El Vaticano procesa al teólogo Pagola por un libro sobre Jesús


El Vaticano procesa al teólogo Pagola por un libro sobre Jesús

La investigación ha sido impuesta por el sector ultra de la iglesia española

El teólogo José Antonio Pagola dice no sentirse “ni mártir ni profeta”.

Vuelven las condenas, las quemas de libros y las persecuciones. Cinco siglos después, la Inquisición regresa en todo su esplendor. La Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) ha abierto un proceso contra el libro Jesús. Aproximación histórica (editorial PPC) del teólogo vasco José Antonio Pagola, para establecer si es conforme con la doctrina de la Iglesia.

Se trata del último eslabón de una cadena persecutoria de la jerarquía eclesiástica que recientemente tuvo como víctimas a José María Castillo, Juan José Tamayo o Marciano Vidal, en España, y a personajes internacionales de la talla de Leonardo Boff o Hans Küng, todos ellos defensores del Concilio Vaticano II y de la libertad de opinión en la Iglesia.

Sector ultra
La investigación romana ha sido impuesta desde el sector más ultra de la Conferencia Episcopal Española, comandado por los obispos de Córdoba, Demetrio Fernández, y el de San Sebastián, José Ignacio Munilla, con la supervisión del portavoz episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, y el plácet del cardenal Rouco Varela.

La polémica se ha avivado además porque el libro se ha convertido en un best-seller religioso (más de 80.000 copias, además de ser traducido a nueve idiomas), y cuenta, además, con el nihil obstat (nada que oponer) y el Imprimatur (autorización canónica) del ex obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. Pero nada de ello ha servido para que la Conferencia Episcopal lograra la intervención y retirada del texto, y la apertura de un proceso contra Pagola.

Prudente silencio
José Antonio Pagola, que a lo largo de estos meses ha mantenido un prudente silencio, reconoció hace unos días que la editorial (vinculada a los marianistas) había sido obligada por la Conferencia Episcopal a retirar los 6.000 ejemplares todavía en circulación. Incluso, señalan algunas fuentes, se exigió un “certificado de destrucción” de los mismos.

El teólogo confirmaba la apertura del proceso en Roma:

“Lo asumo como algo esperado, pero no me siento ni mártir ni profeta. Trato de ser un creyente que desde su pasión por Jesús trata de contribuir a una Iglesia más evangélica al servicio de un mundo más humano”.

A partir de ahora, se abre un periodo largo y lento, basado en el secretismo. El teólogo desconoce cuáles son exactamente las acusaciones que vierte el Vaticano contra él. Este tipo de procesos únicamente recurren al acusado para un interrogatorio que no puede preparar, y para anunciar su condena o su absolución.

César Vidal opina sobre Pagola: una vergüenza

César Vídal, estrella de la Cope, ha publicado una recensión sobre el libro de Pagola, en el periódico La Razón. Una vergüenza. Así quiero decirlo. César Vidal es un hombre que sabe, un erudito. Puede ser un buen novelista, no lo sé. Es una enciclopedia andante, con ayudantes o sin ellos, no lo dudo. Tiene inmensos conocimientos y es, quizá, un gran comunicador (aunque no es mucho lo que le oigo en la Cope), pero no es un cíentífico y lo que dice sobre el libro de Pagola no tiene autoridad académica.

Vidal puede ser católico o protestante, puede ser buen cristiano, no me meto, y es muchísimo lo que sabe de “historia” pero su opinión es de poco peso. En este contexto, para aviso de lectores, quiero decir tres cosas sobre la ciencia de César Vidal, antes de presentar su juicio sobre Pagola.

Tres anotaciones sobre César Vidal

He dicho que le admiro como erudito, sabe mil cosas. He dicho que me parece ejemplar como novelista, un hombre de gran capacidad. Quiero añadir que publica con gran éxito en varias editoriales comerciales y sabe expandir algunos conocimientos (aunque de forma quizá sesgada). Pero no es un científico, de manera que su juicio sobre Pagola no va a misa. En este contexto quiero ofrecer tres observaciones:

1) En la Universidad Pontificia de Salamanca, por principio, bastantes profesores tuvimos que decir a los alumnos que no lo citaran en los trabajos de investigación o en las tesis doctorales. Lo que C. Vidal decía era siempre de segunda mano y no se podía utilizar para probar nada.

