Etica, economia y cristianismo


Ética, economía y cristianismo

No desear es lo mismo que tener. Séneca.
El secreto para disfrutar de una buena vida consiste en aspirar solamente a aquello que necesitamos. Esta es una máxima universal compartida por la mayoría de religiones y filosofías, pero que no figura apenas entre los valores de las sociedades modernas y de la economía capitalista. Lo peor es que si no se lleva a la práctica, la felicidad se convierte en una ilusión inalcanzable.
Bajo este precepto moral, el economista Robert Skidelsky se propone sentar las bases teóricas de una nueva sociedad y de una nueva economía. Una cruzada que comparte con su hijo Edward, profesor de filosofía en la Universidad de Exeter, y que sintetizan en el ensayo: ¿Cuánto es suficiente? Qué se necesita para una buena vida (Crítica).
Robert y Edward Skidelsky aportan sus perfiles económico y filosófico a esta teoría. Sus tesis de enfoque neokeynesiano no dejan indiferente a nadie. “La ética debe ser la base de la economía”, afirma Robert con rotundidad. “No hemos escrito el libro desde el punto de vista religioso, pero sí estamos muy influenciados e impresionados por la enseñanza moral del catolicismo y las encíclicas papales son el marco de referencia en el que nos movemos”.
Para estos autores, la humanización de la economía es una obligación primordial, el requisito imprescindible para construir una sociedad más justa e igualitaria. “Cada vez nos alejamos más del ideal de la buena vida. Para ser felices necesitamos tener buena salud, mucho más tiempo de ocio, en el que hagas lo que realmente quieres y no lo que estás obligado a hacer, y recuperar las relaciones personales. Todo esto significa que no seamos consumistas ni pasivos”, explica Edward. Estos postulados pueden parecer fácilmente alcanzables a simple vista, pero tropiezan con dos inconvenientes graves: la pérdida de influencia de la religión y el auge de un capitalismo feroz.
“Existe una tendencia natural del ser humano a la insaciabilidad, pero el sistema económico capitalista impulsa todavía este carácter”, expone Robert. “Durante muchos siglos se resistió a esta tendencia desde el plano religioso y filosófico, insistiendo que no debemos mirar a los demás para saber qué queremos, sino mirarnos a nosotros mismos y a nuestras propias necesidades”, pero hoy en día casi han desaparecido esos mecanismos de defensa, lamenta Edward. Aunque lo más peligroso de todo es que el consumo se convierte en un fin en sí mismo y todas las facetas de la vida empiezan a girar en base a él.
Entre las propuestas de estos autores para cambiar nuestro estilo de vida actual está la de reducir la publicidad, establecer otro modelo para que los medios de comunicación no dependan tanto de ella para financiarse, y supervisar las actividades de los bancos para impedir que concedan préstamos a la ligera y que los ciudadanos no caigan en la espiral consumista endeudándose de por vida.

Estamos abocados a la deriva sino se produce un cambio de mentalidad colectivo y el impulso moral necesario debe venir del interior de cada uno, cuando hayamos asumido que este sistema no funciona y hay que buscar alternativas. Este momento histórico, caracterizado por una profunda crisis económica, es el momento ideal para reflexionar sobre estos conceptos. Los planteamientos teóricos propuestos por estos autores guardan cierta relación con la teoría económica del decrecimiento inspirada en la obra The Entropy law and the Economic Process (1971) de Nicholas Georgescu-Roegen, con la que comparten algunos puntos como la reducción y distribución de la jornada laboral, la renta básica universal o la máxima de “vivir mejor con menos”. También la defensa de la economía y el mercado local, aboliendo los acuerdos de libre comercio y potenciando medidas de apoyo a los mercados locales para que la gente compre más en ellos y no tanto en las grandes superficies.

———–

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s