Consumado es parte 3 Isaias 53 – El Siervo Sufriente, una profecía acerca de Jesús


Consumado es parte 3 Isaias 53 – El Siervo Sufriente, una profecía acerca de Jesús

Por Paulo Arieu

  • “De ÉSTE dan testimonio todos los profetas” (Hch. 10:43).
  • “En el rollo del Libro está escrito de Mí” (Sal. 40:7, He. 10:7).

Introducción – Dos ciudades

En el año 410 el bárbaro Alarico(370-410) saqueó la mismísima Ciudad Eterna, la capital del Imperio romano, un imperio considerado como definitivo y para siempre. Ante este hecho se alzan voces que acusan al cristianismo de haber debilitado la estructura del Estado. Para contrarestar estas críticas S. Agustín escribe la Ciudad de Dios en donde expone el sentido cristiano de la historia: tiempo en el que tiene lugar la manifestación de Dios al hombre y tiempo en el que se desarrolla el plan de la salvación de la humanidad.

En el mundo y en la historia hay dos “ciudades” simbólicas,que se contraponen y luchan entre sí: la “Ciudad de Dios” y la “Ciudad de Babilonia (o Terrena)”:

“Que cada uno se pregunte a sí mismo a quién ama, y averiguará de cuál de esas dos ciudades es ciudadano”. [0]

Los imperios caen, pero el plan de nuestro Dios permanece. “Aquel primer saqueo de la Roma clásica conmocionó al mundo civilizado de aquel tiempo”[8], comenta la enciclipedia Wikipedia. Asi tambien la muerte de Cristo y su posterior resurrección, conmocionó al mundo de aquel entonces, de ricos y pobres, de sabios y trabajadores.

Isaias 53 – El Siervo Sufriente, una profecía acerca de Jesús

En Isaías 53, vemos claramente la lucha entre el bien y el mal, entre el Israel de Dios representado por Jesús y el Israel segun la carne, representado por los fariseos y saduceos que lo entregaron. También la confabulación con los poderes religiosos e imperialistas. Entre el cumplimiento profético de los propósitos eternos del Padre y el sufrimiento de su Hijo, el Mesías de Israel.

En la humillación del Salvador hay dos elementos:  1) El haber dejado de lado la divina majestad y haber tomado la naturaleza humana  2) El haberse sujetado como hombre a las demandas y maldicion de la ley.[5]

Los sufrimientos del salvador “fueron tanto fisicos como espirituales”. “Sufrió de muchas maneras a lo largo de su vida; agonizó en el Getsemani; y pendió largas horas de la cruz en una agonia horrible,cuya sola posibilidad espantaba al romano culto”, comenta F. Ureta.[6]

El teologo reformista L. Berkhof dice que

“Su capacidad de sufrimiento se midió por el caracter ideal de su humanidad con su perfección ética y con su sentido de justicia, santidad y verdad.” [7]

Vamos a enfocar nuestra atención sobre la maravilla sin paralelo de este milagro literario. Piense por un momento—¿quién podría haber escrito sobre la vida de George Washington, Abraham Lincoln, o cualquier otro personaje histórico, cientos y miles de años antes de haber nacido? En ninguna parte de la literatura del mundo, secular o religiosa, puede uno encontrar un duplicado al milagro asombroso de la vida pre-escrita de Cristo. La inspiración de ese retrato vino de la galería celestial, y no del taller de un artista terrenal.[1]

ESTA PROFECÍA EXTRAORDINARIA de los sufrimientos y la exaltación del Mesías fue escrita siete cientos años antes del tiempo de Cristo. Se lee más como un resumen histórico de la narrativa Evangélica de los sufrimientos
de Cristo y la gloria que debería seguir, que como una profecía. Otro comentarista dice, “Se lee como si se hubiera escrito bajo la cruz de Golgota. Es la cosa más profunda y grandiosa que la profecía del Antiguo Testamento jamás ha logrado, sobrepasándose.

