Iglesia: Definciones


Iglesia: Definciones

Autor: Paulo Arieu

I. Introducción

Antes de hablar del clericalismo, que si Dios quiere, lo hare en la próxima entrega, me urge la necesidad de definir de modo sencillo algunos términos que se utilizarán con respecto al concepto de los ministerios en la biblia. Además, para hablar de clericalismo, nos es necesario entrar en la historia de la cristiandad.

El hecho histórico, en cuanto objeto de interpretación, no es un fenómeno estático: estamos reescribiendo continuamente la historia.  No se trata de relativismo porque resulta evidente que el hombre no puede modificar ni un ápice el pasado. Es imposible borrar de la historia ni uno solo de sus elementos fácticos constitutivos, y esa verdad puede ser conocida objetivamente,  aunque admita diversas interpretaciones. Aunque el acontecimiento sigue siendo siempre igual, lo podemos ver de manera distinta en el tornasol del tiempo. El hecho es idéntico a sí mismo, pero la perspectiva de verlo es diferente.  No es que el tiempo por sí mismo importe una virtualidad modificadora de esa realidad, pero en él operan elementos que permiten leerla sucesivamente diversa. El vivir nos va dando nuevas proyecciones de esa misma realidad: no se ve lo mismo a un metro de distancia que a diez o a cien, aunque el objeto mirado sea siempre el mismo. [0]

Index Librorum Prohibitorum.

II. DEFINICIÓN DE LA PALABRA DON.

El Nuevo Testamento utiliza varias palabras griegas para hablarnos acerca del concepto de los dones espirituales. Charisma (o su plural charismata), aparece en los escritos de Pablo y en 1º Pedro, significa literalmente “manifestaciones de gracia” y se traduce como “dones” en las versiones españolas. En Efesios capítulo 4 Pablo usa dos palabras que se traducen como “dones”, estas son “dorea” y “doma”. Una cuarta palabra griega traducida como “dones” en español es “pneumatika” que significa “las cosas que pertenecen al Espíritu”. Estos cuatro términos griegos (carisma o charismata, dorea, doma y pneumatika) son traducidas al español bajo un solo vocablo “dones” y significan más o menos la misma cosa.

Dejando atrás las palabras griegas y sus significados, les invito a considerar algunas sencillas definiciones acerca de lo que es un don espiritual. Don es una capacidad dada por Dios para servir al cuerpo de Cristo. Dios nos capacita especialmente para servir. No es una capacidad natural (talento) que viene con el primer nacimiento, sino una capacidad sobrenatural que viene con el segundo nacimiento (espiritual). Dones espirituales son capacidades sobrenaturales de servicio dadas por Dios, a cada hijo de Dios, con al finalidad de edificar a los demás hermanos que conforman el cuerpo de Cristo. Los dones espirituales no son dados por auto-beneficio del que lo posee, sino para servir a los demás.

Una buena definición es la que da el Dr. Charles C. Ryrie

“Un don espiritual es una habilidad dada por Dios para servicio. “Dada por Dios” nos recuerda que Cristo y el Espíritu Santo son los dadores de los dones, y “para el servicio” intenta captar el énfasis que se halla en los pasajes centrales de que los dones han de usarse en servir al cuerpo de Cristo”.[1]

John Mac Arthur en su libro Spiritual Gifts p. 24, nos proporciona otra elegante definición de lo que es un don espiritual:

“Los dones espirituales son habilidades, capacidades sobrenaturales que provienen de Dios, que son concedidas por gracia, que deben ser controladas por el Espíritu Santo, que se conceden con el propósito de servir a la iglesia como un cuerpo; los dones reciben su energía de Dios”.[2]

Otra definición expresada mas brevemente es la que nos da John Stott en su libro Sed llenos del Espíritu Santo p. 82:

“Los dones son ciertas capacidades, otorgadas por la gracia y por el poder de Dios, que capacitan a los creyentes para un servicio específico. El don espiritual no es pues lo que el hombre puede hacer bajo condiciones favorables, sino que más bien revela lo que Dios puede conceder en su gracia”.[3]

