Mi vocación de teólogo parte 1 y 2


Mi vocación de teólogo parte 1

Por Paulo Arieu

Revisado: 18-06-2014

En el debate con un ateo, se nos dice que el citar versículos bíblicos no es evidencia razonable para ellos, ya que ellos no creen en las palabras bíblicas. Dicen que si vamos a usar argumentos, no usemos versículos bíblicos. Tampoco quieren oir de esas experiencias personales del tipo “Yo siento en mi corazón que Dios existe” o “un amigo mío se curó de cáncer gracias a Dios”, las que tampoco son evidencias para ellos. Solo la argumentación razonable y la evidencia irrefutable podrán ser consideradas seriamente por la mayoría de los ateos. Claro, podemos conversar sobre el punto que desees, pero no será de peso en el razonamiento ateo, es probable que tenga efecto contrario.

Los cristianos tenemos una limitación importante y es que el teólogo trata con Dios en su revelación. Hay en primer lugar hay que empezar diciendo que la teología trata, según la definición tradicional, de Dios, de su existencia, naturaleza y atributos, así como de su relación con el mundo: es, en suma, un sermón de Dios. Por otra parte, es habitual distinguir entre dos clases de teología: la teología natural y la teología revelada. La teología revelada es dirigida por la “luz de la fe”, que constituye el supremo criterio de cualquier ulterior dilucidación. La teología natural (la parte de la filosofía que trata del conocimiento de Dios), en cambio, más propia del filósofo que del teólogo, tiene como criterio la “luz de la razón”.

En último término, la teología natural es un saber de Dios a base del conocimiento del mundo; por eso se dice, a veces, que la teología natural puede conocer “sin fe”, en tanto que se considera imposible tal conocimiento sin fe en el caso de la teología revelada.

Soy conservador y no liberal a la hora de interpretar la biblia. Creo en la interpretación contextual mas que en un literalismo estricto. Que existe una distinción formal y explícita entre teología y filosofía es un hecho indudable. Así pues, la filosofía, y las restantes ciencias humanas, descansan siempre en la luz natural de la razón. El filósofo utiliza principios que son conocidos por la razón humana, y saca conclusiones que son fruto del razonamiento humano. El teólogo, por el contrario, aunque utiliza ciertamente su razón, acepta sus principios de la “autoridad”, esto es, de la fe: los recibe como revelados.

Yo no soy filosofo.No es que no crea en las bondades de la filosofía cristiana,pero no conozco tanto de ella, es en este último tiempo que estoy leyendo algo mas pero mi capacitacion es en teología y en cristianismo vivencial, o sea mi experiencia como cristiano en 23 años de convertido.

Yo nunca fui ateo,antes de ser cristiano, de chico fuí muy católico,pero no encontraba respuestas`,ni sabia donde ni como encontrarlas,no razonaba esto de modo conciente,pero obviamente llegada la adolecencia el “mundo y sus demonios”  me atrapó. Sexo, alcohol fue una constante desde los 15 años hasta los 18 y luego agregue algunas dosis de marihuana cuando termine la secundaria y comencé estudios superiores.

Pero llegó un inesperado invitado a mi vida como producto de estos terribles excesos. Se llamó depresión y vacío existencial. A los 22 mas o menos empecé a asistir a una iglesia pentecostal, y por cierto en principio me ayudó a frenar el espiral depresivo y la decadencia social en la que me vi envuelto. Sirvió como freno moral, ya que sino,me hubiese sin duda suicidado. Lo intenté una vez incluso, pero como ves,fracasé, ya que soy yo y no mi fantasma con quien hablas.

Pero faltaban las respuestas aun mas profundas a mi vida y estas llegaron algunos años mas tarde, estudiando teología biblica, en la materia sobre el libro de Romanos, de San Pablo.

Ahora bien,la biblia es un documento,y sin duda, existe; no es una suposición que la biblia no es la imaginación de nosotros,son 66 libros,39 en el A.T y 27 en el N.T.

Que no la acepten como autoridad en sus vida, como Ley de Dios,como Palabra de Dios, como inspirada por Dios, lo entiendo,pero que no se acepte que nuestra reflexión parta de las Escrituras judeocristianas o llegue finalmente a ella, me parece antiético.

Es lo mismo que si a un científico no se le permite usar su microscopio,o a un médico se le impide recetar medicina para curar una enfermedad o que te operen de corazón abierto sin usar anestesia. Eso es algo ílógico. Ahora bien, usar la biblia como un garrote contra el otro, eso si que me parece algo de muy mal gusto.

