El McDonald y la Coca-Cola ¿pecados capitales?


El McDonald y la Coca-Cola ¿pecados capitales?

El McDonald y la Coca-Cola son pecado capital y casi pecado mortal, ya que según una investigación catorce religiones del mundo prohiben comer a sus fieles hamburguesas con Coca-Cola. Algo tan simple como una hamburguesa no puede, o mejor dicho no debe, ser ingerida por el 61% de la población mundial.

Las catorce religiones siguientes no dejan su consumo:

  1. Los hindúes no pueden comer carne de vaca. Algunos incluso rechazan todos los cubiertos que la hayan tocado.
  2. Los taoístas se abstienen de comer pan. Sostienen que los gusanos se nutren donde se almacena el grano.
  3. Los judíos no pueden comer tocino porque así lo dice el Viejo Testamento.
  4. Los hare krishnas no comen ni encurtidos, como el pepino, ni ketchup, dado que contiene vinagre, que al fermentar conduce a la ignorancia (cosa totalmente falsa ya que el vinagre es uno de los alimentos más sanos y adecuados que nos ha dado Dios,además de que rejuvenece.
  5. Los shiks consideran a las vacas como un animal sagrado.
  6. Los budistas evitan el tocino y la carne vacuna por compasión hacia los seres vivientes.
  7. Los monjes rusos y los griegos ortodoxos no comen lácteos, cerdo ni carne vacuna los lunes, miércoles y viernes. Así participan del sufrimiento de Jesús.
  8. Los mormones se abstienen de la Coca-cola, pues la cafeína altera el templo del alma que es el organismo.
  9. Los adventistas de séptimo día se abstienen del cerdo. También lo hacen del queso, ya que a menudo se cuaja con una enzima que contiene cerdo.
  10. Los zoroastristas no comen cerdo ni carne vacuna cuando están de luto o en los meses en honor a Ram, Bahaman y Gosh.
  11. Los musulmanes no pueden comer carne vacuna salvo que se haya matado al animal en nombre de Allah.
  12. Los católicos romanos se abstienen de comer carne vacuna y cerdo los viernes, más acusadamente el Viernes Santo.
  13. Los rastafarios simplemente no pueden comer cerdo.
  14. Los jainistas, por último, no pueden beber Coca-cola, ni comer lácteos, ni cerdo, ni carne vacuna, ni pepinos, ni ketchup ni papas fritas con sal. Desconocemos de qué viven.

«Afortunadamente, no somos jainistas que deben pastar o algo así porque no comen de nada.»

Yo creo que «Todo lo que tenemos pertenece en realidad al Eterno. Él nos dispensa en Su Sabiduría y Bondad con los bienes del mundo. Nosotros, (en general por medio de nuestro esfuerzo y labor) cosechamos esas bondades. Esta verdad está ilustrada en el siguiente pasaje de la Torá:

  • Es el pan que el Eterno os da para comer. Esto es lo que el Eterno ha mandado: ‘Recoged de ello cada uno según lo que necesite para comer” (Shemot / Éx. 16:15-16)

Cuando los israelitas salieron de Egipto no tenían alimentos variados y suficientes, por tanto padecían y reclamaron de Moshé alguna solución.

Entonces el Eterno les envió el maná, una comida especial -celestial-, que servía para nutrirlos y satisfacerlos en todos los sentidos. El Eterno era “el cocinero” y benefactor, pero los hebreos debían hacer también su parte: ir al campo y recogerlo, de acuerdo a las reglas que Moshé les había instruido previamente.

Como dijimos: Él nos da todo, todo Le pertenece, pero nosotros debemos trabajar para gozarlo. Pero, es importantísimo reconocer al Eterno y agradecerle, tal como fuera dicho:

  • No sea que digas en tu corazón: ‘Mi fuerza y el poder de mi mano me han traído esta prosperidad.’ Al contrario, acuérdate del Eterno tu Elokim. Él es el que te da poder para hacer riquezas” (Devarim / Deut. 8:17-18)

Sí, es cierto que tú has trabajado y te mereces tu salario y tu poder, pero recuerda que todo viene de Él…

Por ser nuestras pertenencias del Padre, es a Él a quien debemos agradecer por el placer de obtenerlas y de gozarlas.
Tal como indica la Torá:

  • “Comerás y te saciarás, y bendecirás al Eterno tu Elokim por la buena tierra que te habrá dado.” (Devarim / Deut. 8:10)

Así pues, al comer (y al gozar de cualquier producto) debemos agradecer a través de una bendición que sea pertinente. Agradecemos por medio de nuestras palabras.»

Daniel, Ananías, Misael, y Azarías, se niegan a comer los alimentos de la mesa del rey

¿Purifica los Alimentos la Oración?

La advertencia en I Tim. 4:1-5 en contra de la apostasía de los últimos días involucra un número de herejías –seguir a los demonios, prohibir casarse, y mandar abstenerse de ciertos alimentos. Tal vez el mayor malentendido se ha levantado sobre el versículo 4, donde dice, “Todo lo que Dios creó es bueno”. Este versículo quiere decir que cada cosa creada ha sido hecha con un propósito. Pero algunos suponen que esto quiere decir que cada animal es bueno para comer si se ora fervientemente sobre él y se pide la bendición con una oración de gratitud. Esto quiere decir que orar por un buitre, una cucaracha, un topo, o un murciélago lo convertiría en bueno para comer. Tal interpretación sería absurda y peligrosa. “No es engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare,eso también segará”. (Gál. 6:7)

Para prevenirnos de que lleguemos a conclusiones equivocadas, Pablo se apresura a añadir: “Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado”. Versículo 5. Así que la Palabra de Dios debe aprobarlo primero, y luego la oración de agradecimiento lo santificará para comer.

Nos ayuda el notar que la palabra “carne” en el lenguaje original no está limitada a carne de animales. La palabra griega “broma”, simplemente quiere decir “alimento”. Podemos saber que la discusión de Pablo no involucra animales inmundos bíblicamente, porque las carnes que algunos habían prohibido eran “Alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes”. Versículo 3. Es fácil encontrar en las Escrituras una descripción de los alimentos que Dios creó para ser tomados con acción de gracias (Gén. 1:29; 3:18; Lev. 11:1-22). Este pasaje fue escrito para los “creyentes y los que han conocido la verdad”. La Palabra de Dios es la verdad. Solamente aquellos que son “creyentes y han conocido” su Palabra serán conducidos hacia aquello “santificado” y creado para “tomar con acción de gracias”. (Is. 66:15-17).

Fuentes:

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s