Falta de ética empresarial y de las escuelas de negocios


Falta de ética empresarial y de las escuelas de negocios

La ética empresarial se enseña en las universidades de negocios y se pueden realizar masters en la materia. Los profesores explican los beneficios que tiene la ética en los negocios. La entrada “business ethics and compliance”, en Google registra 185.000 sitios. Pero las actuaciones de los CEOs de las grandes corporaciones a veces no resultan tan predecibles y ajustadas a los códigos que publican o a los cursos en liderazgo moral que lucen en sus currículums, y sus conductas obedecen a menudo a interpretaciones bastante laxas de los mismos.

Pero lo cierto es que las millonarias indemnizaciones para capitanes que dejan barcos en zozobra, maniobras de dudoso decoro a la hora de vender acciones y poner a buen recaudo el capital propio, tráfico de influencias, uso de información privilegiada, autoasignaciones millonarias en stock-options, cuentas en paraísos fiscales… encajan a la perfección en los códigos éticos consustanciales a la operatoria actual de la multinacionales.

Las siglas MBA que lucen los agresivos ejecutivos han alcanzado su verdadero significando con la crisis: “Me Before Anyone”.

Las escuelas de negocios aducen que se trata de casos individuales. Sin embargo existe un feed back constante entre el “inmaculado” mundo académico y la truculenta industria financiera. La contaminación de los estudios MBA por parte de Wall Street es el resultado más evidente de la nueva ética empresarial. Muchos docentes combinan sus cátedras con remunerados puestos en consejos de administración o gubernamentales. Martin Feldstein, profesor de economía de Harvard, había asesorado a R. Reagan y era un ejecutivo de AIG. Laura Tyson, docente en Berkeley, dirigió la política desreguladora de Clinton para luego sacar tajada trabajando para Morgan Stanley. Larry Summers, la misma encarnación de los superderivados financieros, el organizador del saqueo de Rusia, asesor de varios fondos hedge, es el presidente de Harvard.

En 2006, un fuerte olor a podrido se desprendía de las finanzas islandesas. El banco Danske de Copenhangen describió a Islandia como una economía geyser a punto de explotar. Pero para el neoliberalismo la información es algo a privatizar. La Cámara de Comercio islandesa encargó sendos informes a Frederic Mishkin, renombrado economista de la Columbia Business School (124.000 € por el estudio) y a Richard Portes de la London Business School, que confirmaron entusiásticamente los sólidos fundamentos de la buena salud de la banca islandesa. El economista neoliberal Arthur Laffer afirmó sin cortarse un pelo que “la economía islandesa debería ser un modelo para el mundo”.

Las éticas mordidas de los CEOs

Mientras millones de familias se quedan sin casa y sin retiro a causa de una crisis financiera que va a engullir billones de dólares, diez CEOs norteamericanos se embolsaron según Forbes más de 100 millones de $ cada uno en 2006, mientras que los CEOs de las grandes corporaciones USA se embolsaron en de media 14.2 millones de $ cada uno en 2007.

Los CEO españoles no se quedan a la zaga, En el Banco Santander, sus 23 directivos ganaron de media más de tres millones de euros, frente a una retribución de menos de 50.000 euros para la plantilla del banco.

Ganan tanto que aunque se esfuercen en gastar no pueden impedir que sus fortunas sigan creciendo y creciendo. Larry Ellison, CEO de Oracle, tendría que gastar más de 183.000 $ /hora para evitar que creciera su fortuna.

Lee Raymond, CEO de ExonMobil, una de las petroleras que más contribuye al cambio climático, líder en polución medioambiental y en prácticas de greenwash, ganó una media de 145.000 $ al día durante los últimos 15 años.

Mientras los ministerios y secretarías de economía claman contra las subidas salariales para luchar contra la crisis y la inflación, Rex Tillerson, otro CEO de Exon tiene un salario asignado para 2008 de 21.7 millones de $, un 18% superior al del año pasado.