2) C. Vidal publicó hace algunos años un libro de cierta erudición sobre cristianismo primitivo en la editorial española de más prestigio filosófico/religioso (que los entendidos adivinarán sin esfuerzo alguno). El editor, gran erudito, se sintió engañado al observar que los datos de C. Vidal eran de segunda mano y decidió no publicarle nunca más ninguna obra.

3) Hace un año, yo estaba visitando con el mayor arabista hispano del momento actual (¡no musulmán, sino cristiano!) la biblioteca de un Campus Universitario de Castilla… Al ver en la biblioteca un par de obras de C. Vidal, en la sección de historia, el arabista le dijo al bibliotecario: ¡Por favor, si quieren tener alguna seriedad, saquen estos libros de la biblioteca, en una Universidad no pueden recomendarse obras como éstas!.

Con estos avisos de fondo me atrevo a citar la recensión de C. Vidal en la Razón de hoy:

César VIDAL. La Razón 13. 7 08

Hace unos meses me llegó a la Linterna un libro titulado «Jesús» cuyo autor era un tal Pagola. La cristología es una de mis ocupaciones desde hace más de un cuarto de siglo. He dedicado más de un libro al tema y, prescindiendo de las posiciones confesionales que pueda tener cada uno, se me ocurren pocas cuestiones más sugestivas siquiera porque Jesús es la figura más importante de la Historia universal y porque el mundo sería muy diferente -y mucho peor- si no hubiera nacido.

Como ya soy can avezado en la lectura de estas obras, realicé sin dificultad varias catas en el libro y llegué a la conclusión de que era un bodrio carente no de sustancia teológica sino de calidad científica. El autor ciertamente se declaraba hijo de la iglesia católica, pero semejante circunstancia no resulta «per se» ni buena ni mala a la hora de enjuiciar una labor profesional. Se puede ser un piadosísimo católico y un pésimo director de empresa, un fidelísimo presbiteriano y un terrorífico contable y un entregadísimo musulmán y un pavoroso fontanero.

En resumen, que el texto me pareció malo, malo, malo y, para remate, hasta me dio la sensación de que el autor se había quedado colgado en los neo-bultmanianos y, como algún otro detractor de los Evangelios clerical o laico, despedía un olor a naftalina pavoroso. Un par de días después de la pérdida de tiempo que significó leer aquella suma de dislates, Eva Fernández, la redactora de cultura de mi programa, me comunicó que la editorial estaba muy interesada en que entrevistara a Pagola. De manera breve, pero contundente, le expliqué que no existía la menor posibilidad de que lo hiciera porque procuro recomendar libros de calidad y aquél no llegaba ni a la categoría ínfima. Luego llegaron las Navidades.

No me sorprendió que se vendiera el Jesús de Nazaret de Benedicto XVI, porque se trata de una obra muy sólida, de alguien que sabe de lo que escribe y que incluso en un prólogo a la altura de pocos desbarata conceptualmente la metodología de chiste de Pagola y otros como él. Sí me quedé sorprendido cuando me informaron de que el libro de Pagola también tenía una cierta repercusión restringida, eso sí, al ámbito de los religiosos. Finalmente, la honra la Conferencia Episcopal acabó emitiendo una declaración sobre el libro de Pagola que abundaba, como es lógico, en el terreno de lo teológico, y que apuntaba a su carácter deplorable. Hace unas horas, el arzobispo de Granada volvía a señalar el escaso valor histórico del Pagola.

Como ya señalé, he dedicado más de la mitad de mi vida al estudio de las fuentes históricas del cristianismo primitivo. Lo he hecho desde la perspectiva del historiador, cotejando los distintos datos, hostiles y favorables, y la conclusión a la que llegué hace mucho tiempo es que el Jesús de los Evangelios es el verdadero Jesús histórico. Quizá por eso resulta tan incómodo, porque un predicador social a lo Che, o un filósofo progre como el de Pagola son más fácilmente domesticables. Pero el Jesús real, el que murió en la cruz, continúa interpelando al ser humano y lo hace insistiendo en que de eso depende el destino eterno. Debe ser muy molesto cuando tantos pretenden emascularlo, aunque Pagolas o no, nunca lo consiguen.

