Siglo XX, el tango Cambalache y el siglo que se fue


Siglo XX, el tango Cambalache y el siglo que se fue

Autor: Paulo Arieu

Introduccion:

Se fue un siglo, ya hace doce años que cambió el almanaque,y el siglo xx se fue a los bocinazos, sirenazos y otras expresiones populares mas. Como se pasa el tiempo, que treemendo.Parece que fue ayer cuando celebraba con mi familia el fin de año. Sin embargo, todo parece indicar que el siglo XX que pasó, fue algo mas que “un camabalache”; fue el siglo del horror, de las muertes, de las grandes guerras mundiales, de los grandes dictadores.Tambien de los bellos tangos en Argentina.

Siglo XX de violencia

Asi como Jesús llamó a doce discípulos para que dieran testimonio de El al mundo, leeremos de doce personas inteelctuales que reflexionan sobre el siglo:

Y todas ellas están de acuerdo en que el siglo que pasó fue sumamente violento.

1) Isaiah Berlin (filósofo, Gran Bretaña):

«He vivido durante la mayor parte del siglo xx sin haber experimentado —debo decirlo— sufrimientos personales. Lo recuerdo como el siglo más terrible de la historia occidental».

2) Julio Caro Baroja (antropólogo, España):

«Existe una marcada contradicción entre la trayectoria vital individual —la niñez, la juventud y la vejez han pasado serenamente y sin grandes sobresaltos— y los hechos acaecidos en el siglo xx … los terribles acontecimientos que ha vivido la humanidad».

3) Primo Levi (escritor, Italia):

«Los que sobrevivimos a los campos de concentración no somos verdaderos testigos. Esta es una idea incómoda que gradualmente me he visto obligado a aceptar al leer lo que han escrito otros supervivientes, incluido yo mismo, cuando releo mis escritos al cabo de algunos años. Nosotros, los supervivientes, no somos sólo una minoría pequeña sino también anómala. Formamos parte de aquellos que, gracias a la prevaricación, la habilidad o la suerte, no llegamos a tocar fondo. Quienes lo hicieron y vieron el rostro de la Gorgona, no regresaron, o regresaron sin palabras».

4) Rene Dumont (agrónomo, ecologista, Francia):

«Es simplemente un siglo de matanzas y de guerras».

5) Rita Levi Montalcini (premio Nobel, científica, Italia):

«Pese a todo, en este siglo se han registrado revoluciones positivas … la aparición del cuarto estado y la promoción de la mujer tras varios siglos de represión».

6) William Golding (premio Nobel, escritor, Gran Bretaña):

«No puedo dejar de pensar que ha sido el siglo más violento en la historia humana».

7) Ernst Gombrich (historiador del arte, Gran Bretaña):

«La principal característica del siglo xx es la terrible multiplicación de la población mundial. Es una catástrofe, un desastre y no sabemos cómo atajarla».

8) Yehudi Menuhin (músico, Gran Bretaña):

«Si tuviera que resumir el siglo xx, diría que despertó las mayores esperanzas que haya concebido nunca la humanidad y destruyó todas las ilusiones e ideales».

9) Severo Ochoa (premio Nobel, científico, España):

«El rasgo esencial es el progreso de la ciencia, que ha sido realmente extraordinario … Esto es lo que caracteriza a nuestro siglo».

10) Raymond Firth (antropólogo, Gran Bretaña):

«Desde el punto de vista tecnológico, destaco el desarrollo de la electrónica entre los acontecimientos más significativos del siglo xx; desde el punto de vista de las ideas, el cambio de una visión de las cosas relativamente racional y científica a una visión no racional y menos científica».

11) Leo Valiani (historiador, Italia):

«Nuestro siglo demuestra que el triunfo de los ideales de la justicia y la igualdad siempre es efímero, pero también que, si conseguimos preservar la libertad, siempre es posible comenzar de nuevo … Es necesario conservar la esperanza incluso en las situaciones más desesperadas».

12) Franco Venturi (historiador, Italia):

«Los historiadores no pueden responder a esta cuestión. Para mí, el siglo xx es sólo el intento constantemente renovado de comprenderlo».

