La Guerra es un monstruo grande y pisa fuerte parte 11


La Guerra es un monstruo grande y pisa fuerte parte 11

Autor: Paulo Arieu

Introducción:

Esta es la onceava entrega de esta investigación y reflexión sobre el tema de la guerra, tan actual y tan preocupante como lo  ha sido siempre. Mas aún cuando las noticias que nos llegan de Medio Oriente, respecto el conflicto de la alianza occidental con Siria e Irán con Israel no son nada alentadoras. Alarmante porque la guerra hoy puede llegar a ser nuclear, si Irán desarrolla completamente su bomba y decide arrojarla sobre Israel.

Comenzaré a compartir respecto de la segunda guerra mundial.Veremos de Hitler, del conflicto con Alemania – Italia y también con Japón.

Respecto de Alemania, se dice que

“El rasgo más característico, más esencial de este gran, orgulloso y especial pueblo, desde el primerísimo momento de su aparición en el mundo histórico, consistió en que nunca quiso unirse, en su vocación y en sus inicios, con el extremo occidental del mundo europeo, es decir, con todos los sucesores de la antigua vocación romana”. [0]

Sin duda, al dia de hoy, Alemania es un gran pais, completamente desarrollado, moderno e industrializado. Es uno de los paises de Europa que mejor ha resistido la crisis del capitalismo actual, y va camino a transformarse quizás en un nuevo imperio, de la mano de su actual lider politico,la presidenta Angela Merkel.

Cine bélico:[1]

Cuantas tardes inolvidables habre pasado durante mi vida mirando películas de Guerra norteamericanas. Junto a las películas de indios y vaqueros y algunas de suspenso, son las que mas he disfrutado. Y de niño pasé también muchas horas jugando a la guerra con los soldaditos. Esa era la manera de entretenerme de niño, de jugar para que se pasen rapido las aburridas tardes de invierno.

La cultura del entretenimeinto esta muy difundida. Mediante la industria del cine bélico,creo que todos, en los países desarrollados, hemos podido tener un panorama mas amplio sobre como fueron las guerras americanas.La propaganda mediática ha sido bastante intensa. Pero nos hemos formado tomando conciencia de lo monstruoso que son las guerras. Para esto son estos articulos, para que sigamos tomando conciencia sobre este tema y no abandonemos nuestros anhelos de vivir al menos por esta generación en paz. Dificil? Si, pero no imposible. Para Dios no hay nada imposible.

El “cine bélico o cine de guerra” son películas que centran su historia en guerras. Desde su invención, quedó patente que el cine podía ser un medio que permitiese llegar a grandes cantidades de gente de una manera rápida y relativamente sencilla. Estas cualidades convirtieron el cine en una herramienta al servicio de los gobiernos y de sus servicios de propaganda.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los países beligerantes siguieron utilizando la gran pantalla como vía para transmitir a sus tropas y habitantes el devenir de la campaña y conciencia de las necesidades para la victoria en el conflicto. Estos mensajes, generalmente en forma de noticiario, dieron un salto cualitativo en los EE. UU., donde se decidió utilizar el enorme potencial que ofrecía Hollywood, como una gigantesca agencia publicitaria.

En esta época, numerosos actores y directores contribuyeron al esfuerzo de guerra, realizando su trabajo habitual, ya fuese animando a las tropas o realizando documentales o películas que sirviesen para elevar la moral de los estadounidenses. El tipo de cine realizado en aquellos momentos está cargado (de un contenido propagandístico) y en las películas se tiende a mostrar el heroico sacrificio de los militares estadounidenses y sus aliados al hacer frente a las malvadas potencias del eje, enemigas de la paz, la democracia y la libertad.

Tras la guerra, el género bélico pierde su fuerza y no es hasta después de transcurridos unos años, cuando en los 60 una serie de grandes producciones que recreaban las grandes batallas de la contienda vuelven a revitalizar este tipo de cine. Las películas de esta época ya no hacen tanto hincapié en el sacrificio, aunque sí nos siguen mostrando a sus protagonistas como unos héroes convencidos de la bondad de sus creencias y seguros de que están haciendo lo correcto para mejorar el mundo.

Otra vez, debido a la impopularidad de la guerra de Vietnam, el tema bélico cae, y no es hasta los 80 cuando vuelve a resurgir, al principio con películas más cercanas a la aventura en la que el héroe estadounidense vence en la pantalla como no pudo hacerlo en la selva.

A mediados de esa década y ya en los 90 surge una nueva corriente, que deja un poco de lado el conflicto, que se convierte en el escenario y se centra en el soldado como persona, el cual tiene sentimientos y temores, además de numerosas dudas morales sobre la corrección de las acciones que se ve obligado a realizar. En este nuevo tipo de películas se observa la guerra y sus consecuencias con mucha mayor crueldad que en sus predecesoras, quién sabe si con la intención de aleccionar al espectador sobre la necesidad de que los conflictos armados queden únicamente en el cine y los libros de historia.

Dos peliculas me gustaron mucho y aún hoy  las recuerdo: Rescatando al solado Rayan y Valkirya, de Tom Cruise, que las pude ver tranquilamente en la televisión.

La televisión nos brinda mucha información al respecto de la segunda guerra mundial. Sus recuerdos todavia están frescos en nuestra memoria. Y también nos queda el recuerdo del Holocausto judío imposible de olvidar y el terrible y humillante muro de Berlin, que dividió en dos naciones distintas a la Alemania posguerra.

Conclución:

El mundo está dominado por una tecnología revolucionaria que avanza sin cesar, basada en los progresos de la ciencia natural que, aunque ya se preveían en 1914, empezaron a alcanzarse mucho más tarde. La consecuencia de mayor alcance de esos progresos ha sido, tal vez, la revolución de los sistemas de transporte y comunicaciones, que practicamente han eliminado el tiempo y la distancia. El mundo se ha transformado de tal forma que cada día, cada hora y en todos los hogares la población común dispone de más información y oportunidades de esparcimiento de la que disponían los emperadores en 1914. Esa tecnología hace posible que personas separadas por océanos y continentes puedan conversar con sólo pulsar unos botones y ha eliminado las ventajas culturales de la ciudad sobre el campo.

A través de la pantalla grande, y la pantalla chica, yo creo que hemos podido tomar conciencia de lo horrible, humillante y destructor que son las guerras. Recuerde que dice la Palabra de Dios que “Bienaventurados son los pacificadores”

Continúa….

—-

Notas

[0] http://blogs.periodistadigital.com/teologia-sin-censura.php/2012/09/28/el-iv-reich-y-el-futuro-de-europa

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Cine_bélico

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s