Ademas, la misma biblia nos dice que

  • “La suma de su palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna.” (Sal. 119:160 La Biblia de las Américas © 1997 Lockman)

Yo no soy filósofo.Tampoco soy un palabrero o predicador de dioses raros. Mi vocación es ser teólogo, aun cuando pueda utilizar en algun momento, de la filosofia para razonar o explicar alguna verdad de Dios revelada en la biblia.

Mira,por ejemplo, el teólogo puede intentar, con la ayuda de categorías y formas de razonamiento tomadas de la filosofía, entender, más o menos, el misterio de la Trinidad; pero no deja por ello de comportarse como un teólogo, puesto que acepta sin discusión y para siempre el dogma de la Trinidad de Personas en una sola Naturaleza, y lo acepta por la autoridad de la revelación divina: se trata para él de un dato o principio, de una premisa revelada aceptada por fe, no de la conclusión de un razonamiento filosófico. Asimismo, mientras que el filósofo parte del mundo de la experiencia y se remonta racionalmente a Dios, el teólogo parte de “Dios” según Él se ha revelado a Si Mismo, y el método natural de la teología consiste, pues, en pasar de “Dios en Si Mismo” a los hombres, en vez de ascender de los hombres a Dios, como hace y debe hacer el filósofo.

Se sigue de ahí que la diferencia principal y fundamental entre teología y filosofía,radica en el hecho de que el teólogo recibe sus principios de la Revelación, y considera los conceptos que trata, como revelados o como deducibles a partir de lo revelado, mientras que el filósofo aprende sus principios por la sola razón, y considera los objetos de que se ocupa no como revelados, sino como aprensibles y aprendidos por la luz natural de la razón.

Algunas verdades son propias de la teología, puesto que no pueden ser conocidas por la razón y son conocidas solamente por la revelación (el misterio de la Trinidad como hemos dicho más arriba), mientras que otras verdades son propias solamente de la filosofía (el teísmo,la lógica) pero hay algunas verdades que son comunes a la filosofía y a la teología, puesto que han sido reveladas, aunque al mismo tiempo pueden ser entendidas por medio de la razón. Es la existencia de tales verdades comunes lo que hace imposible decir que la teología y la filosofía difieran primordialmente, porque cada una de ellas considera verdades diferentes: en algunos casos consideran las mismas verdades, pero las consideran de una manera diferente; el teólogo las considera como reveladas, y el filósofo las considera como conclusiones de un proceso de razonamiento humano.

Por ej: No todos quieren usar la alopatía para tratar sus enfermedades.Hay muchos que usan la homeopatia.Yoentiendo al igual que casi todos los cientificos que la homopatia, es una pseudociencia,y no es recomendable; pero hay muchas personas que encuentran solución a sus enfermedades mediante este tipo de tratamiento. Tambien hay personas, que toman hierbas para curarse del asiento estomacal, de los dolores de cabeza, de la indigestión,etc. La medicina alopata, cura al ser humano utilizando un elemento distinto de su enfermedad, en tanto que el homeópata utiliza un elemento semejante a la enfermedad.Personalmente no apruebo a la medicina homeopática ya que veo que no respeta los pasos del método científico,pero lo que mas me alegra es que la persona haya podido curarse aunque sea tomando un te de hierbas medicinales.

Que significa esto, que no todos vemos la vida de igual manera,pero debemos respetar al otro, aun cuando sea distinto que uno o que no piense igual. No es lógico esto?

Yo entiendo que los ateos no creen en la Biblia,pero el hecho de que no la acepten como Palabra de Dios es una cosa, que no permitan que se utilice en el dialogo con el ateismo es otra cosa distinta. Esto es lo mismo que yo dijera a una persona que no es cristiana,que no lea la biblia. Por cierto que si ella desea hacerlo,  lo hara y la interpretara ademas de acuerdo a sus criterios personales. Debo yo impedirle a una persona no es cristiana, que la lea ? Acaso puedo impedir o exigir luego que no siga intepretando mal la biblia(si es que no sabe como hacerlo) o luego que la mal interpreto, que no comience a usarla para cuestionar la fe del otro? ¿Aceptaría ud. esto, o reclamarías su derecho de leer y reinterpretar la biblia como a ud le parece?

Puedo pedirle que no use la filosofía en el diálogo con otro cristiano, por mas que esa persona no sepa nada de filosofía? Hay muchas personas que se marean con la filosofía.Pero acaso en la Biblia no se apela también a la razón? Acaso Jesucristo no es el fundamento principal y la razón de mi adoración? Y El es llamado el Logos por el apostol Juan.

Por cierto que yo si “veo” a Dios en la creación, y a traves de mi pensamiento trato de entenderlo mejor, y ademas, percibo a traves de mis sentidos la belleza de Su Creación. Auqnue estoy plenamente seguro que una persona esceptica no lo ve asi. Puedo yo hacer algo para que ud. lo vea a Dios? Si pudiera, por cierto que si,pero la realidad es que si ud. no cree en El jamas  lo vera,o al menos muy dificil que perciba algo de Su eterna grandeza.

