Adventistas del 7 dia


Adventistas del 7 dia

Autor: Paulo Arieu

Actualizado: 15-11-2012

Muchos Cristianos creemos que los adventistas son cristianos 100 % espero que esto nos ayude a comprender mas su doctrina y que nos muestre porque no lo son.

En los últimos 40 años la Iglesia Adventista ha aclarado su posición en lo referente a varias de las Doctrinas Fundamentales Cristianas. Sin embargo, dentro de su seno existen creencias erróneas, aberrantes o equivocadas que, sin lugar a dudas, colocan a los Adventistas del Séptimo Día en la clasificación de un Culto Religioso no cristianos.

Los adventistas del séptimo día, ¿quiénes son? Se nota que su nombre mismo recalca la importancia que dan al próximo retorno o advenimiento personal de Cristo a la tierra, y a lo que les parece ser una obligación permanente, la de observar el séptimo día de la semana como el día de reposo.

Los adventistas se destacan por ser muy buenas personas. Aman sinceramente a Dios y se abstienen de los vicios y placeres mundanos. Su sede central se encuentra en Washington, D.C., Estados Unidos. Su programa misionero es impresionante y son famosos por sus obras sociales, en especial, por sus excelentes hospitales y atención médica en muchos países subdesarrollados.

Cuentan con más de 3.600.000 adeptos en todo el mundo, cuatro quintas partes de ellos se encuentran fuera de los Estados Unidos. En total tienen más de 20.000 congregaciones y unos 8.000 pastores. Algunas autoridades sobre el tema de otros evangelios, ya no califican a los adventistas como una secta falsa. Estos creen en la inspiración de la Biblia, la Trinidad, la deidad y el nacimiento virginal de Cristo, su expiación y muchas otras doctrinas evangélicas.

Aunque muchas de sus doctrinas son ortodoxas, tienen otras que no lo son. Por ejemplo, desvían de la senda bíblica algunas de sus creencias sobre la muerte y el estado futuro. Exageran la observancia del séptimo día como el dia de reposo. Han aceptado la profecia de Elena de White, casi como “inspirada” y la usan para interpretar la Biblia. Conviene que el obrero cristiano conozca sus ideas raras y esté preparado para refutarlas.

Se puede afirmar que la dirigente más destacada de la iglesia, ahora unida de los adventistas, fue Elena Harmon de White (1827-1915). Fue ella quien apoyaba las ideas de Edson, Bates y otros de los tres grupos, teniendo visiones y escribiendo prolíficamente libros y artículos.

Cuando Elena Harmon tenia nueve años de edad sufrió un accidente, el cual la dejó con el rostro desfigurado y le obligó a dejar permanentemente sus estudios en la escuela. Estuvo enferma toda su vida. Sus padres eran metodistas devotos, pero en la década de 1840 aceptaron la predicación de Guillermo Miller, el cual predijo que Cristo volvería a la tierra en 1843, y por ello fueron expulsados de aquella iglesia. Al tener diecisiete años, la muchacha comenzó a tener visiones que confirmaron las doctrinas controversiales del adventismo.

Aunque se considera que la señora Elena Harmon de White es la fundadora de los Adventistas del Séptimo Dia, esta denominación es realmente la fusión de tres divisiones del movimiento millerista. a) El primer grupo, dirigido por Hiram Edson, de Nueva York, proclamó la doctrina del santuario, es decir, que en 1844, Jesús supuestamente entró en el lugar santisimo en el cielo, para investigar las vidas de los santos, siendo ésta la última fase de su ministerio antes de regresar a la tierra.  b) El segundo grupo, encabezado por José Bates, promulgaba la observancia del séptimo día como el día de reposo. c) La tercera división, inspirada por Elena Harmon de White, hacia hincapié del”espíritu de profecía”, o sea, “el testimonio de Jesús”, el cual se manifestaba en el “remanente” (Ap. 14:6-12; 12:17; 19:10).

INTRODUCCIÓN:  LA CONSTRUCCIÓN PSÍQUICA DE UNA PROFETIZA MODERNA

En su libro “La mentira de White”, el ex-pastor adventista, Walter T. Rea, nos dice que “William S. Sadler”, era un médico ampliamente conocido y cirujano de su tiempo, escritor, amigo personal de Elena White, yerno de John Harvey Kellogg, el cual escribió, que cuando la niña Elena tenía nueve años de edad le dieron una pedrada y el golpe fue tan fuerte que la dejó un poco aturdida y casi se muere. Quedó desfigurada de por vida. Ella misma dice que quedó “en un sopor” (otra palabra por zumbido en los oídos) por tres semanas. Cuando comenzó a recuperarse y vio cuán desfigurada estaba, quiso morir. Se volvió melancólica y evitaba las compañías. Dijo: “Mi sistema nervioso se postró.” En su obra Testimonio para las Iglesias, Elena cuenta su primera experiencia:

“Estaba terriblemente asustada y solitaria, y a menudo aterrorizada por el pensamiento de estar eternamente perdida en el infierno. Pensé que la mía sería la suerte de un pecador condenado y temí perder la razón.” Testimonio para las Iglesias. Elena G. White.

La misma Elena confiesa su terror ante el infierno. Ahora ya sabe por qué ella misma se encargó de eliminar la existencia del infierno de su grupo religioso. Es mejor ignorar su existencia que enfrentarse a la realidad. Así que aquí tenemos a una adolescente que, desde los trece hasta los diecisiete años, fue “debilucha, enfermiza, sin educación, fácil de impresionar, y anormalmente religiosa”. Entonces asistió por primera vez a las conferencias de Guillermo Miller en 1840 (el que puso la fecha de la venida de Cristo, en la que predecía el fin del mundo en 1843 ó 1844)

Recuerden que la misma Elena admite tener un terror único por el infierno, ¡quizás porque se sentía excluida del cielo!

Pero después del fraude de Miller, el rebaño se quedó sin un guía. ¡Así para Elena este era el momento preciso! No pasaron más que unas semanas y Elenita “comenzó a tener revelaciones”.

Estudios posteriores de los escritos y los hallazgos de Miller muestran que sus alegadas profecías habían sido copiadas de otros anteriores a él. En otras palabras, Miller no había hecho más que plagiar ideas y convertirlas en suyas. Pero su viaje fue corto. Nació en 1805 y lo mataron en 1844. Pues como decíamos antes, debido a la muerte violenta e inesperada de Miller, se creó un vacío que debía ser llenado por alguno de sus seguidores.

Es inmediatamente subsecuente a la muerte de este “profeta” que la Sra. White comienza a tener visiones y a recibir visitas de ángeles.

Sin embargo, White no fue la única voz que se levantó diciendo: “Miren, aquí está el Mesías, o Miren, allí está…”Mateo 24:23. ¡No! Aparecieron varias otras voces:

  • “Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como un ángel de luz” (2 Cor. 11:14)

Mary Baker Eddy, la famosa dirigente de la secta religiosa Ciencia Cristiana, también existió durante la mayor parte de la vida de Elena. Pero el problema era que los discípulos de ambas profetizas creían que su profeta era inspirada por Dios y que sus escritos deberían ser usados para interpretar la Biblia. Además el notable Charles T. Russell, el de la Atalaya y los Testigos de Jehová, también vivió durante el tiempo de Elena. Sus seguidores coincidencialmente también creen que ellos son la única iglesia verdadera y que todas las demás son “Babilonia”.

Los Adventistas se adhieren a esta última parte, pero se consideran a sí mismos como la única verdadera iglesia. Una vez la Sra. Elena comenzó a alimentar la imaginación de su grupo, el cual ya estaba acostumbrado a creer en cualquier cosa que le dijeran, se convirtió rápidamente en la Líder del movimiento Adventista.

Por áspera que parezca, la definición de Plagiario caracterizaría a Elena a la edad de diecisiete años como una ladrona, y continuaría definiéndola en esos términos por el resto de su vida, con enorme ayuda y estímulo de otros. Parece un juicio muy severo. Muchos de los actuales defensores de Elena White han tratado de defenderla de esta situación proponiendo que quizás Dios tiene un modelo diferente para los profetas.

Amigos lectores, si queda demostrado que un profeta no hace más que copiar las palabras de otros, quienes NUNCA reclamaron ser inspirados cuando escribieron lo que escribieron, entonces lo que el profeta escribió realmente no es inspirado, sino, además de un robo literario, una falsa y un grosero intento de guiar personas a creer que lo dicho por tal profeta es de Dios, por lo tanto, poniendo en juego los futuros de las almas eternas de cada uno de los que crean en la inspiración de tal profeta, en este caso y según el Diccionario Webster, no más que “un ladrón literario”.

Guillermo Miller, un precursor del adventismo

Se puede trazar el origen del adventismo a las enseñanzas de Guillermo Miller. Alrededor del año 1830, hubo una renovación del interés por la segunda venida de Cristo. Guillermo Miller, un pastor bautista del estado de Nueva York, se dedicó al estudio detallado de las Escrituras proféticas. Anunció que había descubierto la fecha exacta del retomo de Cristo a la tierra: el 21 de marzo de 1843.

