El día que haya respeto por los derechos fundamentales en la Iglesia no habrá ya mas necesidad de desobediencia


El día que haya respeto por los derechos fundamentales en la Iglesia no habrá ya mas necesidad de desobediencia

Nota: Es un articulo catolico, se pueden tomar los conceptos y re-docmentarse. Los conceptos son muy buenos. la base de la reflexion es desde el seno del catolicismo aleman

29 octubre, 2012

Desobediencia – Pasos de liberación en la Iglesia y la sociedad

Este taller estaba patrocinado por la iniciativa Oekumene 2017.

Hellmut  Schüller, ex-vicario general del arzobispo de Viena, Cardenal Schoenborn, iniciador y presidente de la Iniciativa austriaca de curas, narró la experiencia del Llamado a la desobediencia que hasta la fecha ha logrado reunir 500 firmas de 3000 sacerdotes austriacos. El objetivo de este taller era analizar posibles replicaciones de esta iniciativa en Alemania.

Oekumene 2017 es una iniciativa reciente que practica la comunión Eucarística. (En Alemania ha habido en los últimos años varias suspensiones de sacerdotes por dar públicamente la comunión a pastores protestantes o recibirla públicamente de manos de estos o estas).  Están a favor de una sexualidad practicada en libertad, respetando la orientación sexual de cada cual, están a favor de la ordenación de la mujer, a favor del celibato opcional, de acuerdo con la opción de “salirse de la Iglesia” (es decir declarar ante las instancias estatales alemanas que quieren que se les raye de las listas de integrantes de la Iglesia católica, listas que el Estado necesita para cobrar coercitivamente en nombre de la Iglesia católica el diezmo, esto equivale a un acto de resistencia pro-laicidad. Recientemente los obispos declararon que toda persona que solicite ser rayado de las listas estatales queda excomulgado).

Uno de los curas alemanes que decidieron unirse a la iniciativa austriaca relató como y por qué tomó esa decisión. La desobediencia solo cobra sentido dentro de una estructura de mando. En Alemania cobra un sentido adicional con el transfondo histórico del totalitarismo nazi, fundado en obediencia ciega.

Por Internet se enteró de la iniciativa austriaca y sintió que la noticia lo hirió en lo más profundo. Cuando fue ordenado cura, parte del ritual era la promesa de obediencia al obispo. El accedió a prometerla de buena fe y con la mejor intención del mundo. Pero poco a poco empezó a descubrir que la obediencia que se le exigía dentro de una estructura pretendidamente católica, era algo que de manera muy destructiva le hacia sentirse tremendamente impotente. Impotente frente a una estructura de poder basada en el Derecho canónico y un Derecho consuetudinario que enfermaba. La formulación tan clara del Llamado rompió en él un tabú. Era posible desobedecer. Le impactó enormemente que se solidarizaran en esa iniciativa un grupo importante de sacerdotes. Hasta la fecha, el se había sentido muy aislado en su impotencia. No le había sido posible hasta ese momento descubrir y conseguir aliados. Se había sumido en la resignación. Pero con este Llamado surgieron con apremio una cantidad de interrogantes que había hasta entonces oprimido: ¿De donde tomaban los jerarcas la autoridad para hacer, dejar de hacer, dar ordenes….? De Jesús no podía ser. El concepto de “conciencia” cobró una relevancia muy importante. Gehorchen (obedecer) proviene etimológicamente de horchen, hoeren (oir, escuchar), había que escuchar a Dios, penetrar en Dios oyéndolo. Fue posible comprender que había pasos liberadores y tomar la decisión de darlos.

Hellmut  Schüller expuso que después de los meses en que han estado viviendo la experiencia de haber lanzado el Llamado a la desobediencia, él resumiría hoy la justificación para su acción de la siguiente forma: “La desobediencia se vuelve una obligación cuando se abusa de la obediencia”.  Cuando se exige obediencia para forzar a una persona a hacer algo en contra de su parecer. El le había prometido la obediencia al Cardenal König, quien había participado en el Concilio Vaticano II y estaba impregnado de ese espíritu. Pero que ahora se abusa de la obediencia de los sacerdotes para denegarle al Pueblo de Dios sus demandas legítimas. La desobediencia se convierte entonces en la salida de una espiral del silencio. El es hijo de un policía, por lo que desde niño tuvo muy claro lo que significa la disciplina y la obediencia en la policía o en el ejército. Pero en un Estado democrático, estas instituciones tienen recursos de control que permiten impugnar algo que se considera injusto. La Iglesia carece de tales instrumentos y dispositivos.

El haber utilizado la palabra Desobediencia, dio en el blanco. Produjo un nerviosismo muy grande en el aparato eclesial. En Eslovaquia y en Irlanda hay movimientos parecidos, pero no utilizan esta palabra. Y consta que hay nuncios que ya alertan la conferencia episcopal de esos países para que tengan mucho cuidado con la mala influencia que puedan tener los austriacos.

En 1869/70 (Concilio Vaticano I) la Iglesia se convirtió en una monarquía absoluta que requiere la obediencia absoluta para poder funcionar.

