Narración pagana del Halloween: Halloween o la atracción de lo desconocido


Narración pagana del Halloween: Halloween o la atracción de lo desconocido

Autora: Mora Torres

Cuando una mira, ve, percibe en profundidad un objeto, no puede dejar de desearlo (Sensación y percepción). En realidad todos los hechos humanos pueden ser tomados por un juego o por una tragedia: muertes, asesinatos, nacimientos, aniversarios, amores, y comer y soñar (Sentido del humor). Y las tragedias, más frecuentemente desde lejos, también pueden desearse. Me he dicho muchas veces ¡quién tuviera un Halloween en este país! (Agujeros negros de la mente, claves de salud psíquica).

Último párrafo del libro Albucius, de Pascal Quignard

Horacio estaba muerto. Mecenas estaba muerto. Sólo Augusto sobrevive en su desconfianza, en su genio y en su temor. Caius Albucius Silus odiaba menos la crueldad de Augusto que el hábito que había adquirido de hablar en lengua griega. Según Arruntius, ordenó que alejaran a su hija, que la sentaran sobre una silla plegable y que llamaran a la nodriza. Le pidió que agregara un poco de leche a la preparación. Ella desató la parte superior de su túnica. Él bebió. La sala en donde yacía estaba repleta. En primera fila, sobre una silla plegable, estaba su hija Polia. Todos sus alumnos estaban presentes. En segunda fila, estaban los esclavos más pequeños. Pidió a la nodriza que se acercara otra vez y le suplicó que lo dejara tomar su mano. Se escuchaban sollozos. Se dio vuelta y dijo:

-Quid fletis, pueri? (¿Por qué lloran, hijos míos?)

Murió sosteniendo apretada entre las suyas la mano de la nodriza cuya leche pagaba. Cada mañana ella ordeñaba su seno sobre una vasija. Él bebía tibio.

México y los muertos

Sé que los mexicanos tienen una mirada alegre hacia la muerte -alegremente resignada (Día de los Muertos)-, aun cuando sus celebraciones sean diferentes que las de los norteamericanos. Tienen un Día de Todos los Muertos de alegría exultante, donde en el cementerio se venden calaveritas de azúcar, y se organizan concursos de poemas breves que se llaman a su vez “Calaveritas” (La lírica tradicional). Con grandes premios en dinero -¡anímese!, están abiertos a todo el mundo.

Una vez, pensando quizá en escribir sobre la muerte y sus encantos, hice una lista de títulos en un cuaderno.

Tu boca me come -sin sentido sexual- una especie de “Silencio de los inocentes”.

La Fiesta del Asesinato.

Bombones con absintio.

La lectora que se involucra con los personajes de una novela policial y hasta termina matando al propio asesino.

Halloween

Yo he soñado mucho con Halloween sin saber del todo de qué se trata, como si adaptara aquel verso de Eliot: “No sé nada de ríos, pero pienso que el río es un vasto dios pardo” a: “No sé nada de Halloween pero pienso que Halloween es una diosa oscura”.

He leído fragmentos de supuestas profecías alrededor de ese día. Una superstición que debe ser antigua -tal vez no tanto, pero de la época de la Guerra de Secesión- indica que si una muchacha joven se mira en el espejo a medianoche, en Halloween, ve aparecer la cara de aquel con quien se casará. Ahora este tipo de ensueños no se cotizan mucho, por eso digo que debe de ser una superstición muy vieja.

Pero traté de leer un poco sobre la historia de este día de calabazas ahuecadas, cuyas mágicas luces prendieron mi imaginación, y también, desgraciadamente, la de múltiples criminales que aprovechan esta fiestita “satánica” para saciar deseos inexplicables.

Menuda historia

En general, la historia de Halloween está contada por religiosos de diferentes comunidades cristianas, en donde se distingue nítidamente cierta parcialidad. Por ejemplo: esta fiesta es para Satanás, es parte de las celebraciones de un culto diabólico.

La historia cuenta -aunque a veces la historia cuente cuentos- que muchos años antes de Cristo los celtas -los de las Islas Británicas y Escandinavia- poseían toda una sociedad de solemnes sacerdotes paganos: los druidas.

De los druidas todos conocemos fragmentos de relatos que nos ponen la piel de gallina, pero si ahora mismo los creamos -con la imaginación- y los vemos reunidos en campos o bosques junto a altares de piedra, no es necesario que pongamos una víctima humana en el altar: el escalofrío de mirar esta escena es suficiente.

Dicen que los druidas eran los servidores de Samhim, el dios de la muerte; que eran satanistas y tenían en sus manos, mediante el terror, la vida y la muerte de las personas, lo que después de todo no nos asombra demasiado porque conocemos a Hitler y también conocemos algún que otro gobierno de estos días…

El 31 de octubre por la noche los druidas celebraban el festival de la muerte.

Existe una Biblia Satánica de autor Antón Lavey, gran sacerdote de estas retorcidas iglesias. Allí se dice que existen tres fechas importantes en el calendario satánico: el día de cumpleaños de Antón Lavey; el 30 de abril y, la más célebre de todas: la del 31 de octubre.

En Halloween los poderes del demonio llegan a su mayor esplendor. Noche ideal para conjuros y maldiciones, Halloween es el año nuevo de la brujería. Cito:

“La enciclopedia Word Book dice que este es el inicio de todo lo oscuro, lo frío y la muerte”.

Dulce o travesura

Los druidas recorrían las casas de la ciudad y recogían todo tipo de bocado fino y comidas extravagantes para celebrar su magna fiesta de octubre. Si los dueños de casa se oponían, sólo debían echar una maldición sobre los ladrillos de esa casa, y con seguridad algunos de sus habitantes moría antes de que llegara otra vez el “año nuevo”.

En cuanto a la calabaza ritual, no era u na calabaza sino un nabo, encendido por dentro con una vela y usado a modo de linterna para iluminar el bosque sombrío.

Cuando Halloween llegó a América entre los siglos 18 y 19, no había nabos, sino calabazas, mucho más prácticas por su tamaño. En los antiguos nabos iluminados habitaba un espíritu llamado Jock.

Hoy, en las calabazas, vive el espíritu de un tal Jack.

Me cuentan que para elegir las calabazas, los norteamericanos se toman su tiempo, e incluso el día anterior los empleados sólo trabajan media jornada para tener tiempo de hacer estas compras vegetales.

Les mando todo mi amor, sin sombra de ningún día de la muerte, pero… ¡mándenme dulces exquisitos!

——-

http://blogs.monografias.com/editorial/2012/10/25/halloween-o-la-atraccion-de-lo-desconocido/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s