El clericalismo: Obediencia al pastor parte 2


El clericalismo: Obediencia al pastor parte 2

Autor: Paulo Arieu

Fecha de Actualizado: 19-11-2012

———-

La intención de este artículo es continuar con la reflexión del mensaje anterior y proveer una comprención mejor del rol ministerial del pastor cristiano evangélico; explicar mejor cual debe ser nuestra actitud como laicos ante las autoridades, ministeriales en primer lugar y también políticas y familiares.Y los límites de nuestra responsabilidad, que eviten los excesos de los seres humanos y que puedan ser mal interpretados por terceros y dañen sus conciencias. El modelo de paradigma ministerial que tendremos en mente al igual que en el articulo anterior como ideal es el del pastorado en la Biblia,

Todo esto para que podamos confesar con el mismo gozo que lo hizo el salmista David, cuando dijo

  • “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos. Nuestros pies estuvieron Dentro de tus puertas, oh Jerusalén.  Jerusalén, que se ha edificado Como una ciudad que está bien unida entre sí. Y allá subieron las tribus, las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, Para alabar el nombre de Jehová.  Porque allá están las sillas del juicio, Los tronos de la casa de David. Pedid por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te aman. Sea la paz dentro de tus muros, Y el descanso dentro de tus palacios.  Por amor de mis hermanos y mis compañeros Diré yo: La paz sea contigo.  Por amor a la casa de Jehová nuestro Dios Buscaré tu bien”. (Sal. 122:1-9, RV 1960)

La Biblia define el pecado como infracción de la ley (“Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” 1 Jn. 3:4). La palabra que se usa en (“ Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados” Ro. 2:12) y que se ha traducido “sin” leyes la misma que se usa para significar “contra” la ley. La infracción de la leyes desobediencia a la autoridad de Dios, y esto es pecado. El pecado es un asunto de conducta; pero la infracción de la leyes una cuestión de actitud del corazón.

Hay cosas que dificultan el ir al paso de Dios en nuestras vidas. Cuando hay pecado que se interpone entre usted y Dios, se crea una disonancia entre su alma y el Dios vivo. Es entonces que ya no puede ir al paso de Dios, y como resultado, anda demasiado deprisa o se queda atrás. “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?“ (Am. 3:3). De modo que la primera condición para caminar con el Dios vivo es ser uno con Él; uno con el Santo en el Señor Jesucristo y en Su sangre derramada. Cuando esto es así, somos determinados exclusivamente por Él, por Su obrar y por Sus pasos. “La era actual se caracteriza por la transgresión a la ley. El mundo está lleno de este pecado y pronto aparecerá el hijo de la transgresión. En el mundo se está socavando cada vez más la autoridad hasta que al fin todas las autoridades serán derrocadas y reinará la anarquía”.[0]

Pablo Hoff comenta que

Muchos de los problemas humanos tienen raíces escondidas bajo la superficie. Los consultantes a veces presentan solamente los síntomas y no se dan cuenta del problema verdadero. Algunos sicólogos creen que cada problema de
alcoholismo, desarmonía matrímonial, desviación moral, conducta antisocial o flojedad espiritual, tiene su fondo. No basta en tales casos cortar solo el tronco del problema; es necesario cavar hasta las raíces y sacarlas. Por ejemplo, un drogadicto puede atríbuir su problema a un sentido de insegurídad, algo que se relaciona con su situación en el hogar. Para solucionar su problema, conviene tratar su problema emocional, es decir, el problema que existe en el hogar. [1]

Tristemente, muchos vienen a nuestras congregaciones buscando soluciones a sus problemas y conflictos humanos – espiritulaes, y que grande es el “chasco” que se llevan cuando ven que empiezan los antagonismos, las luchas por el poder en las congregaciones y las discordias. Muchas veces nuestras comunidades se parecen mas a una bolsa llena de gatos que a una asamblea de santos, lamentablemente.Porque pasa esto, porque las personas se comportan mal?

P. Hoff responde diciendo que

“algunas personas se comportan mal porque así consiguen ciertos fines apetecidos”.[2]

Que significa chasco?

