LA INFABILIDAD PAPAL: LA DECISION DE UN MEGALOMANIACO


LA INFABILIDAD PAPAL: LA DECISION DE UN MEGALOMANIACO
Verdad Biblica (Notas) on lunes, 18 de marzo de 2013

 

Pio IX (1792-1878)

Megalomania la megalomania es un desorden psicopatologico caracterizado por fantasias desilusionales de fantasias de poder, relevancia, o imnopotencia. La megalomanía es caracterizada por un sentido inflado de estima propia y sobre estimación por personas de su propio poder y creencias.” (Lewis, Michael J. Ego, vanity & megalomania.)

SI EL OFICIO DEL PAPADO ES UN REFLEJO DEL PODER DEL ROMA SOBRE LAS CONCIENCIAS DE LOS HOMBRES, LA “INFABILIDAD” ES SU TOQUE TOTALITARIO SOBRE TODA LA HUMANIDAD. MUY POCOS SABEN LO QUE TRANSCURRIO EN EL PROCESO QUE CULMINO EN LO QUE SE CONOCE HOY EN LA TEOLOGIA ROMANA COMO “LA INFABILIDAD PAPAL.” HE AQUÍ UN BREVE RECUENTO HISTORICO:

El Conde Giovanni Maria Mastai-Ferretti, el futuro Pío IX, nació en 1792, siendo el último de nueve hermanos, en una familia de la pequeña nobleza. En su juventud y hasta bien entrada la treintena el sufría ataques epilépticos. Durante un tiempo se le permitió celebrar la misa con la condición de que otro sacerdote o diácono este presente. Nada más se sabe de esta condición en su vida posterior, sin embargo, de acuerdo a sus contemporáneos las huellas de la epilepsia de este papa eran visibles, porque el lado derecho de su cuerpo era un poco menos desarrollado que el izquierdo. Esto podría ser visto incluso en la cara que era asimétrica, con los labios mal formados y una cabeza que se inclina a la derecha.

Pío IX fue el papa reinante mas largo ( 32 años de papado), posesia encanto personal y disfrutaba de una gran popularidad. Se le consideraba también muy impresionable, caprichoso e impulsivo e impredecible. Estas características fueron atribuidos a la epilepsia. Este es el Papa Pío IX, quien estaba absolutamente decidido a tener su oficio dogmáticamente definido como el instrumento infalible de Dios por un concilio de la Iglesia.

En el Primer Concilio Vaticano II la aprobación de la Infalibilidad Papal estaba garantizada casi desde el principio. En primer lugar, por la representación increíblemente desigual que se puso de manifiesto en el Consejo por un folleto, cuyo autor se creía que era Georges Darboy, arzobispo de París, titulado “La Libertad del Consejo y de la infalibilidad.” Este panfleto afirmaba que mientras Italia tenía doscientos setenta obispos, el resto de Europa tenía sólo doscientos sesenta y cinco. Un examen más detallado revela que doce millones de alemanes católicos romanos estuvieron representados por diecinueve obispos, mientras que 700.000 habitantes de los Estados Pontificios fueron representados por sesenta y dos. Tres obispos anti-infalibilistas de Colonia, París y Cambrai representaron cinco millones de almas. No es de extrañar que los obispos alemanes formaron la columna vertebral del grupo anti-infalibilista los cuales se quejaron de sentirse abrumados por los obispos italianos y sicilianos.

La segunda razón por la que se garantizaba la aprobación de la doctrina de la infalibilidad papal fue la profunda implicación personal de Pío IX de sí mismo y las tácticas intimidatorias coercitivas que usaba. Una medida de su determinación es la declaración que hizo el jefe de redacción de La Civiltà Cattolica,

Papa Pío IX estaña tan inclinado de tal manera que quería que la oficina del papado sea infalible declaró que usó el poder y el prestigio de su cargo para intimidar y reconvenir incluso a obispos que adoptaron una línea neutral o moderada. El reverendo T. Mozley, corresponsal especial de The Times de Londres escribió que los obispos que adoptaron una línea neutral o moderada:

Se encontraron sometidos a duras pruebas en una entrevista personal. Les resulta vano declarar su devoción o su sinceridad. Su Santidad les dice claramente que no están de su parte, sino que se encuentran entre sus enemigos, que están dañando la buena causa, su lealtad no es sólida.

