La Reforma no es pecado parte 2


La Reforma no es pecado parte 2

Autor: Paulo Arieu

En un articulo anterior, explicaba que la reforma no fue pecado, en respuesta a lo dicho por el cardenal católico suizo Kurt Koch, que es el actual Presidente del Consejo Pontificio para la unidad de los cristianos, opina además, incidiendo en declaraciones anteriores, que

“la aspiración de Lutero fracasó. Se formaron Iglesias independientes y dió lugar a terribles guerras de religión con consecuencias fatales para el conjunto de Europa. ¿Cómo celebrar eso? “. [2]

Quiero aclarar que no considero para nada, que “La Reforma” haya sido pecado. Como movimiento espiritual en si, no fue pecado. Mas bien fue un grito de libertad, el renacer de una Iglesia que estaba prisionera del dogma de un Nerón psesudocristianizado disfrazado de “vicarius de Cristus”. Los Papas con sus dogmas habían ahogado la espiritualidad de la Iglesia por la que decían velar. Y el tema de las indulgencias acabó con la paciencia del ex-monje agustiniano Martín Lutero.

Además, este movimiento espiritual, proporcionaría luego, un importante armazón ideológico a la crítica de las instituciones y de cualquier idea aceptada por razones de autoridad, desde la teología hasta la naturaleza. No resulta extraño que de El se diese la revolución científica del siglo XVI, los primeros derechos reconocido como inalienable por los gobernantes o la democracia moderna. En apenas unos años el protestantismo controlaría media Europa, estaría llamado a reunir prácticamente a la mitad de los miembros de todas las confesiones cristianas del mundo.Y también, permitió un nuevo avance de las misiones modernas.

Tres patas en la Reforma:

La Reforma tuvo tres patas o tres grandes hombres; Lutero, Zwinglio y Calvino. Ya vimos de Lutero, ahora veremos de Calvino y su obra maestra Institución de la religión cristiana.

J. Calvino

En un artículo escrito por John Pipper acerca de Juan Calvino, J. Pipper escribe

Juan Calvino era imperfecto. Su renombre no es debido a la infalibilidad, sino a su persistente lealtad a las Sagradas Escrituras como la Palabra de Dios en un tiempo cuando la Biblia fue casi devorada por la tradición de la iglesia.

Luego nos describe esa lealtad del reformador a la Biblia. Pipper escribe,

Calvino fue completamente atado a la Palabra de Dios. El fue un predicador en Ginebra por 25 años, hasta que falleció a la edad de 54 en mayo de 1564. Su hábito era el de predicar dos veces cada Domingo y una vez al día pasando una semana; eso es, que predicada un promedio de 10 veces cada 2 semanas. Su método era el tomar unos pocos versículos, explicarlos y aplicarlos a la fe y vida de las personas. Así trabajó de esta manera libro tras libro. Por ejemplo, el predicó 189 sermones en el libro de Hechos, 271 en Jeremías, 200 en Deuteronomio, 343 en Isaías, 110 en I Corintios. Una vez que fue exiliado de Génova por dos años a su regreso subió al púlpito en San Pedro y empezó con el texto que había dejado.”

Y luego nos recuerda las palabras de Benjamin Warfield con respecto al calvinismo,

Calvinista es la [persona] que ve a Dios en todo fenómeno y en todo lo que ocurre reconoce la mano de Dios… ´quien hace de la actitud del espíritu en oración hacia Dios la permanente actitud…´ y quien se proyecta en la gracia de Dios únicamente, excluyendo cada rastro de dependencia en sí mismo para la gran tarea de salvación.”

Alabemos a Dios porque fue por Su providencia por la que levantó a estos grandes y fieles hombres para rescatar a Su pueblo de la oscuridad en la que se encontraba a manos de la Iglesia Católico Romana.

De que trata la Institucion de la religion cristiana?

I.-Se ocupa de Dios y su revelacion, de la creacion y la naturaleza del ser humano

II.-El Segundo esta dedicado al tema de Dios como redentor

III.-Analiza la manera en que la accion del Espiritu Santo nos permite participar  de la gracia de Dios manifestada en Jesucristo y los frutos que produce

IV.- El cuarto finalmente estudia los medios externos, la iglesia y los sacramentos para esa participacion.