Este capítulo fue DISEÑADO para presentar un enigma profético, el cual sólo la Persona (y la obra) del Cristo del Nuevo Testamento puede resolver. Él es una raíz de la tierra seca; aun así, fructífero. Él no tiene forma ni belleza, aun así, Él es el Siervo escogido de Dios. Él es despreciado y rechazado por los hombres;aun así, Él es el Salvador asignado; Él sufre hasta la muerte; aun así, Él sobrevive. La profecía empieza con las palabras: “HE AQUÍ…MI SIERVO,” y ése es el tema de esta sección entera, Is. 52:13, 53:12. Es una descripción gráfica del Mesías Sufrido…“ Siervo de Jehová”

La primera pregunta que tiene que ser contestada es: “¿De quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro?” (Hch. 8:34). La única respuesta correcta posible es, esta profecía habla de un individuo, El MESÍAS, y hay sólo una Persona en la historia del mundo que es digno: el Cristo del Nuevo Testamento.

Deje que cualquier persona enriquezca su mente con en el contenido de este capítulo, y entonces lea lo que dice acerca de Jesús en los Evangelios, y mientras se pare debajo de la cruz, vea si no encuentra la correspondencia
más perfecta que pueda existir entre los dos. Solo en Jesús de Nazaret, se ha encontrado el cumplimiento perfecto de esta profecía.

Tal vez la más grandiosa de todas las profecías Mesiánicas en el Tanaj (las Escrituras Hebreas /el Antiguo Testamento) concernientes al advenimiento del Mesías judío se encuentra en el capítulo 53 del profeta Isaías. Esta sección de los Profetas, conocida como el “Siervo Sufriente,” ha sido entendida desde hace mucho tiempo por los rabinos históricos del judaísmo, que habla del Redentor que un día vendría a Sion.

Creencia en el seno del judaismo

Esta es una muestra de lo que el judaísmo ha creído tradicionalmente acerca de la identidad del “Siervo Sufriente” de Isaías 53:

a) El Talmud Babilónico dice,

“El Mesías, ¿cuál es su nombre? El rabino dice, El Erudito Leproso, como se ha dicho, ‘sin duda él ha soportado nuestros sufrimientos y cargado nuestros dolores; y sin embargo nosotros lo estimamos como leproso, como herido por Dios y afligido…’” (Sanedrín 98b)

b) Midrash Ruth Rabbah dice,

“Otra explicación (de Rut 2:14): El está hablando del rey Mesías; ‘Ven acá,’ acércate al trono; ‘y come del pan,’ esto es, el pan del reino; ‘y moja tu bocado en el vinagre,’ esto se refiere a sus castigos, como fue dicho, ‘Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades.’”

c) El Tárgum de Jonathan dice,

“He aquí mi siervo el Mesías prosperará; él será alto y prosperará y será excesivamente fuerte.”

d) El Zohar dice,

“‘Él fue herido por nuestras transgresiones,’ etc…. Hay en el Jardín del Edén un palacio llamado el Palacio de los Hijos de la Enfermedad; entonces en este palacio entra el Mesías, y convoca a cada enfermedad, cada dolor, y cada castigo de Israel; todos vienen y reposan sobre él. Y si no fuera porque él ha aligerado así a Israel y los ha puesto sobre sí mismo, no habría ningún hombre capaz de soportar los castigos de Israel por las transgresiones de la ley: y éste es aquél de quien está escrito: ‘Sin duda él ha llevado nuestra enfermedad.’”

e) El gran Rabí Moshé ben Maimónides dice,

“Cuál es la forma de la llegada del Mesías… se levantará uno de quien ninguno había sabido antes, y las señales y maravillas que verán realizadas por él, serán la pruebas de su verdadero origen; porque el Todopoderoso, donde nos declara su pensamiento sobre este asunto, dice, He aquí un hombre cuyo nombre es Renuevo, y él brotará del lugar donde está.’ (Zac. 6:12).

