Sectas y conductas sectarias


Sectas y conductas sectarias

 

Tristemente, una vez más somos testigos de una desdichada noticia, sobre un hecho ocurrido en la ciudad de Coronel Suarez, provincia de Buenos Aires. Esta noticia gira alrededor del inescrupuloso comportamiento de un falso religioso y su compañera, una popular periodista de la zona. Todos los detalles respecto a este hecho, (existen ribetes tan macabros, que es imposible de explicarlo racionalmente) han sido analizados meticulosamente por casi todos los medios de comunicación, por lo cual no vale la pena ahondar en los mismos. Lo que si nos preocupa, es la libertad que tienen en nuestros país, los grupos sectarios y ciertos individuos particulares, para hacer de las personas objetos manejados a su antojo.

En este sentido, simplemente queremos decir dos cosas.

a) La primera es que aunque existen varias sectas que se presentan públicamente bajo el nombre de organizaciones reconocidas por el estado: Mormones, Testigos de Jehová, ciertas organizaciones Pseudo-cristianas o Pesudo-evangélicas; creo que el Estado argentino debería protegernos, a través de grupos consultivos y de control que impidan el accionar deshonesto de ciertos grupos o individuos que vistiéndose de piedad, poco tienen de piadosos.

b) Por el otro, y tal vez este sea el punto más importante, existen organizaciones de todo tipo que tienen conductas sectarias (religiosas, políticas, ideológicas, etc.). Es decir, aunque no se trate de una secta, sus enseñanzas y prácticas son sectarias, lo cual es mucho más difícil de definir o de descubrir. En vista de esto, quisiera exponer algunos puntos que son de suma importancia al evaluar el grupo al que usted pertenece y pueda detectar a tiempo si se encuentra en una organización con conducta sectaria, poniendo en peligro su salud emocional, física, familiar, económica, etc.

1- Dependencia casi total con la organización:

Es bueno tener un grupo de pertenencia y rodearse de personas que piensan lo mismo que nosotros. Esto ocurre en clubes, partidos políticos, grupos de afinidad, etc. Esto nos edifica y nos ayuda a crecer, pero cuidado con los extremos sectarios que nos terminan dañando.

En los grupos sectarios, ser parte de la organización es la parte más importante de su fe. Si usted desea el favor de Dios, debe pertenecer a ese grupo u organización en particular, fuera de ella no hay nada. Rechazan con vehemencia a quienes no pertenecen a su grupo, pero mucho más ardientemente, a quienes se apartan de ella. Estos últimos son calificados como traidores, apóstatas, o cosas semejantes; dejando en evidencia el poco amor que el grupo tiene.  Sólo los miembros de esa organización, tienen el agrado de Dios. Todo el resto de la gente está perdida y se encuentra bajo la ira de Dios. Sólo los miembros de la organización son salvados.

2- Dependencia casi total con el líder principal de la organización:

Es saludable pedir consejo a alguien con mayor experiencia o conocimiento, en algunos asuntos de nuestra vida. Lo hacemos regularmente cuando consultamos a un médico, por problemas de salud, a un abogado por problemas legales a un entrenador cuando estamos en el gimnasio, o a alguien con mayor conocimiento espiritual cuando lo necesitamos… pero cuidado con los extremos.

En los grupos sectarios, cada decisión que usted toma, debe estar avalada o respaldada por su líder. Su economía, sus relaciones, su trabajo, todo, todo, todo; tiene que estar bajo el control del líder de la organización. Casi siempre este líder tiene características carismáticas y hace alarde de poderes especiales y de un llamado sobrenatural de parte de Dios. Justamente es una persona que reclama pleitesía, admiración y por sobre todas las cosas, obediencia absoluta. Regularmente no es alguien que sirve, sino alguien que reclama que le sirvan. En este contexto, la palabra del líder se convierte en Palabra de Dios, y debe ser obedecida sin reclamo ni objeción. Casi siempre hace alarde de un misticismo espectacular e invita a otros a que tengan las mismas “experiencias” que él. Además, tiene una “revelación” especial desconocida por el resto de la humanidad y que sólo él tiene. Le hace sentir a su gente que les hace un favor, compartiéndoles su “sabiduría” particular.