Institución de la Religión Cristiana

Juan Calvino no tenía temor de los hombres, asi le sucede a todo el que teme verdaderamente a Dios. J. Calvino no tenia temor de los hombres sino de Dios. De velar por la sana doctrina de que nos enseñó nuestro Señor.

Calvino, reformista del siglo XVI. Calvino, un francés agraciado por la buena posicion social se convirtió en un líder del movimiento reformista. Forzado a huir de su país, Calvino recibió reconocimiento en Suiza como el fundador del Presbitarianismo protestante. También adquirió fama como fundador de la ética puritana.

La Institución es una de esas obras que, tomando su fuerza de la Escritura, cambiaron el mundo y lo transtornaron. Émile Leonard llama a Calvino el fundador de una civilización debido a su influencia en el mundo renacentista y moderno y sin duda su obra magna fue el pilar de tal reputación y de su gran ministerio. Aunque no es el culpable directo del capitalismo o del desarrollo de la sociedad de los siglos posteriores, si da la semilla para ideas que marcarían el rumbo de la historia. El mismo John Locke, teniendo por tutor a John Owen, tomaría de la Institución algunas de sus más profundas ideas y las encarnaría en sus tratados acerca del entendimiento humano o del gobierno civil, por cital algunos.

Siempre es un referente el libro de Calvino, ya que son pocas las obras que con tal magnitud exponen la doctrina protestante y bíblica; creo, que junto con la Sistemática de Hodge y Berkhof, la Institución debe ser un libro de cabecera para todo maestro y estudiante, no solamente reformado, sino que se diga cristiano.

La obra maestra de Juan Calvino, publicada por primera vez en marzo de 1536, cuando el autor tenía tan sólo 26 años de edad. Esta primera edición era un breve manual de tan sólo seis capítulos en los cuales exponía el decálogo; el Credo Apostólico; la oración del Señor; el bautismo; de los sacramentos; y de la libertad cristiana, la iglesia y la disciplina.

Según el mismo Calvino, esta obra inicial fue escrita en latín, a diferencia de muchos quienes aseguran que fue escrita en francés. Jules Bonnet, en el Bulletin de la Société de l’histoire du protestantisme français de 1858, deja claro como Calvino en el prefacio de la edición francesa de 1541 escribe que la primera edición fue escrita en latín, para los lectores de todas las naciones y que luego la tradujo para  sus coterráneos.

La segunda edición contenía diecisiete capítulos, la tercera veintiuno, hasta que para la última edición en 1559 había crecido casi cuatro o cinco veces la de la original. Esta edición fue dividida en cuatro libros, cada uno con un cierto número de capítulos, y cada uno separado en secciones, todo siguiendo el Credo Apostólico, hablando acerca del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. El primer libro trata del conocimiento de Dios, el segundo es cristológico, el tercero acerca del Espíritu Santo y el cuarto acerca de los medios de gracia, es decir, la Iglesia y los sacramentos.

Esta obra es, para hombres como Schaff,

“la obra maestra de un genio precoz de  poder intelectual y profundidad espiritual.” [1]

Para el historiador, esta obra literaria le dio el sobrenombre  de “Aristóteles” y “Tomás Aquinas” de la Iglesia Reformada. Otros grandes hombres reconocían  el poder de este libro. Bucer le escribió a Calvino diciendo, “Es evidente que el Señor te ha elegido como su órgano para otorgar la más rica bendición a Su iglesia.”

La obra fue dedicada al rey Francis I de Francia (1494-1547) quien reinó durante un período en el cual la iglesia protestante era incesantemente perseguida por la iglesia Católica Romana. La idea de Calvino fue la de apelar al rey para defender a sus hemranos protestantes.  Para la iglesia Católica Romana, esta obra era el Korán y el Talmud de la herejía. De la Sorbonne, universidad parisina, salió la orden de quemar todos los ejemplares encontrados, mucho más que cualquier otra obra literaria del siglo XVI.

