Lea los Evangelios: Jesucristo No Era Políticamente Bien Educado


Lea los Evangelios: Jesucristo No Era Políticamente Bien Educado

(Read ten Gospels: JC is no PC)

por

John MacArthur

Este artículo fue publicado por el Washington Post, en la sección “On Faith” [Sobre la Fe] de su sitio web el 14 de agosto de 2009

Seamos brutalmente francos: la mayoría de la enseñanza de Jesús está totalmente fuera de sintonía con las costumbres que dominan nuestra cultura.

Me refiero, por supuesto, al Jesús que encontramos en la Escritura, no el siempre apacible, sin popa, super-indulgente y personaje de cuentos que sólo existe en la imaginación popular. El verdadero Jesús no era un clérigo domestico con un cuello almidonado y de modales refinados, era un profeta valiente e intransigente que regularmente desafió los cánones de lo políticamente correcto.

Considerar el relato del ministerio público de Jesús en el Nuevo Testamento. La primera palabra de su primer sermón fue “¡Arrepentíos!” – Un tema que no era muy bienvenido y no menos estridente que lo que suena en la actualidad. El primer acto de su ministerio público desató un pequeño disturbio. Hizo un látigo de cuerdas y persiguió a los cambistas de dinero y comerciantes de animales fuera del área del templo. Eso inició un período de tres años de conflicto con los más destacados líderes religiosos de la sociedad. Que en última instancia, lo entregaron a las autoridades romanas para crucifixión, mientras que las multitudes de gente le gritaban.

Jesús fue intencionadamente, deliberadamente, y dogmáticamente contra la cultura en casi todos los sentidos. No es de extrañar que la aristocracia religiosa y académica de su generación fuera tan hostil a él.

¿Recibiría Jesús una bienvenida calurosa de los dirigentes religiosos, de los medios de comunicación de élite, o de la aristocracia política del mundo de hoy? Cualquier persona que ha considerado seriamente el Nuevo Testamento sabe muy bien que no. Nuestra cultura está dedicada a la tolerancia y al pluralismo; a despreciar todas las afirmaciones absolutas o exclusivas de la verdad; convencida de que el amor propio es el más grande amor de todos, convencida de que la mayoría de las personas son básicamente buenas, y que desean desesperadamente creer que cada uno de nosotros está dotado con una chispa de la divinidad.

Contra tal cultura el mensaje de Jesús ataca cada nota discordante.

Compruebe el registro bíblico. Las palabras de Jesús estaban llenas de exigencias y severas advertencias. Él dijo, “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?” (Lucas 9:23-25). “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14:26).

En un momento impensable una atrocidad Romano tomó las vidas de muchos peregrinos Galileos que habían llegado a practicar la adoración en Jerusalén. Pilato, el gobernador romano, ordenó a sus hombres asesinar a algunos adoradores y luego se mezcló su sangre con los sacrificios que ofrecían. Mientras la ciudad todavía se estaba tambaleando por este terrible desastre, una torre cayó en el cercano distrito de Siloé y apagó instantáneamente dieciocho vidas más.

Preguntando acerca de estas tragedias consecutivas, Jesús dijo: “Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”(Lucas 13:2-5).

Haciendo caso omiso de las normas habituales de gusto, tacto y diplomacia, en efecto, Jesús declara que todos sus oyentes son pecadores necesitados de redención. Entonces, al igual que hoy, ese mensaje ha sido prácticamente garantizado para ofender a muchos – quizás la mayoría – de la audiencia de Jesús.

Los que no tenían sentimiento de culpabilidad – que incluyen a la inmensa mayoría de los líderes religiosos -, por supuesto, inmediatamente se ofendieron. Estaban convencidos de que eran lo suficientemente buenos como para merecer el favor de Dios. ¿Quién era este hombre para convocarles al arrepentimiento? Se alejaron enojados en incredulidad.

Los únicos que no ofendidos eran aquellos que ya intuían su culpabilidad y fueron devastados por el peso de su carga. Liberados de la indignación o el fariseísmo, pidieron oír la esperanza implícita en las palabras de Jesús. Para ellos, la reiterada frase “ante si no os arrepentís” señalaba el camino a la redención.

En otros lugares, Jesús hizo explícitos la promesa de la vida y el perdón: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24) . “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” (Juan 10:27-28).

Eso, por supuesto, es el glorioso mensaje del Evangelio, tan convincente y tan relevante como hoy lo fue entonces también. Pero la promesa es para aquellos que están cansados del pecado, los que tienen hambre y sed de justicia (Mateo 5:6), los que vienen a Cristo con un corazón arrepentido – no los que están convencidos de que son fundamentalmente buenos.

Las personas orgullosas, entre ellas muchas de las personas religiosas que se dicen cristianas, no creen realmente el mensaje de Cristo a todos. Él dijo, “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” (Marcos 2:17).

Así que ¿Que le diría Jesús a una sociedad pluralista, tolerante, auto-indulgente como la nuestra? Estoy convencido de su enfoque actual sería la misma estrategia que vemos en el Nuevo Testamento. A pecadores petulantes, presumidos, y arrogantes (incluyendo multitudes miembros de iglesias) sus palabras sonarían duras, impactantes y provocadoras. Pero a “los pobres de espíritu” (Mateo 5:3) – a los están exhaustos y agotados por los estragos del pecado; desesperados por perdón y sin esperanza alguna de expiar su propio pecado – el llamado de Jesús a la fe arrepentida permanece en misma puerta de entrada a la vida eterna.

Este es un mensaje particularmente duro en las culturas como la nuestra que elevan el amor propio, la autoestima, o el fariseísmo, pero Jesús fue absolutamente claro, y estas palabras aún hablan a nosotros: “porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido” (Luc. 18:14).

————————–

Dr. John MacArthur, pastor de la iglesia de 7.000 miembros Grace Community en el sur de California, es un autor de best-seller de más de 200 libros y guías de estudio. Su nuevo libro es “El Jesús que No Puedes Ignorar: Lo Que tienes que aprender de las confrontaciones de Cristo”.

http://evangelio.wordpress.com/2009/08/15/jesucristo-no-era-polticamente-bi=en-educado/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s