Las iglesias alemanas y el estado nazi


Las iglesias alemanas y el estado nazi

Clérigos católicos y oficiales nazis, entre ellos Joseph Goebbels (extrema derecha) y Wilhelm Frick (segundo, de derecha a izquierda), hacen el saludo nazi. Alemania, fecha incierta.
Clérigos católicos y oficiales nazis, entre ellos Joseph Goebbels (extrema derecha) y Wilhelm Frick (segundo, de derecha a izquierda), hacen el saludo nazi. Alemania, fecha incierta.

— Bayerische Staatsbibliothek

Fotografía
Fotografía

El censo religioso de 1925 reveló que de la población alemana total de 65 millones de habitantes, 40 millones pertenecían a la iglesia protestante principal (evangélica luterana), 21 millones a la iglesia católica romana, y 620.000 a distintas confesiones más pequeñas, la mayoría de ellas protestantes. El término “lucha religiosa” hace referencia a la tensa relación que hubo entre Iglesia y Estado en Alemania en la década de 1870 y nuevamente durante el régimen nazi. Si bien la política nazi al principio toleraba la autonomía de la Iglesia, pronto quedó claro que la tolerancia oficial de los de los grupos religiosos cristianos duraría mientras las iglesias aceptaran la sincronización; es decir, la alineación de la Iglesia con otras áreas de la sociedad, con objetivos nazis. Ante la llegada de los nazis al poder, las iglesias católica romana y protestante intentaron mantener el control de sus respectivas instituciones y los derechos de sus hermanos a la libertad de culto.

LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA

El partido Centro católico fue un pilar de la República de Weimar. En general se había resistido a la llegada de los nazis al poder, aunque el ala derecha del partido estaba liderada por políticos que al menos estaban dispuestos a tolerar el gobierno de Hitler. Cuando Hitler asumió como canciller en enero de 1933, su poder como dictador recibió el apoyo de las medidas que el partido del Centro respaldó. El partido se disolvió el 5 de julio de 1933, bajo intensa presión nazi (los otros partidos políticos que quedaban habían sido prohibidos con anterioridad en la primavera y el verano de ese año).

La iglesia católica en Alemania era controlada por el Vaticano, con el liderazgo del papa Pío xi, y 15 días más tarde firmó un concordato (tratado) con el Reich alemán. El concordato confirmó la disolución de los sindicatos y las organizaciones políticas del catolicismo alemán, pero garantizó los derechos tradicionales de la iglesia católica de cultivar y promover la práctica de su rito, conservar sus escuelas y designar su clero. Sin embargo, muchas de las cláusulas del tratado se violaron enseguida, ya que los nazis persiguieron a los jesuitas, a la Acción Católica (movimiento religioso y social) y a varias otras organizaciones católicas.

Después de soportar medidas antieclesiásticas durante varios años, en 1937 el papa Pío xi escribió la encíclica Mit brennender Sorge (Con viva preocupación), en la que criticaba la filosofía nazi y exhortaba al gobierno alemán a que cumpliera con los términos del concordato. Los nazis respondieron con una ola de juicios a sacerdotes; es decir, procesos contra el clero por diversas presuntas infracciones.

LA IGLESIA PROTESTANTE

En otro intento por sincronizar las creencias religiosas con la política del Estado, los nazis intentaron establecer una iglesia nacional unificada, pero no tuvieron éxito. Hitler nombró a Ludwig Mueller “Obispo del Reich”, y el sacerdote lideró un movimiento “cristiano alemán” dentro de la Iglesia. Mueller intentó sintetizar la ideología nazi y la tradición protestante, además de luchar por una “iglesia del pueblo” basada en la “bondadosa sangre aria”. A mediados de la década de 1930, el movimiento había conseguido 600.000 adeptos. El gobierno nazi también intentó reemplazar el culto cristiano por celebraciones seculares del partido nazi que adoptaban muchos símbolos religiosos pero en su lugar glorificaban al partido y a su líder, el Führer. También se trató de atenuar la influencia clerical sobre la instrucción religiosa en las escuelas públicas, poner un freno a las actividades e influenciar los planes de estudio de las escuelas religiosas.