3- Dependencia económica:

La Palabra de Dios, la Biblia, enseña mucho respecto al dar, a la generosidad y al altruismo. Es evidente que por medio de su enseñanza, se nos estimula a ser responsables con nuestros diezmos y ofrendas, pero cuidado con aquellas enseñanzas que van más allá de esto.

En estas organizaciones existe una manipulación sobre los asuntos de dinero mucho más allá de lo que la Biblia enseña (la mayoría de estas organizaciones tiene como objetivo final, manejar la economía de sus miembros). Las palabras “Pactos con Dios”, “Sembrar en el reino”, “Dar para recibir”, “Teología de la prosperidad”, etc.; son llevadas a extremos dañinos, donde las personas son literalmente esquilmadas. Se ejercen controles minuciosos sobre los aportes, sabiendo quienes dan y cuanto dan, como una forma de control y presión. Bajo coacción psicológica, muchos son literalmente obligados a dar sus autos, casas, etc. para fines que muchas veces los mismos miembros desconocen.

4- Aislamiento:

La Biblia nos insta muchas veces a apartarnos del pecado y de toda conducta dañina, pero lejos está esto de querer decirnos que debemos apartarnos de todas las personas, y mucho menos de nuestros seres queridos y amistades. Por el contrario, la Biblia nos desafía a estar con las personas, manteniendo una conducta correcta, y ayudando a quienes nos necesiten.

Sin embargo, casi todas las organizaciones sectarias buscan apartar a sus miembros de todo contacto ajeno a la organización. No sólo son “captadas” por la organización, sino que también son gradualmente apartadas de todos los contactos ajenos a dicha organización. El propósito es dejarlos vulnerables e influenciables, cortándoles lazos afectivos que puedan hacerles reflexionar respecto al problema en el que se están metiendo. Los contactos de los miembros de estas organizaciones, casi siempre giran alrededor de los miembros de la misma. En este sentido, regularmente se les prohíbe festejar cumpleaños, aniversarios, fiestas de fin de año, día del padre o de la madre, etc. e inclusive se les prohíbe participar de ellas. Esto aísla a los miembros y les limita la independencia de pensamiento.

5- El miedo como elemento de imposición:

La palabra de Dios muestra claramente que Jesucristo vino para hacernos libres. No podemos ser esclavos de un concepto, líder u organización. Cuando creemos en Jesucristo, Él nos hace libres. Libres del pecado, libres de la condenación, libres del temor, libres de la esclavitud, etc.

Sin embargo, muchas organizaciones sectarias utilizan el temor como elemento de esclavitud, dejando a merced de sus caprichos, a los miembros de la misma. Se les atemoriza respecto al futuro, a la ira de Dios, a enfermedades, al juicio eterno, a los males y castigos, etc. Esto deja a las personas en un grado de vulnerabilidad y manipulación que estremece. Pierden la capacidad de razonamiento por sí mismo, alejándose o negando todo pensamiento que pudiera poner en duda sus creencias, y que pueda recordarles aquello que tanto temen.

Bien podríamos llamarlo a esto “abuso psicológico”. También utilizan técnicas de control mental y persuasión coercitiva para que todos los miembros dependan del líder o de la organización.

Estas características sectarias, pueden darse dentro de cualquier organización. Inclusive dentro de una organización legalmente establecida. Si uno de sus responsables, sacerdote, pastor o líder se “despierta” con una revelación novedosa, y toma para sí, alguna o todas las conductas mencionadas, puede convertirse sin desearlo, en un peligroso líder sectario.

Pastor. Lic. Marcelo Centineo
Merlo – San Luis – Argentina

PD. Evalúe su propia condición, y vea si el lugar donde se encuentra es una iglesia o una organización sectaria. En caso de tener dudas, escríbanos, que con mucho gusto estamos dispuestos a ayudarle.