Basó su predicción sobre cierta interpretación de los capítulos ocho y nueve de Daniel, con énfasis especial en Dan. 8:14 y 9:24-27. Miller y otros, creían que las setenta semanas de Daniel comenzaron en el año 457 a.c., la fecha exacta del decreto del rey Artajerjes para reconstruir Jerusalén (Dn. 9:25). Interpretando las setenta semanas como “setenta semanas de años”, o 490 años, llegaron a la fecha 33 d.C. (desde 457 a.c. al 33 d.C.). Puesto que 33 d.C. coincide  aproximadamente con la fecha de la crucifixión de Cristo, los milleristas la relacionaron a Dan. 8:14: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas, luego el santuario será purificado”, es decir, a las setenta semanas.

Interpretaron los 2.300 días como 2.300 años (a veces un día en la Biblia se refiere a un año). Supusieron que las setenta semanas y los 2.300 días de Daniel comenzaron en la misma fecha, es decir, el año 457 a.c. Al restar los 490 años de los 2.300, llegaron a la fecha de 1843, para la segunda venida (la pumicación del santuario). William Fisher relata 1a reacción de la gente a la predicación de Miller:

El anuncio de esa fecha causó tremenda agitación, y hubo quienes regalaron sus propiedades y dejaron que sus cosechas se pudrieran en los campos, y en ese gran día – el 21 de marzo de 1843 – se pusieron sus túnicas blancas para la ascensión, y se sentaron a esperar el momento en que Cristo aparecería. Pero cuando el día pasó sin que sucediera nada, Miller anunció que había cometido un error en sus cálculos, y que el regreso de Cristo sería el 22 de octubre de 1844. Una vez más hubo el consiguiente revuelo, y se hicieron los preparativos para “encontrar al Señor en el aire”. Pero, cuando pasó el día sin que viniera el Señor, miles de milleristas, o adventistas, perdieron completamente la fe en las predicciones de su líder …

El 23 de octubre de 1844, un día después de “la gran desilusión” Hiram Edson, un seguidor de Miller, tuvo una “revelación”: Cristo había entrado el día anterior en el santuario celestial (el lugar santísimo del tabernáculo enel cielo) y noenel terrenal, para hacer una obra de pumicaciónen él. Lafecha calculada por Miller fue correcta, pero el evento predicho no se refería a la segunda venida, sino al comienzo del”juicio investigador” de Jesucristo, para determinar quiénes de los muertos serían dignos de ser resucitados y para hacer la obra final de expiación.

Otros adventistas creían que la falta de observar el sábado como el día de reposo tenía mucho que ver con la demora del retomo de Cristo. Esta idea y la revelación de Edson fueron confirmadas por visiones de Elena Harmon. Dos meses después de “la gran desilusión”, la señorita Harmon tuvo su primera visión mientras oraba con otras cuatro mujeres.

“Ella pareció haber sido trasladada al cielo, donde se le mostraron las experiencias que les estaban reservadas a los que fueran fieles al ‘evangelio’ adventista.’,

Fisher describe otras de sus actuaciones: Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que ella empezara a tener otras visiones, acompañadas de extrañas manifestaciones físicas. De acuerdo a los informes de los médicos y de otros testigos, sus ojos permanecían abiertos durante estas “visiones”; dejaba de respirar, y durante estos arrobamientos, ella ejecutaba acciones milagrosas. El contenido principal de las “visiones” parecía ser el de los mensajes que ella recibía para ciertos individuos, familias e iglesias.

La predicación de Miller, antes del”día de la gran desilusión” (él retractó su predicción después de aquel día), la revelación de HiramEdson yel testimonio de la señora Elena de White referente a sus propias revelaciones, formaron la base doctrinal de la iglesia de los Adventistas del Séptimo Día. Ponían gran énfasis en la escatología y en la reforma de salud. Ella se convirtió en líder y profetisa inspirada de su denominación. En una conferencia en 1860, ésta adoptó el nombre de “Adventistas del Séptimo Día” y en 1863 fue organizada oficialmente.

En el año 1818, un americano llamado Guillermo Miller comenzó a proclamar que él había calculado la fecha del retorno de Cristo. Este cálculo, según Miller, fue el resultado de 2 años de cuidadosos estudios de la Biblia. Su fuente para la determinación de dicho cálculo fue Daniel 8:12.

A su descubrimiento se le bautizó con el nombre: LA PROFECÍA DE LOS 2,300 DÍAS. Asignando un año por cada día, él creyó que los 2,300 días literalmente representaban 2,300 años a partir de la reconstrucción de las paredes de la cuidad de Jerusalén en el año 457 antes de Cristo.

Esto significaba que Cristo regresaría a la tierra a instaurar su Reino alrededor del año 1843.

Sin embargo, es importante recordar que la definición de un falso profeta, con Deuteronomio 18:20, es definida como aquel que anuncia que Dios le ha revelado un misterio o que Dios le ha dado un mensaje y al pasar el tiempo fijado, lo prometido no sucede: “El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar…el tal profeta deberá morir” (Deut. 18:20)

Miller mantuvo el descubrimiento en secreto por unos pocos años. Pero llegó un tiempo que la espera se hizo demasiado larga y la “verdad” había que proclamarla. Después de todo, todo aquel que no llegara a escuchar la voz y el mensaje de este supuesto profeta iba a perder de la salvación. El primer mensaje profético de Miller fue en la casa de su cuñado, en agosto de 1831. ¡Sólo faltaban 12 años para el fin del mundo!

El mensaje fue muy bien recibido por los presentes e inmediatamente Miller fue invitado a predicar en varias iglesias locales. En el año 1832 (¡ahora solo faltaban 11 años para el fin del mundo!), Miller publicó su primer escrito relacionado con las profecías. Su éxito no fue tan rotundo como esperaba.

Después de todo, había millones de cristianos doctores, profesores, abogados, ingenieros, teólogos, que sabían leer la Biblia y hacer cálculos, quizás mucho mejor él, y para ellos ¿Cómo era posible que ellos no vieran tan claro la “verdad” que veía Miller en las profecías bíblicas?

Pero más tarde Miller conoció a Joshua V. Hilmes el cual se convirtió en el relacionador público de Miller e hizo los arreglos para que éste hiciera sus predicciones en mítines caracterizados por ser celebrados en “grandes tiendas de campaña”. Ahora, era apremiante alimentar el deseo del público por saber una fecha exacta. ¡Ellos querían saber lo que ni Jesús sabía! Pues, el señor Miller cedió, y estableció la fecha para el retorno de Cristo: El 21 de marzo de 1843. El día de Año Nuevo Judío.

Inmediatamente se organizó la publicación de un periódico y en tan solo unos meses Miller contaba con miles y miles de adeptos. ¡Fue como una avalancha! Muchos comenzaron a vender sus propiedades en anticipación del “Día”. Boston se convirtió en la sede de operaciones del Profeta Guillermo Miller. Los servicios estaban compuestos por personas de todas las ramas religiosas del cristianismo, luteranos, bautistas, católicos, etc. Para el año 1842, no existía un lugar de reuniones lo suficientemente grande para albergar a todos los seguidores de Miller.

Cuando llegó la fecha, marzo 21 de 1843, todo pasó sin incidente alguno.

¡Cristo no regresó! Días más tarde, después de cientos de artículos de burla en la prensa mundial, Miller admitió que de alguna forma cometió un error en su cálculo.

¡EL PROFETA SE HABIA EQUIVOCADO Y UNA VEZ MÁS EL EVANGELIO QUEDABA DESACREDITADO!

Note que Miler no admitió ser un falso profeta, sino que simplemente había cometido un error de cálculo. Esto es sumamente importante en nuestra búsqueda por la identidad verdadera del culto o secta de los Adventistas. Pero la cosa no quedó ahí. El mismo grupo de descabellados fieles que creyó la primera vez, no tuvo la menor duda de creer la segunda vez. El 14 de agosto de 1844, un seguidor de Miller llamado Samuel S. Snow anunció que Miller simplemente había calculado mal la fecha, que la fecha de la venida del Señor ocurriría un año y medio más tarde.

Snow, ¡UN NUEVO PROFETA! dijo que él había recalculado todo y la fecha verdadera era el 22 de octubre del 1844.

El movimiento religioso cobró más fervor que nunca y la noche del 22 de octubre es lo que encontré definido en la Enciclopedia Británica con el nombre de “El gran chasco”. Hasta los seguidores modernos de estos audaces “profetas”- Miller y Snow, orgullosamente hacen alusión a aquel día y sin vergüenza alguna se refiere al “El gran chasco” como si nada.

El Diccionario de la Real Academia Española nos define Chasco de la manera siguiente:

“Burla o engaño que se hace a alguien. Decepción que causa a veces un suceso contrario a lo que se esperaba”. (Diccionario de la Real Academia Española, Pág. 251. 1983)

Al considerar esta definición recuerden la definición de un falso profeta que Dios nos proporciona en Deuteronomio 18:20.