Conclusión de Pikaza

Ya ven, según C. Vidal, el Jesús de Pagola es un filósofo progre:

-domesticable
-emasculado

¿Qué les parece? C. Vidas ha publicado muchos textos sobre temas del cristianismo primitivo, pero ninguno es de primer mano, aunque se vendan y anuncien como cientìficos. Pero no quiero entrar en eso. Que Vidal publique lo que él quiera, como erudito de gran aluvión… Pero sería bueno que respetara a otros, como Pagola, que han trabajado de primera mano.

Mañana y pasado volveré a ofrecer un pequeño juicio sobre el libro de Pagola. Habrá muchos que opinen que mi juicio no es de recibo… y tendrán algunas razones para ello. Pero he leído el libro de Pagola, cosa que Vidal no ha hecho (él mismo lo dice).

¡Qué país éste donde C. Vidal pasa ante muchos como el intelectual de España! ¡Qué dirían Ortega y Unamuno si levantaran cabeza!
Voy a estar unos días fuera… sin entrar el internet… A la vuelta retomaré el tema, si ha merecido la pena.

La Teología, asustada

El teólogo Castillo acusa a Camino de censurar el libro de Pagola

La severa e incomprensible censura que el obispo Martínez Camino ha impuesto al libro de José A. Pagola sobre Jesús, aparte de ser un abuso de autoridad porque impone obligatoriamente cosas que no pertenecen a la fe de la Iglesia y que, por tanto, son opinables entre católicos, tiene un efecto devastador sobre la teología a la que Martínez Camino tiene el deber de proteger. Me refiero al efecto del miedo que se acentúa entre quienes, desde dentro del estamento eclesiástico, se dedican a la dura y arriesgada tarea de hablar y escribir sobre teología en los tiempos que corren y dentro de la Iglesia en que vivimos.

En este momento y tal como están las cosas en la Iglesia católica, un sacerdote, un religioso o religiosa, sobre todo si son profesores de un seminario o de un centro de estudios eclesiásticos, sea el que sea, difícilmente pueden decir y, menos aún, escribir lo que realmente piensan, si es que pretenden pensar y hablar con libertad y con creatividad, por más que hagan eso dentro de los límites de lo opinable dentro de la fe de la Iglesia.

El problema está en que el proyecto del papado, desde que Juan Pablo II tomó el mando de la Iglesia, no ha sido poner en práctica el concilio Vaticano II, sino restaurar la Iglesia que había antes del concilio. El ideal de la Curia vaticana es volver a la Iglesia de los tiempos de Pío XII. Este ideal, que ya se advirtió con claridad en el pontificado anterior, ha dado la cara abiertamente en el papado actual. No me refiero sólo a la vuelta a la misa en latín o cosas parecidas. Estoy hablando de cosas mucho más serias.

Me refiero, concretamente, al creciente e insoportable control sobre obispos y teólogos. Y algo que es aún más preocupante: el papa Ratzinger no ha aceptado, ni da muestras de aceptar, el logro más importante de la teología del siglo pasado: la condición “sobrenatural” del ser humano, tal como Dios ha querido que exista desde el comienzo de su existencia. En este punto estuvo la piedra dura en la que Pío XII se partió los dientes y que, por eso, jamás pudo aceptar los mejores logros de la teología contemporánea. En eso está la piedra de escándalo sobre la que la teología más conservadora se empeña en edificar una Iglesia tan “sobrenatural” y tan “divina”, que todo lo “humano” es para ella admisible en tanto en cuan to se somete a las decisiones eclesiásticas y está bien controlado por lo que quiere el papa y su curia.