E Isaías habla de forma similar sobre el tiempo cuando él aparecerá, sin padre ni madre o familia que se haya conocido, Él creció como un renuevo tierno delante de él, y como raíz de tierra seca, etc.,…. En las palabras de Isaías, cuando describe la manera en la que los reyes lo escucharán. Ante él, los reyes cerrarán su boca; porque aquel de quien no se les había hablado ellos han visto, y aquel del cual ellos no habían oído, han percibido.

Jesús, el Mesías judío, es aquel de quien Isaías profetizó. Sin duda. Aunque algunos también creen que se trató del rey Ciro. Pero la verdad es que fue al Mesías Jesús, a quién le quitaron la vida, matándolodo, crucificándolo, por los pecados del mundo. (Is. 53:8, Dn. 9:26), y quien “derramó Su vida hasta la muerte” (Is. 53:12), también “será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto” (Is. 52:13); por Dios “vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en Su mano prosperada” (Is. 53:10), y Dios dijo “le daré parte con los grandes” (Is. 53:12).

Rabí Moshe Kohen Ibn Crispin dijo,

“Este rabino describió a aquellos que interpretan Isaías 53 como una referencia a Israel, para aquellos que “habiendo abandonado el conocimiento de nuestros maestros, e inclinándose tras la ‘terquedad de sus corazones,’ y de su propia opinión, me complazco en interpretar, de acuerdo con las enseñanzas de nuestros rabinos, sobre el Rey Mesías. Esta profecía fue entregada por Isaías ante la orden divina con el propósito de darnos a conocer algo acerca de la naturaleza del futuro Mesías, quien está por venir y liberar a Israel, y su vida desde el día en que llegue en discreción hasta su aparición como un redentor, a fin de que si alguien se levanta a reclamar ser él mismo el Mesías, podamos reflexionar, y corroborar si podemos observar en él alguna semejanza a los rasgos aquí descritos; si tal semejanza existe, entonces podemos creer que él es el Mesías, nuestra justicia, pero si no, no podemos hacerlo.”

En la cruz, al grito de consumado es, se cumplió la palabra de Dios. Se cumplieron  varios pasajes biblicos. Estas tremendas palabras, sirvieron para que el Señor Jesús proclame la culminación de su ministerio terrenal. Su misión como siervo sufriente, profetizada asombrosamente en Is. 53, cumpliendo victoriosamente con la voluntad de Dios y con las escrituras.

En las próximas palabras Jesús entregará su espiritu al Padre. Cuanto tiempo pasó entre su grito terrible y la expiración,realmente no lo se. Solo se que El estaba sufriendo de verdad. Jesús es un hombre, tan pero tan humano, que es divino. Porque no hay otra explicacion racional para lo que lo las escrituras nos revelan acerca de Cristo, que mejor explique este misterio. Por esto no debemos dejar de tener en cuenta que si bien es Dios quien está sufriendo y muriendo en la cruz, no por esto su sufrimiento es menos real. Is. 53:3 nos dice que fue un hombre quien sufrió el dolor y que experimentó “mucho sufrimiento”

Nosotros podriamos llegar a pensar que Dios le habia herido y humillado pos su propios motivos, pero la biblia nos dice que Cristo fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades, el sufrió en nuestro lugar. (Is. 53.5,8,10-13).

El milagro revelado de la crucifixión (sal. 22)

EL MILAGRO DEL SALMO 22 es este: la crucifixión era una costumbre romana y griega, desconocida por los judíos hasta los días de su cautividad (600 a. de J.C.). Los judíos ejecutaban a sus criminales apedreándolos .¡Y aun así, escrito mil años antes del tiempo de Cristo, por un hombre que jamás había visto u oído de tal método de ejecución como la crucifixión,el Salmo 22 da una descripción gráfica de la muerte por crucifixión! El carácter Mesiánico de este Salmo es admitido universalmente por estudiantes religiosos. El Salmo 22 revela a alguien—el Mesías—muriendo una muerte horrible, bajo circunstancias muy peculiares. El documento antiguo dice,

  • “Me ha cercado cuadrilla de malignos; horadaron Mis manos y Mis pies. Contar puedo todos Mis huesos; entre tanto, ellos Me miran y Me observan” (v. 16-17).