Después de esta fecha, los Mileritas, a veces llamados también Adventistas, se desbandaron. Pero…un grupo de fieles se quedó con el gusto de ver a Cristo venir a buscarlos EXCLUSIVAMENTE a ellos; A los ESPECIALES; A los que de alguna forma mostrarían ser más especiales que todos los otros cristianos de todas las épocas; Estos seguidores acérrimos continuaban sintiendo que después de las dos falsas profecías, el 1844 tenía algún significado profético.

Pues en la mañana del 23 de octubre de 1844, Hiram Edson y otro amigo Milerita se encontraban caminando por un maizal en Port Gibson, New York (no en Jerusalén, o en Galilea), sino en New York, y Edson comenzó a proclamar que había tenido una visión desde los cielos ¡DOS PROFETAS ADVENTISTA MÁS!

La visión consistía en que los 2,300 días realmente no producían la fecha en la que Cristo regresaría a la tierra, sino la fecha en la que Cristo había pasado del lugar Santo al lugar Santísimo en el templo que hay en el cielo.

Cuando la noticia de la visión de Hiram Edson llegó a los oídos de Miller, éste se rehusó tenazmente a apoyarla.Por lo menos Miler fue honesto y no continuó el jueguito de profeta.

Los Mileritas necesitaban una salida rápida y poco dolorosa a la desdichada y VERGONZOSA experiencia del 22 de Octubre. ¡En apenas unos meses, casi el mismo grupo de “escogidos” había abierto los brazos a una nueva doctrina! La casa de Edson se convirtió en la sede de lo que a partir de ese momento se comenzó a llamar Movimiento Adventista (Adventista, porque esperaban el Advenimiento o la llegada de Cristo)

Un punto que deseo repetir aquí es que hasta ese momento todos estos “escogidos” habían estado adorando a Dios y a su seguro Salvador, Jesucristo, ¡los domingos!

Fue en una reunión en la casa de Edson que un individuo llamado Joseph Bates introdujo la idea de que en vez de adorar los domingos, el grupo debía comenzar a adorar los sábados ya que él lo había leído en un pedazo de papel viejo que se encontró un día sentado en el parque.

El artículo en este papel lo había escrito Thomas M. Preble, un líder de lo que en ese momento se conocía como la Iglesia Bautista del 7mo Día. Este grupo Bautista del 7mo Día ha desaparecido casi completamente del espectro religioso mundial. Una persona que forme parte de tan exquisito grupo como el que todavía se reunía en la casa de Edson, no necesitaba ni siquiera abrir la Biblia para leer: El hecho es que estos “feligreses” adoptaron la doctrina del sábado.

Ahora había que explicar cómo entró Jesucristo a hacer en el Lugar Santísimo y qué había estado haciendo en el Lugar Santo.

La necesidad de tal explicación fue llenada por un artículo escrito no por ningún cristiano del Nuevo Testamento, sino por un americano llamado Crosier.

Según este Americano, esta obra de juicio por parte de Cristo consta de 2 partes; a saber: Desde el día de su ascensión en Lucas 24:51, y hasta el 22 de octubre de 1844, la obra de Cristo fue comparable con el ministerio diario de los sacerdotes del Antiguo Testamento.

En otras palabras, el sacrificio de Cristo en la Cruz no resultó ser tan eficiente como se esperaba, porque los pecados habían sido perdonados, pero no borrados de los archivos de los pecadores en los archivos del cielo.

A partir del 22 de octubre de 1844 fue cuando Cristo comenzó aquella fase de su ministerio destinada a borrar, los pecados, tal y como lo hacía el Sumo Sacerdote el Día de la Expiación.

Según los adventistas, cuando Jesús le dijo al paralítico “Tus pecados te son perdonados”, en Mateo 9:5, a Jesús se le olvidó decirle, “Ahora tus pecados te han sido perdonados, pero cuídate …¡qué todavía no han sido borrados! ” En otras palabras, Jesucristo mintió”.

La verdad no es la verdad si no se dice completa. Pues si Jesús sabía que los pecados de hombre habían sido perdonados, pero no borrados, no hacía más que mentir. Él había dicho la verdad, pero una verdad a medias. Por supuesto, esto es así según los genios adventistas.

De acuerdo con las doctrinas Adventistas, Jesús ahora se encuentra sentado borrando pecados.

A raíz de la adopción de esta doctrina la cosa se reduce asombrosamente. Aquí aparece el primer problema del naciente Adventismo del 7mo Día:

¡La puerta estaba cerrada para todos aquellos que no eran del clan adventista! A una muchachita recién llegada al movimiento y llamada Elena, le fue especialmente mostrado (por el mismo Dios que se había equivocado en sus informaciones a Miller y a Snow) una nueva visión… se le “mostró que la puerta de la misericordia se había cerrado para todos los que no habían aceptado el mensaje de 1844”.

Así que el mundo y la mayor parte de los que había en él se quedaron en el lado de afuera de la puerta. ¡En esa pila estamos! Con la excepción de Elena, su esposo, sus hijos, y el grupito de Adventistas que recibieron esta información, todos los demás seres humanos estamos perdidos para siempre.

¡Qué tremenda antítesis se presenta a raíz de esta nueva revelación divina de parte del Padre para esta señora! El pobre Jesús fue enviado al mundo a decir mentiras por el mismo Padre que Elena reclamaba la había mandado a ella a decir que la “puerta de la misericordia se había cerrado para todos los que no habían aceptado el mensaje de 1844”.

Sin embargo, ponga atención a la siguiente cita:

  • “Yo soy la Resurrección y la vida. El que cree en mi, aunque muera vivirá; y todo el que está vivo todavía está vivo y cree en mí, no morirá jamás” (Jn 11:25)
  • “Pero estas cosas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengan vida por medio de él” (Jn. 20:31)

En otras palabras y según la nueva advenediza al Adventismo Post-Milerista, Jesucristo no sabía lo que estaba hablando cuando reclamaba ser la fuente de salvación en Juan 11:25, ya que ella ampliamente declara que el pasaporte para entrar al cielo era haber “aceptado el mensaje de 1844…”¡NO EN CRISTO!.

Pero las cosas se complicaron… el tiempo fue pasando y el exclusivismo, que comienza temprano en cualquier plan religioso, despegó enseguida. Se parece a la actitud de “Señor, bendíceme a mí y a mi esposa, a mi hijo Pedro y a su esposa, a nosotros cuatro, y a nadie más”.

La posición de la puerta cerrada nunca fue realmente aceptada ni por el mismo William Miller, pero circuló entre algunos de los rechazados. Duró oficialmente hasta después de 1850, cuando se abrió una rendijita en la puerta para que pudieran colarse los hijos de los miembros fieles, y más tarde, las esposas y esposos de los que creyeron en la fecha. (Ya que según White, “la Fecha” de 1844, Era la llave de la Salvación ¡No Jesús!)

El punto de vista Adventista de no-salvo vino a significar cualquiera que adorara en domingo (católico o protestante); cualquiera que fumara, masticara tabaco, bebiera, asistiera a espectáculos públicos, o usara o comiera algo que los Adventistas no usaran o comieran – en general, cualquiera que no fuera oficialmente parte de su espectáculo.

La cosa se puso tan fea que muchos de los familiares de los creyentes comenzaron a quejarse de la profetiza y hasta el esposo de Elena, James, tuvo que aclarar que podría haber una rendija en la puerta, sobre la cual Elena no tenía control.

En 1851, James se sintió impulsado a publicar en el Review y Herald (el medio de comunicación adventista), un extenso editorial y decía:

“Ningún escritor del Review se ha referido nunca a las visiones de Elena como autoridad sobre ningún punto. Por cinco años, el Review no ha publicado ninguna de ellas.” Más tarde el esposo de la Profeta pagaría muy caro su atrevimiento al dudar de la “inspiración divina” de su esposa. ¿Cómo lograr la entrada de nuevos miembros sin desacreditar la profecía de la “puerta cerrada?

QUE DICEN LOS ADVENTISTAS Y QUE DICE LA BIBLIA

Dios les mostró a varios de sus líderes el día que Jesús regresaría a la tierra (evidentemente significa que de alguna forma, Dios, actuando misteriosamente, había revelado a un hombre lo que había renegado revelarle ¡a sus ángeles y hasta su propio Hijo!).

La verdadera Iglesia adora a Dios el sábado no el domingo eso dicen ellos:

  • “Pero el día ni la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solamente el Padre” (Mat. 24:36 RV 1960)

Ellos se mezclado partes de la ley con el nuevo testamento, es cierto que Dios había estipulado el sábado como el día de reposo, pero después de Cristo en el N.T. ya no se hace ninguna alusión de guardar este día, cada día ahora es del Señor ya que fuimos comprados por su sangre. Después de Cristo muchos seguidores de Jesús celebraban el Día del Señor o sea el día que resucitó, el domingo.

  • Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,” (Ap.. 1:10 RV 1960)
  • “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.” (Hch. 20:7 RV v1960)
  • “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.” (Ro. 14:5 RV 1960)

Aunque la biblia es clara que nadie debe juzgar a nadie por algún dia especial de adoración. “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,”(Col. 2:16 RV 1960)

  • Para ver el tema del sábado (ir aca)
  • Sobre el futuro de esta iglesia con los menonitas (ir aca)

Dios lo bendiga a ud.