En el 2006 se creo la iniciativa de curas. Se hicieron todos los intentos posibles para ser escuchados por la jerarquía. El entonces nuncio en Austria, un libanés bastante abierto (Edward Farhard?) les recomendó pedir una cita en Roma y lo único que lograron fue obtener una con la Congregación para la Doctrina y la Fe. Los recibió un jesuita Luis Latania, sottosegretario de Levada.  Es un hombre muy culto y de muy buenos modales. Fue un equipo de seis curas. Habían acordado que no permitirían que se entrara en discusiones teológicas sofisticadas, sino que no pararían de hablar de sus experiencias, es decir de practicar una teología narrativa. El jesuita quedó perplejo. Al terminar le preguntaron si en todo lo narrado había algo que estuviera en contradicción con la fe y les contestó que no. Pero que como suele hacerse en el Vaticano, habían enviado a un “asistente” austriaco a la reunión (un tal Geissler), que estuvo quieto escuchando toda la conversación. Y una vez terminada, demolió todo en 10 minutos y los dejó burlados. Se enteraron luego que es un miembro de “das Werk” (la Obra, una organización de extrema derecha dentro de la Iglesia). Y que después de este encuentro ascendió en la burocracia del Vaticano.

Le solicitaron al Cardenal Schoenborn que les consiguiera otra cita con otra instancia del Vaticano. Pero Scheonborn les contestó que en el Vaticano había la orden de que nadie los recibiera, salvo la Congregación para la Doctrina y la Fe. Pero esa ya la habían visto.

Entonces decidieron escribir un Llamado Pentecostal, relatando todo lo que habían hecho para ser escuchados. Pero no lograron terminar el documento a tiempo. Entonces decidieron lanzar un Llamado a la desobediencia y lo colocaron en Internet.

Y fue entonces que Gloria TV, una cadena de televisión ultraconservadora, la descubrió y escandalizada la difundió en todos los periódicos austriacos. El éxito fue fulminante.

Habían determinado que era importante que en el Llamado hablaran de lo que ya estaban practicando desde hace rato. Pues era necesario salir de los nichos que cada quien se va buscando. Pues en la situación que se vive en la Iglesia, la mayoría de curas buscan y encuentran un nicho en el que pueden practicar de manera protegida algo de lo que realmente sienten que deberían estar haciendo. Pero esos nichos tienen tres inconvenientes:

  1. Cuando desaparece el cura, el nicho desaparece con el. No es duradero
  2. ¿Quién sabe de ello?
  3. Carece de solidaridad. Cada quien defiende su pequeño oasis sin preocuparse por los demás.

Había que salir de los nichos, pues la desobediencia en silencio es tolerada.

En 2006 salió por televisión en un debate con un obispo. Al día siguiente recibió muchas llamadas de colegas curas preguntándole que si no querían juntarse. Udo Fischer sugirió fundar algo.

Hasta la fecha solo los laicos habían alzado la voz. Ahora debían hacerlo los mandos bajos.  Y decidieron dejar de hablar de “laicos” y cambiar esa palabra por “ciudadanos y ciudadanas de la Iglesia”. El que decía “laicos” teníaa que pagar una multa de un euro. Tenían menos derechos que los clientes de cualquier negocio, pues esos al menos podían reclamar y existen leyes de protección del consumidor. Pero en la Iglesia solo se puede pagar y orar.

Como curas se habían resignado. El último en salir apagaría la luz. No había como oponerse a que con el principio de la maquina de cortar el césped se diseñaran parroquias gigantes y los degradaran a ser simples “cuidadores de espacios” (esto es un juego de palabras que no se puede traducir. “Cuidador/a de espacios” se dice de una persona que limpia oficinas o apartamentos). Debían era ser los defensores del Pueblo de Dios.

Lo crucial fue lograr la solidaridad de un grupo suficientemente grande. Y es un grupo muy alegre. Pero muy pronto se dieron cuenta que no podían seguir operando como una asociación de apicultores, sino que tenían que profesionalizarse en su lucha, que conseguir un moderador profesional para sus apariciones en los medios. Entretanto son un grupo muy contento. Como dice un dicho alemán: una vez que la fama se ha arruinado, se vive a lo fraile.

Se publicaron los nombres de todos los integrantes de la iniciativa en Internet.

Ninguno puede ejercer cargo alguno en la diócesis.

Está prohibido hablar de “cofrade”. Se consideran y denominan “colegas” o amigos.

La iniciativa tiene 500 integrantes. Hay 3000 curas en Austria, de los cuales las 2/3 partes están de acuerdo con la iniciativa, aunque muchos no se atrevan aún a dar el paso. Tienen temor. Algunos les dicen que hay que ser cautelosos y no traicionar al Pueblo eclesial. Que hay que seguir buscando hablar con los obispos. Que sería más fácil todo si quitan la palabra Desobediencia. Pero ellos responden que mientras obedecían nada se logró y que sí es posible así, por que los obispos no han empezado el diálogo con los curas que no son desobedientes. Y los curas en Irlanda y Eslovaquia son presionados fuertemente aunque ellos no utilizan la palabra desobediencia.

.El día que haya respeto por los derechos fundamentales en la Iglesia no habrá ya mas necesidad de desobediencia

——

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2012/10/29/el-dia-que-haya-respeto-por-los-derechos-fundamentales-en-la-iglesia-no-habra-ya-mas-necesidad-de-desobediencia/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s