Calvino intentó proveer una exposición que reivindicaría la causa de los protestantes, defendiendo la doctrina suya y de sus coterráneos, contra lo que él veía era una amenaza contra el evangelio de Cristo, esto es, la doctrina de la iglesia romanista. De nuevo Schaff escribe,

“Él [Calvino] escribe bajo la inspiración de una fe heroica que está preparada para la estaca, y con un maravilloso entusiasmo por el evangelio puro de Cristo, que había sido obscurecido y privado de su efecto por las tradiciones humanas, pero que ahora había renacido de esta basura a una nueva vida y poder.”

Calvino refutaba la idea de que su doctrina, la doctrina protestante fuera nueva, como decían los romanistas, o que fuera cismática. Más bien, el reformador lanzó un reto a los papistas diciendo, “Sin duda, es cosa fácil para ellos, en presencia de una multitud ignorante y crédula,mofarse de la causa desamparada; pero si nosotros también tuviésemos nuestras oportunidades de hablar, yo creo que su hervor, que con tanta boca llena y con tanta licencia dicen cuanto quieren, se secaría.” Para los romanistas era muy fácil mentir acerca de la doctrina protestante, pues tenían a los gobernantes de su lado, pero como cobardes no discutían ni defendían su doctrina, pues era claro que quedarían como mentirosos y herejes.

Calvino, entonces, escribe siete puntos al rey, razonando el porque la doctrina protestante es de Dios y la católica romana era de Satanás.

1. Juan Calvino asegura que ninguna persona encontrará algo nuevo en su doctrina. Aquellos que creen en las palabras de Pablo acerca de Jesús muriendo por nuestros pecados y resucitando para nuestra justificación, no objetarán la doctrina protestante.
2. Es por ignorancia de la palabra de Dios que los romanistas creen que la doctrina protestante es algo nuevo.
3. Los líderes de la Iglesia Católica Romana pedían milagros que verificaran la doctrina protestante.  Calvino responde, “Al demandarnos milagros, ellos lo hacen deshonestamente. Porque nosotros no nos inventamos otro Nuevo Evangelio, mas retenemos aquel mismo para confirmación de cuya verdad sirven todos los milagros que  Cristo o sus discípulos hicieron. Pero ellos tienen la peculiaridad que a nosotros nos falta, podrán decir que ellos pueden confirmar su doctrina con continuos milagros que se hacen hasta el día de hoy! A lo cual respondo que ellos alegan milagros, los cuales podrían hacer dudar, y mal pensar a un hombre que estuviese desinteresado y sin pasión,  son  frívolos, o vanos, o mentirosos y falsos.”
Los papistas decían poder hacer milagros, los cuales confirmaban que su doctrina, según ellos, era verdadera, pero para Calvino no eran más que engaños de Satanás, ya que Satanás se viste como ángel de luz.Así que el reformador escribe, “Así que no nos faltan milagros, milagros seguros que no pueden ser opuestos; sino que esos que nuestros oponentes se jactan, no son sino puras ilusiones de Satanás con que retiran al pueblo del verdadero servicio de Dios a vanidad.”
4.” Es una calumnia,” dice Calvino, “representarnos como opuestos a los patriarcas (me refiero a los antiguos escribas de una era pura), como si los patriarcas apoyaran su impiedad. Si la prueba debiera ser decidida por tal autoridad (para hablar en los términos más modestos), la mejor parte de la victoria sería nuestra.” Calvino, entonces le muestra al rey Francis I las contradicciones entre los papistas y los patriarcas de la iglesia a quienes ellos tanto apelan. Cita a Epifanio, quien en su epístola escribe, “Es una abominación horrenda ver en templos Cristinos la imágen pintada de Cristo o algún santo.” Cita el Concilio de Elvira donde se deja claro que nada de lo que es adorado debe estar pintado en las paredes de las iglesias. Cita a Paphnutius quien enseñó que ningún ministro de la iglesia debe ser célibe, ni debe de prohibirsele el matrimonio.
5. Los Católicos Romanos llevaban todo contra sus tradiciones, mostrando que no aceptaban la Biblia como la última autoridad. Calvino, entonces, deja muy claro en este punto que debido al pecado, todo lo que hace el hombre está en error, y por lo tanto, “debemos ver y escuchar únicamente Su eterna verdad, contra la cual ninguna serie de años, ni costumbres, ni conspiraciones, pueden alegar prescripción.” Todo, dice Calvino, debe ser comparado con la Biblia, que es la verdad de Dios, la única verdad.  Para Calvino, las tradiciones romanistas no eran nada menos que una peste que haría perecer a los hombres.
6. Algo que preguntaban los romanistas a los protestantes era: entonces, la iglesia, según los protestantes, estuvo por largo tiempo sin vida? A esta pregunta Calvino respondió negativamente. Para Calvino la iglesia de Cristo ha vivido segura, y vivirá miestras Cristo reine, pues es Cristo quien la protege y estará con ella hasta el fin del mundo. Calvino dejaba entender que para los líderes romanistas, la iglesia era algo visible, y que estaba comandada por la silla en Roma. Calvino escribe, “Nosotros, por el contrario, mantenemos, tanto que la iglesia puede existir sin una forma aparente, y, aún más, que la forma no es establecida por ese esplendor externo que tan tontamente admiran, sino por una diferente marca, esto es, por la pura predicación de la palabra de Dios, y la debida administración de los sacramentos.” Estas son las marcas de una verdadera iglesia. Calvino deja claro que la Iglesia Católica Romana es una falsa iglesia, pues ni predican el verdadero consejo divino, ni administran correctamente los sacramentos.
Para Calvino, es incorrecto creer que todos aquellos que asisten a las iglesias católicas romanas eran parte de la iglesia de Cristo, pues sólo Dios conoce quienes son suyos. Esto, debido a que los papistas creían poder determinar quienes eran parte de la iglesia y quienes no, según los que se sometieran a ellos. Calvino critica a la doctrina de la infalibilidad papal, argumentando que hasta Aarón se equivocó cuando hizo el becerro de oro. Esta falsa doctrina de la infalibilidad papal, para Calvino era falsa, sencillamente porque no se encuentra en las Escrituras. Le escribe Calvino al rey, “Al dedicar una parte de vuestro tiempo a nuestros escritos, verá no oscuramente, que su doctrina [papista]- la misma doctrina que enseñan acerca de que ellos osn la iglesia- es una asesina de almas, la ruina, y destrucción de la iglesia.”
7. Para Calvino, la muestra más fidedigna de que la doctrina papista era falsa, era que contradecía las Escrituras. Era la iglesia Católica Romana la que diseminaba errores y creaba cismas, resistiéndose “al poder de Dios.” Con todas estas razones, Calvino apelaba a la misericordia del Rey Francis I de Francia, buscando el cese de la persecución a los hugonotes, cosa que nunca sucedió.