—–

38 comentarios en “Adventistas del 7 dia

    • Algunas razones por las que no guardamos el sábado

      a) Jesús resucitó en domingo:
      b) No se ordena a los cristianos guardar el sábado
      c) La ley sacerdotal y ceremonial está cumplida por Cristo
      d) El sábado es mandamiento eterno para los judíos
      e) Gentiles no guardaron el sábado

      Otras mas en el N.T
      a) A Dios se le dio la gana permitirlo (soberania de Dios). También al Kyrios Cristo (Soberania de Cristo el Rey)
      b) A los apostoles les gusto recordar ese dia la resurrección del Sr. Jesús (autoridad apostolica)
      c) El Espiritu Santo se goza con nosotros (Santisima Trinidad)
      e) El Esp.Santo ruega por y con nosotros cada reunion de adoracion (“dos o mas reunidos en mi nombre”)
      f) A los cristianos desde los apostoles para aca, se nos da la gana hacerlo asi, respaldando a los apostoles de Jesus (apostolicidad,Libre albedrio y responsabilidad cristiana)
      Si sigo pensando, seguro que encuentro mas razones aun.

      Me gusta

    • La biblia exactamente es clara en Génesis 1:1 dice que en el principio Dios creó los cielos y la tierra eso infiere que cuando entra al primer día el Trabaja. Después en Génesis 2:3 dice Entonces Dios bendijo el séptimo día y lo santificó, porque en el reposó de cuanto había hecho en la creación. Por mandato divino y por la soberanía y grandeza de Dios el guardo ese día para que lo reposemos y ese día es el Sábado.
      Y mas adelante en Isaías 66:23 encontramos que dice : Y de mes en mes, y de Sábado en Sábado, vendrán todos a adorar ante mí – Dice el señor-. Eso infiere que Dios mismo por ninguna razón dice que sea adorado el Domingo porque no esta escrito así la gente puede intuir otras cosas si la malinterpreta pero el es claro y búsquenlo en cualquier versión efectivamente dice SÁBADO y no cualquier otro día.

      Saludos que Dios los bendiga 😀

      Me gusta

    • Dios jamás obligo a nadie hacer las cosas y guardas sus mandamientos, ni mucho menos obligar que no consuma alcohol o alimentos inmundos. Más bien estipulo consejos, consejos sabios para una vida plena. Las consecuencias de no seguir sus mandatos vienen después, enfermedades incurables ya sea por alcohol o bien tu estilo de alimentación. La biblia no se equivoca, Dios nunca se equivoca al decir tu cuerpo es templo del espíritu santo debes cuidarte, debes cuidarlo.
      Gracias a Dios que nos dio criterio propio así mientras unos decidan destruir sus vidas otros estamos listos para vivir una vida saludable, bendecida y abundante.

      Me gusta

  1. secta? Todos los evangelicos tenemos sectarismos.Las iglesias antiguas por ser universales ya son sistemas religiosos globalizados. Pero adventista, tiene mucho legalismo. Principalmente con el tema de las comidas y el sabado.Tomate un cafe con leche con medialunas y luego contame.O una parrillada argentina y decime que gusto tiene la sal (Carlitos Balá)!!!

    Me gusta

    • Ud,. tienen sus reglamentos. O no? No conozco otro grupo salvo los T.J que son parientes de uds, y los judios que embromen con la dieta y con reglamentar tan insistentemente la adoracion al sabado. Y no solo eso, sino que atacan a otros que adoran a Dios el domingo en su comunidad de fe, diciendoles que adoran al dia del sol. Es lo mismo que acusar a alguien de vegetariano por comer verdura. O por trabajar en relacion a las instituciones publicas de ser poltico.Yo no conozco un evangrelico que adore al dia. La gran mayoria de los cristianos de hoy ni saben que hay otra cosa que el dia domingo. No saben ni encontrar en la biblia la palabra sabado, no saben que esta dividida en libros y estos en capitulos, ni cuantos libros tiene cada testamento.Mal los podes acusar de adorar al dia, como si el hecho de ir a un templo el dia domingo te convierte en un pagano solarista.Es como si por el hecho de caminar por la calle, me convierta em pagano porque los paganos caminan por ella. O que por irme de vacaciones soy un impio, porque los impios que no son cristianos y son los que tienen recursos van de vacaciones. O porque Jesus no fue a la playa nadie puede ir a la playa,ni subirse aun avion,ni usar un telefno,ni mirar tv. En fin, son todas formas de reglamentarle la vida a las personas,Eso mismo hacian los fariseos. Te reiras?Yo he escuchado a muchos pentecostales criticar a los que se van de vacaciones!!! El legalismo , al igual que los fundamentalismos, son inherentes a los seres humanos. Son esquemas mentales que nos hacemos los hombres para justificar nuestra cosmovision

      Me gusta

  2. Felicitaciones, son un malabarista experto!!! Congratulations. tenes la capacidad enorme de confundir a cualquiera. Hasta yo estoy mareado ya, parezco un marinero en alta mar en pleno temporal. Asi yo no te entiendo,disculpame,no tengo tu logica. Estoy estructurado mentalmente de otro modo.

    Te propongo que arranquemos con “los Pactos en la Biblia”, que son de una muy gran ayuda para poder entender bien el desarrollo del A.T. y la persona y obra Cristo Jesús.

    El heb. berit, “pacto” o “alianza”, y el gr. diazéke como “pacto” o “testamento”,Biblia de las Americas, indican acuerdo, alianza o promesa.

    Estos contratos pueden establecerse entre los hombres o entre Dios y los hombres.

    Cuando se mencionan “los pactos”, se tienen en cuenta ocho pactos entre Dios y la humanidad.
    En este sentido, un pacto es una declaración de los propósitos y designios que Dios promete cumplir. Cuando la respuesta humana a esos propósitos es obediencia, hay bendiciones; cuando es desobediencia, hay disciplina.

    Los cuatro primeros pactos fueron hechos con personas, pero pueden aplicarse a toda la humanidad. Los cuatro últimos pactos fueron establecidos con la nación de Israel.

    El Pacto Edénico [Gén. 1:28-31; 2:8-17]
    El Pacto Adámico [Gén. 3:14-19]
    El Pacto con Noé [Gén. 9:1-27]
    El Pacto con Abraham [Gén. 12:1-4; 13:14-17; 15:1-18; 17:1-8]
    El Pacto Mosaico [Éx. 19:5-8; 20:1-26]
    El Pacto Israelita [Pacto de la Tierra; Deut. 27-30]
    Pacto Davídico [2 Sam. 7:8-19]
    El Nuevo Pacto [Jer. 31; Mat. 26:27,28; Heb. 8:8]

    Ahora estamos bajo el nuevo pacto, desde que Cristo resucitó, de los apostoles en adelante, somos ministros de un nuevo pacto.
    https://lumbrera.wordpress.com/2009/08/16/los-pactos-en-la-biblia/

    creacion divina
    El primer uso de sabath es cuando Dios crea los cielos y la tierra, y descansa el septimo dia? Porque lo hace? Acaso Dios se cansa? Dios no es un ser humano, pero El se cansa tambien, pero en forma espiritual, no material,porque su manifestacion-revelación creadora le demando uso de su energia divina.La ciencia lo ilustra bastante bien en la teoria del Bing Bang.Por eso Dios descansa el septimo da. Aun no habian sido clasificados los dias de la semana. Dios recien estaba creando. Luego, Adan pondria nombre a las cosas. Aun no habia el hombre pecado cuando Dios descanso ni se habian reproducido en la tierra los seres humanos ni las costumbres culturales habian sido sistematizadas ni existia nadie que violara un mandamiento. DIos no descanso un sabado,Solo el septimo dia de Su Creacion. El septimo dia tomaria su nombre tiempo despues.Dios mops muestra que si el siendo Dios necesito un descanso, que mas nosotros que somos creados a imagen y semejanza de El lo necesitamos.Durante el periodo despues de la Rev. Francesa se intento cambiar la jornada laboral de seis dias y un descanso por otra mas larga, pero todos esos intentos fracasaron. El ser humano, tiene un esquema espiritual similar al de Dios y por lo tanto requiere un dia de descanso para ocuparse de sus propias cosas y adorar a Dios, con una jornada laboral de seis dias.
    Conclucion: El descanso es para el hombre y no el hombre para servir al descanso. El ser humano necesita 1 dia para recuperar fuerzas, descansar, ocuparse de sus cosas y al menos adorar en comunidad a Dios.Pero al estar bajo el nuevo pacto, Dios demanda una adoracion sincera,verdadera y espiritual y no de reglamentos.

    Me gusta

    • Hermano…Dios le bendiga. Y en cuanto a la observancia del sábado note que este día especial fue dado a la humanidad, no a los israelitas o judíos, puesto que Dios lo santificó desde el Edén y lo dio como legado a Adán y Eva (o sea la humanidad total en ese tiempo). Si lee un poco de historia, se dará cuenta que el pueblo judío como nación existió muchos siglos después. Pero el sábado ya había sido instituido y ordenado como sagrado desde la creación.