La crucifixión en el tiempo de David era desconocida entre los judíos, aun así, el traspaso de las manos y los pies junto con la desnudez parcial—“contando todos los huesos”—obviamente signifi ca la crucifi xión: los crucifi cados son traspasados solamente en sus manos y sus pies, y desnudados para humillación.  ¿HUBIERA ESCOGIDO UN FALSO MESÍAS ESTE PASAJE PARA VALIDARSE? Ni una jota ni una tilde de este Salmo se ha extraviado: precisamente como en Su nacimiento y en Su ministerio, el documento antiguo es una fotografía del hecho, cada detalle cumplido a perfección.

Estos pasajes biblicos nos revelan que quien sufría no era cualquier persona. El Señor Jesús, es el Hijo del Dios viviente.Y como dije en el primer artículo[10], su sufrimiento no es el de cualquier maestro moral, como lo pudo haber sido Socrates que fue obligado a beber veneno por Neron, ni el de Martin Luter King en su lucha por los derechos humanos,por ej., sino el de Jesús, el Hijo de Dios.

Conclución

Para el  enterramiento del rey pagano Alarico, sus hombres desviaron el curso del río Busento a su paso por Cosenza y enterraron a Alarico y su tesoro en el lecho del río, devolviendo luego el río a su curso normal y matando a los esclavos que realizaron la obra.[9] Del mismo modo, la muerte de Cristo, cambió el curso del rio de la historia para siempre.

Cristo no tenía hijos físicos, humanos; aun así Sus hijos espirituales son numerosos como la arena del mar. Los hombres harían Su tumba con los impíos; aun así, Él está enterrado con los ricos. Él sufre increíble adversidad;
aun así, disfruta de la prosperidad: Triunfan sobre Él; aun así, Él triunfa. Él es condenado; aun así, Él justifica al condenado. Estas paradojas fueron un problema hasta que la cruz fue establecida, se abrió el sepulcro, y el Hijo de Dios, quien vino a morir, subió para reinar.Boff comenta que “Lo que convence a las personas no son las prédicas sino las prácticas. Las ideas pueden iluminar, pero los ejemplos son los que atraen y nos ponen en marcha. Los ejemplos los entiende todo el mundo. Muchas explicaciones confunden más que aclaran. Las prácticas hablan por sí solas.”[]

Desafortunadamente, los rabinos modernos del judaísmo, creen que el “Siervo Sufriente” de Isaías 53 se refiere tal vez a Israel, o a Isaías mismo, o aún a Moisés u otro de los profetas judíos. Pero es claro que Isaías – habla del Mesías, como muchos antiguos rabinos concluyeron. El segundo verso de Isaías 53 confirma esto claramente. La figura crece como “un renuevo y como raíz de tierra seca.” El renuevo que aparece es más allá de toda duda razonable una referencia al Mesías, y de hecho, es una referencia Mesiánica, común en Isaías y en otras partes. La dinastía davídica iba a ser cortada en juicio como un árbol caído, pero se había prometido a Israel que un nuevo retoño surgiría del tocón. El Rey Mesías debía ser ese renuevo.

Más allá de toda duda, el “Siervo Sufriente” de Isaías 53 se refiere al Mesías. Él es aquel altamente exaltado, ante quien los reyes cerrarán su boca. El Mesías es el renuevo que surgió de la caída dinastía Davídica. Él se convirtió en el Rey de reyes. Él proveyó la última expiación. Isaías 53 debe ser entendido como una referencia a la venida del Rey Davídico, el Mesías. El Rey Mesías fue profetizado que sufriría y moriría para pagar por nuestros pecados para después resucitar de nuevo. Él serviría como un sacerdote a las naciones del mundo y aplicaría la sangre de la expiación para limpieza de aquellos que creyeran. Hay solo Uno a quien esto puede referirse – ¡Jesucristo!

