¿Quién introdujo el cristianismo en China?


¿Quién introdujo el cristianismo en China?

ultima fecha de Actual.: 21-05-2010

Autor: Paulo Arieu

Introducción:

Sin juzgar por carecerse de suficientes fuentes, los primeros cristianos chinos fueron los Nestorianos.Después también estuvieron en el s.XVI,  los jesuitas con S.Francisco de Loyola, uno de los lideres de la Contrareforma. El primer misionero Bautista Fundamentalista Independiente fue John Birch. La primera Misionera Bautista Sureña fue Charlotte Diggs Moon. James Hudson Taylor era hijo de metodistas, pero era de las Asambleas de Hermanos Abiertos, aunque al final fue Bautista. Algunos sub-grupos bautistas son idénticos a las Asambleas de Hermanos Libres. Empezaremos comentando acerca de Hudson Taylor,el misionero que impactó China con el testimonio de Jesucristo. El testimonio de este notable y piadoso médico misionero en la China, es uno de los más sobresalientes. Dios había usado al dr. Taylor para fundar la gran Misión del Interior de la China y lo había bendecido en muchas maneras. Tuvo varias experiencias espirituales que lo condujeron a un crecimiento en la fe, aunque se lo ha descrito en los primeros años como un cristiano cargado y fatigado, afanado en su espíritu por su torpeza en su tarea de aprender de Cristo y tratar de imitarlo.

Pero luego, el experimentó un gran cambio. Su hijo, el Dr. Howard Taylor, en su libro Hudson Taylor’s Spiritual Secret (El Secreto Espiritual de Hudson Taylor), nos explica lo acontecido:

“Entre muchas cartas que esperaban la llegada del Dr. Taylor a Chinkiang, había una del  Sr. Juan McCarthy, escrita desde Hangchow. La gloria de una gran aurora estaba sobre él, aquella luz interior cuyo amanecer hace todas las cosas nuevas. Su anhelo era describirlo al Dr. Taylor, porque sabía que su amigo  estaba muy ejercitado en su condición espiritual. “[0]

Cambios territoriales en China a través de su historia.

China  es una región cultural, una civilización antigua, y, dependiendo de la perspectiva, una entidad nacional o multinacional que se extiende en gran parte del Este de Asia.

La última Guerra Civil China (finalizada en 1949) condujo a la aparición de dos entidades políticas que utilizan el nombre “China”:

  • República Popular de China, conocida comúnmente como China Comunista o simplemente China, tiene control sobre China Continental y los territorios autogobernados de Hong Kong (desde 1997) y Macao (desde 1999).
  • República de China, conocida comúnmente como China Nacionalista o Taiwán, tiene control sobre las islas de Taiwán, Pescadores, Kinmen y Matsu.

China es hogar de una de las civilizaciones continuas más antiguas del mundo, consistente en estados y culturas que se remontan hasta seis milenios atrás. Posee el sistema de escriturade uso continuo más antiguo y es lugar de numerosos inventos importantes, tal es así que el erudito británico Joseph Needham denominó las “cuatro grandes invenciones de la China Antigua“: el papel, el compás, la pólvora y la imprenta.

Históricamente, la esfera cultural de China se ha extendido a través del Este de Asia en todas sus formas: su religión, costumbres y sistemas de escritura fueron adoptados en diversos grados por sus vecinos tales como Japón, Corea y Vietnam. La primera evidencia de presencia humana en la región fue encontrada en la cueva de Zhoukoudian y es uno de los primeros especímenes del Homo erectus, mejor conocido como el hombre de Pekín, y que se estima que vivió aproximadamente entre 300.000 y 550.000 años atrás.»[1]

Caracter simplificado de la palabra “China” en idioma chino.

El primer caracter se refiere a “central” y el segundo a “nación”.

«Al jesuita italiano Matteo Ricci, que introdujo el cristianismo en China, se le atribuye haber sido la primera persona que diseñó una representación sistemática de los sonidos del chino en alfabeto latino. El español Diego de Pantoja, el más estrecho colaborador de Ricci en Pekín, participó también en la elaboración de este sistema, que sería mejorado años después por el francés,también jesuita, Nicolas Trigault.

Este primer sistema de representación del chino en alfabeto latino respondía a una de las necesidades ya mencionadas para la trascripción fonética del chino. Al escribir en latín y otras lenguas europeas sobre lugares y personas de China se hacía necesario transcribir al alfabeto latino los nombres y términos propios de la lengua china.