      Cuando Dios hace pacto con Israel, solo ratifica lo que siempre había existido como tal; la observancia y la santidad del sábado. Incluso cuando Jesús vino a este mundo, los evangelios registran que Él iba todos los sábados a la sinagoga conforme a su costumbre. Aun en su muerte Cristo respetó el día sábado, pues descansó en la tumba y resucitó hasta el domingo, un día común y corriente como los otros días de la semana. En ninguna parte de la Biblia usted encontrará que Jesucristo haya cambiado la santidad del sábado para el domingo por haber resucitado ese día.

      También le aclaro que la observancia y santidad del sábado no es una ley ceremonial, sino es parte del decálogo, o diez mandamientos. La ley ceremonial se refiere a todos los símbolos que representaban la venida del Mesías y su muerte en la cruz, es decir el sacrificio de animales, y las leyes rituales que se celebraban, los cuales era el método de Dios para enseñarles el plan de salvación. Lógicamente al venir Jesús y morir por nosotros, todos estas leyes ceremoniales desaparecen porque Cristo ya vino a cumplir con lo predicho en esos símbolos.

      Sin embargo, la santidad del sábado no era una ley ceremonial, sino es una ley moral. Escrita en los diez mandamientos. Esta ley es eterna; la Biblia dice que aun el el reino celestial se seguirá obedeciendo, porque es la base del gobierno de Dios en todo el universo. Si ustedes, los evangélicos, dicen que ya no debemos continuar con la obediencia de respetar el día sábado como santo y apartado para Dios, entonces tampoco debemos respetar el mandamiento que dice: “no matarás”, o “no robarás”, o no “adulterarás” o “no tomarás el nombre de Dios en vano”.

      Y si tomáramos esta forma de pensar, de ya no obedecer los 10 mandamientos de Dios, entonces viviríamos en la tiranía total y absoluta. Es triste ver como todas las religiones, están de acuerdo en obedecer algunos mandamientos y otros no. Pero la Biblia es categórica al afirmar en el libro de Santiago 2:10 “Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero ofende en un punto, se hace culpable de todos”. Así que es triste ver, cuanta gente es engañada cuando sus pastores o sacerdotes les dicen que ya no es necesario obedecer los mandamientos de Dios, que no necesitamos adorar a Dios en el día sábado, porque ya el hombre inventó otro día. o algunos otros que dicen que solo hay que tener fe y listo, puede seguir pecando porque la gracia sobreabundó. Por eso, nuestro mundo está sumido en las tinieblas espirituales, y en la degradación total, porque ya no se obedece al único y soberano Dios, sino a falsas interpretaciones humanas que no tienen ningún fundamento en la Palabra de Dios, como es el caso de la creación de un falso día de reposo.

      Aun en el cielo se seguirá adorando a Dios en el día séptimo, o sea el sábado. “Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne á adorar delante de mí, dijo Jehová”. El sábado es el único día que lleva el sello de Dios desde la creación.

      Me gusta

    • Si ya llegaste a tu conclucion de que soy un mentiroso, para que continuas ? Sera que tu verdad te queda un poco grande y no entra en tu armadura?
      Si estas tan seguro, porque no aprovechas el tiempo para estudiar? Como apologista sabatico no vas a llegar muy lejos. En vez de perder el tiempo debatiendo sobre este tema, porque no estudias y cuando terminas, le dedicas tiempo libre a Dios?Si tu piensas que el sabado es correcto, pues adora a Dios, contuinua tus estudios y cuando seas grande estudias teologia y te haces pastor. Es mas sensato que clavarle tu espada a alguien y luego pedirle que ademas de morir te entregue su espada a ti.Si uno te da respuestas y a ti no te agradan,chocan con tu cosmovision infantil de lo que debe ser la cristiandad, que puedo hacer. Si me quede hasta casi la madrugada ordenandote el articulo y a ti te parecio un absurdo caotico, que puedo aportar yo?

      Me gusta

    • si te metes dentro de un par de botas y te siente mas importante que gato con botas, como puedo hacerte comprender que estas desperdiciando tu vida?
      Si te sientes mas fiero que el mismo goliat, que puedo hacer yo sino es esperar que algun dia te encuentres con alguno como era el rey David. Porque por tener 14 anos eres bastante maleducado. Ni conoces verdaderamente a Dios de corazon como debe ser ni comprendes lo que es adorarle menos conoces de biblia, ni de historia del cristianismo, ni de hermeneutica, menos aun de lo que es la apologetica.Lo unico que tienes en tu mente es un chip que te repite constantemente sabado,sabado,sabado, como si fuera un mantra budista.Ponete a estudiar la escuela,y cuando puedas estudia teologia, te va a ser mas de bendicion.

      Me gusta

    • Si, y dedicarse a estudiar la escuela,y obedecer a sus padres. Cuando tenga tiempo libre, que estudie la Biblia y ore a Dios como parte de su vida devocional. Ya tendra tiempo de participar de foros de debate y de cuestiones teologicas de importancia. Y si define su vocacion cuando culmine sus estudios, pues que estude teologia para ser un buen pastor cristiano adventista si ese es su deseo y siente que Dios lo ha llamado a ese ministerio. En los foros no va a obtener nada a esta edad.Que estudie, que los tiempos que se viven son dificiles y si cristo no viene antes,las demandas de jovenes capacitados sera fuerte

      Me gusta

    • Si podes defender tus creencias. Sos un nino y debes estudiar. A esta edad eso es lo que tenes que hacer. y obdecer a tus autoridades, que desean lo mejor para vos. Cuando tengas edad,participa de los foros. Ademas,en los foros me parece que esta prohibido que los menores participen. No se como es la ley.pero haz algo mejor. En silencio,para que ningun superiro tuyo de la iglesia te llame la atencion, lee el articulo este de nuevo, que yo antes de ayer lo actualice, y luego si lo deseas y te quedan ganas mira los videos.
      Recuerda que tu pretendes seguir la linea de Israel y nosotros la apostolica.Esa es tu verdad, que te identiifcas mas con los cristianos – judios que con los cristianos occidentales.

      Me gusta

    • Y hablando de falacias, tienes que aprender educacion. cometes falacias de autoridad, al desautorizar mis articulos e introducir los tuyos como verdad absoluta.
      Y averigua si la ley te permite entrar a foros siendo menor de edad.
      Aca en E.U no se, no conozco como es, si esta prohibido o no. Voy a averiguar, no deseo que ningun menor sea ofendido por algun lector. Aca entran de todos los paises de occidente de habla hispana.

      Me gusta

    • Hermanito Octavio:
      Es usted menor de edad, desista de participar en el blog.
      Es ilegal que un menor lo haga, pídale a su Pastor y/o a sus maestros de escuela sábatica, que lo hagan por usted.
      Los Adventistas son muy obedientes de las leyes y de las autoridades.
      Wordpress podría cerrar éste blog y Paulo podría tener problemas legales, si no borra tus comentarios

      Me gusta

    • Cuanta artilleria!!! falta la infanteria (jejjeje(). Pero hasta que el niño no se retire del debate, mejor no poner mas articulos. Es respondabilidad de sus padres la fe religiosa que el practica. No quiero desenctarlo con la cristiandad evangelcia, ni que sienta que no lo comprendemos. Debemos procurar proteger los niños. En los debates, siempre se sale herido u ofendido. Es mejor no cuetionarle al niño nada.

      Me gusta

  3. Como pudo Cristo pedir que oremos por que nuestra huida no nos toque en dia de reposo ni en invierno? alguna explicación posible, jesus no sabría que el con su sacrificio abolia los 10 mandamientos? cuantos judíos perseguidos por no guardar el sábado hubo en el nuevo testamento?

