expresión “hijo” se debe entender como “descendiente”. Véase Hijo. 3. Hijo menor de Elí. El y su hermano Ofni eran sacerdotes en el tabernáculo de Silo con su padre muy anciano (1 S. 1:3). Se comportaron escandalosamente y, aunque 2 veces fueron reprendidos por declaraciones proféticas (2:22-36; 3:11-14), rehusaron cambiar su conducta trayendo así la maldición sobre su familia. No fueron castigados ni eliminados del ministerio por su padre: perdieron la vida en la batalla de Afec, y el arca del pacto que habían llevado a la batalla cayó en manos de los filisteos (4:4-11). Cuando la noticia de esta catástrofe llegó a oídos de la esposa de Finees, que estaba embarazada, le sobrevinieron los dolores del parto y murió al dar a luz a su hijo (vs 19-22). También Elí murió por la toma del arca. 4. Padre de cierto Eleazar (Esd. 8:33); probablemente de la línea sacerdotal. . Leer mas: http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/finees/

      Me gusta

      • Paulo, el punto que estamos tratando no es sobre la personalidad de Finés, sino acerca de lo que el AT dice sobre la justificación por las obras. En realidad eso es lo que me interesa comentar para seguir con lo que otros escritores bíblicos dicen acerca de la justicia, de ser justos y sobre la justificación por las obras. Entiendo que estás laborando y estudiando, pero para mi es más fácil centrarme y concentrarme en algo específico y no darle rodeos a un tema. Sin duda, tu aportación sobre Finés será esclarecedora para muchas personas que ven tu blog; pero honradamente me parece que no lees lo que escribo, ni contestas a lo que pregunto.

        Le gusta a 1 persona

        • Querido JUan:

          Te aseguro que me leo todo lo que me pones y te respondo con honestidad.No pienses que no lo hago. No te he respondido pensando en los posibles lectores del blog.
          Me pusiste de un salmo 106,un sacerdote llamado Finees y te busqué información para mostrarte quien fue este sacerdote.
          Finees (sacerdote), en una epoca de apostasia (abandono de la fe), demostró mucho celo por las cosas de Dios (demostró que tenia fe verdadera) y Dios lo recompensó por su celo (por su fe).
          No estoy hablandote de la psicologia del sumo sacerdote sino de que hizo para que Dios lo bendijera. Lo que Finees hizo fue creer radicalmente en Dios.Y por su fe radical Dios lo bendijo a el y a su decendencia.
          Lee este documento, creo que esta bastante claro sobre la salvacion en el A.T. y su relacion con la justificacion.
          http://www.iglesiareformada.com/Boice2.8.pdf

          Tambien este otro te puede servir.
          http://www.miapic.com/como-fueron-los-santos-del-antiguo-testamento-salvos

          Estos videos del pastor yanki Paul Washer pienso que también te puede orientar
          1. En español

          2. En ingles subtitulado en español.

          Video del pastor dominicano Sugel Michelen, en español

          Saludos

          Me gusta

    • El Nuevo Testamento se refiere a Jesucristo como “el Cordero” de Dios en 31 versículos, de los cuales 26 se hallan en el libro que concluye la Biblia, Apocalipsis. ¡Obviamente, el Cordero de Dios es un tema de gran relevancia en este libro profético que habla sobre el futuro de la humanidad!

      Jesús fue anunciado al comienzo de su ministerio como el Cordero de Dios que quitaría el pecado del mundo (Juan 1:29, 36). Además, 1 Pedro 1:19-20 nos dice que somos redimidos, o sea, rescatados de la muerte, “con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”, y que él fue “destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado [revelado] en los postreros tiempos por amor de vosotros”.

      De manera similar, Apocalipsis se refiere al “Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”. ¿Qué significa la frase “desde el principio del mundo”? El inicio de este mundo habitado por seres humanos se remonta al libro de Génesis, donde encontramos que el hombre fue creado a la imagen de Dios (Génesis 1:26-27) y también que el mundo, o la sociedad, comenzó cuando Adán y Eva tomaron del árbol del conocimiento del bien y del mal, ubicado en el huerto que les servía de hogar (Génesis 2:9).

      Este mundo ha sido gobernado por el pecado, que ha producido mucho sufrimiento y muerte. El pecado separa al hombre de Dios y le roba la esperanza y el gozo. Nuestro mundo comenzó con este acontecimiento en el huerto de Edén, cuando Adán y Eva rechazaron a Dios y decidieron vivir a su manera. Nosotros vivimos con el trágico resultado, que se manifiesta en las interminables guerras, crimen, sufrimiento y muerte que vemos por doquier.