Ullathorne, obispo de Birmingham escribió:

El Papa, aprovecha cada oportunidad de expresar sus puntos de vista sobre la infalibilidad, tanto en audiencias y en cartas que a la vez entrar en nuevas cartas. Ullathorne escribe, el Papa está empeñado en la definición, si puede, como la coronación de su reinado, y creo que será de alguna forma probablemente pasará. Para un grupo de vicarios apostólicos y obispos orientales, Pío IX les recordó, es necesario que ustedes defiendan la defensa de la verdad con el Vicario de Jesucristo. Mis hijos no me abandonen.

Muchos de los presentes en el concilio, recordaron las grandes disputas que hubo entre unos y otros, las luchas de poder, el nepotismo, simonía y otros terribles pecados atribuibles a muchos papas de la antigüedad. Todavía se recordaba el caso del Papa Esteban VII (896-897) que llevó al Papa Formoso (891-896) a juicio en el año 896, la pugna de los tres papas en el siglo XIV. Estos argumentos fueron los que utilizaron los opositores a dicha doctrina para opinar desfavorablemente de tal discusión.

Pío IX, tenía otro problema serio, estaba en plena pugna por el mantenimiento de los estados vaticanos, y no se le ocurrió otra cosa que querer establecer la infalibilidad papal, como dogma, a fin de mantener la hegemonía sobre los pocos gobiernos que aún le respetaban.

La solo idea de pensar que todos los papas anteriores habían sido infalibles, era inconcebible en la mente de muchos cardenales y obispos europeos, sobre todo recordando los muchos predecesores que habían sido conocidos por su inmoralidad, codicia y malas decisiones.

Sin embargo, las voces contra tal doctrina se oían más desde fuera que dentro del palacio papal donde se celebró, de hecho muchos obispos se negaron a tratar dicho tema y prefirieron no acudir; otros no pudieron viajar por causa de la guerra franco-prusiana y la situación de los estados pontificios, rodeados por el ejército italiano para la unificación. Otros, fueron de alguna manera invitados a abandonar el concilio, sobre todo opositores a la infalibilidad.

Un claro ejemplo de lo lejos que los obispos, sucesores de los apóstoles, estuvieron lejos de la dignidad y la libertad que se ejerció en los Siete Concilios Ecuménicos y su sumisión al Papa se puede juzgar por el comportamiento de Wilhelm von Ketteler, obispo de Maguncia:

“ Justo antes de la votación final de la Infalibilidad Papal, una delegación de obispos minoritarios imploró al papa Pío IX a aceptar determinadas concesiones en el texto de la declaración: Ketteler se tiró de rodillas y con lágrimas en los ojos, dijo: Padre bueno, salvanos y salva a la Iglesia de Dios! Uno no puede dejar de recordar la represión de San. Pablo a Pedro cuando él, le resistío en su cara, Gal. 11:11, y San Ireneo severamente reprocho al Papa San Víctor sobre la controversia de Pascua (véase el capítulo II). Pío no se conmovió.”

El Cardenal Guidi, arzobispo de Bolonia, en un discurso ante el Consejo señaló que, si bien acepta la infalibilidad, instó al Papa a tomar el consejo de sus obispos antes de emitir decisiones como es la tradición de la Iglesia. El discurso Guidis se le informó al Papa y este envio para que lo regañen. El cardenal respondió sorprendido que sólo estaba sosteniendo que los obispos son testigos de la tradición.” Los testigos de la tradición?” , dijo el Papa,” sólo hay uno, ese soy yo.”

Por: Caesar Arevalo.

NOTAS

  1. How the Pope Became Infallible, Pius IX and the Politics of Persuasion, page 107, August Bernhard Hasler, Translated by Peter Heinegg, Doubleday and Co. Inc., Garden City, New York, 1981.
  2. Butler, The Vatican Council, page 230.
  3. Hasler, page 81.
  4. Friedrich, Documenta, Vol. I, page 184.
  5. Letters from Rome, II, 282.
  6. Butler, The Vatican Council, Vol. II, page 199.
  7. Ibid., page 119.
  8. Friedrich, Documenta, Vol. I, page 185.
  9. Butler, page 407.
  10. Ibid., page 355.
  11. Ibid., page 446.

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s