    Me gusta

    • Los 10 mandamientos no estan abolidos,sino perfectamente cumplidos.Lo que se abolio no fue el decalogo,sino la Ley de Moises, que no es lo mismo.
      Y el sabado, quedo divido en dos tendencias: a) progentiles el domingo y pro-Israel el sabado.
      Jesus les profetizo a ellos.No necesariamente a nosotros. No me parece que sea una profecia que se vuelva a cumplir. Ya se cumplio perfectamente,Saludos

      Me gusta

      • Buenas tardes,

        Me he tomado la molestia de leer sus escritos sobre el Sabbath y de los adventistas del 7mo día. He notado que conoce del hebreo y griego, que está muy bien informado sobre historia, y porque no decir de la biblia; recuerde dice la biblia que debemos impartir el mensaje de Dios y predicar de Yahoshúa (Hechos 10:42), la palabra del creador también dice ” De manera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy PEQUEÑO será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado GRANDE en el reino de los cielos” (Mateo 5:19 Reina Valera 1960); todo en esta vida terrenal y celestial se rige a los mandamientos del creador, un ejemplo es el 8vo mandamiento ” No hurtarás” (Éxodo 20:15), hay que tener agallas para predicar mentiras, recuerda también que Yahwéh dice en su palabra ” Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Elohim ( Dios) y la fe de Yahoshúa” (Apocalipsis 14:12 Reina Valera 1960), entonces como dices tú que el día de reposo no es el Sábado(si es el 7mo día) y es un mandamiento (Éxodo 20:8-11), si tu Dios y el mío( que es el mismo) lo puso por pacto perpetuo, “Señal es para SIEMPRE entre mí y los hijos de Israel,” dijo el Señor. ” Guardarán, pues, el sabbath los hijos de Israel: celebrándolo por sus edades por pacto PERPETUO. (Éxodo 31: 17,16), si dices que el sabbath es día de reposo de los judíos entonces no es tu Dios sino sólo el de ellos. Recuerda… en Hebreos 9 habla sobre el santuario de Dios, específicamente en Hebreos 9:4 “el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aaron que reverdeció, y las tablas del pacto ( la cuales son los 10 mandamientos)”, y así hasta llegar a Apocalipsis 11: 19 ” Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo……” . Es como ahora para que los jueces puedan dar un veredicto o juzgar a los que van a la corte, hay leyes terrenales de los hombres las cuales se deben cumplir, sino serás condenado a la cárcel o a la muerte, así mismo es Dios tiene sus leyes y con esas leyes seremos juzgados el día del juicio final. Yahwéh te bendiga.

        Saludos

        Me gusta

  4. DESARROLLO DEL CONCEPTO DE MISIÓN
    ENTRE LOS ADVENTISTAS DEL SEPTIMO DIA

    En esta unidad se siguen los apuntes de clases de la materia Misión de la iglesia del pastor Juan Carlos Viera. El concepto de misión, y particularmente de una misión mundial, no se desarrolló inmediatamente entre los Adventistas. Existieron varias limitaciones teológicas que no les permitieron ver claramente su misión en el mundo. Tanto el Movimiento Adventista inicial–el Movimiento Millerita–como los primeros años de los Adventistas observadores del sábado, fueron tiempos de análisis y consolidación de la teología y la práctica de este nuevo movimiento religioso.

    El concepto de misión
    en el Movimiento Millerita
    (1822 a 1844)

    El descubrimiento de una “novedad teológica”–la cercanía de la venida de Cristo– fue la chispa inicial de una motivación misionera especial. Guillermo Miller declaraba en 1822 lo siguiente:

    Yo creo que Jesucristo volverá otra vez con toda su gloria y en persona a nuestra tierra, para cumplir su divino propósito de salvar a su pueblo, destruir a los malvados y quitar el pecado del mundo…. Yo creo que la segunda venida de Cristo está cercana, a las puertas, y que ocurrirá dentro de 21 años, en o antes de 1843.

    Como es natural por lo expresado en la declaración anterior, Miller no tenía motivación o propósito de formar un nuevo movimiento religioso. “Nunca he aconsejado a los hermanos a separarse de las iglesias a las que han pertenecido, a menos que sus hermanos los expulsen, o les nieguen sus privilegios religiosos… Nunca he pensado en formar una nueva secta, o darles un nuevo nombre”.

    El concepto de misión en el Movimiento Millerita. Podemos aprender de las ideas de esa época considerando un diálogo entre Joshua Himes y Guillermo Miller:

    Himes: ¿Cree Ud. realmente esta doctrina (de la segunda venida de Cristo)?
    Miller: Ciertamente la creo, porque si no la creyera, no la estaría predicando.

    Himes: Y ¿qué está haciendo para difundirla en todo el mundo? Hasta ahora todo ha sido mantenido en un rincón. si Cristo viene en unos pocos años como Ud. cree, no hay tiempo para perder en dar a la Iglesia y al mundo la amonestación, en tonos de trueno, para que despierten y se preparen.

    Miller: Lo sé, lo sé, hermano Himes. Pero ¿qué puede hacer un viejo granjero? Yo no he estado acostumbrado a la predicación pública; prácticamente estoy solo; y aunque he visto a muchos convertirse a Dios y a la verdad, no he visto a ninguno entrar en el objeto y el espíritu de mi misión para serme de real ayuda. A todos les gusta tenerme para predicar y reavivar sus iglesias, pero con la mayoría de los ministros allí termina nuestra relación. He estado buscando ayuda; en verdad la necesito.

    Joshua Himes, mano derecha de Miller, fue quien se preocuparía por la misión mundial del movimiento. Él hizo varias visitas a los puertos de ultramar predicando el evangelio y envió publicaciones adventistas a los misioneros de otras sociedades misioneras. Son muy reveladoras sus declaraciones hechas en 1842 y 1843.

    Un buen número de nuestros hermanos han sido equipados con varios miles de folletos y revistas sobre el tema de la segunda venida de Cristo, y han visitado cada barco, dejando una buena provisión en ellos.

    Las publicaciones adventistas han sido enviadas por centenares de miles a todo el mundo, a las islas del mar, y a cada estación misionera en el globo. Han sido esparcidas sobre tierra y océano, y los marinos que han regresado a puerto, testifican que la venida de Cristo es el tema de conversación en todo el mundo.

    Cinco etapas en el desarrollo
    el concepto de misión adventista

    Aunque toda periodificación y simplificación tiene su grado de imperfección, según Werner Vyhmeister, podríamos distinguir, en términos generales, cinco etapas en el desarrollo de la idea de misión en la Iglesia Adventista a partir de gran chasco de 1844.

    1. Misión limitada a los “adventistas” (1844-1852). Con la idea de la “puerta cerrada” como centro.

    2. Misión limitada en América del Norte (1852-1874). Aquí prolifera el concepto que la evangelización la harían los inmigrantes.

    3. Misión limitada a países cristianos (1874-1901). Se creía que la responsabilidad adventista se limitaba a compartir verdad presente.

    4. Misión a todo el mundo. (1901-1950). En este período se da la mayor reorganización de la estructura adventista.

    5. Esfuerzos por sistematizar la misión. (1950 – hoy). En esta época se sistematiza la misión y se enfatiza el trabajo por los diversos grupos humanos de la tierra, con énfasis especial a partir de Misión Global, 1990.

    Misión limitada a los “adventistas”
    (1844-1852)

    La teología siempre afecta la misiología. Las creencias adventistas afectaron su forma de hacer misión. En general nuestros comportamientos son la parte visible de nuestros conceptos teóricos.

    Limitaciones teológicas para
    el desarrollo de una misión

    Cuando pasó el 22 de octubre de 1844 sin que viniera Jesús se produjo un impacto en la teología y los sentimientos de los creyentes. Los adventistas observadores del sábado no pudieron evitar la influencia millerita en sus conceptos de misión.

    Concepto teológico de la “Puerta Cerrada”

    Esta idea de la “Puerta Cerrada” había comenzado en el Movimiento Millerita. La idea era extraída de Mateo 25:10: “Cuando vino el esposo… se cerró la puerta” y de Apocalipsis 22:11: “El que es injusto sea injusto todavía”. Es interesante tener en cuenta las interpretaciones de estos textos. Por ejemplo, notemos el pensamiento de Miller inmediatamente después del chasco, en diciembre de 1844:

    Nosotros hemos hecho nuestra tarea de amonestar a los pecadores, y tratar de despertar a una iglesia indiferente. Dios en su providencia ha cerrado la puerta, y nosotros sólo podemos animarnos unos a otros a ser pacientes y diligentes a fin de hacer nuestro llamado y nuestra elección seguras. Estamos viviendo en el tiempo especificado en Malaquías 3:18, Daniel 12:10, y Apocalipsis 22:10-12. En estos pasajes podemos ver claramente que poco antes de que Cristo venga, habrá una separación entre el justo y el injusto; entre los píos e impíos, y entre aquellos que aman su venida y aquellos que la odian.

    Los adventistas y la “Puerta Cerrada”

    Los primeros adventistas bebieron de las ideas de Miller. Pero también es importante notar las declaraciones de Elena de White sobre la idea de la “Puerta Cerrada”. Su vivencia fue similar a la experimentada por el profeta Natán cuando dialoga con el rey David sobre la construcción del templo. Natán apoyó a David para que cumpliera su anhelo de edificarle una casa a Dios. Pero luego Dios le dio una visión a Natán donde le revela que no será David el que le edificará casa si su hijo Salomón. Natán tuvo que rectificar su opinión personal dada al rey David por la verdad revelada por Dios (2 Sam 7). Veamos como relata Elena G. de White en 1874, su experiencia de 1844.

    Junto con mis hermanos y hermanas, después del tiempo pasado en 1844, yo creía firmemente que no se convertirían más pecadores. Pero nunca tuve una vision de que no se convertirían más pecadores.

    Por un tiempo después del chasco de 1844, sostuve junto con el conjunto de adventistas que la puerta de la gracia quedó entonces cerrada para siempre para el mundo. Tomé esa posición antes de que se me diera mi primera visión. Fue la luz que me dio Dios la que corrigió nuestro error y nos capacitó para ver la verdadera situación.