      En varios lugares de la Biblia encontramos la frase “fundación del mundo”. En 1 Pedro 1:19-20, que citamos más arriba, vemos que Jesús, como el Cordero que ofrecería su propia sangre como sacrificio, fue “destinado desde antes de la fundación del mundo”. La palabra antes nos proporciona las claves para llegar a comprender en toda su magnitud el origen de la esperanza y el gozo que produce el conocimiento de lo que Dios está haciendo con la vida humana, y de dónde encajamos todos en el propósito que él está llevando a cabo aquí, en el ámbito físico.

      Me gusta

  2. Cuando hablamos de justificacion, quiere decir que DIos aplica Su justicia divina (que es uno de sus atributos) al pecador que cree en Jesucristo, librándolo del castigo,o sea,la condenación eterna. El hombre es pecador, ha desobedecido a Dios y merece el castigo del juicio eterno, el infierno tan temido.Todos lo merecemos,sin excepcion alguna, excluyendo a Jesucristo, que es Dios hecho hombre.
    Pero Dios nos revela (da a conocer) su justicia por medio de un acto de fe (creer sin ver) en la obra de Jesucristo en la cruz del calvario (el murió, resucitó y ascendió a los cielos, se sentó a la diestra del Padre y volverá a juzgar a los vivos y a los muertos).La salvacion del pecador, su justificacioó,no es por obras de justicia humana (buena conducta,sacrificios,practicas religiosas,etc.) ya que nadie puede pagarle a Dios por la muerte de Su Hijo Jesucristo. Ademas, nadie puede agradar a Dios perfectamente.Solo es posible ser justificado creyendo que Jesus ocupó nuestro lugar en esa cruz. La justificación es por la fe en Jesús que vino. Y antes de Jesucristo,era por la fe en el Mesías que vendría. No ha cambiado en nada.Solo que Jesucristo ya vino al mundo.Y ahora esperamos que el regrese a juzgar a los vivos y a los muertos.Me expliqué bien? Puedes alcanzar a comprender, estimado Juan?

    Pero a lo mejor también te interesa este articulo del pastor John Pipper:

    https://elteologillo.com/2013/08/06/la-justificacion-por-fe-confirma-la-ley/

    Y seguimos en contacto.Puedes compartirme tus dudas sin problemas.Mi experiencia no fue a través de la búsqueda teológica, sino que fue en busca del perdón de Dios por haber sido un pecador muy cochino.
    Despacito, trataré de responderte.
    Muchas Gracias por escribirme.

    Me gusta

  3. Hola, Paulo, gracias por responder. Sin embargo, sin darte cuenta haces lo que dije que hacen la mayoría de teólogos: mandarnos a leer lo que escribieron ellos u otros teólogos. Sé quien fue Finés, pero el Salmo 106:30-31 no habla de si tenía fe o no. Es obvio que tenía celo por Dios. Si notas, en el AT el sacerdocio se le dio a los hijos de Aarón porque después de la idolatría del becerro de oro, ellos fueron los que se pusieron de parte de Dios. Aunque no entiendo por qué si Aarón fue el que hizo el becerro de oro, se lo premió con ser el sumo sacerdote y a su familia con el sacerdocio….
    El punto es que dichas citas se refieren a Finés de la misma manera que las citas que se refieren a la fe de Abraham. Es decir, en el caso de Finés son las obras y no la fe, lo que le es contado por justicia; así como a Abraham la fe le fue contada por justicia. Pero parece que tú lees diferente a mi, o interpretas algo que el texto no menciona.
    Por otra parte no has comentado nada acerca de Deuteronomio 6 donde Moisés dice que: “Tendremos justicia cuando cuidaremos de poner por obra todas las palabras de esta ley”.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Te recomende esos videos para que los escuchases porque son predicaciones de los mejores predicadores que hay en esta generacion. Tanto Sugel Michelen como Paul Washer son excelentes doctores y pastores evangelicos. Yo no soy teologo profesional ni mucho menos pastor. !!!Y ellos son excelentes maestros!!!
      Respecto al celo demostrado por Fines, ese celo es producto de una fe sobrenatural en su vida.Tienes que darte cuenta de lo que esta pasando en los relatos,no solo lo que narra el relato. Sin esa fe ciega en el Señor, ni Fines ni nadie puede demostrar esa confianza y ese fervor en su justicia.Esa confianza, en una epoca de apostasía como la que le tocó vivir, es fruto de la accion divina. No es una mera creencia superficial en DIos sino toda una actitud muy particular.
      Insisto,no solo es lo que se narra, sino todo lo que esta implicito en el relato.