William Barclay en el volumen 8 (del Comentario al Nuevo Testamento) comentando la Epístola a los Romanos p. 192 expresa lo siguiente:

“Pablo está diciendo realmente que todos los dones vienen de Dios. Llama a los dones jarísmata. En el Nuevo testamento, járisma es algo que Dios le da a una persona que no habría podido adquirir por sí misma.” [4]

Los dones, (conocidos como ¨dones personas¨ o ¨dones ministeriales) tienen una función muy importante en la Iglesia del Señor Jesucristo. De la relación  entre los distintos ministerios dependen el éxito y el crecimiento de la Iglesia, en forma armónica y apoyada en bases doctrinarias sólida. La carta de Pablo a los Efesios, es la que mejor enseña sobre los dones concedido por Cristo a la Iglesia para su perfeccionamiento y crecimiento.

Definición: Un don espiritual es una habilidad sobrenatural dada por Cristo al creyente por medio del Espíritu Santo en el momento de su salvación.

Que es ser lider o a que se refire el don de lider?

El liderazgo es la capacidad dada por el Esp. Sto. a algunos creyentes con el propósito de establecer metas y dirigir las actividades de otros hacia su cumplimiento. Una persona que tiene este don, pero que no tiene el de administracion, puede estar rodeado de un equipo de personass que si la posean. A menudo podemos ver a un lider surgir, proponer metas y motivar a las personas a trabajar juntas para cumplirlas, pero no lograrlas porque sus planes son pobres y mal elaborados y no tiene la capacidad para dirigirlos y controlarlas. De la misma manera, una iglesia local muy bien organizada pero que carece de liderazgo puede perder la dirección, estancarse y frustrar a sus miembros.[5]

El lider cristiano, debes saber cuando abrir la boca y cuando cerrarla. Hay tiempo para hablar y tiempo para callar. También creo que debería saber defender en su justa medida los derechos humanos de los cristianos perseguidos. Recientemente, en Estados Unidos, el congresista republicano de Virginia, específicamente criticó a dos pastores de renombre como: Rick Warren y John Pipper por su falta de actividad, especialmente en un momento en que los cristianos y otras minorías religiosas en Egipto y Siria se encuentran en mayor riesgo de sufrir persecución.[5] Creo que debemos ser sensibles en relación con los cristianos perseguidos. Recordar que dijo Tertuliano que la sangre de los mártires es la semilla del avivamiento.

II. Iglesia: Etimologia

EKKLESIA: es el vocablo griego que el NuevoTestamento usa para referirse a la comunidad cristiana, viene de la expresión EK-KALEO que significa literalmente “llamar afuera”. En la Grecia antigua, se tenía por costumbre convocar al pueblo a Asambleas públicas, con el objeto de tratar temas políticos. Por el gran número de participantes, se congregaban fuera de los muros de la ciudad al ser invitados por un anunciador o mensajero oficial llamado heraldo. En la primera traducción bíblica del A.T. realizada 250 años antes de Cristo, denominada Septuaginta o versión de los 70 (por haber intervenido 70 judíos en la traducción del hebreo al griego) aparece por primera vez la palabra EKKLESIA, la cual no era equivalente o igual a la palabra Iglesia  tal cual la usamos hoy.Ekklesia fue la traducción de la voz hebrea “qajal” que designaba a la congregación de Israel. En el A.T. tienen el mismo significado “QAJAL” (hebreo), ekklesía (griego) o congregación (español) y aparecen por ejemplo en 1R. 8:14, 1 Cr.13:2-4, Sal. 22:22, etc.

Ya en el Nuevo Testamento se combinan las dos modalidades: el concepto griego del llamado afuera (EK-KALEO) con el concepto de congregación de Israel (QAJAL), para definir a la Iglesia como el Israel espiritual, o sea los llamados afuera del mundo por Dios, los convocados por Él y apartados de Él.