Síntesis del Libro Institución

Son cuatro libros, pero en su edición española vienen en dos tomos.Veremos una síntesis general de los tres primeros libros.

Libro 1:

Se encuentra la cuestion de la verdadera sabiduria y la manera que el hombre puede llegar a adquirirla.  Para Calvino, su objeto resulta obvio:  “casi toda la suma de nuestra sabiduria, que en verdad pueda tenerse como sabiduria solida y veraz se resume en 2 puntos, el conocimiento de Dios y el conocimiento que ha de tener de si mismo” (I,1,1).

El conocimiento de Dios no se limita, sin embargo a la constatacion de su existencia sino que implica una comprension de la que deriva una relacion que abarca toda la existencia: “Yo, por lo tanto, entiendo por el conocimiento de Dios  no solo conecer que existe un Dios, sino tambien entender  lo que sobre El resulta conveniente que sepamos lo que es util para su Gloria “ (I,2,1).

Este conocimiento de Dios, en un sentido amplio como creador del cosmo, esta inscripto en todo ser humano  (I,3) aunque la ignorancia y la maldad de los hombres lo debiliten y corrompan (I,4).  Tomas de Aquino consedia una enorme capacidad especulativa y teologica a la razon.  Calvino  sostiene que la diferencia natural entre Dios y el hombre es enorme y que precisamente por ello , solo se puede conocer  al primero merced a lo que Este ha revelado en la Biblia. “ Dios, creador del mundo nos es manifestado en la escritura  y eso es lo que debemos conocer para no andar vagando perdidos buscando a otro dios desconocido” (I,6,2).

Todo intento de describir  a Dios fuera de su revelación, es un absurdo; ya que Dios es totalmente distinto del ser humano por eso, “ Por ello resultaría mejor ir cogeando por  ese camino [que corriendo apresuradamente fuera de El] (I,6,4).

