En Contra de un “Gobierno Cristiano”


En Contra de un “Gobierno Cristiano”

por Jesse Johnson

Un principio central de una cosmovisión bautista es la separación de iglesia y estado. Si bien muchas formas confesionales del cristianismo están más que cómodos con una alianza iglesia / estado, los bautistas han aprendido (a menudo de la manera más dura) a través de la historia de la iglesia que cuando el gobierno y la religión son amigos, la amistad suele engendrar la supresión de la libertad religiosa, la cual engendra la persecución de aquellos que creen que la única fe que agrada a Dios es la fe que proviene del libre ejercicio de la religión. En resumen, incluso los gobiernos cristianos eventualmente persiguieron a bautistas.

Por lo tanto, si se da la posibilidad de elegir entre vivir bajo una democracia deísta o una dictadura cristiana, los Estados Unidos en 1800 es preferible a Constantinopla en 330. Si la gente nace alejada de Dios, entonces, incluso los nacidos de padres cristianos necesitan ser reconciliados con Dios. Esa reconciliación sólo viene por la gracia mediante la fe. El acto de la regeneración es un misterio, sino que viene a través de la predicación de la palabra, produce arrepentimiento, y resulta en una voluntad cambiada. Así, la única clase de fe que salva es la clase de fe que cambia la voluntad.

Todos los cristianos creen eso, aunque en la historia de la iglesia ha habido esta constante tentación hacia el gobierno oficialmente estableciendo una religión. Para que eso suceda, la Iglesia y el Estado deben estar conectados. No hay espacio para el objetor de conciencia, si la ciudadanía en los cielos es semejante a la terrenal. Si el reino es espiritual, debe ser introducido por una persona voluntariamente, cuando su corazón es tranormado y nace de nuevo.

Pero cuando el cristianismo es obligatorio, esas marcas se van desgastando. Cuando el evangelio se reduce a la ciudadanía, el acto esencial de la conversión se denigra. Tiene sentido que el Israel de AT funcionó como una teocracia. Si pudieras ser circuncidado en una relación con Dios, esa relación, mejor incuiria leyes gubernamentales, impuestos, y (más importante) el castigo para aquellos que transgreden la ley. Obviamente, la ley del AT era incapaz de cambiar el corazón, pero era lo suficientemente potente como para gobernar a un pueblo rebelde.

Pero en el Nuevo Testamento, no existe el concepto de un gobierno cristiano. No hay ninguna epístola paulina sobre leyes o impuestos. Los líderes del gobierno pueden ser cristianos, por supuesto. Y, obviamente, los que gobiernan con un sentido de moralidad gobiernan mejor que los que celebran la inmoralidad. Pero eso no es lo que se entiende por un “gobierno cristiano.” Históricamente, los gobiernos cristianos supervisan las naciones cristianas, donde la membresía en la iglesia es obligatoria, y los afectos bíblicos se legislan. Los pastores son agentes políticos, y la Reina es la cabeza de la Iglesia. Esto no es una receta para os ancianos dirijan iglesias, o para los sermones sobre la conversión.

Hay una razón por la que no hay países menonitas o Bautists en el mundo. Entendemos que el evangelio en esta época no gana, y que el camino es estrecho (y muy pocos lo encuentran!). Entendemos que no todo Israel es Israel, y no todos los ciudadanos de un país cristiano, en realidad temena al Señor. La lección de Constantino es que se puede bautizar a la gente todo lo que quieras, pero si ellos no creen en el evangelio, si su voluntad no es cambiada por el poder de las Escrituras, todos esos bautismos simplemente lograron redefinir la palabra cristiana, sin la transformación del alma.

Esta es la razón por la el bautista aprecia la libertad religiosa. Cuando la gente puede elegir que creer acerca de Dios, los que siguen al Señor lo hacen porque sus corazones han cambiado, no porque reciben una rebaja de impuestos. De este modo, el sistema de gobierno que sea más beneficioso para el cristianismo es uno que no es explícitamente cristiano. Para que la fe sea real, debe ser libre, y los que gobiernan hacia una libertad religiosa son los que gobiernan mejor, incluso si no son creyentes. John Piper (en un ensayo llamado “”Abriendo Espacios para el Ateísmo”) lo explica así: “La naturaleza espiritual, relacional del reino de Dios es el fundamento de nuestra aprobación del pluralismo, hasta que Cristo venga con los derechos y la autoridad que no tenemos.”

El pluralismo religioso en el gobierno no es sólo una señal de una sociedad libre, sino ayudantes a la propagación del verdadero evangelio. Esta es la razón por que la apertura de una mezquita en su barrio es una buena cosa, lo que demuestra que en nuestro país, la religión es un asunto de la conciencia. En ese entorno, los que siguen a Cristo lo hacen debido a que su voluntad ha sido cambiada, y no porque han confundido su pasaporte celestial con el terrenal.

 

http://evangelio.wordpress.com/2012/08/14/en-contra-de-un-gobierno-cristiano/

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s