Definición:“La Iglesia es un pueblo llamado afuera, llamado a salir del mundo y entrar al Reino de Dios (Jn. 17:14-16 y Jn. 18:36), entendiendo por el mundo todo el sistema impío que actúa independiente de Dios y hostil a Cristo, en sus más diversas expresiones culturales, políticas, religiosas, económicas, laborales, sociales, etc. (2 Cor. 6:17-18). El término Iglesia se aplica de tres maneras distintas, las que tienen que ver más con la extensión o alcance que se le da a la palabra, que con el significado, ya que éste sigue siendo el mismo.

III. Nacimiento de la Iglesia:Tres teorías

a) Realistas: La Iglesia es una realidad del N.T. Ninguna tipología la proyecta desde el A.T. y no es igual a la congregación de israelí.

b) Idealistas: La EKKLESIA , qajal o congregación de Israel era un tipo de la Iglesia actual, siendo la ekklesia de Cristo la sucesora de la ekklesia de Jehová, solo que ampliada a los gentiles también.

c)  Prácticas : La Iglesia es neotestamentaria, aunque la ekklesia judía era una sombra proyectada de la Iglesia actual, esta última por estar fundada sobre mejores promesas en cantidad y calidad excede la simple idea de congregación del A.T. porque los que congregan en Cristo son también miembros del cuerpo de Cristo.

Para este estudio consderaré el nacimiento histórico, como punto de partida del nacimiento de la iglesia, no en desmedro de los otros conceptos, pero este evento es  el mas sencillo y el que concuerda al señalar el Pentecostés como el día de fundación de la Iglesia,  enfatizando por sobre todas las cosas el bautismo en Espíritu Santo y Fuego que recibió la Iglesia. Así como David reunió los materiales para la construcción del Templo y la obra fue realizada por Salomón, su sucesor, así también Jesús reunió los materiales (el componente humano que eran los discípulos) y el edificio espiritual que es la Iglesia, lo construyó el Espíritu Santo, edificando sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Ef. 2:20). Este fundamento es la predicación, la enseñanza y la organización llevada a cabo bajo la guía del Espíritu de Cristo.

IV. Ministerios

  • ¨Y el mismo constituyó a unos apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores y maestros.(Ef. 4.11-13; cf. Tit. 1.5; Hch. 6.2-4)

De la relación entre los distintos ministerios dependen el éxito y el crecimiento de la Iglesia, en forma armónica y apoyada en bases doctrinarias sólida. La carta de Pablo a los Efesios, es la que mejor enseña sobre los dones concedidos por Cristo a la Iglesia. Entonces, podemos decir que entendemos por ministerio la actividad espiritual, conjunta y global, resultante del ejercicio de los dones y funciones operadas por el Espíritu Santo, a través de personas divinamente llamadas y vocaciones por Dios y que en la Iglesia desarrollan servicios o tareas especiales. Este grupo de personas trabaja movido por el Espíritu Santo, supervisando la expansión de la Iglesia. Los dones y ministerios tienen por finalidad, el perfeccionamiento de los Santos, hasta que lleguen a la unidad de la Fe, y al pleno conocimiento del Hijo de Dios, y a la estatura de la plenitud de Cristo. (Ef.4.11-13)

La Iglesia es un organismo espiritual y vivo, y a la vez está organizada en un cuerpo social, por lo tanto, estos dos aspectos de la Iglesia dében estar unidos y bien visibles dentro del marco de la revelación divina. Es por este motivo que una parte muy importante del propósito de Dios al revestir de talentos, dones y minsterios a la Iglesia, es de acuerdo a la enseñanza paulina en Filipenses

  • “Para que seais irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandeceis como lunares en el mundo” (Fil. 2.15)

V.LOS  MINISTERIOS DE LA IGLESIA Y SUS OBJETIVOS

Por medio del apóstol Pablo (Ef. 4 .11), Dios instituyo la vocación ministerial para su Iglesia como el objeto  de producir y promover:

  • 1. El perfeccionamiento de los  santos (Ef .4.12).  Dios tiene un propósito para su Iglesia, que es la de llevarla a la perfección (Mat. 5 .48).  Nosotros, todos  los cristianos, estamos  caminando  hacia este blanco (Pf. 3.12 -24) hasta que lleguemos a la estatura completa   de  Cristo.
  • 2.  La edificación del cuerpo de Cristo:  La Iglesia  debe crecer en el conocimiento, en la gracia, en la santidad, en el amor, en al adoración, en la alabanza y en número. Para eso, todos los ministerios, uniendo esfuerzos en el sentido de  producir la edificación deseada.
  • 3.  La unidad de la fe: Con una base doctrinaria y fundamentada en las convicciones bíblicas, la Iglesia está apta para responder a los inversos sobre las razones de su fe.

VI.  Los 5 Ministerios en la Biblia

Pablo, cuando trata sobre los ministerios en Ef. 4.11, indica cinco categorías: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. En I Cor. 12.28 aparece la misma lista, excepto el de evangelista.

1.Apóstol:
Según el apóstol Pablo, Dios constituyó a unos apóstol”, y este es el primero de los ministerios. En el inicio, los apóstoles se diferenciaban de los demás discípulos porque habían estado personalmente con el Señor Jesús desde el bautismo de Juan (Hech. 1.22) Sin embargo, el apóstol Pablo es una excepción. (I Cor. 15.8,9).

2.Profetas:
Según las lenguas originales de las Escrituras, profeta es alguien comisionado por Dios para hablar al hombre en Su nombre, esto es, se trata de alguien que predica un mensaje de parte de Dios a los hombres. En el Nuevo Testamento, los profetas están muy relacionados con el ministerio apostólico y tuvieron parte muy destacada en la fundación de la Iglesia (Ef. 2.20). Entonces, un profeta es alguien que habla obedeciendo una inspiración e impulso directo por una revelación específica.

3.Evangelistas:
Esta palabra aparece tres veces en el Nuevo Testamento (Hech. 21.8; Ef. 4.11; 2 Timo. 4.5). El evangelista es, literalmente, “el mensajero de buenas nuevas”. Es un precursor. En la Iglesia primitiva eran los continuadores de la predicación del evangelio. Ese es un ministerio dinámico de grande alcance y poder. (Hech. 8.6 – 8) El ministerio de evangelista, sirve de soporte a los apóstoles, según entendemos de la lectura de hechos 8.14.

4.Pastor: 
Este es  el ministerio más conocido. Surge de la necesidad que la Iglesia tiene, como rebaño de Dios, de ser apacentada. En el Nuevo Testamento, aparecen tres palabras para caracterizar el ministerio pastoral:
a)  Presbítero o anciano (Hech. 11.30; 14.23; 20.17,18). En este sentido, la palabra se aplica un hombre respetable, con experiencia y capaz de imponerse por la experiencia cristiana. Se exige del pastor, madurez.
b) Epíscopus, significa superintendente u obispo, caracteriza de forma muy clara, la posición ocupada por el ministro. Como obispo, o pastor es el superintendente de la Iglesia (Hech. 20.28; Fp. 1.1).
c) Pastor, es el que apacienta el rebaño y debe tener un corazón lleno de amor. Es el Pastor que alimenta, conduce y guarda el rebaño de Dios. El es Pastor que alimenta, conduce y guarda el rebaño de Dios. El es el responsable por la Iglesia. Allí, ejerce su función de forma ordenada y moderada. El pastor debe ser un hombre dedicado, que viva y dé su vida por las ovejas.