Además, la descripción fonológica del chino en términos del alfabeto latino facilitaba el estudio de esta lengua para los europeos, en un momento en que comenzaban a producirse los primeros intercambios comerciales y culturales directos entre ambas civilizaciones. En el sudeste asiático, el sistema original de Matteo Ricci y Diego de Pantoja para el chino influiría en el trabajo del francés Alexandre de Rhodes, que adaptó el alfabeto latino para su uso en lengua vietnamita, creando así uno de los pocos sistemas de escritura latina utilizados en la actualidad en Asia Oriental.

Esta presencia europea en China decayó durante el siglo XVIII, después de que la dinastía Qing hubo prohibido la actividad misionera. En el siglo XIX, el declive de esta dinastía, la última de la historia imperial china, permitió de nuevo la presencia de misioneros europeos en suelo chino, especialmente en el sur.

El misionero protestante británico Robert Morrison compiló un diccionario bilingüe chino-inglés, publicado en tres partes entre 1815 y 1823, en el que adoptó su propio sistema de transcripción para el chino mandarín.

Otros misioneros cristianos continuaron el trabajo original de Ricci, Trigault y Morrison, ideando sistemas de transcripción no solo para el mandarín, sino también para otras variedades del chino, como el cantonés o el min del sur.

Estos sistemas de transcripción sirvieron para compilar versiones chinas de la Biblia en alfabeto latino, lo cual facilitaba la lectura por parte de los religiosos occidentales y su enseñanza a aquellos que eran analfabetos en la escritura ortodoxa en caracteres, que por aquel entonces constituían la inmensa mayoría de la población.

Uno de estos sistemas de escritura latina, el adoptado para el dialecto min del sur de Xiamen, es aún hoy utilizado por partidarios de la normalización lingüística de la forma de min del sur hablada en Taiwán, y se utiliza por ejemplo en la versión de Wikipedia en esta variedad lingüística del chino.»[2]

Mision al interior de la China – Hudson Taylor

Mientras que Guillermo Carey, misionero bautista inglés, de oficio zapatero, quien hoy en día es considerado el Padre de las Misiones Modernas se dirigió a la India, fue el dr.Hudson Taylor quien se dirigió al interior de la China

JAMES HUDSON TAYLOR (1832-1905)

Hudson Taylor nació en Barnsley, Inglaterra, y era hijo de un predicador metodista. Su interés por las misiones, y por China en particular, ya lo tenía desde niño; sin embargo, no fue hasta los diecisiete años cuando el joven Taylor experimentó la salvación. Tras estudiar medicina, pues Taylor quería ser de ayuda práctica para la gente, y teología fue a China en 1854 como misionero bajo los auspicios de la Sociedad para la Evangelización de China.

Por aquel entonces se habían abierto amplias perspectivas para el evangelio en esa nación, pues el emperador de China había hecho profesión de fe cristiana.

Sus primeros tiempos en Shanghai fueron realmente difíciles: el apoyo económico prometido no llegaba y el chino era un idioma realmente complicado de aprender. Además, Shanghai, como ciudad cosmopolita, albergaba un buen número de misioneros, cosa que disgustaba enormemente a Taylor que veía concentrado el esfuerzo misionero en una sola ciudad, mientras que la inmensidad de China estaba sin tocar. Por tal razón comenzó a hacer viajes al interior. Como resultado de esos viajes tomó la decisión de vestir como los chinos para identificarse más con su cultura; incluso se afeitó la cabeza, se dejó coleta y se puso lentes. No todos los misioneros aceptaron su cambio de fisonomía.

En 1858, tras trabajar durante cuatro años en un hospital, se casó con la hija de otro misionero. Volvió a Inglaterra en 1860 y durante cinco años tradujo el Nuevo Testamento a la lengua ningpo. Durante su estancia en su país se especializó en química y obstetricia y también recorrió Inglaterra dando numerosas conferencias y levantando la visión a favor de China. En 1866 volvió a China con otros dieciséis misioneros para fundar la Misión al Interior de China.

En 1870 su esposa y dos de sus hijos murieron a causa del cólera. A pesar de las dificultades, se quedó en China estableciendo doscientas cinco bases misioneras con ochocientos cuarenta y nueve misioneros de Inglaterra. Murió en Changsha, China, en 1905.[3]

Escribió:

‘Ojala que pudiera hablarle ahora del camino de la santidad. Cuando conversábamos, este tema era lo que más ocupaba mi mente, no a causa de algo que yo hubiera leído … sino por una conciencia de fracaso, de que no era lo que sabía que debía ser un descontento; una lucha perpetua por encontrar una manera de gozar siempre de aquella comunión que a veces es tan real, pero que las más de las veces se convierte en visionaria y lejana….