De ahí nacen todos los líos y enfrentamientos que la Jerarquía eclesiástica viene teniendo con la sociedad, con lo civil, con lo laico…. Porque todo eso es simplemente “humano” y, por tanto, no vale, si no es elevado a la condición “sobrenatural” por lo “divino” que, desde su solio sagrado, rige el único hombre que en la tierra tiene poder para regir lo “divino” y, desde ahí, discernir lo que está bien y lo que está mal, separando drásticamente lo bueno de lo malo. Mientras estemos así, el papa no dará jamás su brazo a torcer. De forma que los concordatos y acuerdos con la Santa Sede sólo serán, de hecho, mecanismos de control para que Roma imponga, en definitiva, su voluntad.

Así las cosas, mal futuro tiene la Iglesia. Y peor aún la teología. Precisamente en los años aquéllos de Pío XII, uno de los teólogos más lúcidos (y más amantes de la Iglesia), Yves Congar, dejó escrito lo siguiente:

Ahora conozco la historia. Llevo muchos años estudiándola; ha dejado claro ante mis ojos numerosos acontecimientos contemporáneos, al tiempo que la experiencia vivida particularmente en Roma me aclaraba esta historia. Para mí, es una evidencia que Roma sólo ha buscado siempre, y busca ahora, una sola cosa: la afirmación de su autoridad. El resto le interesa únicamente como materia para el ejercicio de esta autoridad. Con pocas excepciones, ligada a hombres de santidad e iniciativa, toda la historia de Roma es una reivindicación asumida de su autoridad, y la destrucción de todo lo que no acepta otra cosa que no sea la sumisión”.

Esto, ni más ni menos, es lo que el papa actual quiere restaurar a toda costa. La reciente decisión de Martínez Camino contra el libro de Pagola no tiene otra explicación. En definitiva, es un aviso para navegantes. Y los navegantes, en este caso, son los teólogos que se atreven a decir lo que piensan, por más que se trate de cosas que son aceptadas por la gran mayoría de los cristianos.

Mala cara se le ha puesto al enfermo. Da miedo mirarlo de cerca. Me refiero a la Iglesia enferma de fundamentalismo, integrismo y, por supuesto, de intolerancia.

La versión revisada del libro de Pagola llegó a las librerías en septiembre del 2008

La nueva versión del libro ‘Jesús. Aproximacioón histórica’, de José Antonio Pagola, avalada con el ‘imprimatur’ de Juan María Uriarte,  llego a las librerías en septiembre 2008. La editorial PPC (Grupo SM) cuenta ya con el texto reelaborado por el director del Instituto de Teología y Pastoral de San Sebastián, pero dado que el proceso de edición de la obra se alargará varias semanas, su salida al mercado se pospone hasta después del verano 2008-2o09.

En los ambientes eclesiales y culturales, también fuera de España, se ha generado una notable expectación por conocer los cambios que ha introducido el autor en la polémica obra, después de que el inusitado eco de la publicación despertara los recelos y las críticas de un sector del Episcopado.

De acuerdo con la nota hecha pública la semana pasada por el obispo de San Sebastián, para argumentar la concesión del ‘Nihil Obstat’ al libro, Pagola ofrece «un nuevo capítulo que aclara la naturaleza del libro y el alcance y los límites de una aproximación histórica a Jesús, amplía el último capítulo para afirmar más netamente la vinculación entre la historia de Jesús y el desarrollo de la fe católca de la Iglesia e introduce en el cuerpo del libro diversas modificaciones para disipar interpretaciones a las que podían dar lugar algunos pasajes de la primera versión».

Las bendiciones de monseñor Uriarte, que recabó dictámenes de personas competentes y eclesales, no han evitado la actuación de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, que ha elaborado una nota «de clarificación» sobre la primera versión del libro, que será publicada «oportunamente». En medios eclesiales vascos se asiste con «amargura» a lo que se considera una «persecución» contra el ex vicario de José María Setién.