5. Maestro: Esta es una de las grandes funciones en el ministerio. La Iglesia tiene profunda necesidad de maestros. Hombres iluminados por el Señor, capacitados por el Espíritu Santo para enseñar el Pueblo de Dios. Jesucristo fue el Maestro por excelencia. Su enseñanza era marcada. La importancia de este ministerio, es bien definida en el Nuevo Testamento (Rom.12.6 – 8; I Cor. 12.28 y Ef. 4.11). Es un oficio divino. Es un don que nos es dado (Rom. 12.6,7). Los maestros fueron establecidos en la Iglesia. El maestro es revestido con sabiduría de lo alto. El  Espíritu Santo los capacita y los ilumina haciéndolos competentes para el ministerio. El ministerio de maestro es para equilibrar. Mientras que el profeta apela a las emociones, el maestro habla a la inteligencia. Así que, con sabiduría, el maestro ayuda a combatir los abusos, excesos y fanatismo (I Cor. 14.4).

6. El sacerdocio universal de cada cristiano: Todo cristiano tiene al menos un don, el don del Espíritu Santo, y también hay un ministerio que todo cristiano tiene por derecho,y es el ministerio universal del sacerdocio de cada cristiano.

  • “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.”  (Gal. 3:28 LBLA)
  • “también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” ( I Pe. 2:5 LBLA)
  • Sólo hay un Dios, y sólo hay uno que puede ponernos en paz con Dios: Jesucristo, el hombre. (Tim. 2.5)

Todos los creyentes de la edad de la iglesia son sacerdotes en el plan de Dios, Gal. 3:28 NBLH.  Bajo su sacerdocio real, el plan de Dios para usted durante la edad de la Iglesia es totalmente único.  Nunca antes de la edad de la iglesia y nunca después del arrebatamiento de la iglesia / milenio, habrá otro sacerdocio universal.  Por lo tanto, ésta es la dispensación bajo el nuevo pacto, de la responsabilidad personal.

El sacerdote es uno quien representa a la gente ante Dios, y en la edad de la iglesia, cada creyente se representa a sí mismo ante Dios, estableciendo la privacidad, Rom 14:4-5 NBLH.  No es asunto de nosotros interferir en las vidas de otras.  Dios puede corregir a sus niños sin nuestra ayuda.  Cada individuo está libre para seguir las convicciones de su propia conciencia,  Rom. 14:6-10, 22 NBLH.

Esto significa que usted es responsable de cada pensamiento que usted piensa, de cada motivo que usted tiene, de cada buena o mala decisión que usted toma.  Dios lo hace responsable de sus propias decisiones porque Él lo hizo un sacerdote para que usted pueda representarse ante Él.  Para representarse correctamente ante Dios, es vital entender para qué fué elegido a recibir.  Lo qué le da placer a Dios es poder darle las bendiciones fantásticas que Él ha elegido para usted ( Hch 20:35 NBLH ).

Cada cristiano es llamado a participar y a ejercer el sacerdocio universal de los creyentes. La misión tiene lugar por doquier. Impulsados por la fe, los cristianos cruzan la frontera entre los que creen y los que no creen. Del otro lado de esa frontera dan testimonio de su fe. Dado que Dios es un Dios misionero, el pueblo de Dios es un pueblo misionero. El Espíritu ha sido derramado sobre todo el pueblo de Dios, no solo sobre unas personas seleccionadas. La comunidad de fe es la portadora primaria de la misión.

Dios confió el don del sacerdocio a todo el pueblo de Dios, por lo cual podemos declarar que «por medio de él, y en honor a su nombre, recibimos el don apostólico para persuadir a todas las naciones que obedezcan a la fe» (Ro 1.5 NBLH ). En este marco la Iglesia es para todos y con todos. Cada creyente, sea ministro, laico, misionero, se proyecta al trabajo de solidaridad con todo el Cuerpo de Cristo y el Mundo. La clave es reconocer que la tarea le pertenece a la Iglesia toda y actuar en consecuencia.

Demos gracias a Dios por la Iglesia, pero también adorémosle en Su Santisima Trinidad, en agradecimiento del misterio revelado de la Iglesia, la que Él compró con la Sangre de Su Hijo Jesús. El Padre lo planeó, el Hijo lo ejecutó y la limpió con su Sangre, El Espiritu Santo la habitó (a la Iglesia).