‘Ahora creo que este esfuerzo, anhelo y esperanza de mejores días no es el camino verdadero que conduce a la santidad, gozo y utilidad. Es mejor, sin duda, que la satisfacción por cosas inferiores, pero en resumen no es el mejor camino.

‘Me ha llamado mucho la atención un pasaje del libro intitulado Cristo Es Todo. Dice:

“El Señor Jesús, cuando es recibido, es la santidad principiada; el Señor Jesús cuando es amado, es la santidad avanzada; el Señor Jesús contado como permanente en el corazón sería la santidad completa…. Es más santo aquel que tiene más de Cristo adentro y que goza más en la obra consumada.Es la fe defectuosa la que enreda los pies y causa muchas caídas.

‘Esta última oración creo que ahora la apruebo completamente. El permitir que mi amado Salvador obre en mí Su voluntad, mi santificación, es lo que, por Su gracia, es mi deseo vivo. El confiar, no el luchar o el fatigarse, e! mirar a Cristo confiando en El para el poder para el presente, descansando en el amor de un Salvador todopoderoso, en el gozo de una salvación completa, de todo pecado: esto no es nuevo, pero es nuevo para mi. Siento como que un día glorioso ha amanecido para mí.’ [4]

El Dr. Hudson Taylor dijo después:

“Mientras leía, lo vi todo. Miré a Jesús, y cuando vi: ¡Oh, cómo me inundaba el gozo”.

“Ahora era un hombre gozoso (escribía un colega, el Sr. Judd), un cristiano alegre. Antes estuvo muy cargado, su alma no tenia mucho descanso. Mas ya descansaba en Jesús, permitiéndole a El hacer la obra. Al hablar en las reuniones después de esa experiencia, un nuevo poder fluía de él, y en las cosas prácticas de la vida una nueva paz le posesionaba”.

Basta una preciosa verdad más que el Dr. Taylor aprendió: que Cristo es la Vid y los creyentes los pámpanos o ramas, pero que la Vid y las ramas son una misma planta. [5]

El secreto espiritual de Hudson Taylor

«Me sentía muy intranquilo y angustiado hace unos seis u ocho meses, reconociendo la necesidad personal y para la Misión de la mayor santidad, vitalidad y poder en nuestras vidas. Pero mi propia necesidad personal era la primera y la mayor. Sentí la ingratitud, el peligro, el pecado de no vivir cerca de Dios. Oré, agonicé, ayuné, me esforcé, hice resoluciones, leí con más diligencia, busqué más tiempo para la oración –pero todo en vano.

Bien sabía que si yo podía permanecer constantemente en Cristo todo estaría bien, pero no podía. Comenzaba el día con oración, resuelto a no quitar la vista de Él ni un instante, pero la presión de mis deberes, a veces muy penosos, y las constantes interrupciones tan fastidiosas, me hacían olvidarlo a Él. Además, en este clima se le desgastan a uno tanto los nervios, que es difícil refrenar la propensión a la irritación, actitudes bruscas y a veces palabras duras. Los días dejaban su saldo de pecado y fracaso, de falta de poder. En verdad tenía «el querer», mas el efectuar el bien no lo alcanzaba.

Entonces surgió la pregunta, ¿qué me podrá librar de este trance? ¿Tendrá que ser así hasta el final –un conflicto constante, y tantas veces la derrota? (…) Me odiaba a mí mismo, odiaba mi pecado, sin poder resistirlo. Sabía que sí era en verdad un hijo de Dios; a pesar de todo, su Espíritu clamaba en mí, «Abba, Padre». Pero para aprovechar mis privilegios como hijo, me faltaba por completo el poder.

No había nada que anhelaba tanto como la santidad; pero lejos de lograrla, cuanto más luchaba más se me escapaba, hasta que casi perdí toda esperanza y comencé a pensar que, tal vez para que el cielo me pareciera más dulce, Dios no me la concedía aquí en la tierra. No creo que estuviera yo luchando por lograrla con mis propias fuerzas. Bien sabía que para eso era impotente. Así se lo dije al Señor y le rogué que me diera su ayuda y fortaleza. A veces casi creía que Él me sustentaría y me ayudaría, pero por la tarde –al repasar las cosas del día–, ¡ah!, sólo tenía que confesar y llorar mi pecado y fracaso ante el Señor.