M. Charles Prince, patrón de Citigroup, el gigante bancario que va de reflotamiento en reflotamiento, se embolsó un bonus (plus de productividad) en noviembre de 2007 de 12,5 millones de $. En fin, le habían penalizado respecto al bonus del año anterior que había sido de 13,8 millones.

Remuneraciones y “performances”

¿Son tan valiosos los servicios de estos CEOs para justificar tales remuneraciones? ¿Para justificar los “paracaídas dorados” que negocian antes de su incorporación?

Pues si. Según la ética empresarial, las remuneraciones están en función de las “performances” que obtienen las compañías y reflejan las realidades de un mercado muy competitivo.

Tomemos el caso de Yahoo. En 2006 había perdido el 35% del valor de sus acciones (20.000 millones de pérdida de valor efectivo) y en cambio, el CEO Terry Semel se había embolsado 71,7 millones de dólares (el doble que cualquier otro CEO de Silicon Valley) además de un acumulado de 450 millones en stock options desde 2001. Ante las críticas de los accionistas en la Junta de 12 de junio de 2006, Semel defendió su punto de vista ético: ” Yahoo ha conseguido una fuerte posición competitiva y estamos mejor posicionados que nunca”. O sea que las “performances” se pueden entender más bien en un sentido amplio, no solo en términos de beneficios.

Aunque Citigroup registrara una caida del 57% en los beneficios del último trimestre de 2007, Charles Prince se retiró de la presidencia en noviembre con un “rescate real” de 25 millones de $.

Los accionistas de Wal-Mart en una resolución presentada en el miting anual (2006) de la empresa preguntaban porqué los cinco CEOs principales (0,000003 % de trabajadores de la empresa) se embolsaban el 18.2 % del total de stock options que distribuía la firma cada año. Respuesta de Walt Mart: “Nuestros asociados saben que en la cultura Wal Mart se valora la igualdad de oportunidad” … “Los asociados deberían estar orgullosos de que sus CEOs, algunos de los cuales empezaron como managers en la división de camiones y estan con la compañía desde hace 28 años, sean tan bien retribuidos”

No se trata de un turbio panorama aunque cause indignación en momentos en que las empresas claman a estrecharse el cinturón en aras de enfrentar la recesión. La ética empresarial es verdaderamente sublime en cuanto a explicaciones.

Angelo Mozilo, director de Countrywide Financial, el banco que más hipotecas subprime ha prestado, obtuvo más de 270 millones de $ por la venta de sus acciones unos meses antes de la crisis y de que su banco entrara en la UVI. Su ética se mantiene inmaculada. En mayo de 2007 se había quejado ante los accionistas recelosos : “solo” se había embolsado 285 millones de $ cuando su compañía figuraba en el puesto nº 12 a nivel nacional en cuanto a obtención de beneficios, es decir, gracias a su sentido ético no se había embolsado más. Antes de partir, dejando a su empresa y acreedores en la estacada, aún se embolsó un paracaídas pactado de 66 millones de $.

En un e-mail a John England, consejero financiero de fortunas, Mozilo se quejaba “Los directivos estamos sometidos a enorme presión por la prensa izquierdista anti-corporaciones y los envidiosos líderes sindicales y los llamados “CEO Comp Watchers””

Otro caso de “performances” y ética es el James Cayne, CEO de Bear Stearns, que, mira por donde, resultó el principal beneficiario de la operación de salvamento (bailout) organizada por la FED via JP Morgan Chase. Un día después de la venta del banco de inversiones, James vendió todas sus acciones de Bear Stearns (el 6% del total de la firma) a 10,84 $/acción, embolsándose unos beneficios de 61,3 millones de $.

Washington Mutual, la caja de ahorros más importante de América, que hace aguas por todos lados tras la fusión del iceberg sup-prime y que necesitó una infusión de 7.000 millones de $ por parte de diversos fondos de inversión para seguir a flote, ha asignado a su principal CEO, Kerry Killinger, para el 2008 un salario de 1 millón de $ y un paquete de stock options por valor de 13 millones de $.