Yo adoro al Logos eterno,a Jesucristo el Hijo de Dios,  a quien considero la mente mas racional que existe en el Universo entero.Respeto la filosofía, ya que  entiendo que la razón humana puede razonar algunos conceptos basicos de Dios, para poder llegar a entenderle.

Pero si no fuera por la Biblia, los cristianos podriamos ser facilmente acusados de espiritistas, ya que adoraríamos a Dios solo en espíritu,pero nuestra mente quedaria tener como usar la razón, al carecer de argumentos intelectuales que nos permitan entender a Dios razonablemente.

Para decirlo en lenguaje técnico, una misma verdad puede ser enunciada por un teólogo y por el filósofo; pero el teólogo llega a aquélla y la considera de un modo diferente al filosofo. La Teología y la filosofía se mantienen, pues, en cierto equilibrio. La teología plantea problemas que la filosofía se ve obligada a resolver y esta última suscita cuestiones que obligan a la teología a cobrar conciencia de sus propios temas.

Mi vocación de teólogo parte 2

Continúo con la reflexión sobre mi vocación de teólogo.

No se le puede enseñar a los creyentes que dejen de razonar. Yo procure usar siempre el sentido comun santificado. Es en esto,  donde nos diferenciamos del espiritualimo, del misticismo. Solo razonando bien nuestra fe, estaremos a salvo de los peligros de caer en el espiritismo.

Esta serie de articulos, estan escritos solo con la intencion de compartirlos con aquellas a los que le pueda interesar la teologia, pero debo decirte que en primer lugar,  mi adoración es en espiritu y en verdad. Pero mi vocación teológica tiene limites. Si alguno desea que se le explique como  yo vivo el evangelio,no puede pretender que lo haga sin la Biblia. Sería mentirle, seria diluir el cristianismo que vivo.

Pues porque razono es que creo en Dios y en el evangelio; y porque creo le adoro, aún cuando bien se que Dios es invisible. Pero no por eso dejo de percibir su amor por mi. Imaginate que un joven que se enamora de una hermosa chica, y solo le dice te amo con el cerebro. ! Su amor por ella sería tan solo un monton de reacciones quimicas! Seríamos como robots, dando explicaciones técnicas y vacías de sentimientos. Porque cuan bello es amar y cuan hermoso es poder sentir la cercanía del ser amado. Cada marido puede decir que el siente a su mujer,pero no solo con el cerebro, ni solo con las hormonas. También lo sabe hacer con el corazón.

Sino, seria como decirle  a la eposa:Mi amor, espera que ahora pongo en funcionamiento la endorfina, espera que ahora pongo en funcionamiento la serotonina, asi Dios me permite transmitir a mi cerebro mis impulsos amorosos. Espera mi ,mi vida que ahora se enciende la testosgerona, la androsterona y la androstendiona; ya estan emepezando a activarse, mi amor. Que explicación tan técnica del amor sería.

Pero el amor no es asi, aun cuando todo esto sea verdad y nuestros cuerpos, en su parte biologica funcionen asi. En nuestro amor por Dios, todo nuestro ser se involucre.Por eso que Dios mos ordenó  amarle con todo nuestro ser. Si  obedecemos, el Sr. Jesús dijo que hemos cumplido con la Ley de Dios,porque el cumplimiento de la Ley es la Ley del amor que Cristo nos reveló.

Asi la función principal de la biblia es revelarnos a Dios. De la misma manera que la ciencia investiga la creacion, la teología lo hace con respecto a Dios.

No la aceptan como Palabra de Dios, pero es acaso la reflexión de Moises, o la de San Pablo,  de menor respeto que las famosas citas de Confucio, la de Pascal , la de Newton, la de Francis Collins, o la de Richard Dawkins ? Si uno investiga un la reflexión de los escritores biblicos, veremos que sus reflexiones, no son menores que la de Paolo Flores D’Arcais o la de Ratzinger,o la de Paul Mcartny, el beatle Hare Krishna de los 60 en E.U, John McArthur Jr, Stephen Hawkings o Richard Dawkins.  Creo que quitarle la biblia a un cristiano es como quitarle el corazón al ser humano,porque por medio de ella, se conoce la voluntad de Dios. Asi es que puedo procurar cumplir con responsabilidad mi vocación. Yo no tengo vocación de filósofo,aun cuando reflexione. Mi vocación es servir a Dios, quién me llamó de la vida desenfrenada que vivía y me ha dado razón de existir. La búsqueda de la verdad es una exigencia de la naturaleza del hombre, mientras que la ignorancia lo mantiene en una condición de esclavitud. Además, la biblia, es la herramienta de trabajo y estudio del teólogo.