    En los primeros años los adventistas se dedicaron exclusivamente a fortalecer la fe de aquellos que habían pasado la experiencia del chasco. En 1849 se produce un cambio de concepto: ahora entendían que la puerta cerrada tiene que ver con el santuario celestial y no con la puerta de la gracia. Elena de White cuenta sobre la visión que tuvo el 24 de marzo de 1849 y dice: “Vi que Jesús había cerrado la puerta del lugar santo, y nadie podía abrirla; y que había abierto la puerta que da acceso al lugar santísimo, y nadie puede cerrarla”.

    Este nuevo concepto amplió los horizontes misioneros de los adventistas y comenzó a compartirse el mensaje con los que no habían sido de la fe adventista. En 1852 Jaime Whtie decía:

    El trabajo no está confinado solamente a aquellos que han tenido una experiencia en el movimiento adventista pasado. Una gran proporción de aquellos que están compartiendo las bendiciones al asistir a las reuniones de la verdad presente, no estuvo conectados con la causa adventista en 1844.

    En resumen, podemos decir que el adventismo inicial tuvo un sentido de misión al desear compartir la novedad teológica del regreso de Cristo. (De paso digamos que uno de los grandes factores de crecimiento de iglesia es el mensaje adventista en si mismo. Este es uno de los grandes factores de crecimiento adventista; es el factor de crecimiento de iglesia que Gottfried Oosterwal denomina “la importancia del mensaje”. ) La brevedad del tiempo no permitió la formación de una sociedad misionera, pero a través de la distribución de publicaciones se consideró que el mensaje había llegado a todo el mundo. Luego con el chasco del 22 de octubre de 1844 los adventistas consideraron que la puerta había sido cerrada para siempre. Este concepto teológico equivocado limitó la misión del grupo. Pero desde 1849 en adelante, con la visión de Elena G. de White sobre el tema de la “puerta cerrada”, se abre la puerta de la predicación del mensaje a los no creyentes en el mensaje adventista, al considerarse que la puerta de la gracia se mantenía abierta.

    Misión limitada a América del Norte
    (1852-1874)

    Nuevamente la teología afectará la misiología. Algunas ideas teológicas humanas no muy claras hacen que la misión se vea nuevamente limitada. Veremos algunas ideas que limitaron la misión con sentido mundial.

    Limitaciones teológicas para el desarrollo
    del concepto de una misión mundial

    Los primeros adventistas consideraron que la misión al mundo ya había sido cumplida y que con evangelizar los inmigrantes de todo el mundo que estaban en los Estados Unidos alcanzaba. Aunque en parte podríamos ver algo de bueno en la forma de misión, el problema era que la limitaba a la misma.

    Primera limitación:
    Una misión ya cumplida

    La obra de los misioneros cristianos en general, y de las publicaciones adventistas en particular fue considerada como suficiente para el cumplimiento de la misión por los primeros adventistas. Aún en 1872 D. N. Canrigh diría que la misión era cumplida por otras iglesias protestantes. Veamos una declaración de Jaime White en 1853:

    La circulación de las Escrituras en tantos lenguajes y dialectos diferentes durante el último medio siglo, y los misioneros enviados a todas las naciones del globo, son suficientes para dar cumplimiento al texto (Mateo 24:14). Los líderes de todas las sociedades misioneras nos dicen que no hay una nación en la tierra en la cual el evangelio no haya sido predicado.

    En los primeros años, cuando se hablaba de una misión a todo el mundo, se lo consideraba una falta de fe en la inminente venida de Cristo. Esto nos demuestra la importancia de los mensajes que Dios iba enviando a su pueblo para evitar los extremos del fanatismo y para que se cumpla la misión. Por eso es notable una declaración de Elena de White en una carta enviada al hermano Loughborough, el 24 de agosto de 1874:

    Fue en mi primer viaje al este (1845), al ir a relatar mis visiones, cuando la preciosa luz acerca del santuario celestial fue expuesta delante de mi, y se me mostró la puerta abierta y cerrada. Creíamos que el Señor vendría pronto en las nubes del cielo. Se me mostró que había una gran obra que hacer en el mundo para los que, no habiendo tenido la luz, no la habían rechazado. Nuestros hermanos no podían entender esto debido a nuestra fe en la inmediata aparición de Cristo. Algunos me acusaron de decir que el Señor se tardaba en venir, especialmente los fanáticos”.

    Esto nos muestra como pueden ser dadas vueltas las cosas, por el enemigo usando hermanos fanáticos, al punto que lo correcto, la fidelidad en el cumplimiento de la misión, puede quedar como incorrecto, como una falta de fe. Satanás hace cualquier cosa con tal de impedir que se cumpla el sueño de Dios y sé de “la misión de cubrir la tierra con su gloria”.

    Segunda limitación: el mundo estaba representado
    por los inmigrantes en los Estados Unidos

    Veamos algunas explicaciones o interpretaciones dadas por Uriah Smith, en 1859, acerca de Apocalipsis 10:11 y 14:6 ante la pregunta de sí “el mensaje adventista estaba siendo proclamado fuera de los Estados Unidos:

    No tenemos información de que el mensaje del tercer ángel esté siendo proclamado en algún país fuera del nuestro…. aunque tal vez no fuera necesario cumplir Apocalipsis 10:11, ya que nuestra propia tierra está compuesta de gente venida de casi cada nación.

    Unos 8 años más tarde, el pensamiento sobre la misión permanecía idéntico. En 1867, Uriah Smith volvía a decir:

    ¿Quién podría dudar que nuestro país ocupa un lugar providencial en la historia? ¿En qué otra tierra podría la proclamación de la verdad alcanzar de una vez tantos “pueblos, naciones y lenguas” (Apoc 10:11)? Gente de cada parte civilizada del globo puede ser encontrada aquí, establecida, y formando parte integral de nuestra población.

    En esos años, los principales trabajos misioneros por alcanzar la población mundial fueron hechos entre los inmigrantes que residían en Los Estados Unidos. Esta es una buena forma de hacer evangelización, pero el problema estaba en la limitación a esa sola manera de hacerlo. Esto ocurrió hasta fines de la década de 1860.

    Se abre la puerta
    para una misión mundial:
    Los inmigrantes toman la iniciativa

    La idea de una misión mundial comienza con los inmigrantes y su deseo de compartir la fe con sus compatriotas. (De paso digamos, que entre los primeros adventistas en Argentina hubo algunos de ellos como la familia Pidoux en Santa Fe que recibieron revistas en francés de sus parientes adventistas). En 1858, Jaime White declaraba que los inmigrantes deseaban compartir su fe no sólo en Norteamérica, sino con sus familiares en sus respectivos países.

    En las filas de los observadores del sábado están aquellos que hablan alemán, francés, noruego, sueco, dinamarqués, etc. Todos ellos, como es natural suponer, sienten un profundo interés por los de su propia lengua. Desearían ver publicaciones con la verdad presente publicadas en sus lenguajes nativos para hacerlos circular en América y Europa. Y ellos no son los únicos interesados en esta empresa. Todos los que entienden que el mensaje del primer ángel debe llegar “a cada nación, tribu, lengua y pueblo” se regocijan al ver a aquellos de otras lenguas aceptando la verdad.

    Miguel Czechowski, (1818-1876), un inmigrante y ex fraile franciscano de origen polaco, tomó la iniciativa de ofrecerse para ir como misionero a Europa en 1864, pero problemas personales le impidieron recibir el apoyo necesario. Este hombre había trabajado entre los inmigrantes de Nueva York por varios años. Czechowski trabajó entre los polacos, franceses, suecos, italianos, daneses, noruegos y alemanes. Luego llegó a la conclusión que debía compartir esta verdad en Europa. En 1864, la Iglesia Adventista no estaba aún preparada para enviar misioneros al extranjero. Czechowski buscó apoyo de otras denominaciones, como los Adventistas del 1º Día y otros evangélicos y se fue como misionero. Para 1869 ya tenia más de cincuenta creyentes en Europa según las informaciones dadas por J. N. Andrews. Czechowski predicó en Europa las enseñanzas adventistas, pero sin dar a conocer a la Iglesia Adventista del Séptimo Día como una iglesia. Por ejemplo, estuvo 14 meses en Italia, cuatro años en Suiza (1865-1869), un año en Hungría (1869) y siete años en Rumania (1869-1876). Andrews reconoce la lentitud de la Iglesia Adventista en el desarrollo del concepto de una misión mundial.

    Nosotros no tenemos ningún crédito en el establecimiento de este grupo de observadores de los mandamientos…. el pastor Czechowski sentía una gran carga por Europa. No dudamos que el Espíritu de Dios estaba impresionando su mente… Nosotros ahora consideramos las circunstancias de este caso como un maravilloso llamado de la providencia de Dios para enviar la verdad presente a Europa. No podemos dejar de reconocer nuestra lentitud para ver esta obra. Pero está en nuestro poder redimir el pasado.