Como se miden la “performance” los CEOs

Como los mismos CEOs son parte en la medición de la “performance” se las ingenian muy bien para que cuadren con sus altas remuneraciones.

Algunos ejemplos para “inflar” performances:

La empresa compra sus propias acciones (BuyBacks) para elevar artificialmente las ganancias por título. (IBM autorizó 15.000 millones en BuyBacks durante la primavera del 2007, con lo que al disminuir el nº de títulos a repartir, los benefios por título aumentaron, justificando aumentos significativos en las remuneraciones de los CEOs.)

Channel Stuffing: Si la empresa mide la “performance” según el aumento de la cifra de ventas, se pueden trucar estas cifras. Bristo-Myers Sqibb infló sus ventas dando a sus clientes incentivos para que compraran por encima de sus necesidades con la posibilidad de devolver el género en caso de no poder venderlo. Cuando finalmente devolvieron el género los CEOs ya se habían embolsado cuantiosas prebendas ligadas a las performance.

Option Expensing: Si la performance se relaciona con los márgenes de beneficio después de deducir gastos e impuestos, las compañías optan por pagar a sus CEOs menos salarios (gastos) y más stock options, dado que según la legislación USA la asignación de stock options desgrava por encima del coste de emitirlas. Es decir, pagar más a los CEOs desgrava y por tanto aumenta el margen de beneficio.

Una vez elevadas las “mordidas” a los niveles actuales, las compañías defienden las altas remuneraciones por el peligro de que otras compañías atraigan con remuneraciones aún más elevadas a los CEOs más cualificados. Citigroup registró en 2007 unas pérdidas relacionadas con su exposición a la sub-prime de 20.400 millones de $ y en 2008 las cosas apuntan aun peor.

En la junta general de abril 2008, en la sala de baile del Hotel Hilton de Nueva York, más de mil accionistas se tiraban de los pelos por la marcha del negocio y cuestionaban los 42 millones de $ del finiquito del jefe financiero Gary Crittenden más una prima (bonus) de 12 millones, el director de la empresa, Vikram Pandit no se cortaba lo más mínimo aduciendo que “Citigroup opera en un ambiente competitivo que requiere pagar bien para retener el staff”. El pitorreo fue de órdago y un airado accionista agarró un micrófono de ambiente que clamó en toda la sala: “¿Donde vas a conseguir un trabajo si no haces nada para ganarte el sueldo y pretendes que te paguen por adelantado?… En Citigrup”.

Ética empresarial y paraísos fiscales

La ética empresarial se asemeja tanto a la de la piratería que si se acabara con sus dorados paraísos fiscales se acabaría con la piratería.Aunque resulta incomprensible la existencia de “paraísos fiscales” en pleno siglo XXI. No es posible la inexistencia de regulaciones para bloquear esto. Los paraísos fiscales constituyen el pilar fundamental de la deriva capitalista de los últimos 30 años. Sin ellos el “sistema” se derrumbaría.

Existe una relación consustancial entre “ética empresarial”, despidos masivos, fraude, corrupción, evasión fiscal por una parte y paraísos fiscales por otra. Enron tenía un departamento “fiscal” que en los documentos internos estaba catalogado como “centro de beneficios”. La ética de Enron era inmaculada. Gracias a la desregulación, a las stock options y a las Islas Cayman, Liechtenstein, Turks y Caicos, Enron podía declarar ganancias a sus inversores y simultáneamente pérdidas al fisco. Así lo hizo durante los últimos 4 años de su ética trayectoria.

