Qué es el ser humano?


Qué es el ser humano?

Breves nociones a la antropología cristiana

1. La pregunta Qué es el ser humano? no es nueva. Por los menos desde hace 2500 años la filosofía busca una respuesta. De esta búsqueda surgen diferentes imagenes del ser humano como consecuencias de diferentes doctrinas antropológicas. Muchas de estas enfoquen el concepto de la dignidad para expresar lo especial del ser humano, favorecen la dignidad para marcer lo más humano ante calidades humanas como la razón o la emoción.

Lo que pasa hoy en el discurso antropológico es el hecho, que bajo la presión del economismo de la sociedad secularista esta dignidad del ser humano está a disposición. Hay una tendencia, la cual separa la dignidad del ser humano de tal modo, que la dignidad no se describe como algo impresendible, sino como una calidad de la personalidad autónoma. Que significa esto? Esto significa, que el ser humano tiene que demonstrar que es digno de tener dignidad.

Así existe en el discurso sobre la tortura la opinión que un terrorista sólo es digno de tener dignidad si tiene la disposición de colaborar con la policía. En el discurso sobre el aborto hay la posición que el ser humano no- o mejor prae-nacido sólo tiene dignidad, cuando está capaz de tener sentimientos. Lo mismo pasa en la discusión sobre el uso de células madre embrionales y analógicamente con personas en coma vigil o personas moribundas en la discusión sobre la eutanasia. En todos estos casos la dignidad no es una cosa que el ser humano disfruta incondicionalamente, sino parece como un merito, por él que el ser humano tiene que clasificarse.

Argumentos pragmáticos así como la habilidad de poseer y expresar deseos e intereses llegan a ser condiciones imprecendibles para obtener dignidad como ser humano. Pero esto no es dignidad humana, esto es dignidad de la persona autónoma. La carencia de esta autonomía en unos seres humanos dependientes de algien – no- o mejor prae-nacidos, discapables, moribundos – trae consigo, que ellos están fuera del respeto y de la protección de la dignidad. Quien es dependiente no vale en una sociedad del independencia y indiferencia total.

Al contrario, la antropología cristiana ve cada ser humano desde el principio de su vida – vamos a ver despúes que significa “principio de la vida” – como una persona digna con cuerpo, mente y conciencia, porque sabemos como cristianos, que todos somos seres dependientes, por que dependemos de Dios.

Para clarificar este punto de dependencia tenemos meternos en el tema de la creación del ser humano. Como interpretar esta creación? Es un tema muy amplio. Pierre Teilhard de Chardin dio una explicación bien interesante a base de la fe cristiana y de su experiencia como cientifico. Podemos llamar su solución “evolución teísta”, una “creación del modo proceso”, en la cual Dios “hace que las cosa se hacen de si mismo” como Teilhard de Chardin dice. Es muy interesante este tema, pero ahora tenemos que concentrarnos al orígen teológico de la idea de la personalidad.

2. La antropología cristiana tiene un vinculo muy firme con la teología de la creación, por que la base de la antropología cristiana es el ser humano como creación e imagen de Dios. Dios creó al ser humano como su imagen, así se lee en Gén 1, 26-27: “Entonces dijo Dios: ,Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.’ Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.”

El teólogo alemán Karl Barth describe esta creación como una conversación de Dios entre sus tres personas, algo como un discurso divino. Y en este discurso divino tres vezes aparece la palabra clave – “imagen”. Esto significa, que de la personalidad de Dios surge un imagen de misma calidad personal, es decir, lo cual contiene tambien personalidad: la persona humana. Es algo lógico.

Lo mas importante en el concepto del ser humano en la fe cristiana es esta creación del ser humano en la imagen de Dios y según la imagen de Dios. La igualdad principal (Ebenbildlichkeit) de la imagen (Abbildlichkeit), es decir del ser humano, surge de la analogia relationalis, una analogía que está entre la relacion de las tres personas de Dios (Padre, Hijo, Espiritu Santo) y la relación entre Dios como creador y el ser humano como creación.

Ser la imagen de Dios no es una calidad del ser humano, no contiene en algo, que el hombre es o hace, sino es directamente connectado con el mismo como un ser, es decir contiene en el ser humano en sí mismo. Hay la imagen de Dios, porque hay el ser humano. Al reves, el ser humano no sería ser humano, si el no sería la imagen de Dios. Él es la imagen de Dios a traves de ser un ser humano.