    Hoy también como miembros de iglesia debemos redimir el pasado aprendiendo de la historia, “porque el que no aprende de la historia está condenado a repetirla”. En 1870 un segundo misionero sale de Estados Unidos, este es un converso de Czechowski, de apellido Ertzenberger, que había ido a los Estados Unidos para conocer la obra adventista. Este hombre después de ser ordenado al ministerio regresa a Suiza para trabajar entre su propia gente y en este caso ya con el reconocimiento oficial de la Iglesia Adventista.

    Misión limitada a países cristianos:
    Compartir la verdad presente
    (1874-1901)

    Aún con algunos problemas, la misión seguía su desarrollo. El año 1874 fue un año clave en este proceso de llegar a ser una misión mundial. El concepto de misión mundial seguía tomando cuerpo, aunque aún limitado con la idea de que había que ir especialmente a las personas cristianas de esos países.

    1874: El año clave para el
    desarrollo de una misión mundial

    En 1874, S. N. Haskell afirmaba que dondequiera que “pueda encontrarse a adoradores del verdadero Dios, entre toda tribu, lengua y pueblo, ahí debe ser entendido este mensaje”. Esto demuestra sentido de misión a todo lugar, pero limitado a los cristianos.

    En declaraciones hechas por Andrews, pocos días después de llegar a su destino en Europa como misionero, se puede notar en resumen cual era su concepto de misión.

    Creo firmemente que Dios tiene mucha gente en Europa que está lista a obedecer su santa ley, y a reverenciar su sábado, y a esperar a su Hijo procedente del cielo. Vine aquí a dar mi vida para proclamar estas verdades sagradas respecto del cercano advenimiento de Cristo y la observancia de los mandamientos de Dios.

    La misión mundial de la Iglesia Adventista consiste en advertir al mundo de la cercanía del juicio y destacar el carácter sagrado de la ley de Dios, como regla de nuestras vidas y del juicio final, y la obligación que la humanidad tiene de guardar los mandamientos de Dios.

    En ninguna de estas declaraciones que acabamos de ver se sugiere siquiera la necesidad de dar a conocer a las personas los primeros pasos en el proceso de la conversión. De hecho, se sobreentiende y se supone que quienes escucharán el mensaje adventista ya son cristianos que conocen los pasos iniciales del cristianismo y a quienes les falta solamente aceptar la “verdad presente”. Esa “verdad presente” está resumida en estos párrafos de Andrews.

    Durante esta época de desarrollo misionero, los pastores, colportores y miembros en general se esforzaban por llevar el mensaje a “países cristianos”. Por ejemplo se llegó a Suiza (1874), Alemania (1875), Francia (1876), Italia (1877), Dinamarca (1877), Noruega (1878), Inglaterra (1879), Australia (1885), Argentina (1891), Uruguay (1891), Brasil (1892), Paraguay (1892), Chile (1894) y Perú (1898). Aún en los países que eran colonias de países cristianos se dedicaban a trabajar sólo por los cristianos. Por este motivo fueron pronto acusados de ser “ladrones de ovejas”. Pero fue en estos países coloniales donde los adventistas comenzaron a tener conciencia del enorme desafío que representaban los pueblos paganos. En cierta medida esto los fue preparando para la siguiente etapa de la misión.

    En 1874 se inicia una nueva revista The True Missionary (El verdadero misionero) que ayuda a consolidar una teología de la misión. Elena de White da sus más fuertes amonestaciones en relación con la necesidad de expandir la obra a otras tierras. Ese año ella dice:

    Como pueblo hemos estado durmiendo en relación con nuestro deber de llevar la luz a otras naciones. ¿Acaso Dios nos ha excusado como pueblo de tener una carga especial por aquellos de otras lenguas, y por eso hoy no tenemos misioneros en países extranjeros? ¿Cuál es la razón de esta negligencia y demora?

    Vuestras concepciones de la obra necesitan ser grandemente expandidas. Nuestro mensaje debe ir con poder a todas partes del mundo: a Oregon, a Inglaterra, Australia, a las islas del mar, a todas las naciones, lenguas y pueblos. Muchas naciones están esperando por la luz avanzada que el Señor tiene para ellos, y vuestra fe debe crecer hasta el nivel de las demandas para este tiempo. Id hacia adelante y hacia arriba.

    En 1874 se envía el primer misionero norteamericano, J. N. Andrews a Europa. El informe de su partida en la revista The True Missionary comienza con estas palabras: “Este es un día significativo en los anales históricos de los Adventistas”.

    Habían pasado tres décadas desde el chasco hasta que se produjera el completo desarrollo del concepto de misión mundial entre los adventistas. Aunque a decir verdad, aún la evangelización estaba mayormente dedicada a compartir la verdad presente en países cristianos. Exactamente después de 30 años del chasco J. N. Andrews escribe sus primeras declaraciones desde Europa como misionero.

    Dios ha encomendado a los Adventistas del Séptimo Día una obra de inmensa magnitud y vasta importancia. Es dar la amonestación al mundo acerca del pronto retorno de Cristo, y enseñar la verdadera preparación para ese gran evento. Nunca antes fue encomendada a los hombres una responsabilidad como ésta que Dios ha dado a su pueblo. El tiempo para esta obra es corto, y puede sólo ser cumplido con la ayuda directa del Espíritu de Dios.

    Misión a todo el mundo:
    Reorganización adventista
    (1901-1950)

    Esta etapa comienza con la reorganización de la estructura administrativa de la Iglesia Adventista realizada en 1901. En esta etapa se pone bajo el control exclusivo de la Asociación General el envío de los misioneros. Hasta ese entonces el envío de misioneros estaba a cargo de la Junta de Misiones Extranjeras, la Asociación General, y la Asociación Internacional Médico-Misionera y de Beneficencia.

    La organización por “uniones” y más tarde “divisiones” agilizaron los procedimientos administrativos que antes llegaban hasta la Asociación General y por otro lado facilitó la búsqueda de soluciones mejor adaptadas a las realidades regionales.

    Esta organización ayudó a incrementar el número de misioneros enviado cada año. Por ejemplo, entre 1901 y 1926 fueron enviados 2.937 misioneros; a un promedio de 112 misioneros por año. También se estimuló la misión la publicación del libro Outline of Mission Fields Entered by Seventh-day Adventists (Reseña de los campos misioneros penetrados por los Adventistas del Séptimo Día). Para 1940 la iglesia estaba presente en el 90% de los países del mundo y el 63% de los miembros adventistas residían fuera de los Estados Unidos.

    “La importancia del mensaje” que había sido mal interpretado en la primera etapa y paralizaría la misión mundial entre 1844 a 1852 es el que en esta cuarta etapa se transforma en el gran estímulo misionero al enseñar que la acción misionera puede contribuir a acelerar el retorno de Cristo (Mt 24:14).

    Esfuerzos por sistematizar la misión
    (1950 hasta nuestros días)

    En 1950 Erich Bethman escribe el libro Bridge to Islam (Puente al Islam). Es el primer estudio serio para descubrir la mejor estrategia para alcanzar a los musulmanes. En años anteriores, como iglesia, fuimos tomando conciencia de dos asuntos claves: 1º) La existencia de millones de no cristianos, cuyo número se multiplica de tal manera que cada vez parece menos probable evangelizar el mundo. 2º) El reconocimiento de que hay poblaciones no cristiana muy resistentes a la evangelización que exigen la aplicación de estrategias muy cuidadosas. Algunos aspectos importantes de ésta época fueron los siguientes:

    1. Estudios para descubrí la mejor estrategia para alcanzar a los musulmanes.
    Hay ministerios especializados, dentro de Misión Global, para a los pueblos musulmanes.

    2. Esfuerzos por llevar el evangelio a los judíos. Por ejemplo, hoy existe un centro dentro del departamento de Misión Global para trabajar en forma contextualizada por los judíos del mundo. Este organismo es el World Jewish Friendship Center. Esta obra está comenzando a desarrollarse en Israel, y en diferentes partes del mundo. Hay comunidades hebreas adventistas en los Estados Unidos; en San Pablo, Brasil; en Santiago, Chile; Buenos Aires, Tucumán y Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina.

    3. En 1966 D. E. Robok escribe el libro titulado “Make Christians in all Nations” donde se hace conciencia de una misión a los animistas, hindúes, budistas, confucianistas, taoistas, sintoístas, musulmanes y judíos. Ese mismo año se crea en la Universidad de Andrews el Departamento de Misiones. como un sexto departamento del Seminario Teológico Adventista.

    4. Han surgido libros que han ayudado a pensar la manera más sistemática de enfrentarse con la misión. Entre otros están las obras de Gottfried Oosteral, “Mission Possible: The Challenge of Mission Today” y “Servants for Christ: The Adventist Church Facing the ‘80s”. En forma más reciente ha sido publicado el libro Adventist Mission in the 21 st. Century.

    5. En esta etapa final han aumentado los misioneros no originarios de los Estados Unidos. Aunque aún no están resueltos todos los inconvenientes, está comenzando a entrar la idea de misioneros “de todas partes para todas partes”. También ha aumentado el número de voluntarios que van por unos meses y hasta dos años a servir en tierras lejanas. La División Norteamericana ha enviado a más de 25.000 en el año 1999.

    Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s