LA RESURRECCION DE CRISTO parte 4


LA RESURRECCIÓN DE CRISTO parte 4

Autor:Paulo Arieu

I. Introducción

En el articulo anterior, escribía que los musulmanes no creen en la resurrección de Jesús. Y sin duda hay una inestable atmósfera suspendida como premonitorias nubes de tormenta sobre todo occidente y principalmente sobre Norteamérica. Esta agitación recuerda las ráfagas de viento que sacuden las hojas y tuercen las ramas antes de una sureña tormenta de diciembre o enero del verano de mi país, en el que sopla con fuerza el viento del sudeste. El frío espiritual se siente, aún en medio del crecimiento del evangelio entre los latinos en Estados Unidos. Desde los refinados políticos, elocuentes, prometedores de buenos tiempos, que se pavonean por los salones de mármol del Congreso, hasta los agentes de bolsa de Wall Street de trajes de raya diplomática, parece que todos están interesados en la manera en que Estados Unidos progresará avanzando. Los buenos tiempos financieros ¿serán un recuerdo? ¿Estamos entrando a un túnel oscuro de regresión moral y espiritual como muchos así lo afirman?

Después de todo, la mayoría de los imperios proféticos continúan por doscientos o trescientos años; luego alcanzan su apogeo y comienzan a decaer lentamente. Los imperios más importantes de la historia no necesariamente desaparecieron de escena: muchos simplemente fueron dejando de tener el poder, la influencia, y la ventaja económicos que una vez tuvieron. Se convirtieron en seguidores en vez de líderes, prestatarios en vez de prestamistas, la cola en vez de la cabeza (Deut. 28:43-44).

A los estadounidenses les ha subido mucho la gasolina y sienten que el alto precio del combustible succiona el presupuesto de gastos de su billetera. Algunas personas están rebuscando centavos olvidados y cambio en los cajones del tocador para poner leche y pan en la mesa. Las naciones están mirando ansiosamente como Europa se vuelve a unir como una coalición sin frontera con los fuertes brazos de la Unión Europea, y se preguntan: ¿la nueva moneda del euro reemplazará al dólar? ¿Una Europa unida se levantará de las cenizas de sus guerras pasadas para emerger como el último mayor imperio de la historia?

Si Europa va a ser el último imperio, entonces ¿qué sucederá con los 1,4 mil millones de musulmanes de todo el mundo que durante mil cuatrocientos años han pronosticado los últimos tiempos y la unión de un califato imperial islámico regido por su califa? Su “esperado” gobernará el mundo empuñando una espada en una mano y sosteniendo el Corán en la otra. ¿Permitirán los musulmanes que los poderes occidentales de la democracia liberal barran Europa y amenacen catorce siglos de cultura, religión y tradición islámicas?

¿A dónde se están moviendo los Estados Unidos, y hacia dónde se dirige el mundo? ¿Quién emergerá del mar de naciones como el sobreviviente y líder? Según los profetas de la Biblia, del océano de la humanidad surgirá un reino, descrito por visiones bíblicas como el reino de la bestia. La cabeza de esta coalición unirá a diez reyes y sus naciones, dirigiendo un ataque final contra Israel, Jerusalén y los judíos. Controlará todas las compras y las ventas, y solo a quienes acepten su gobierno, su religión y su marca se les permitirá comprar y vender bienes. (Ver Ap. 13:16-18).

Antes del 11 de septiembre del 2001, nadie podía ver la aproximación de tal reino excepto unos pocos oficiales de alto nivel de las agencias federales de inteligencia. Desde el 11 de septiembre, rara vez pasa un día sin que una nación islámica (tal como Irak, Irán, Afganistán, y Pakistán) tenga titulares en las noticias. Los fanáticos regímenes islámicos tales como Hamas y Hezbolá están vomitando ardiente retórica como espadas encendidas de su boca con la esperanza de esparcir el mensaje de: “Muerte al pequeño Satanás, Israel y muerte al gran Satanás, Estados Unidos”. ¿Hacia adónde nos dirigimos, y qué rol cumple Estados Unidos en esta etapa profética de los últimos tiempos?

No lo se bien a ciencia cierta. Pero lo que si se, es que los musulmanes crecen en todo occidente y que los musulmanes no creen en la resurrección de Jesús. Y porque es que no creen? Ellos no creen porque, como bien explica el pastor norteamericano Perry Stone

los musulmanes dicen que la Biblia ha sido “tarif”, es decir corrompida o alterada. Los musulmanes creen que como Jesús no escribió la biblia por si mismo,no es exacta. Elllos enseñan que “el Corán es infalible, [y que] los judios y cristianos cambiaron la Biblia para que les sirviera a ellos.” Por eso testificar a los musulmanes simplemente citando las escrituras muy pocas veces los gana para Cristo.Es el amor y la presencia del Espiritu Santo lo que puede impactar sus corazones.[0]

Sin duda, estamos asistiendo al “tiempo del fin” (Dan. 8:17). El Señor mismo dijo: “Venid ahora, y razonemos —dice el SEÑOR “ (Is. 1:18, LBLA).  Por esto yo le invito a continuar leyendo este artículo para tener una nueva visión del concepto bíblico de la resurrección de Jesús.

II. El Corán y Jesús

El Corán menciona a Jesús 93 veces. Si bien tiene en general una actitud positiva hacia Jesús, niega vehementemente su deidad, su crucifixión y su resurrección. Los siguientes son los pasajes que son favorables hacia Jesús y también delinean las visiones falsas que sostiene el Corán acerca de Jesús.

[i] Visión favorable de Jesús en el Nuevo Testamento:

El Corán presenta a Jesús como un profeta en la línea de otros profetas como Abraham, Moisés, etc. (2:137). A diferencia de los profetas, el ministerio de Jesús fue validado por señales (es decir, milagros; 2:253ff.)