  • “Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!»” Ro 8:15 NVI
  • “Porque el Espíritu que Dios les ha dado no los esclaviza ni les hace tener miedo. Por el contrario, el Espíritu nos convierte en hijos de Dios y nos permite llamar a Dios: «¡Papá!»” Ro. 8:15 TLA

8 comentarios en “Sectas y conductas sectarias

  1. Hola necesito ayuda, soy un líder de una iglesia cristiana evangélica, de una iglesia que se define pentecostal, llevo más de un año de liderazgo y últimamente he comenzado a sentirme mal. Me siento muy presionado con las exigencias del liderazgo, y el grado de compromiso hacia el ministerio celular, que acapara gran parte de mi vida, dedico gran parte de mi tiempo al ministerio, muchas veces sin descansos, viviendo constantes y frecuentes situaciones de estrés, sobre todo por el trato difícil con muchas de las personas, por las presiones y exigencias de producir frutos y resultados … . Todo ello me ha llevado a plantearme la siguiente pregunta: ¿verdaderamente esta es la vida abundante que Jesús tiene para mí? ¿Cómo Cristiano no tengo otra posibilidad de llevar una vida abundante en Cristo y al mismo tiempo llevar una vida de servicio a Dios si no es siendo líder de una iglesia y cumpliendo todas las exigencias de esta vida evangélica?
    Aparte de esto he comenzado a sentirme mal por la presión que el grupo está ejerciendo sobre mí. Por ejemplo veo comportamientos y actitudes que no me agradan en absoluto y me hacen sentir muy mal. Por ejemplo en mi iglesia todo gira en torno a la figura del Pastor, su autoridad es indiscutible, y hasta cierto punto temible. En los cultos la congregación se funde en sendos y enérgicos aplausos a una exclamación del Pastor, o cuando finaliza un discurso con una entonación emotiva, donde la gente parece que tiene la obligación de aplaudir siempre de forma programada, hay que estar siempre repitiendo una y otras vez frases del sermón.
    El Pastor reprende severamente si hay cualquier crítica hacia “el grupo” o hacia sus ideas, su persona, etc… , se definen categorías de líderes o creyentes excluyentes de la iglesia, el pastor tiene su propio grupo “de élite”, por así decirlo y de su grupo parten toda una serie de redes, que se dividen a su vez en otros grupos más pequeños y donde se van clasificando los líderes según afinidades, méritos o resultados…
    Este elitismo se extiende hacia el resto de ministerios existiendo siempre grupos cerrados liderados por “los favoritos”
    Además de esto, hay veces que me siento coaccionado o intimidado en el sentido de que si uno no está a la altura de las exigencias, las responsabilidades o de los resultados, te hacen sentir mal, como que uno está fallando en su cometido, no está siendo fiel y diligente a Dios, que uno recibirá castigo de parte de Dios.
    Necesito ayuda por favor, les escribo ustedes porque no me atrevo a hablar sobre esto con nadie de mi congregación, le pido a Dios que me puedan ayudar y darme un buen consejo sincero de parte del Señor para mi.
    Muchas gracias y Dios les bendiga.

    Me gusta

    • Hola,yo no soy pastor, no tengo experiencia como ministro.pero hay principios que son logicos, lo mismo es un trabajo secular que uno religioso o ministerial. Sacate parte de las responsabilidades de encinma.Hay que comosionar lideres y delegar en ellos hasta que maduren lo haran mas o menos,pero bueno, hay que esperar.tene un tiempo de descanso adecuado 7 a 9 hs. y estudia la biblia,ora,prepara tu sermon y tus enseñanzas,pero no te sobrecarges. salvo que sea un devocional no prediques mas de dos veces por semana, hay que estudiar y prepararse para el sermon.Y ora,hermano, descansa, la obra de Dios es de Dios y no tuya.Delega, esa es la clave del exito.prepara lideres, discipulos, mandalos a capacitarse al instituo biblico.
      Si el pastor es autoritario, no te compliques, prepara una carta en amor y buscate en oracion y visitacion otra congregacion.No lo vas a cambiar al predicador y te van a echar en el intento.
      Espero tu respuesta y seguimos hablando. EL g-12 no sirve, es muy sectario.Demasiado.
      Saludos

      Me gusta

  2. Hermanito, estoy de acuerdo con Paulo, lo major es, considerando que ya conoces a la gente, liderazgo y congregacion, sera muy dificil quedarte o que te dejen quedarte si tu expones tu sentir. Lo mas sabio sera y aqui repito el consejo anterior, Orar y buscar otra congregacion donde ensenen La Palabra de Dios, linea por linea, donde sea la gracia de Dios y no la obra del hombre ni el esfuerzo humano lo que hace las cosas, sino Su gracia, Su Amor y Su misericordia… Las presiones no edifican, pero el amor y su gracia Si. Lo mejor para Ti. eso quiere Dios, tu hermano Selwyn

    Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s