Aquellos que lo confiesen son Sus hijos, Su descendencia prometida, y el botín de Su victoria. De acuerdo al testimonio de los apóstoles judíos, Jesús murió por nuestros pecados, resucitó, ascendió a la diestra de Dios, y ahora sirve como nuestro Sumo Sacerdote quien nos limpia del pecado (Heb. 2:17; 8:1).

Es la gloria peculiar del Todopoderoso, el Dios omnisciente, el cual es Jehová, el Creador (Is. 40:28) para declarar “cosas nuevas…antes que salgan a luz” (Is. 42:9). Él no le dará esa gloria a otro, porque Él dijo, “Yo JEHOVÁ; este es Mi nombre; y a otro no daré Mi gloria” (Is. 42:8). Solo el verdadero  Dios tiene conocimiento previo y predice el futuro.

Era “exactitud absoluta:” porque cuando vino el Mesías, Él cumplió, al pie de la letra, TODAS las especifi caciones de Su linaje y verdaderamente fue la Simiente de la mujer, “el Hijo de David, Hijo de Abraham” (Mat. 1:1). Ninguna otra persona en el mundo entero, salvo Jesús de Nazaret, podía cumplir todas, ni siquiera una fracción, de estas especificaciones.

Una cosa que debemos entender es que esto no era una declaración de derrota. Él no dijo: “Yo he terminado.”, Dijo, “Consumado es.” Es decir, la tarea se ha completado!
Era un grito de triunfo. Fue una declaración de victoria!

Jesucristo asumió el papel de siervo y Él vino y completó la tarea que Su padre lo envió a realizar. No era una tarea fácil, era una tarea larga y dolorosa, y que tuvo que enfrentar  tremendos dolores y dificultades. Pero no fue  la venida de Cristo al mundo lo que pagó el precio por nuestros pecados en la cruz. No fueron sus milagros tampoco,ni sus sanidades. Fue que cada vez que los planes y propósitos de Dios son llevados a buen término, hay victoria! Cristo terminó el trabajo que el Padre le encomendó (Jn.3:16)

Cuando los discípulos estaban tratando de que Jesús comiera, Él les respondió  que “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.”  (Juan 4:34)

Concluimos que

“Sólo un Dios todopoderoso y omnisciente puede predecir el futuro infaliblemente.”[2]

Estas dos ciudades conviven durante la historia y no se separarán sino al final de los tiempos. Los que pertenecen a la ciudad de Dios han de vivir en la sociedad obedeciendo las leyes propias de los hombres siempre que no se opongan a las leyes divinas.  Esta situación de mezcla hace que por mucho que el Estado o sociedad civil sea justo, éste no puede ofrecer modelos de perfección morales. Le basta a un cristiano que el Estado asegure la paz y que no contradiga las leyes divinas. No hay que identificar, por último, a la Iglesia con la Ciudad de Dios y al Estado con la Ciudad Terrena: incluso en la Iglesia puede haber ciudadanos de la Ciudad de Babilonia.

Su sufrimiento era necesario.  Después de Su resurrección, vemos como Jesús conversaba  con dos de Sus discípulos en el camino de Emaús. Él comenzó, “desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de Él decían” (Lc. 24:27).  Luego, mientras se reunía con los discípulos congregados, Él les dijo, “Estas son las palabras que os hablé…que era NECESARIO que se cumpliese todo lo que está escrito de Mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los Salmos” (Lc. 24:44).  Note como el Señor en varias ocasiones habló de la necesidad—“ES NECESARIO”—que la profecía del Antiguo Testamento fuese cumplida en Él. Era necesario, porque la Palabra de Dios no puede fallar, el Dios de la Palabra no puede mentir, y el Hijo de Dios quien realizó la Palabra no puede fallar.