Que tremendo, cuanta maldad que hay en el mundo de hoy, igual que en el del siglo pasado, pero el de hoy es un mundo descristianizado.No solo el siglo XX fue el siglo de ls guerras, del absurdo total, del  “fin de la historia del gurú capitalista F. Fukuyama” , sino tambien de Hitler, de Peron, de Carlos Gardel,de Lepera y también del gran poeta Enrique Santos Discécpolo y tantos otros que no alcanza uno a recordar. Muchos malos, otros no tanto.

Tango cambalache

El tango Cambalache es la canción más famosa que compuso el gran poeta Enrique Santos Discécpolo. Más allá que han pasado más de 70 años desde su creación, su letra sigue manteniendo una enrome vigencia, siendo un claro reflejo de la sociedad. El antológico tango Cambalache lo escribió el extraordinario compositor Enrique Santos Discepolo, quien además le puso música a su obra en el año 1935.

Es una de las letras que han marcado la historia del tango del siglo XX, manteniendo una gran vigencia más allá que han pasado más de 70 años desde su creación. La primera vez que se cantó el tango Cambalache fue en el año 1935, con la interpretación de la actriz y cantante Sofía Bozán en el Teatro Maipo de la ciudad de Buenos Aires.

Más allá que esta canción ha sido grabada por varios cantores de primer nivel, la versión más famosa de todos los tiempos sigue siendo en la voz inconfundible del “Varón del tango” Julio Sosa. Enrique Santos Discepolo escribió este tango para la película “El alma del Bandoneón” que se estrenó en el año 1936 y protagonizó de un modo magistral Libertad Lamarque.

Luego del film, el tango Cambalache se hizo sumamente popular y con el paso de los años se fue convirtiendo en uno de los clásicos de la música argentina. Fue censurado por primera vez durante la dictadura militar del año 1943, tal como sucediera también durante todas las dictaduras posteriores que acontecieron en la historia de Argentina. La censura del tango Cambalache en 1943 levantó una gran polémica, siendo prohibido tras el análisis realizado por parte del Ministro de Educación de la época por considerarlo sedicioso y con una mala interpretación del lenguaje por el abuso del lunfardo.

Fue recién en el año 1949 que Juan Domingo Perón permitió nuevamente que se interpreten estos tangos tal como fueron escritos originariamente.

Según palabras de Joan Manuel Serrat, es una de las canciones que mejor describen el siglo XX

La letra del tango Cambalache

Que el mundo fue y será
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también;
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.

¡Que falta de respeto,
qué atropello a la razón!
cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón…
Mezclao con Stravisky
va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia
junto al calefón.

Siglo veinte, cambalache
problemático y febril…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil.
¡Dale, nomás…!
¡Dale, que va…!
¡Que allá en el Horno
nos vamo´a encontrar…!
No pienses más; sentate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao…
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley.

Volver a Dios

El siglo que paso fue un disparate, ya nadie lo puede negar. Y este como sera, aun no lo se muy bien, quizas nadie lo pueda contar si aprietan el boton nuclear o vuelven a explotar algunas de las torres del capitalismo.

Pero esta sociedad debe saber, que respetando la autonomía del mundo y las libres decisiones de las personas, nuestro Dios actúa como un suave airecillo, como recuerda la Biblia, para no vulnerar, ni estropear nuestra libertad,nuestro libre albedrío. La autonomía del mundo y su libertad explica la opción del descreimiento, y en otro orden, la existencia del mal y del sufrimiento. La fe no es una evidencia lógica, ni se puede verificar; no se puede meter en mcirsocpio el científico, aunque la fe verdadera es un don de Dios, tambien creer es un acto de la voluntad; una opción libre y razonable que nos abre a  un nuevo horizonte en la existencia humana. Queremos transmitirla y comunicarla a los conciudadanos, por medio del testimonio de Jesucristo, pues creemos que la fe en Jesus,cuando es verdadera y profunda, es un bien muy valioso, que transforma el corazón de las personas sobrenaturalmente y las orienta hacia la felicidad, por la acción soberana del Consolador Divino.

