Qué es el Pecado?


Qué es el Pecado?

Esta es una de las preguntas más importantes para nosotros los creyentes. Qué es el pecado? Que fue lo que ocurrió en Edén? Porqué Adán y Eva fueron echados fuera de la presencia de Dios? El contestar esta pregunta es sumamente imnportante debido a que el tener una idea equivocada acerca del pecado, nos lleva a tener una idea equivocada de Dios, de Su caracter, y de gran cantidad de doctrinas bíblicas.

En Génesis 3 leemos una de las consecuencias de la transgresión de Adán y Eva. En el verso 24 leemos, “Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.” Uno de los castigos de Dios para el hombre fue echarlo de Su presencia.

El hombre, al pecar, murió espiritualmente, como Dios se los había advertido (Génesis 3:3). Esto es lo que nos explica el Nuevo Testamento. En gran cantidad de pasajes, tanto de la boca de Jesús, como de sus apóstoles, entendemos que el hombre está muerto espiritualmente, y es incapaz de hacer obras que agraden a Dios. Por ejemplo, Pablo nos dice en Efesios, 1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Ef. 2: 1-2).

En la epístola a los Romanos, el mismo apóstol escribe, “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.“En el Nuevo Testamento vemos dos cosas que se oponenñ la carne y el espíritu. Andar en la carne simboliza a un hombre viviendo sin el poder del Espíritu Santo en su corazón. Por el otro lado, andar en el Espíritu simboliza a un hombre que ha nacido de nuevo, y que ha sido regenerado por el Espíritu Santo. Por ejemplo en la misma epístola a los Romanos Pablo continúa escribiendo, Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Ro. 8: 9).

También Cristo nos enseña acerca del estado del hombre natural. Juan el apóstol registra las siguientes palabras de nuestro Señor, De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán” (Jn. 5:25). Según las palabras de Cristo toda la humanidad está muerta espiritualmente, y sólo aquellos que escuchen Su voz podrán vivir espiritualmente.

Pero, a través de la historia han surgido hombres que han querido desviar la enseñanza bíblica acerca del pecado original, para decir que el hombre nace moralmente neutro. Pelagius fue uno de estos hombres. En la época de Agustín, este monje inglés enseñaba algo diferente a lo que la iglesia había mantenido hasta ese momento con respecto a la doctrina del pecado original. Contrario a las palabras de David, He aquí, en maldad he sido formado,Y en pecado me concibió mi madre” (Sal.51: 5), Pelagius enseñó que el hombre nacía en un estado moral neutro, es decir, no era ni bueno ni malo. Era el ambiente lo que enseñaba a pecar. Eran los malos ejemplos de sus padres, hermanos, vecinos, lo que impulsaban a esta criatura neutra a hacer pecado. Para Pelagius el hombre era capaz de hacer cosas que agradaran a Dios, y una de esas cosas era buscarle.

Sabemos claramente que las enseñanzas de este monje no eran bíblicas, pues el mismo David escribe, 2 Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido, Que buscara a Dios. 3 Cada uno se había vuelto atrás; todos se habían corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno” (Sal. 53: 2-3).Y esto mismo es lo que Pablo le enseña a los Romanos en su epístola (Ro. 3: 9-18). Fue por esas enseñanzas que la iglesia declaró a Pelagius un hereje.

Esta entrada no viene con la intención de analizar la historia, sino para analizar el comentario de un hombre que se dice evangélico, autor prolífico, y que con sus palabras ha pisoteado la doctrina de la expiación de Cristo. Me refiero a Rick Warren, autor del conocido libro, “Una Vida con Propósito.” Warren fue entrevistado por Steven Waldman de Beliefnet, y respondió lo sigiente,

“Pero volviendo a esto del cielo y volver a un lugar perfecto. Digamos que tenemos una escala de 1 a 100. Pongamos a Hitler en cero y a la madre Teresa en 100 OK. Y Steve tú eres un 85 y Larry un 65 y yo un 45. La verdad es, algunas personas son mejores que otras, no hay duda alguna. Algunas personas son más morales que otras, son más lindas, menos egoístas, menos centadas en sí mismas, cosas como esas. Pero la verdad es que nadie llega a la perfección…Y por lo tanto alguien tiene que poner la diferencia. Y ese es el regalo que creo Jesús vino a-a poner la diferencia entre mi cero y mi 100 o mi 45 y mi 100- alguien tiene que poner la diferencia.[1]

Perdón! Alguien tiene que poner la diferencia? Fue eso lo que Cristo vino a hacer? Suplir la diferencia! No señor Warren, usted está equivocado. Cristo vino a vivir la vida perfecta. Cristo vino a hacer todo lo que nosotros no podíamos hacer. Cristo vino a morir por el simple hecho de que toda la humanidad está muerta espiritualmente y no puede buscar a Dios. Es más, no fue Cristo quien dijo que todos los hombres odian a Dios y aman las tinieblas? (Jn. 3: 19-20). Esa es la condenación del mundo! Warren es un pelagianista enseñando que el hombre sencillamente está enfermo. Para hombres como él, el hombre puede hacer el bien, el hombre puede buscar a Dios, porque simplemente está enfermo.

Pero la Biblia, como vimos al inicio de esta entrada, nos brinda otra visión del estado natural del hombre, una de muerte espiritual, de enemistad con Dios. El hombre, señor Warren, no tiene cáncer, ni está al borde de la muerte. El hombre está muerto. Así lo declara la Biblia. No es esta la razón que nos da el profeta Isaías del porque Cristo vendría a encarnarse. Isaías escribe,

5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.” (Is. 53:5-8)

Cristo vino a morir debido a que ninguno de nosotros era capaz de agradar a Dios. Todos eramos sus enemigos pues andabamos según la carne. Cristo vino a morir porque todos nosotros “nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino.” Es una blasfemia decir que Cristo vino a suplir lo que le faltaba a cada uno de nosotros para agradar a Dios. Pero es lo que Warren ha dicho, y con esas palabras se ha mofado de la expiación de Cristo. Y aún hay creyentes, millones de ellos, que leen y escuchan a hombres como Warren. Tengamos más discernimiento.

Notas:

[1]. http://www.beliefnet.com/News/2008/12/Rick-Warren-Transcript.aspx

Fuente:

Sujetosalaroca.org

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s