  • “La Escritura no puede ser quebrantada” (Jn. 10:35).

Fraude? [4]

Harry Houdini, quizás el mágo más grande del mundo, una vez demostró en Paris su habilidad de abrir candados. Un mágo local pretendió poder hacer todo lo que hacía Houdini, y se ofreció públicamente a escabullirse el día siguiente de una jaula cerrada con el candado especial de Houdini. El astuto mágo francés tenía un cómplice, desconocido a Houdini, el cual astutamente le sonsacó la combinación del candado al mágo americano.

Pero Houdini sospechó la trampa—así que esa noche cambió la combinación. Al siguiente día, el arrogante mago francés se encerró en la jaula. A su disgusto, no pudo abrir el candado y trató en vano de descubrir la nueva combinación en medio de las burlas del gentío. Finalmente, tuvo que rogarle a Houdini que lo liberara, lo cual hizo después de un poco de teatralizar. Entonces Houdini le enseñó a él y a la audiencia la nueva combinación en letras.

La combinación era: F-R-A-U-D-E. El que resolvió la combinación fue el que pudo abrirla. El, que dio estas profecías misteriosas del Antiguo Testamento como un CANDADO, sabe la combinación que abre los misterios, y sólo Él la sabe. ¡Jesús tenía, en Su propia Persona y en Su ministerio, la “llave” que abre los misterios! ¡Todos los “Mesías” falsos son fraudes!

Conclución y bendición final

La pelicula de cine, “la Pasión de Cristo”, arrancó hasta gritos en los espectadores, desmayos e incluso algunas conversiones!!! Pero, como nos mostró esa pelicula en toda su cruel crudeza, el sacrificio de Cristo es tremendo y repugnante para mas de uno de nosotros. También lo era para las clases cultas de los romanos,cita Philip Yancey

“La idea de la cruz nunca debiera acercarse a los cuerpos de los ciudadanos romanos”, escribió Cicerón, “nunca debiera cruzar su mente, ni llegar a sus ojos u oídos.”  [11]

Para los romanos, la crucifixión era la forma más cruel de pena máxima que se reservaba para asesinos, esclavos revoltosos y otros crímenes odiosos en las colonias. A los ciudadanos romanos se los decapitaba, no crucificaba.  Jesús experimentó su repugnancia – “maldito por Dios es el colgado”, decía Deuteronomio – y preferían la lapidación cuando tenían autoridad para llevar a cabo las ejecuciones.  [12]

Cristo pagó nuestras cuentas en la cruz del calvario. Dios  le bendiga y un fuerte abrazo. Continúa…

———————

Notas:

[0] http://www.educa.madrid.org/web/ies.delibes.madrid/AgustinPensamiento.pdf

[1]. http://alamoministries.com/Messiah_Book/The_Messiah_sp.pdf

[2] http://www.educa.madrid.org/web/ies.delibes.madrid/AgustinPensamiento.pdf

[3[ http://alamoministries.com/Messiah_Book/The_Messiah_sp.pdf

[4]  http://alamoministries.com/Messiah_Book/The_Messiah_sp.pdf

[5] F.Ureta, Elementos de teología cristiana,pag. 134,ed.CBP

[6] ibid

[7]  L. Berkhof, Teología sistemática, pag. 402 , cit en F. Ureta, Elementos de teología cristiana, pag. 137,op. cit.

[8] [9]  http://es.wikipedia.org/wiki/Alarico_I (Consultado el 21-03-2013)

[10] https://elteologillo.wordpress.com/2013/03/20/consumado-es-parte-1-introduccion/

[11] [12] Phillip-Yancey, El Jesus Que Nunca Conoci,pag.204  ,.edVida

[13] http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=553

Otras fuentes consultadas

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s