El Diccionario de la Real Academia Española nos define el término “chasco” de la manera siguiente:

“Burla o engaño que se hace a alguien. Decepción que causa a veces un suceso contrario a lo que se esperaba”.[3]

“Dios ha propuesto manifestar su autoridad al mundo por medio de la iglesia”, cita W. Nee. También comenta que “La autoridad de Dios se puede ver en la coordinación de los diversos miembros del cuerpo de Cristo”.[4] Es por este motivo Dios revistió de dones, ministerios y talentos al cuerpo de Cristo”, [5], o sea a Su Iglesia.

El pastorado es un don, y Ryrie explica que “un don espiritual es una habilidad dada por Dios para servir al cuerpo de Cristo dondequiera y como quiera El dirija.”[6]

La doctrina de los dones espirituales es casi exclusivamente paulina; el único uso de la palabra fuera de los escritos de Pablo se halla en 1 Pedro 4:10. El pasaje importante de Efesios 4 le atribuye el dar los dones al Cristo resucitado y ascendido.
El pasaje importante de 1 Corintios 12 enfatiza la obra del Espíritu como el dador de los dones. El otro pasaje principal, Romanos 12, no especifica el agente. [7]

Ryrie explica que “La palabra que designa los dones espirituales (charisma), obviamente relacionada con la palabra empleada para expresar gracia, significa algo que se debe a la gracia de Dios. El uso de la palabra en el Nuevo Testamento abarca desde la dádiva de la salvación (Romanos 6:23), hasta el don del cuidado providencial de Dios (2 Corintios 1:11), y el uso más frecuente relacionado con los dones de gracia al creyente. Cuando se usa con esta última connotación, yo sugiero que un don espiritual es una habilidad dada por Dios para servicio. En esta definición propuesta, el sinónimo para don es habilidad. Un don espiritual es una habilidad. “Dada por Dios” nos recuerda que Cristo y el Espíritu son los dadores de los dones, y “para el servicio” intenta captar el énfasis que se halla en los pasajes centrales de que los dones han de usarse en servir al cuerpo de Cristo.  Aunque existe una cercana analogía entre los dones espirituales y los talentos (ciertamente ambos son dados por Dios, 1 Corintios 4:7), los talentos, por ejemplo, pueden o no ser usados para servir al cuerpo.” [8]

Ryrie comenta que “con relación a esto existe mucha confusión en cuanto al don de pastor. El don es la habilidad de pastorear a las personas. Esto lo puede hacer una persona que ocupa lo que llamamos, en nuestra eclesiología moderna, el oficio del pastorado. O lo puede hacer un superintendente de hombres o una superintendente de mujeres en una escuela. O lo puede hacer una esposa y madre en la casa.” [9]

Lo que no ha de entenderse: 5 puntos [10]

Explica Ryrie que

  • 1. Un don espiritual no es un lugar de servicio. El don es la habilidad, no donde se ejerce la misma. Se puede enseñar dentro o fuera del ámbito de un aula formal, y en cualquier país del mundo. Es posible ayudar en la iglesia o en el vecindario.
  • 2. Un don espiritual no es un oficio. El don es la habilidad y se puede ejercer tenga uno o no un oficio en la iglesia local.
  • 3. Un don espiritual no es un ministerio a un grupo de edad específica. No hay un don de ministrar a jóvenes, o a niños. Todas las edades necesitan el servicio de pastores, maestros, administradores, ayudantes, etcétera.
  • 4. Un don espiritual no es la técnica de una especialidad. No hay don espiritual de escribir o de educación cristiana o de música. Estas son técnicas en las cuales se pueden usar los dones espirituales.
  • 5. Un don espiritual es diferente de un talento natural. Ya he mencionado que un talento puede ser usado o no para servir al cuerpo de Cristo, mientras que un don espiritual sirve positivamente. Notemos algunos contrastes adicionales entre los dones espirituales y los talentos naturales.