“Lo que el ser humano imagine aparte de aquella es una locura” y lo que hable al respecto sin tenerla en cuenta esta desprovisto de sustancia” (I,13,3).  De ahí que resulte una necesad el culto a las imágenes prohibido por la Biblia (I,11).

La finalidad de que Dios se halla revelado no fue para satisfacer nuestra curiosidad.  Por eso “es preciso leer las Escrituras con la finalidad de hallar a Cristo.  Quien se aparte de esa finalidad, aunque se esfuerze a lo largo de toda su vida a aprender , nunca alcanzara el conocimiento de la verdad porque que sabiduria e inteligencia  podemos tener sin la sabiduria de Dios?”.

Cuando adoramos a otro dios distinto al de la Biblia, el objeto de su culto no es mas que un idolo humano pero carente de realidad sin embargo si acuden a la Biblia se encaminan en una senda hacia Jesus el unico camino de salvacion.

Libro II:

Calvino lo inicia señalando como es indispensable que nos conozcamos a nosotros mismos (II,1,3).  Ese conocimiento nos muestra inmediatamente que todo el género humano se encuentra sujeto a la maldición por la caída de Adán en consecuencia ha degenerado (II,1) esto no implica que el ser humano no pueda progresar en las áreas como las artes mecánicas  o liberales o en el órden social, pero si que la naturaleza caída constituye una realidad que no puede obviarse.  Solo basta contemplar como marcha el mundo para que resulte imposible negar la realidad del pecado, el que finalmente nos coloca en una situacion de condenacion ante Dios.

En justicia toda la humanidad, (pecadora y transgesora de la ley de Dios) debería condenarse por el castigo de sus culpas, pero Dios ha tenido misericordia y envió a su Hijo para salvar alguno. Al igual que Lutero y que San Pablo, Calvino sostiene  que la salvacion deriva de aceptar por Fe el sacrificio de Cristo en la cruz.  Sin embargo se plantea interrogantes  como la razon  por la que alguien rechaza esa predicacion y sobre todo como conciliar  ese rechazo con una soberanía divina que supuestamente controla toda la creacion .

A partir de aquí entra en juego precisamente la doctrina calvinista de la predestinación.  Aunque por influencia sobre todo sus detractores católicos, se suele identificar el calvinismo con esa doctrina pero que ni era sostenida solo por este reformador ni era rechazada por teólogos catolicos anteriores a la reforma (por ejem. Agustín de Hipona y Tomás de Aquino) ni era tan central en la exposición calvinista.  De hecho en las primeras ediciones de la “Institución” se abordó el tema.

Pero en las últimas se afirma que del enorme Dios decidió predestinar a alguno para que recibieran su gracia que es irresistible, y que tras aceptarla mediante la Fe fueran salvos.  La decisión de Dios al respecto es totalmente soberana.  Por ello no depende de que haya conocido mediante su pressciencia que determinada persona responderá al llamado del evangelio para predestinarlo sino que tal decisión arranca de la libre voluntad de Dios.  Este predestina a unos para ser salvos y en consecuencia a otros para que se condenen: denominamos predestinación al decreto eterno de Dios en virtud del cual ha determinado lo que desea hacer de cada uno de los hombres.  Porque El no los crea a todos con la misma condición, sino que a uno los ordena hacia la vida eternal y a otros hacia la condenación perpetua.  Por lo tanto de acuerdo con la finalidad con que es creado cada hombre decimos que está predestinado para la vida o para la muerte.

Calvino reconoce que la doctrina no es facil de aceptar, pero la sustenta en un número considerable de textos bíblicos , además insiste que no se puede acusar a Dios de injusticia porque en justicia precisamente, todos los seres humanos deberían condenarse.  Los detractores de Calvino han lanzado acusaciones contra este aspecto de su teología,  como provocar la desesperación de los creyentes que no saben si estan predestinados e impulsarlos a la relajación moral ya que si la elección es segura, no tiene sentido someterse a normas éticas.  Pero estas acusaciones es parte de la mitología anti-Calvinista, pero en terminos historicos carecen  por regla general de bases.  Salvo excepciones el Calvinismo provocó en sus seguidores una enorme seguridad de la salvación , ya que entre los razgos de haber sido predestinados se encontraba la aceptación del evangelio de la gracia.  Por otro lado el hecho de que la obediencia rigurosa de la ley de Dios se interpretara como otra muestra de haber sido predestinado volcó el calvinismo a una conducta mas rigurosa.  Todavía actualmente el término puritano con el que se denominaban los calvinistas ingleses  es sinónimo no de corrupción moral sino de conducta excesivamente rigurosa.