Desde esta relación firme entre Dios y el ser humano surge la dignidad en forma absoluta. La dignidad no es una cosa separable del hombre, sino consiste en la igualdad principal de la imagen, la cual no es separable del hombre. Ser imagen y tener dignidad son cosas firmamente connectadas con cada ser humano, no importa lo que es además.

3. Este concepto cristiano de la dignidad humana tiene una consecuencia grave: El ser humano como creación, principalmente igual a Dios, tiene por eso dignidad absoluta, pero al reves no tiene autonomía absoluta en relación con su origen, su esencia y su fin. Su dignidad es – como regalo de gracia – algo de fuera, una “dignitas aliena” (Lutero). La dignidad humana viene de Dios como un “eco” (Honnefelder) al hecho, que el ser humano es creado como imagen de Dios. La dignidad absoluta del ser humano por eso tiene un precio: la connexión del hombre a Dios.

Pero Dios creó también al hombre en libertad. Esta libertad no es una contradición a la gracia divina, no rompe la connexión con Dios, si el ser humano vive su libertad en el modo correcto. Si hace esto, tiene dignidad y libertad absoluta. El unico hombre capaz de realisar este destino de la creación, es decir unificar libertad y dignidad, gracia y autonomía en el ser humano, fue Jesús. Christo es el ser humano, el es un hombre como Dios se imaginó el hombre con su idea de la creación (Thielicke).

Y nosotros? Nosotros tenemos que intentar vivir en este modo correcto siguiendo Jesús, es decir tenemos que vivir nuestra libertad pensando de nuestra dependencia de Dios, es decir vivir en responsabilidad.

4. Esta relación entre libertad, dependencia y responsabilidad se ve muy bien en la parábola del hijo pródigo o más bien del padre misericordioso (Luc 15, 11-32), porque el hijo sólo vivió su libertad en un modo negativo, negando la dependencia del padre. Al fin no pudo más manifestar su relación al padre a la base de su dignidad como hijo. Él perdió la dignidad o más bien: él pensaba, que él habría perdido su dignidad. Confiesa: “Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.” (Luc 15, 21).

Él como hijo tiene que esperar, que el padre de su lado reconstruye la relación nuevamente. Esto hace de tal manera, que el da al hijo otra vez de su dignidad, de su propiedad. El padre responde: “Sacad de inmediato el mejor vestido y vestidle, y poned un anillo en su mano y calzado en sus pies.” (Luc 15, 22).

El vestido, el anillo y el calzado son del padre. El hijo no tiene derecho tenerlos. Son regalos de la gracia, símbolos para la dignidad. El teólogo alemán, Thielicke, resume, que la relación principal entre padre e hijo, la cual forma la base de la dignidad del hijo, sigue existiendo no porque el hijo permanece como hijo, sino porque el padre permanece como padre.

Transmitido a la historia de salvación de la humanidad esta prueba de gracia divina se muestra en la encarnación de Dios. Con la encarnación del Dios en Jesús Cristo la dignidad del hombre no sólo es confirmada, sino es fortalecida, porque Jesús es el único hombre en sí, el único ser humano capaz de realizar la humanidad en el sentido positivo.

La filosofía cristiana reconoce en el hombre a causa de estas reflexiones teológicas en cuanto a la creación y a la soteriología una dignitas humana inalienable. Como imagen de Dios el ser humano tiene dignidad personal. Él no tiene que adquirir su dignidad o confirmarla, porque él no la tiene como una calidad, sino una esencia. El ser humano lleva en sí la dignidad y sólo por ahí viene su humanidad.

En la relación de Dios con el hombre y en la relación del hombre con Dios, en la cual Jesús Cristo forma el centro que cura y salva, la dignidad es algo absoluto. Es el punto principal de la noción de la dignidad absoluta del hombre: reconocer la dependencia del hombre a un ser absoluto, a Dios, que presta al hombre la dignidad incondicional porque Él lo ama en modo incondicional, en modo absoluto.

————

(Josef Bordat)

Fuente bibl: http://jobo72.wordpress.com/2011/01/17/que-es-el-ser-humano/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s