Apoyarán la difusión de un libro que los obispos han censurado por ser contrario “a la fe”

Los teólogos de la Juan XIII se enfrentan a la Jerarquía católica

El vigésimo octavo Congreso de Teología, organizado por la Asociación de Teólogos Juan XXIII, bajo el título de “Cristianismo y Laicidad” y que se celebrará entre los días 4 y 7 de septiembre, calienta motores. Este Congreso es importante porque durante el mismo se someterá a firma un manifiesto en apoyo del ex vicario de la diócesis de San Sebastián, José Antonio Pagola, por la censura a la que la jerarquía católica ha sometido a su libro “Jesús. Aproximación histórica”.

“Hará daño”

Entre las críticas al libro cabe destacar la del obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, quien aseguró que “nos encontramos ante una presentación de Jesús que hará daño, sobre todo a quienes no tienen elementos de juicio para leerla críticamente. Es función de los pastores llamar la atención sobre esta presentación de Jesús, que no se atiene a la fe de la Iglesia”.

Crítica a la crítica

El manifiesto de la Juan XXIII trata de ser una crítica a los sectores más conservadores del clero español. Para los teólogos de esta asociación, “la nota episcopal juzga y condena desde criterios dogmáticos rígidos una obra que se mueve en el terreno de la investigación histórica. Por eso, no respeta la autonomía y la libertad del investigador, condición necesaria para un trabajo riguroso”.Lectura sesgada
La Asociación lamentó, asimismo, que “buena parte de la crítica al libro no responda a criterios objetivos, sino que es el resultado de una lectura sesgada hecha desde prejuicios o convicciones previas y, a pesar de que en la nota se afirma no pretender juzgar las intenciones subjetivas, constituye un injustificable juicio de intenciones”.AutorizaciónAdemás, se da la curiosa circunstancia de que, a la vez que se hacía pública la nota de censura episcopal, el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, daba la autorización –nihil obstat, en la jerga religiosa – para que saliera una nueva edición, revisada por el autor.Noticias relacionadas
—-

10 comentarios en “El Vaticano procesa al teólogo Pagola por un libro sobre Jesús

    • No a nivel de erudito. Parece ser que es un gran comentarista de lo que otros opinan, mas aunque no lo conozco bien,parece ser que no es que no sea confiable,sino que no es un gran intelectual. Sin duda, es honesto, pero no tiene caracter cientifico como se pretende para un titulo de doctor en teologia

      Me gusta

  1. razones de Vidal:

    La cristología es una de mis ocupaciones desde hace más de un cuarto de siglo. He dedicado más de un libro al tema y, prescindiendo de las posiciones confesionales que pueda tener cada uno, se me ocurren pocas cuestiones más sugestivas siquiera porque Jesús es la figura más importante de la Historia universal y porque el mundo sería muy diferente -y mucho peor- si no hubiera nacido.

    Como ya soy can avezado en la lectura de estas obras, realicé sin dificultad varias catas en el libro y llegué a la conclusión de que era un bodrio carente no de sustancia teológica sino de calidad científica. El autor ciertamente se declaraba hijo de la iglesia católica, pero semejante circunstancia no resulta «per se» ni buena ni mala a la hora de enjuiciar una labor profesional. Se puede ser un piadosísimo católico y un pésimo director de empresa, un fidelísimo presbiteriano y un terrorífico contable y un entregadísimo musulmán y un pavoroso fontanero.

    En resumen, que el texto me pareció malo, malo, malo y, para remate, hasta me dio la sensación de que el autor se había quedado colgado en los neo-bultmanianos y, como algún otro detractor de los Evangelios clerical o laico, despedía un olor a naftalina pavoroso. Un par de días después de la pérdida de tiempo que significó leer aquella suma de dislates, Eva Fernández, la redactora de cultura de mi programa, me comunicó que la editorial estaba muy interesada en que entrevistara a Pagola. De manera breve, pero contundente, le expliqué que no existía la menor posibilidad de que lo hiciera porque procuro recomendar libros de calidad y aquél no llegaba ni a la categoría ínfima. Luego llegaron las Navidades.