Tres oficios en el Nuevo Testamento

Existían claramente los dos oficios de anciano y diácono en los tiempos del Nuevo Testamento. Pero un tercer oficio distinto, el de obispo, no se ve en el Nuevo Testamento, ya que obispos y ancianos usualmente se considera que se referían
al mismo oficio. Sin embargo, la ascendencia de un obispo sobre otros oficiales comenzó a una edad tan temprana como el segundo siglo. Pero semejante transferencia de poder de los apóstoles a los obispos nunca se manda ni se regula en el Nuevo Testamento. En realidad, al final del primer siglo la Didaché, un manual de iglesia, instruía a cada congregación a escoger sus propios obispos y diáconos (15:1), lo cual es totalmente contrario al concepto de la sucesión apostólica. Por cierto, hay una faceta legítima de la sucesión apostólica en que la doctrina de los apóstoles es la que deben enseñar la generaciones subsiguientes (2 Timoteo 2:2), pero esa es una sucesión de doctrina, no de ordenación.[11]

DISTINCIONES ENTRE DON Y OFICIO [12]

Muchas veces existe confusión entre los dones que Dios da a un cristiano y los oficios que él pudiera mantener en la organización de la iglesia. Por ejemplo, pastor y pastorado muchas veces son equiparados en vez de ser distinguidos, que es lo que se debe hacer. Pastor es un don espiritual, mientras que el pastorado (en nuestra eclesiología contemporánea) es un oficio que ocupa el líder principal de la iglesia (partícularmente en el sistema congregacional). Note, sin embargo, algunas distinciones importantes entre los dones espirituales y los oficios.

1. Don versus oficio. Una persona puede tener ciertos dones espirituales pero no ocupar un oficio en la iglesia local. En realidad, este es el caso de la mayoría de los creyentes. Ellos tienen dones (porque todos los creyentes los tienen) pero no son oficiales en la iglesia. Sin embargo, aquellos que ocupan oficios deben también ejercer ciertos dones espirituales. Los ancianos enseñan y gobiernan, y los diáconos deben ejercer el don de servicio (Romanos 12:7). Así que, una persona con un don puede que no ocupe un oficio, pero un oficial sí debe también tener un don.

2. Hombres y mujeres. Los dones son dados tanto a los hombres como a las mujeres, pero los oficios principales en la iglesia deben ser desempeñados por hombres. El único don no dado a las mujeres fue el del apostolado. Pero Dios concedió los otros tanto a hombres como a mujeres. Aun el don de pastor puede ser ejercido por mujeres si uno entiende correctamente que este don es la habilidad de pastorear. Pero esto no es decir que una mujer pueda ocupar lo que hoy en día se le llama el pastorado. Los oficios principales en las iglesias del Nuevo Testamento los ocupaban los hombres. Esto está perfectamente claro porque se esperaba que tanto los ancianos como los diáconos fueran “maridos de una sola mujer”. ¡Ninguna mujer podía cumplir ese requisito!

3. Dentro y fuera de la iglesia. Los dones espirituales pueden ejercerse dentro y fuera de la iglesia local. Los oficios se relacionan sólo con la iglesia local. El don de evangelista, por ejemplo, puede y debe ser ejercido dentro y fuera de la iglesia.  Los ancianos y los diáconos, por su parte, funcionan sólo en relación con su asamblea local particular.

Continúa…

————-

Notas:

[0] Watchman Nee, “La autoridad espiritual”, pag. 18, ed. Vida

[1] Pablo Hoff,  “El Pastor como consejero”, pag. 36, ed. Vida, 1981, Miami, Florida

[2] Ibid

[3] Diccionario de la Real Academia Española, Pág. 251. 1983

[4] “La autoridad espiritual”,op. cit.,pag.13

[5] Ibid

[6] C. Ryrie, Teologia Basica, pag.  65-66, ed. Unilit

[7] Ibid

[8] ibid

[9] Ibid

[10] Ibid

[11] Ibid,pag. 181

[12] Ibid,pag. 183

2 comentarios en “El clericalismo: Obediencia al pastor parte 2

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s