***

Todo el tiempo yo estaba convencido de que en Cristo podía hallar todo lo que necesitaba, pero la pregunta práctica era: ¿cómo obtenerlo? Él en verdad es rico, pero yo pobre; Él fuerte, pero yo débil. Bien comprendía yo que había savia abundante en la raíz y en el tallo, pero cómo conseguir que fluyera en esta pobre rama mía, no sabía. Conforme me iba amaneciendo la luz, vi que la fe era el único requisito –que era la mano con la cual podría asirme de la plenitud de Dios y apropiármela. Pero en mí no había esa fe.

***
Cuando había llegado al colmo la angustia de mi alma, Dios usó una frase de una carta del querido McCarthy para quitarme las escamas de los ojos. El Espíritu de Dios me reveló la verdad de nuestra unión con Jesús, que somos uno con Él, como jamás antes la había visto. McCarthy, que venía muy acongojado por el mismo sentimiento de derrota, pero que vio la luz antes que yo, me escribió: «¿Cómo obtener el fortalecimiento de la fe? No es por esforzarse uno, sino simplemente descansando sobre Aquel que es fiel».

Al leerlo, ¡lo comprendí todo! «Si fuéremos infieles, Él permanece fiel». Miré a Jesús y vi, y cuando vi –¡ah qué raudal de gozo inundó mi ser!– que Él había dicho: «¡Nunca te dejaré!».

«¡Ah! En eso hay descanso», pensé. ¡He luchado en vano por descansar en Él. Ya no me esforzaré más. ¿Pues no ha prometido Él morar en mí, nunca dejarme, jamás faltarme? Él nunca me faltará.

No era esto todo lo que me mostró el Señor, ni aun la mitad. Al pensar en la Vid y los pámpanos, el Espíritu derramó su preciosa luz directa en mi alma. ¡Cuán grande parecía mi error en tratar yo de sacar savia, la plenitud de Él! Vi no tan sólo que Jesús nunca me dejará, sino que soy miembro de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. La Vid no es solamente la raíz, sino todo – raíz, tallo, vástago, ramas, hojas, flores, fruto. Y Jesús no es eso solamente – Él es la tierra y el sol, aire y rocío, y diez veces más de lo que hemos soñado, anhelado y necesitado. ¡Ah, el gozo de conocer esta verdad! (…).

¡Ah, mi querida hermana, es algo verdaderamente maravilloso estar unido a un Salvador resucitado y exaltado, ser miembro de Cristo! Piensa en lo que eso significa. ¿Puede Cristo ser rico y yo pobre? ¿Puede tu brazo derecho ser rico y el izquierdo pobre? ¿O tu cabeza bien alimentada mientras tu cuerpo se muere de hambre? (…).

Lo más dulce de todo, si se puede hablar de que una cosa sea más preciosa que otra, es el descanso que trae esa plena identificación con Cristo. Ya no me afano por nada, al apoyarme en esto; pues Él, yo sé, es poderoso para llevar a cabo su voluntad, y su voluntad es la mía. No importa dónde me coloca ni cómo. Eso es más bien cosa suya que mía; pues en el lugar más fácil Él me dará su gracia, y en el más difícil su gracia me basta … Así que, si Dios me coloca en circunstancias confusas, ¿no me ha de dar su dirección?; o en lugares de gran dificultad, ¿no me ha de dar gracia abundante?; en medio de duros trances, ¿no me dará mucha fortaleza? ¡No hay temor de que sus recursos no basten para cualquier emergencia! Y sus recursos son los míos, pues Él es mío, y está conmigo y mora en mí.

Y desde que Cristo mora en mi alma por la fe, ¡cuán feliz he sido! Ojalá pudiera contártelo en vez de escribirte. Yo no soy mejor que antes. En cierto sentido, no lo deseo ni lo estoy buscando. Pero yo estoy muerto y sepultado con Cristo, sí, ¡y también resucitado! Y ahora Cristo vive en mí, ¡y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí (…)».

