SUN-MYUNG MOON. Un mesías con mil vidas


SUN-MYUNG MOON. Un mesías con mil vidas

  • Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. (Mat. 24:5 Rv 1960)
  • porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos.(Mar. 13:6 RV 1960)
  • Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos. (Luc. 21:8 Rv 1960)

El Mundo

Coges la base del cristianismo. La mezclas con ideas espirituales del Lejano Oriente. Aprovechas los nuevos medios de comunicación, tu gran capacidad oratoria y un olfato único para los negocios. Resultado: la Iglesia de la Unificación que el reverendo Sun-Myung Moon convirtió en un imperio internacional. El mesías de lo que para muchos era la revelación definitiva y para otros una secta manipuladora falleció a los 92 años, dejando 14 hijos, 40 nietos, millones de seguidores y una gran fortuna a repartir entre sus herederos. Sun-Myung Moon nació en lo que hoy es Corea del Norte, donde empezó predicando bajo el gobierno comunista. Sus creencias religiosas le llevaron a la cárcel, donde fue torturado antes de ser liberado por los aliados durante la guerra coreana (1950-1953).Sun-Myung Moon nació el 25 de febrero de 1920 en Deogun-myon (actualmente Corea del Norte) y murió el 2 de septiembre de 2012

Mientras en el norte de Corea se imponía un régimen estalinista, el sur viviría la tutela capitalista estadounidense y una mayor tolerancia hacia la religión. El destino ideal para un religioso que supo aprovechar la oportunidad que brindaba una nación que con el tiempo habría de convertirse en el segundo principal bastión del cristianismo en Asia, por detrás de la católica Filipinas (el 25% de los surcoreanos se declara hoy cristiano).

La popularidad de la Iglesia de la Unificación aumentó en Occidente gracias a sus multitudinarias bodas, en las que miles de parejas contraían matrimonio en una misma ceremonia, a menudo después de que las uniones hubieran sido decididas personalmente por el reverendo. La mayor de ellas, con 30.000 parejas, tuvo lugar en Seúl en 1992. Los actos organizados por Sun-Myung sirvieron también para promocionar todo un conglomerado de negocios que incluían el turismo -era propietario de un hotel en Nueva York-, la construcción y la comunicación. El magnate religioso mantenía el control del The Washington Times y varias editoriales que tenían como principal objetivo la publicación de sus sermones, en los que se presentaba como un segundo mesías dispuesto a completar la evangelización del mundo.

El amor al dinero, no dejó de traerle problemas a lo largo de su carrera, incluida una condena a 18 meses en una prisión estadounidense por evasión de impuestos. Aparte del fisco, su otro gran enemigo fue la Iglesia Católica, que veía con aprehensión su popularidad. El mayor momento de fricción tuvo lugar cuando el arzobispo católico Emmanuel Milingo se casó por la fe Moon con una acupunturista surcoreana. Milingo terminaría pidiendo perdón al Papa Juan Pablo II.

Los detractores del reverendo siempre le acusaron de no vivir acorde con sus principios. Decía estar a favor de los matrimonios raciales mixtos, como medio para promover la paz mundial, pero a la vez estaba convencido de la superioridad de la raza coreana sobre el resto. Pedía a sus seguidores que vivieran en la austeridad, mientras levantaba uno de los mayores conglomerados de Corea del Sur, propietario incluso de uno de los mayores equipos de fútbol del país. Aseguraba que solo la verdad llevaba a la plenitud, a la vez que su organización exageraba su alcance asegurando que estaba presente en 190 países.

El líder religioso buscó la forma de extender su influencia más allá de la religión, reuniéndose con el presidente estadounidense Richard Nixon o el fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung. Pero fue en su país donde su poder económico y de convocatoria le convirtió en uno de los hombres más cortejados por políticos y empresarios, que buscaban su apoyo y aprobación. La debilidad de su salud fue apagando su empuje en los últimos años y en 2008 le obligó a ceder el control de la Iglesia a su hijo menor, Hyung Jin Moon. Finalmente murió de una neumonía.

 

—–

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s