Citas de devoción al misterio de la Santisima Trinidad que rescató la Iglesia del mundo y del pecado, nos  da los dones y los ministerios [6]

  • “El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la ‘jerarquía de las verdades de fe”.
  • “Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos”.
  • “Las personas divinas, inseparables en su ser, son también inseparables en su obrar. Pero en la Única operación divina cada una manifiesta lo que le es propio en la Trinidad, sobre todo en las misiones divinas de la Encarnación del Hijo y del don del Espíritu Santo”.Las misiones divinas de la Santísima Trinidad están íntimamente relacionadas con los misterios de nuestra salvación (El Padre, que engendra al Hijo; al Hijo, que es engendrado por el Padre; al Espíritu Santo que de los dos procede. Tratando a cualquiera de las tres Personas, tratamos a un solo Dios; y tratando a las tres, a la Trinidad, tratamos igual-mente a un solo Dios único y verdadero” )
  • “La Trinidad es un misterio de fe en sentido estricto, uno de los ‘misterios escondidos en Dios, que no pueden ser conocidos si no son revelados desde lo alto’. Dios, ciertamente, ha dejado huellas de su ser trinitario en su obra de Creación y en su Revelación a lo largo del Antiguo Testamento”.

Definición de laico

Laico es aquello que no tiene órdenes clericales. El término proviene del vocablo latino laĭcus y también permite nombrar al cristiano que no es miembro del clero. El concepto adquirió mayor importancia para la Iglesia Católica a partir del Concilio Vaticano II realizado en 1959, cuando se reconoció la vocación religiosa del laico a través de la santificación de sus obligaciones como cristiano. Este supone que el laico, pese a no ser clérigo, tiene que ejercer la evangelización y desarrollar sus tareas cotidianas de acuerdo a los preceptos de Jesucristo. El laico, en otras palabras, es un cristiano que ejerce su misión religiosa fuera del ámbito clerical. Se trata de sujetos bautizados que pertenecen a la Iglesia pese a no haber recibido el sacramento de la orden sacerdotal. El adjetivo laico, por otra parte, se refiere a aquello que es independiente de cualquier organización religiosa. Por ejemplo: “El Estado argentino es laico y, si bien escucha a todos los credos, no acepta los decretos morales de ninguna religión”, “Quiero que mis hijos sean criados en libertad a través de la enseñanza laica”. Se conoce como laicismo a la ideología o movimiento político que defiende y promueve la organización social independiente de las órdenes religiosas. La noción de Estado laico surgió a partir de la separación entre las instituciones estatales y aquellas pertenecientes a la Iglesia. Para los laicistas, el orden social debe depender de la libertad de conciencia y no de la imposición de valores o normas morales que estén vinculadas a una religión. De todas maneras, no condenan la existencia de los valores religiosos. [7]

Conclución:

El proximo articulo sera la historia de la crisitandad y el desarrollo del clericalismo. Pero mientras tanto leemos este artículo, recordemos que la promesa del futuro es la gran esperanza del cristiano verdadero.  Por eso servimos a Dios; esperamos un día morar con Aquel que amamos y servimos de corazón.  Esta fue la esperanza de los profetas del Antiguo Testamento, el consuelo y sostén de los mártires y cristianos del Nuevo Testamento.  Ya sabemos que en este mundo de pecado tendremos que sufrir tribulaciones; unos más, otros, menos; pero a cada uno le pesan más las propias y muchas veces nos sentimos tentados a magnificar nuestras pruebas y tristezas, y a hacerlas mas grandes de la que ya son. Mientras estamos en esta peregrinación, en el valle de lágrimas del cual ninguno escapamos, nos sostienen las preciosas promesas del Señor, pues sabemos que encierran la realidad.  El Espíritu Consolador nos alienta por medio de ellas y las hace nuestras.  Pero sabemos, que un día, se habrán acabado los días de nuestro llanto.  Quizá hay muchas lágrimas que sólo ruedan en el alma; el dolor y la angustia de las ingratitudes y las traiciones, de las desilusiones y desengaños, todo habrá terminado porque Dios limpiará toda lágrima de nuestros ojos.  Dios morará con su pueblo.  Como quiso hacerlo antes de la caída.  ¿Quién se acordará entonces de todas las persecuciones, las injurias, las envidias, los rencores, los sufrimientos físicos y morales?  Aun como siervos de Dios tenemos muchas pruebas y desilusiones; pero, ¡cuán glorioso será vivir con Aquel que dijo que “no es injusto para olvidarse de nuestro trabajo de amor”!  Allá esta nuestra esperanza; aquí no hay mucho para alentarnos muchas veces; pero sí, podemos sostenernos como viendo al Invisible que la morada con El será realidad.