En 1933, un pequeño grupo del clero protestante formó la Liga de Emergencia de Pastores, fundada por Martin Niemöller, que adoptó una postura en contra de la dominación nazi de la Iglesia. En 1934, los líderes de esta liga fundaron la iglesia confesionista, la cual representaba a una minoría de todos los pastores protestantes de Alemania. Su ideología consistía en resistir la coacción nazi y desenmascarar la falsedad moral del movimiento “cristiano alemán” pronazi. Sin embargo, la iglesia confesionista no repudiaba las políticas raciales ni sociales de los nazis. Si bien muy pocos teólogos alemanes, como Dietrich Bonhoeffer, se oponían al régimen, durante toda la era nazi la gran mayoría de los líderes de la iglesia protestante no cuestionaron la legislación ni las medidas discriminatorias del Estado.

Las dos iglesias, católica y protestante, defendieron a los judíos que se habían convertido al cristianismo o se habían casado con miembros de sus iglesias, y de esta manera salvaron algunas vidas. Además, repudiaron firmemente el Programa de Eutanasia Nazi y lograron limitar su alcance. Si bien el régimen nazi posteriormente detuvo la parte visible de este programa, una parte secreta continuó vigente. Sin embargo, la acción de las iglesias sobre este asunto demostró que la protesta podía provocar un impacto en la política nazi. A pesar de eso, ni el liderazgo católico ni la jerarquía clerical protestante repudiaron oficialmente la persecución de los judíos ni los horrores de la “solución final”.

OTRAS SECTAS CRISTIANAS

Los grupos sectarios eran considerados políticamente peligrosos debido a sus tendencias adventistas, milenarias e internacionales. Algunos fueron prohibidos por el gobierno nazi y la mayoría estaban sujetos a la vigilancia constante de la policía secreta. Para el gobierno, las sectas eran un blanco más fácil que las iglesias principales. La política nazi variaba con cada secta. Algunos grupos, como los Testigos de Jehová (prohibidos en Prusia en 1933) fueron perseguidos y muchos de sus adeptos fueron recluidos en campos de concentración. Otros, como la iglesia nueva apostólica, los científicos cristianos (censurados en 1941) y los adventistas del séptimo día, sufrieron hostigamiento constante. Finalmente, algunos grupos como los mormones fueron ignorados o incluso favorecidos. Prácticamente a todas las sectas cristianas en algún momento se las acusó de dar refugio a los marxistas o a otros “enemigos de Alemania”.

http://www.ushmm.org/wlc/es/article.php?ModuleId=10007578

3 comentarios en “Las iglesias alemanas y el estado nazi

  1. La Iglesia Luterana ha aceptado su culpa por el nazismo.
    Mientras la Iglesia Reformada, excepto la rama liberal ecuménica de ella claro está, siempre se niega a reconocer su culpa por el holocausto, y por el apartheid, por el Jim Crow y el Kukluxklan.
    Como el blogger presbiteriano que me expulsó de su blog, porque en cada post donde él pontificaba dando lecciones de moralidad y teología a cada iglesia, y donde en tono exigente pedía imponer leyes de moralidad sexual sobre la sociedad; yo le recordaba pacientemente que para tener autoridad moral para hacer eso, debía pedir perdón por el apoyo reformado al racismo, más aún siendo él de una ciudad de crimen racista, y de un país racista.
    Nuestro Señor Jesús dijo: “Por sus frutos los conocéreis”. No dijo por sus teologías.
    El calvinismo es maligno, y si es fundamentalista, como es el calvinismo español y latinoamericano, lo es doblemente .

    Me gusta

    • Bueno, todas las denominaciones se van poniendo viejas y se van muriendo. No todo el reformismo es asi.Hay de todo. Tambien entre los conservadores hay hipocrecia. En E.U, la iglesia presbiteriana he leido que invierte en acciones de lobbys belicos. Pero hay de todo en todos lados.
      Saludos

      Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s