Pero ante el misterio indescriptible de Dios, cada ser humano tiene que adoptar una actitud de humildad. Los cristianos de este siglo, que tambien vivimos en el siglo XX, quisiéremos llamar a cada persona de buena voluntad a profundizar en la experiencia de Dios en el seno de la comunidad eclesial o en donde us. se encuentre, y a potenciar la vivencia de Dios, porque es ahí donde el creyente encuentra su fundamento, energías y razón de ser. Dedicarse a Dios significa permanecer tiempo con Él y hacer real el amor al prójimo.

Amar al hermano como a uno mismo no es una opción, es un mandato con una dimensión personal en la vida cotidiana de cada uno y otra colectiva, porque somos Pueblo de Dios en razón de la Alianza renovada que Él ha hecho con nosotros. Leemos: “Como hermanos amaos intensamente los unos a los otros de todo corazón” (1 Pe 1:22). La fe necesita de obras porque “si no tiene obras, está muerta” (Stgo. 2:17).

En el ámbito individual, amar, incluso a quienes nos quieren mal, es una exigencia que emana del Evangelio y que hace posible la paz y la reconciliación entre personas y pueblos. Muchos cristianos no contribuimos de forma eficaz a esta obligación, aunque sabemos que “al final del tiempo seremos juzgados en el amor”.

La dimensión colectiva de amor, tiene una de sus más altas expresiones también en el ámbito de la política, porque el pueblo es quien ha escogido libremente a sus gobernantes. Esto se debe entonces concretar en la acción de los gobiernos en favor de los más desfavorecidos, de los pobres,los homless y tambien de los que sufren,de los inmigrantes, de los indocumentados. Esta es una de las responsabilidad de los gobiernos. La de los cristianos tiene dos dimensiones: una de carácter paliativo, ayudar de manera práctica y eficaz a todos los que lo necesitan y, otra de carácter crítico, transformar las estructuras que generan esta situación. La justicia brota de la fe. Los cristianos hacemos, en términos comparativos, casi siempre, un gran trabajo, no siempre bien reconocido en relación con la fe que la impulsa, pero su bondad no significa que no podamos hacer más el bien con la gracia de Dios.

La segunda dimensión: la de combatir pacífica y tenazmente las estructuras de pecado que generan todo tipo de injusticias en el mundo. En este ámbito no carecemos de recursos. Todo lo contrario. Leemos en el Evangelio: “Ha derribado de los tronos a los poderosos y ha ensalzado los humildes. Ha llenado de bienes a los hambrientos y ha despedido vacíos a los ricos” (Lc 1:52-53).

Procurar transformar nuestra sociedad con el mensaje del evangelio,para superar la profunda crisis espiritual, moral, económica, educativa, social, demográfica y ambiental que sufre, exige de nosotros el mismo esfuerzo que paliar la situación de los desfavorecidos. No podemos limitarnos a sacar agua de la barca si cada vez entra más. Hay que investigar las razones y proponer cambios en las estructuras dentro del sistema democrático.

Nosotros,los cristianos, queremos llamar a los cristianos y también a todas aquellas personas de buena voluntad a actuar de modo más decidido guiados por las palabras de la biblia en la necesaria acción evangelizadora y transformadora de la sociedad atual. Una sociedad que no nacio hoy, sino que hereda del siglo XX una profunda crisis coyuntural.

Reflexionemos sobre el siglo que paso, tambien de la crisis de hoy, y oremos para que Dios nos de un siglo de paz y pronto venga el milenio de paz y esperanza que El nos prometió.Volvámosnos a Dios, y Él se volverá a nosotros,porque El no cambia. Y porque el mundo es, y siempre ha sido así:

una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también;
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseaos.

Paradójicamente, este es el mundo al que Cristo vino, se encarnó y también murió, en esa vil y perversa cruz. Porque dice la Biblia, en Juan 3:16, que  ” Tanto amó Dios al mundo, que no dudó en entregarle a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino tenga vida eterna.” (B.H)
En vez de llorar por el siglo que pasó, lo invito a recordar el tango Cambalache y oirlo una vez mas.
Dios lo bendiga
Joan Manuel Serrat – Cambalache

———

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s