¿Fue Jesús siempre “Agradable”?


¿Fue Jesús siempre “Agradable”?

Was Jesus Always “Nice”?

Martes, 29 de septiembre 2009

(Por John MacArthur)

El post de hoy viene del nuevo libro de John M., El Jesús que No Puedes Ignorar.

El mismo Gran Pastor nunca se alejó de la polémica abierta con los habitantes más religiosos más notables de Israel. Casi todos los capítulos de los evangelios hacen alguna referencia a su lucha continua con los principales hipócritas de su día y El no hizo esfuerzo alguno para ser atractivo en sus encuentros con ellos. No los invitó a participar en un diálogo o un intercambio amistoso de ideas.

El ministerio público de Jesús apenas comenzaba cuando invadió lo que creían era su territorio-los terrenos del templo en Jerusalén, y lanzó una campaña justa contra su control mercenario de la adoración de Israel. Él hizo lo mismo otra vez durante la última semana antes de su crucifixión, inmediatamente después de su entrada triunfal en la ciudad. Uno de sus últimos discursos públicos más importantes fue la pronunciación solemne de los siete males contra los escribas y fariseos. Estas fueron las maldiciones formales contra ellos. Ese sermón fue de lo más lejano a un diálogo amistoso. Pero es un resumen perfecto de los tratos de Jesús con los fariseos. Es una denuncia abrasadora -una diatriba franca sobre la gravedad de su error. No hay conversaciones, ni buenas relaciones, no hay diálogo, y no hay cooperación. Sólo la confrontación, la condena, y (como Mateo 23 registra) maldiciones contra ellos.

La compasión de Jesús es ciertamente evidente en dos hechos que engloban esta declaración. En primer lugar, Lucas dice que al llegar cerca de la ciudad y al observar su panorama completo de esta última vez, hizo una pausa y lloró por ella (Lucas 19:41-44). Y en segundo lugar, Mateo registra un lamento similar al final de los siete problemas (23:37). Así que podemos estar absolutamente seguros de que, cuando Jesús pronunció esta diatriba, Su corazón estaba lleno de compasión.

Sin embargo, esa compasión se dirige a las víctimas de la falsa enseñanza, no a los falsos maestros en sí. No hay ningún indicio de simpatía, ninguna propuesta de clemencia, ni rastro de amabilidad, ningún esfuerzo por parte de Jesús de ser “amable” hacia los fariseos. En efecto, con estas palabras Jesús pronuncia formalmente y rotundamente su destino y luego los soportó públicamente como una advertencia a los demás.

Este es el polo opuesto de cualquier invitación al diálogo. Él no dice, “Ellos son básicamente buenos. Tienen intenciones piadosas. Tienen algunas ideas espirituales válidas. Vamos a tener una conversación con ellos. En cambio, dice, “Mantengan su distancia. Estén en guardia en contra de su estilo de vida y su influencia. Síganlos, y que se dirigirán a la misma condenación que ellos”.

Este enfoque sin duda habría ganado a Jesús un torrente sonoro de fuerte desaprobación de los guardianes de hoy del protocolo evangélico. De hecho, su acercamiento a los fariseos desacredita totalmente los puntos cardinales de la sabiduría convencional entre los evangélicos modernos y post-modernos-la afición neo-evangélica de eterna amabilidad, y el entusiasmo emergente empleando todos los puntos de vista en una conversación sin fin. Según los estándares de hoy, las palabras de Jesús acerca de los fariseos y Su TRATAMIENTO de ellos son asombrosamente severos.

Tomado de Shepherds´ Fellowship Pulpit Magazine

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s