Libro III

Calvino  senala los medios por los que el ser humano puede participar de la gracia.  En sus capitulos el reformador define la religion protestante como una religion de la Fe, esto no es credulidad sino que se basa en la Biblia:  por ello, si la Fe se aparta por poco que sea de este objetivo al que debe dirigirse, pierde su naturaleza en lugar de Fe se ve reducida a una credulidad confuse, a una errante equivocacion del conocimiento.  Esta misma palabra es el fundamento y la base en que se sostiene la Fe.  Si se aparta de ella se destruye a si misma.   Quitemos, por lo tanto,  la palabra e inmediatamente nos quedaremos sin Fe. (Libro III, 3,6)

Este enraizamiento en la Fe de la Biblia tiene como consecuencia el que la vida se afronte con un valor y un denuedo especiales:  afirmo, por lo tanto, que solamente es creyente el que confiado en la seguridad de su salvacion  no tiene ninguna preocupacion respecto al diablo y a la muerte, sino que atrevidamente se burla de ambos,:  solamente comprendemos de verdad la bondad de Dios cuando estamos completamente seguros de ella (III,2,16).

Por esta razon Calvino a diferencia de los Catolicos y de otros reformadores , deseara una iglesia que no se apoyara en el poder politico sino que fuera independiente de este por mas que pudiera influir en la sociedad de manera decisiva.

Calvino, convencido que la salvacion se debia a la Fe en el sacrificio de Cristo  (Fe precedida por un decreto de predestinacion de Dios, negaba el papel salvifico de los sacramentos.  Asi por ej., el bautismo nos ha sido dado por Dios, en primer lugar ,para que sirva a nuestra Fe en El y en Segundo lugar para que sirva nuestra confesion ante los hombres . (IIII, 15,1).

Protestantes sin Reforma

Juan Stam es un teólogo costarricense. Hace algunos días él escribió un artículo en el cual cuestionaba si la iglesia protestante de hoy tiene algún vínculo con la Reforma Protestante del siglo XVI. Stam escribe, por ejemplo, con respecto a la predicación de la mayoría de las iglesias que se llamarían protestantes,

Son escasas tanto la predicación expositiva como la del ciclo litúrgico. Muchos sermones no son más que opinionismo, especulación, “performance” y puro “show”, manipulación del texto y del público. Hay también predicadores fieles, a Dios gracias, pero son la excepción.”

El teólogo advierte que uno de los legados de la Reforma fue la idea de una iglesia reformata semper reformanda, pero dice esto con respecto a la iglesia de nuestros días,

Hoy día, cuando la tolerancia se ve como el sumo bien, son menos los reductos de ortodoxia cerrada, aunque los hay. Al contrario, en nuestro tiempo casi nada es seguro y todo es posible.  La nueva consigna parece ser, “ecclesia reformata semper deformanda”. La intención de la “semper reformata” era la de corregir errores y ser cada vez más fiel al Señor y su Palabra. Desde el siglo pasado la iglesia vive de fiebre en fiebre, cambiando de modas como los estilos de zapatos (“health and wealth”, “name it, claim it”, evangelio de prosperidad, tumbadera de gente, “apóstoles” y profetas, maldiciones generacionales etc etc ad infinitum). Muchas veces la innovación hoy no es para corregir errores sino de introducir nuevos errores. Muchas veces el fin no es mayor fidelidad sino mayor éxito, mayor fama o mayor dinero.”

Recuperemos la Reforma, recuperemos nuestra fe histórica.

Dios te bendiga

——
[1] Philip Schaff. History of the Christian Church, Volume VIII: Modern Christianity, The Swiss Reformation.

[2] http://www.protestantedigital.com/ES/Internacional/articulo/15712/El-papa-no-asistira-al-500-aniversario-de-la

————

Un comentario en “La Reforma no es pecado parte 2

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s