Condenan a hombre por dar estudios bíblicos en su casa (E.U.)


Condenan a hombre por dar estudios bíblicos en su casa (E.U.)

Autor: Paulo Arieu

M. Salman,de Phoenix, E.U.,entiende que la ciudad está atacando su libertad religiosa. Ser un lider cristiano implica un alto precio a pagar. A D. Bonhoeefer, por ejemplo, martir luterano alemán, le costá la vida; a M. Salman no le costará la vida, pero probablemente le costará  un tiempo de reclución en la cárcel y una importante suma de dinero en concepto de multa. Los tribunales de Arizona han fallado en su contra, afirmando que él estaba convirtiendo su casa en una iglesia.

Leer

Sobre Liderazgo leer:

Sobre restricciones y persecucion leer

Cierro esta reflexión dejándole una de las promesas más bellas en la revelación de Dios: “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él” (2 Crón. 16:9).

De acuerdo a esta promesa Dios continúa activo, bien ocupado. Sus ojos están escudriñando constantemente el planeta en busca de un hombre o una mujer. Individuos de diferentes trasfondos culturales, estratos sociales, nivel intelectual. Personas con pies de barro, tan humanas y falibles como usted y yo. Pero sobre todo, hombres y mujeres con un corazón recto, no dividido, íntegro, delante de esos ojos que son como llama de fuego. Personas a través de las cuales pueda manifestar su gloria, fortaleciéndolos de tal manera que a cuantos observen su vida, no les quede alternativa sino exclamar:

“Realmente Dios está detrás de todos estos resultados asombrosos, ya que desde el punto de vista humano es absolutamente imposible que alguien pueda haberlos logrado”.

Cuando le ofrezcan esa evaluación, ese día será el más feliz de su vida. Y bien podrá decir: valió la pena servir a Jesucristo y a su pueblo (cf. Mal. 3:17–18).

Y en su vida también se hará realidad la bendita descripción que hizo Pablo de la paradoja que significa ser un líder en el reino de Dios:

  • “No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea desacreditado. Antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en  necesidades, en angustias, en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; en pureza, en conocimiento, en tolerancia, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero; en palabra de verdad, en poder de Dios y con armas de justicia a diestra y a siniestra; por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, pero llenos de vida; como castigados, pero no muertos; como entristecidos, pero siempre gozosos; como pobres, pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, pero poseyéndolo todo. (2 Cor. 6:3–10)

Esta es la vida, esta es la recompensa del líder cristiano. El Señor le fortalezca al tomar la decisión de querer llegar a ser todo lo que Dios tiene preparado para su vida. Y que viva una vida inspiradora que impulse a muchos a lograr cosas extraordinarias para Dios. Recuerde que para ser un buen lider cristiano, hay que estar dispuesto a pagar un alto precio.

Dios le bendiga

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s