      Me gusta

      • Hola Paulo. ¿El celo de Finés deriva de una fe sobrenatural? No es una mera creencia superficial sino toda una actitud muy particular? Bueno, Paulo, creo que hay que volver a leer un relato similar donde Finés quizás también participó junto con los demás miembros de la tribu de Leví. El relato está en Exodo 32 El capítulo relata un evento singular. Mientras Moisés está durante 40 días y noches con Dios, los israelitas se desesperan y piden a Aarón que les haga dioses. Aarón los complace, pide oro y hace con él un becerro al que los israelitas adoran (Ex. 32:1-6). Dios le dice a Moisés lo que ha sucedido en el campamento y le dice que va a destruir a los israelitas, pero Moisés intercede a favor del pueblo y Dios desiste del castigo que iba a hacerles (Ex. 32:7-14) Sin embargo, cuando Moisés llega al campamento, después de romper las tablas de la ley, de reprender a Aarón, destruye el becerro y su actitud antes conciliadora da un giro de 180 grados y poniéndose a la entrada del campamento pregunta ¿quién está con Jehová? Júntese conmigo. Y se le unen los levitas Ex. 32:15-26 Lo extraño de este evento es que Moisés, antes intercesor, ahora reprime a los israelitas mediante la tribu de Leví y ese mismo día matan a 3 mil. Y Moisés les dice que mediante aquel acto se han consagrado a Dios. Ex. 32:27-29 Y acto seguido dice al pueblo que va a interceder por ellos y que quizás consiga el perdón de Dios. Y Moisés vuelve donde Dios para interceder por el pueblo, inclusive ofreciéndose él por el pueblo, pero al parecer Dios no escucha a Moisés porque al final del capítulo se lee que Dios castiga con una plaga (Ex. 32:30-35)
        Como ves, el relato es similar y aunque es complicado entenderlo, más complicado me parece que actuaban de tal manera porque tenían una fe sobre natural ¿no te parece?
        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

    • Así como la fe/creencia inicial y obediencia posterior de Abraham fue aceptada por el Señor (ver Génesis 15:6) como “justicia”, así también, la obediencia de pacto por parte de Israel. Dios no cambia.El es siempre el mismo.

      Me gusta

  4. Tal vez, Paulo, es que no se define lo que los israelitas entendían por justicia y por justo. Porque al parecer en el NT Pablo no habla de lo mismo. Mientras Habacuc dice que el justo vivirá por su fe. Pablo habla de justificar al impío, no al justo. Todo el AT, en especial Proverbios, Salmos y Ezequiel hablan de la justicia y de los justos, mientras que para Pablo no hay justo ni aun uno. Esto a pesar que en los evangelios se mencionan a varias personas justas, tal como los padres del Bautista.

    Me gusta

    • Hola Juan:
      En el A.T los judíos entendían que ser justos era guardar la ley completamente.Pero nadie la guardo perfectamente jamas.
      Pablo habla de justificar al impío. Dios redime al pecador, lo declara justo cuando este se arrepiente de sus pecados y en algún momento de este proceso de conversion, el pecador va recibiendo la fe necesaria para creer y apropiarse del don de la vida eterna, recibiendo la nueva vida en Jesucristo.

      Me gusta

  5. Hola. Habia algunos israelitas que tenian un espiritu diferente, tenian el espiritu del Senor en sus vidas.Fijate Caleb:

    21 Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, 22 todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, 23 no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. 24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión..(Números 14:21-24 RV 1960)

    Me gusta

  6. Dices que todo el AT, en especial Proverbios, Salmos y Ezequiel hablan de la justicia y de los justos, mientras que para Pablo no hay justo ni aun uno.
    La unica forma de entender esto es a la luz de los pactos de Dios con la humanidad.
    Te recomiendo este articulo, es breve y te lo explicara mejor.
    https://www.gotquestions.org/Espanol/pactos-Biblia.html
    Dios habia hecho un pacto con Israel, ellos eran justos si guardaban la Ley.Pero resulta que ellos no guardaron la Ley en forma perfecta como Dios pretendia.Y la ira de Dios estaba sobre ellos!!!
    A lo mejor este articulo del pastor John Pipper te puede orientar en algo:
    http://es.gospeltranslations.org/wiki/La_Ira_de_Dios_Contra_la_Impiedad_e_Injusticia

    PD:
    SOn temas muyyyyy complejos. Considero que lo mas importante es comprender y experimentar la justicia de Dios que se revela para la salvación del pecador. De nada sirve dar vueltas sobre este tema , que es largo y complejo sin vivir la justicia de DIos en el nuevo pacto, que se nos revela por medio de la fe en Jesucristo.y luego se estudia en profundidad. Sino comprendes y experimentas esto, estaremos dando vuelta sobre los pasajes del A.T y del N.T. ad infinitum. Es importante que comprendas que Dios obró con la humanidad de acuerdo a estos pactos.

    Un abrazo!!!

    Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s