Martin LLoyd Jones nos comenta que

Si queremos mantenernos en calma y aun gozosos en estos tiempos difíciles en que nos toca vivir, es vital que apropiemos los grandes principios de la profecía divina. El Antiguo Testamento está lleno de ellas. Notemos cómo Dios predijo el diluvio. Pasaron ciento veinte años y ningún indicio aparecía; la gente se reía de Noé. Pero al tiempo señalado, vino. Así fue también en el tiempo de Sodoma y Gomorra. Había un momento predeterminado divinamente y cuando ese momento llegó, Dios actuó. De manera que debemos esperar en el Señor. Él enviará la respuesta. Todo lo que ha establecido se cumplirá con toda seguridad, y en el día y la hora que él ha fijado. Para el pueblo cristiano de hoy, tan perplejo por lo que está ocurriendo en la Iglesia y en el mundo, esta sigue siendo la respuesta de Dios. Él no sólo sabe el curso futuro de la historia y de su propósito para la Iglesia, sino que también se cumplirá todo lo que ha decretado. A veces puede resultar difícil el interpretar la demora. Sin embargo, «para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día» (2 Pe 3.8). Espera la visión, es certera, segura y jamás ha de fallar. [8]

Un viejo Himno de alabanza compuesto en Latín al principio del siglo V D.C. Se ha recitado o cantado desde el siglo VI como parte del Oficio Divino y como acción de gracias.[9]

Te adoramos, Oh Dios: Te
Reconocemos como el Señor
A Tí el Eterno Padre,
adora toda la tierra . . .

Tú, Oh Cristo, eres el Rey de gloria.
Tú eres el Eterno Hijo del Padre.
No aborreciste la matriz de la virgen
cuando tomaste sobre Ti la naturaleza
humana para rescatar al hombre.

Cuando Tu venciste al
aguijón de la muerte, Tu abriste
el reino de los cielos para los creyentes.

Tu te sientas a la diestra de
Dios, en la gloria del Padr2e.
Creemos que eres el Juez que vendrá.

Video de Elvis Presley: Cuan Grande Es El

Notas:

[0] http://www.revistacriterio.com.ar/iglesia/el-clericalismo/

[1]  Charles C. Ryrie, Teología Básica, p. 420

[2] John Mac Arthur, Spiritual Gifts, p. 24

[3] John Stott en su libro Sed llenos del Espíritu Santo p. 82:

[4] William Barclay volumen 8 Comentario al Nuevo Testamento Epístola a los Romanos, p. 192

[5] Mike Murdock, Secretos del liderazgo de Jesús, pag. 74, ed. Penniel, edicion nro. II, 2002, Colombia.

[6] http://www.juanlullpons.es/Devociones_a_la_Santisima_Trinidad.htm

[7] http://definicion.de/laico/

[8] http://www.iglesiareformada.com/Lloyd_Jones_Verdad_Profecia.html

[9] http://www.juanlullpons.es/Devociones_a_la_Santisima_Trinidad.htm

Bibliografia

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s