La tercera sura (es decir, capítulo) del Corán dedica un tiempo largo a reseñar la vida de Cristo. En esta sura, Mahoma afirma el nacimiento virginal (3:47; cf. 66:12, etc.). Hay también un pasaje discutible que aparentemente identifica a Jesús como la Palabra de Dios. El pasajes dice así: “¡Oh, María! Alá te da buenas nuevas de una Palabra de Él: su nombre será Cristo Jesús” (3:45). Tal vez es más significativo el hecho que aquí Alá anuncia el nombre de Jesús que indica su tarea (es decir, Jesús = salvador de Jehová, y Cristo = término griego para el “Mesías”). Jesús es designado también en la tercera sura como “uno más cercano a Alá” (3:45) y un “justo” (3:46). Además, se señala el traslado de Jesús al cielo y su lugar en el cielo junto a Alá (3:55). Jesús es descrito también como uno que convirtió a “enemigos en amigos” (3:103).

La sura diecinueve del Corán presenta otro comentario extenso acerca de Jesús. Se afirma el suceso milagroso del nacimiento de Juan el Bautista (19:1-14). Se relata claramente el nacimiento virginal, pero se niega la deidad de Cristo (19:15ff.). Hay también una referencia que parece indicar la muerte y resurrección de Cristo (19:29ff.). Sin embargo, esto es dudoso ya que la resurrección de Cristo se niega en otra parte (4:157) y hay un pasaje paralelo en el contexto inmediato que usa la misma terminología de “muerte y resurrección” con referencia a Juan el Bautista (19:75).

Sea quien sea que haya escrito este el Corán obviamente no había ni siquiera leído bien la historia de Jesús de Nazareth no obstante a que el Nuevo Testamento ya circulaba ampliamente entre todo el mundo en el que vivía Mahoma.

A lo largo del resto del Corán, Jesús es descrito como un “mensajero” y un “Espíritu” de Dios, si bien este mismo contexto niega la idea de la trinidad (4:171). Se identifica a Jesús como el Cristo o Mesías en la sura 5:72, si bien su deidad es rechazada en el mismo contexto. Se señala que Jesús confirmó la Torá (5:46), recibió el Evangelio de Alá (57:27ff.) y que sus discípulos eran “ayudantes de Alá” (61:14). Las señales (es decir, los milagros) que validaron el ministerio de Jesús son afirmados también (43:63ff.). La mayoría de los musulmanes consideran que la segunda venida de Cristo está predicha en la sura 43:61.

[ii] Visión desfavorable de Jesús en el Nuevo Testamento:

A lo largo del Corán, Mahoma asume una postura fuerte contra una gran cantidad de temas relacionados con la visión del Nuevo Testamento de Cristo. En primer lugar, el Corán condena repetidamente la deidad de Cristo como blasfemia y idolatría (2:116; 3:58; 4:171ff.; 5:17,73,116; 9:30-31; 10:68; 18:3ff.; 19:26ff.; 21:26; 23:90; 25:2; 39:4; 72:3ff.; 112:1-4). Jesús es presentado como un mero hombre (3:59; 4:171ff.; 5:75). Además, Jesús es descrito continuamente como “el hijo de María,” una designación escogida cuidadosamente para negar que Jesús fuera el “hijo de Dios,” como decían los cristianos “confundidos” (4:171ff.).

En segundo lugar, el Corán niega la crucifixión y resurrección de Jesús (4:157ff.). La mayoría de los musulmanes sostienen que Jesús no murió, citando este pasaje. Sin embargo, hay otro pasaje donde Alá habla a Jesús diciendo: “Jesús, estoy a punto de hacer que mueras y a levantarte hacia Mi” (3:55). Por lo tanto, otro punto de vista que tienen algunos en el Islam es que Cristo sí murió, pero no mediante una crucifixión (Ali n. #664). Este punto de vista también niega la resurrección de Cristo, pero en cambio interpreta que este versículo se refiere a Jesús, honrado por Alá como uno de sus mensajeros, en oposición a la deshonra de ser crucificado.

En tercer lugar, el Corán niega la posibilidad de la expiación o del sacrificio vicario de Cristo (6:164; 35:18; 53:41; 22:37; 39:7). En repetidas ocasiones el Corán afirma: “Nadie llevará la carga de otro. A Dios todos volveréis y Él os declarará lo que habéis hecho” (39:7).

En cuarto lugar, el Corán rechaza la doctrina de la Trinidad. En la sura 5:73, ¡los cristianos ortodoxos son rotulados como incrédulos!

En último lugar, el Corán acepta varias historias espectaculares relacionadas con los primeros años de Jesús, como cuando predicaba desde la cuna y le dio vida a un pájaro de arcilla (5:111ff.). Hay también agregados y contradicciones al registro del evangelio con relación a los primeros años de Jesús, como cuando Alá dio albergue a María y Jesús, y Zacarías, cuando perdió el habla por sólo 3 días (19:22ff.; 23:50; 19:10).

III. Conclución

Estas mis estimados amigos y hermanos son ALGUNAS de las asombrosas enseñanzas teológicas del Corán. El libro sagrado del Islam. pero Jesús, luego de resucitar de entre los muertos, le ordenó a sus discípulos que

  • “15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Mar.16:15 RV 1960)

Esta es nuestra misión. Y también les ordenó hacer discípulos a todas las naciones,

  • “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Mar. 16:16 RV 1960)

——

Notas

[0] Perry Stone, “Se desata la bestia”, pag. 71, ed. Casa Creacion (December 12, 2011) ,impr. en e.u.

—–

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s