    No me sorprendió que se vendiera el Jesús de Nazaret de Benedicto XVI, porque se trata de una obra muy sólida, de alguien que sabe de lo que escribe y que incluso en un prólogo a la altura de pocos desbarata conceptualmente la metodología de chiste de Pagola y otros como él. Sí me quedé sorprendido cuando me informaron de que el libro de Pagola también tenía una cierta repercusión restringida, eso sí, al ámbito de los religiosos. Finalmente, la honra la Conferencia Episcopal acabó emitiendo una declaración sobre el libro de Pagola que abundaba, como es lógico, en el terreno de lo teológico, y que apuntaba a su carácter deplorable. Hace unas horas, el arzobispo de Granada volvía a señalar el escaso valor histórico del Pagola.
    Como ya señalé, he dedicado más de la mitad de mi vida al estudio de las fuentes históricas del cristianismo primitivo. Lo he hecho desde la perspectiva del historiador, cotejando los distintos datos, hostiles y favorables, y la conclusión a la que llegué hace mucho tiempo es que el Jesús de los Evangelios es el verdadero Jesús histórico. Quizá por eso resulta tan incómodo, porque un predicador social a lo Che, o un filósofo progre como el de Pagola son más fácilmente domesticables. Pero el Jesús real, el que murió en la cruz, continúa interpelando al ser humano y lo hace insistiendo en que de eso depende el destino eterno. Debe ser muy molesto cuando tantos pretenden emascularlo, aunque Pagolas o no, nunca lo consiguen.

    Me gusta

  2. ¡Es de pena, lo que está ocurriendo! he leído el libro de Pagola más de una vez y he anotado y subrayado bastantes párrafos. Cierto que es otro enfoque, pero más humano, más real, fiable y más digno de Jesús de Nazaret. Para las personas formadas, el libro no tiene nada que pueda escandalizar o hacer el más mínimo dañoa su Fe, sino todo lo contrario. El libro es una invitación apasionada a comprender a un Jesús obsesionado por hacer entender a aquellos que le rodeaban la inmensidad del amor y la misericordia de Dios Padre. Esa obsesión por el Reino de libertad, justicia y amor sin reservas a todos, le llevó a la condena injusta y a una muerte atroz. Sería muy conveniente que todos los sacerdotes leyeran el libro atentamente para que no dijeran tantas superficialidades al hablar de Jesús. No contradice los veangelios sinó que advierte que ciertos dichos posiblemente sean añadidos lógicos y metodológicos para una Iglesia incipiente. Lo que sí creo conveniente es que quien lea el libro Jesús: aproximación Histórica de José Antonio Pagola tenga cierta formación religiosa y ganas de conocer más y mejor al Jesús histórico. No es libro para todos, sobre todo para los que tienen formación de “clichés”, se encuentran cómodos y carecen de el más míno espírititu o inquietud por conocer más y mejor a Jesús. No es plato para todos. Prueba de ello es que a algunos se le ha indigestado. A mí me ha hecho sentir a un Jesús a la vez más cercano y más sublime en su misión. No creo que el libro sea un handicap para la Fe sino todo lo contrario. El libro te hace releer muchas frases y refexionar. Esto aviva la Fe. No veo extravíos dogmáticos y las interpretaciones que hace de muchos pasajes evangélicos están avaladosa por la investigación histórica. El libro es trabajo realizado con gran esfuerzo investigador. Pagola habla con onocimiento de causa. Es de admirar su afan por evitar interpretaciones personales subjetivas. Son constantes las llamadas a la interpretación que hacen otros teólogos y eruditos. No entiendo por qué estam intentando retirar el libro. Lo que dice de él del Valle no ni justo ni correcto.

    Andrés Juan Martínez

    Me gusta

    • Hola, creo que es por que son arrianos. Esa es la razon por la que diciplinaron a Pagola. Su libro no se que tal es. Dicen que es ortodoxo, pero no contempla la doble naturaleza de jesus, que es hombre y DIos al mismo tiempo. Esto es biblico y es dogma de fe.
      Gracias por tu comentario.
      felices fiestas

      Me gusta

  3. Jamas he confiado en Vidal. Apoya a Textus Receptus. Se ha comprobado que su interlenial, es una burda interlineal, como siempre, de segunda. El de La Cueva, siempre es la que tiene mas autoridad aun.
    Vidal, el mal ejemplo de erudiccion evangelica.

    Me gusta

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s