El “affaire Henry” (por el nombre del insider de LGT que “robó” y vendió los DVD con las listas de más de 1400 defraudadores entre los cuales 600 alemanes) fue un botón de muestra de esta relación: mientras en Alemania se producían despidos masivos (Siemens, General Motors, Nokia, BMW, …) resulta que Klaus Zumwinkel que goza de un retiro dorado de 20.000.000 €, tenía abiertas algunas “fundaciones” en Leichtenstein para evadir impuestos.

En buena hora la labor de los insiders y los periodistas de investigación. CLEARSTREAM, Leichtenstein, EUROCLEAR, Luxemburgo… no sueltan prenda hasta que un insider se decide a sacar el CD de datos o un Denis Robert se atreve a publicarlo. Los gobiernos y la Unión Europea tendrían que legislar para protegerlos (¿sistemas de protección de testimonios financieros?) frente a las represalias judiciales de las empresas o las represalias criminales de las mafias a sueldo de empresarios éticos.

¿Y que hacen? La Comisión Europea está recomendando abiertamente “precaución” y “mesura” en las investigaciones en curso sobre Liechtenstein para que … en marzo o abril ya nadie se acuerde y a otra cosa mariposa.

¿Pero quien integra la comisión? Salir de los consejos de administración de las corporaciones y entrar en organismos internacionales o viceversa es el deporte de moda. Hoy por ti, mañana por mi. La ética actual de los negocios es semejante a la de la camorra. Si te pillan te ayudaremos a salir cuanto antes.

Como los banco ayudan a sacar los fondos hacia los paraísos fiscales

¿Y los bancos?

Hoy ya no hace falta pasar la frontera con maletas llenas de billetes. La evasión a Liechtenstein se hace, según Eduard Güroff, fiscal antifraude aleman, mediante simples transferencias. “Un banco, por ejemplo, junta en una cuenta 10 millones de euros de varios clientes en Alemania y los manda a Liechtenstein como si fueran propios, sin nombres. Meses después, envía una nota aclarando de quién es cada parte. El banco de Liechtenstein crea entonces una fundación para cada cliente. Como sólo el banco y el cliente saben de quién es la fundación, el sistema es fácil, limpio y opaco al fisco”.

Liechtenstein tiene 35.000 habitantes y más de 50.000 fundaciones (stieftungen). La fundación no es una persona física y por tanto queda al margen de la laxa directiva de la UE que exige controles “sólo” sobre los depósitos privados en los paraísos fiscales.

Esos oasis fiscales constituyen un mecanismo central del sistema financiero internacional y el andamiaje necesario para la operativa de los bancos de negocios, fondos de inversiones, fondos hedge, fondos private equity, y toda la amalgama de productos financieros de diseño, y para el succionamiento de la riqueza global para ponerla en manos de una ínfima minoría. Además, sus legislaciones pro-mafia operan como lastre sobre las regulaciones sobre movimientos de capitales y la imposición sobre los mismos del resto del mundo. Son, en definitiva, los “sostenes de la economía financiera mundial.”

La ética empresarial y  el juego

El Poker es extremadamente popular en Wall Street. Alan Shoonmaker que impartía “management development” en Merrill Lynch, escribe en su libro “Poker winners are different” que “los ganadores deben hacer todo lo que las normativas y normas éticas permitan para maximizar sus beneficios”

John Paulson es un exponente de la ética financiera imperante. Formó equipo con Goldman  Sachs en el doble juego de CDOs y CDSs. Empaquetaban hipotecas buenas con un buen fardo de hipotecas subprime (CDOs) que vendían etiquetados como productos de calidad por las agencias privadas de rating y compraban al mismo tiempo CDSs. Cuando estalló la crisis en 2008, Paulson se vendió el montón de CDSs (aseguran los CDOs en caso de impago) que había adquirido en 2007 a precio de ganga. Total recolectado a costa de las pérdidas de otros: 3.700 millones de $.

Lo de Paulson era la norma en Wall Street. Citigroup vendió en 2007 a sus clientes ingentes paquetes MBSs (hipotecas titulizadas) a sabiendas de su contenido subprime, al tiempo que apostaba por su deterioro comprando CDSs. En una de estas jugadas (el juego duró más de un año), mientras los inversores perdían 700 millones de $, Citigroup se embolsaba 160 millones.