No debemos mirar estas experiencias, estas verdades, como solamente para los pocos. Son el derecho de todo hijo de Dios, y nadie puede renunciar a ellos sin deshonrar al Señor. El único poder para ser libertado del pecado o para el verdadero servicio es Cristo».[6]

Articulo relacionado

Notas

0. Donald D.Turner, Las doctrinas del Espiritu Santo y la Iglesia,pag. 89,ed. Portavoz

1. China, Wikipedia

2.http://es.wikipedia.org/wiki/Sistemas_de_transcripci%C3%B3n_del_chino#Introducci.C3.B3n

3. http://www.proel.org/index.php?pagina=traductores/taylor

4. Donald D.Turner, Las doctrinas del Espiritu Santo y la Iglesia,pag. 89-90,ed. Portavoz

5. Ibid

6 http://www.aguasvivas.cl/revistas/29/espigando2.htm

imágenes:

3 comentarios en “¿Quién introdujo el cristianismo en China?

  1. Sin juzgar por carecerse de suficientes fuentes, los primeros cristianos Chinos fueron los Nestorianos.
    El primer misionero Bautista Fundamentalista Independiente fue John Birch.
    La primera Misionera Bautista Sureña fue Charlotte Diggs Moon.
    James Hudson Taylor era hijo de metodistas, pero era de las Asambleas de Hermanos Abiertos, aunque al final fue Bautista. Algunos sub-grupos bautistas son idénticos a las Asambleas de Hermanos Libres:
    James Hudson Taylor
    http://www.jesusloversincleveland.org/…/taylor/hudson... – Traducir esta página
    It was in Hull that Taylor began to meet with believers in the Plymouth Brethren movement. In this period Hudson learnt his first spiritual lessons. He began to live …Hudson Taylor
    http://www.pentecostalpioneers.org/HudsonTaylor.html – Traducir esta página
    James Hudson Taylor was born into a godly Methodist home in the town of … It was here that he enjoyed beautiful fellowship with the Plymouth Brethren.
    Plymouth Brethren – Wikipedia, the free encyclopedia
    en.wikipedia.org/wiki/Plymouth_Brethren – Traducir esta página
    The Plymouth Brethren is a conservative, Evangelical Christian movement, …… Hudson Taylor, the founder of the China Inland Mission, kept strong ties with the …Hudson Taylor – Plymouthbrethren.org
    http://www.plymouthbrethren.org/…/hudson-taylor – Traducir esta página
    Trials and Blessings. Submitted by Hudson Taylor on Tue, 08/16/2005 – 05:00. Hudson Taylor · Job · Satanology. Satan himself did not presume to ask of God to …
    Hudson Taylor – Plymouthbrethren.org
    http://www.plymouthbrethren.org/user/618 – Traducir esta página
    Hudson Taylor. Personal Information. First Name: Hudson; Last Name: Taylor. History. Member for: 4 years 29 weeks. Links & Blogs. Voices for Christ Audio …
    William Trotter | Online Biblical Resource Library
    http://www.plymouthbrethren.org/user/304 – Traducir esta página
    We get an idea of the scope of the work from Hudson Taylor’s biography. …. called Plymouth Brethren, and admitted that Trotter was, “one of the very ablest and …
    Robert C Chapman – Plymouth Brethren Resources
    http://www.plymouthbrethren.org/users/robertcchapman – Traducir esta página
    All believers in denominations were “Christian brethren” to him. In Choice …. old James Hudson Taylor was burdened for China, he eagerly sought the advice of …China’s Millions: The China Inland Mission and Late Qing Society, … – Página 94 – Resultado de la Búsqueda de libros de Google
    books.google.co.ve/books?isbn=0802829759
    Alvyn Austin – 2007 – History
    Historians of the Brethren movement claim Hudson Taylor as one of their own. … of the earliest supporters were either or practically P.B.s [Plymouth Brethren].
    Plymouth Brethren People: Philip Henry Gosse, Edmund Gosse …
    http://www.priceminister.es/…/plymouth-brethren-people-philip-henry-gos...
    21 Sep 2012 – Compra y Vende con toda seguridad : Plymouth Brethren People: Philip Henry Gosse, Edmund Gosse, John Nelson Darby, John Bodkin …
    Plymouth Brethren people : Top topics (The Full Wiki)
    top-topics.thefullwiki.org/Plymouth_Brethren_p… – Traducir esta página
    Think of it as a What’s Hot list for Plymouth Brethren people. More info ». This is a … 4, Hudson Taylor, 442, Sparkline of topic views for 2 weeks. 5, John Bodkin …

    Me gusta

    • Eliecer,yo no puedo con una sola neurona que tengo administrar toda la informacion que amablemnte me transmites.Please, de a poco, asi uno la asimila y la aprovecha. El asado es riquisimo, pero si me como una vaca termino en el hospital internado.

      Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s