Petición a la Comisión Europea contra la desreglamentación financiera. Especulación y crisis: ¡Basta ya! (Petición a la Comisión Europea)

“Las finanzas desreglamentadas destruyen las sociedades. Silenciosamente, día a día, cuando los accionistas presionan a las empresas, es decir a los asalariados, para sacar mayor rentabilidad, tanto en el Norte como en el Sur. Montando un gran espectáculo y alboroto en las crisis agudas en las que se revelan brutalmente los incréíbles excesos de la codicia especulativa y su repercusión sobre la actividad y el empleo. Paro, precarización, crecimiento de las desigualdades: los asalariados y los más pobres están condenados a pagar sea los gastos producidos por la especulación sea los inconvenientes que se derivan del crac subsiguiente.

Desde hace dos decenios el camino de las finanzas mundiales no ha sido mas que una cadena de crisis: 1987, crac de la bolsa; 1990, crisis inmobiliaria en EEUU, en Europa y en Japón; 1994, crac de obligaciones americano; 1997 y 1998, crisis financiera internacional; 2000-02, crac de Internet; 2007-2008 finalmente, crisis inmobiliaria y quizá crisis financiera global.

¿Por qué tal repetición? Porque todas las trabas a la circulación de capitales y a la “innovación” financiera han sido abolidas. En cuanto a los bancos centrales que han dejado inflar la burbuja, no tienen otra salida que ir en ayuda de los bancos y de los fondos especulativos sin liquidez. No esperaremos la próxima crisis sin hacer nada y no soportaremos más tiempo las tremendas desigualdades que las finanzas del mercado propician. Ya que la inestabilidad es intrínseca a la desreglamentación financiera,¿cómo las ridículas llamadas a la “transparencia” y a la “moralización” podrían cambiar algo e impedir que las mismas causas, de nuevo, produjeran los mismos efectos? Acabar con ello supone intervenir en el corazón del “juego”, es decir transformar radicalmente las estructuras. Ahora bien, en el seno de la Unión Europea, cualquier transformación choca con la inverosímil protección que los tratados han creído conveniente conceder al capital financiero.

Es por lo que nosotros, ciudadanos europeos, pedimos la abolición del artículo 56 del Tratado de Lisboa, que, prohibiendo toda restricción a sus movimientos, ofrece al capital financiero las condiciones para una dominación aplastante sobre la sociedad. Pedimos igualmente que sea restringida la “libertad de establecimiento” (art. 48) que da la oportunidad al capital de colocarse allí donde las condiciones le sean más favorables, y permitiría aquí a las instituciones financieras encontrar asilo en la City de Londres o en cualquier otra parte.

Si por “libertad” tenemos que entender la de los poderes dominantes, encarnados hoy en día por las finanzas, para avasallar al resto de la sociedad, decimos inmediatamente que no la queremos. Preferimos la libertad de los pueblos para vivir fuera de la servidumbre de la rentabilidad financiera.”

Ética empresarial en Alemania

En Alemania que, para compensar sus reiterados déficit presupuestarios superiores al 3 % del PIB, ha sufrido durante varios largos años un duro programa gubernamental de recortes de prestaciones sociales y de reducción de los ingresos de su población asalariada, ante la evidencia de sus élites eludiendo descaradamente el pago de los impuestos, se ha empezado a cuestionar la ética empresarial.
Märkische Oderzeitung, de Frankurt del Oder 15/02/08:
“Si se comprueba que el éjecutivo reformador, cuya capacidad de influencia en la política era notoria, en realidad cometió el delito de evasión fiscal, ello resultaría un severo golpe para la élite económica de Alemania. A causa de la voraz ambición de ganancias en el mundo globalizado, los reproches que vagabundean con cada desempleado alemán respecto de la falta de escrúpulos de los altos ejecutivos encuentran nuevo y rico alimento. Este caso debe significar el fin de la carrera de Zumwinkel, tanto como reformador al frente del consorcio postal como en la jefatura del Consejo de Vigilancia de la Deutsche Telekom.”

Tagesspiegel 15/02/08:
“Lo que se necesita son empresarios responsables que tanto en lo profesional como en lo privado se comporten sin mancha alguna. Eso lo menos que puede esperarse cuando se contemplan las horrendas sumas salariales que devengan los directivos actuales. Pero ahora sucede todo lo contrario. El Estado se ve obligado a salvar a bancos cuyos directivos han fracasasdo. Las ganancias se privatizan, las pérdidas se socializan, y los gerentes no se enfrentan a un temor mayor que el de someterse a una pausa en sus lucrativas carreras. Algo está podrido en el Estado alemán. Pese a todos los códigos de responsabilidad corporativa se ha llegado a establecer una clase de moderno feudalismo que daña a los entes públicos. Es tiempo de realizar una gran limpia. Se necesita mayor transparencia del sistema, pero sobre todo una mayor credibilidad en quienes lo componen”

Stuttgarter Zeitung 15/02/08
“Vienen tiempos críticos para los ejecutivos de empresa, pues su integridad se pone en duda. Y aquí, la Alemania corporativa tiene un gran problema de imagen. Primero fueron las revelaciones sobre servicios de prostitución cargados a la cuenta del consorcio Voklswagen; luego, los agitados casos de corrupción en Siemens que costaron millones de euros y también el pretigio a esa empresa. Ahora, posiblemente, a esa lista negra se sume el multimillonario Klaus Zumwinkel. En una época en la cual se discute intensamente sobre la distribución del bienestar y la omnipresente tijera sobre el poder adquisitivo general, esto aleja aún más a los dirigentes económicos y a las élites de los ciudadanos. Así se alimenta la visión común de ‘los de arriba y los de abajo’.”

Kölner Stadt Anzeiger 15/02/08
“En efecto, en el caso de Zumwinkel debe aplicarse la presunción de inocencia. Pero, ¿qué significa esto? Las imágenes con la acción concertada en la residencia del jefe postal en el acaudalado barrio de Marienburg permanecerán en la memoria mucho más que cualquier principio jurídico. La imagen del ejecutivo ha sufrido ya manchas oscuras sin que importe cómo acabará el proceso en los tribunales. Quizá Liechtenstein –donde Zumwinkel habría aparcado millones de euros- ha perdido su aura de paraíso para los pecadores fiscales desde que que los empleados bancarios buscaron extorsionar a clientes extranjeros, amenazándolos de revelar información confidencial. ¿Fue ése el caso de Zumwinkel? Lo dicho: por el momento, se impone aplicar la presunción de inocencia.”

Berliner Zeitung 15/02/08
“Cada ser humano tiene la prerrogativa de ponerse metas en la vida; y cuando éstas consisten en acumular fortunas, es cosa de su absoluta competencia Pero nuestros dirigentes económicos también son ciudadanos. Y esto significa adoptar responsabilidades por otros en la medida de los propios medios. La radical pérdida de respeto que la élite financiera de nuestro país ha demostrado en los últimos años cómo este respeto ha sido desmantelado con altanería notable. Quizá algunos puedan darse el lujo de ser repudiados por las masas. Pero la economía en general comprobará que sepulta el fundamento de su éxito cuando éste se deslegitima abiertamente a manos de sus propios dirigentes”

Links:

Wharton: Ética empresarial

Sin duda, el capitalismo sufre una crisis de etica. Algunos articulos que nos muestran esta realidad (en el blog)

 

 —–

http://crisiscapitalista.blogspot.com/2008/03/tica-empresarial.html

Un comentario en “Falta de ética empresarial y de las escuelas de negocios

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s