En efecto, el hombre no puede ser verdaderamente libre si no recibe comprención sobre las cuestiones centrales de su existencia y en particular sobre aquella de saber de dónde viene y a dónde va. El hombre llega a ser libre cuando Dios se le revela como un amigo, según la palabra del Señor:

  • “Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; sino que os llamo amigos, porque todo lo que he oído del Padre os lo he dado a conocer” (Jn 15:15).

La liberación de la alienación del pecado y de la muerte se realiza en el hombre cuando Cristo, que es la Verdad, se hace el “camino” para él (cf. Jn. 14:6).  En la fe cristiana están intrínsecamente ligados el conocimiento y la vida, la verdad y la existencia. La verdad ofrecida en la revelación de Dios sobrepasa ciertamente las capacidades de conocimiento del hombre, pero no se opone a la razón humana. Más bien la penetra, la eleva y reclama la responsabilidad de cada uno (cf. 1 Pe. 3:15).

Por esta razón desde el comienzo de la iglesia la “norma de la doctrina” (Rom 6:17) ha estado vinculada, con el bautismo, al ingreso en el misterio de Cristo. El servicio a la doctrina, que implica la búsqueda creyente de la comprensión de la fe es decir, la teología, constituye por lo tanto una exigencia a la cual yo como cristiano que soy no puede renunciar. Si le quitamos el cerebro al ser humano,puede acaso seguir siendo humano en el pleno sentido? O le practicamos una lobotomia y le extirpamos las partes mas importantes del cerebro. Puedo seguir siendo cristiano y vivir la plenitud del eterno Espiritu, que llena las mentes de los filósofos con su Luz impresionante. Si uno lee los mitos de los antiguos filósofos, verá que  solo ven sombras. La “luz de Dios” en ellos apenas se vislumbra como  a lo lejos. Pero Jesucristo es “la luz del mundo”

En todas las épocas la teología ha sido importante, para que tanto la Iglesia como el que no pertenece a ella pueda responder al designio de Dios que quiere que:“todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tm 2:4).

En los momentos de grandes cambios espirituales y culturales es todavía más importante, pero está también expuesta a riesgos, porque debe esforzarse en “permanecer” en la verdad (cf. Jn 8:31) y tener en cuenta, al mismo tiempo, los nuevos problemas que se presentan al espíritu humano. La teología contribuye mucho a una más profunda “comprensión de las cosas y de las palabras transmitidas” por los escritores bíblicos.

Entre las vocaciones en la Iglesia, se distingue la del teólogo, quien tiene la función especial de transmitir una comprensión cada vez más profunda de la Palabra de Dios contenida en la Escritura inspirada y transmitida por la tradición viva de la Iglesia universal.

Por su propia naturaleza la fe interpela la inteligencia, porque descubre al hombre la verdad sobre su destino y el camino para alcanzarlo. Aunque la verdad revelada supere nuestro modo de hablar y nuestros conceptos sean imperfectos frente a su insondable grandeza (cf. Ef 3:19), sin embargo invita a nuestra razón -don de Dios otorgado para captar la verdad- a entrar en su luz, capacitándola así para comprender en cierta medida lo que ha creído. La ciencia teológica, que busca la inteligencia de la fe respondiendo a la invitación de la voz de la verdad ayuda al pueblo de Dios, según el mandamiento del Apóstol (cf. 1 Pe. 3:15), a dar cuenta de su esperanza a aquellos que se lo piden.

El trabajo del teólogo responde de ese modo al dinamismo presente en la fe misma: por su propia naturaleza la Verdad quiere comunicarse, porque el hombre ha sido creado para percibir la verdad y desea en lo más profundo de sí mismo conocerla para encontrarse en ella y descubrir allí su salvación (cf. 1 Tm 2:4).

Por esta razón el Señor envoi en aquel primer momento de la historia de la cristiandad a sus apóstoles, para que conviertan en “discípulos” todos los pueblos y naciones mediante la predicación del evangelio (cf. Mt 28:19 s.).

La teología que indaga la “razón de la fe” y la ofrece como respuesta a quienes la buscan, constituye parte integral de la obediencia a este mandato, porque los hombres no pueden llegar a ser discípulos si no se les presenta la verdad contenida en la palabra de la fe (cf. Rom. 10:14 s.). Esta ciencia, contribuye a que la fe sea comunicable y a que la inteligencia de los que no conocen todavía a Cristo pueda ser iluminada. La teología, que obedece así al impulso de la verdad que tiende a comunicarse, al mismo tiempo nace también del amor y de su dinamismo: en el acto de fe, el hombre conoce la bondad de Dios y comienza a amarlo, y el amor desea conocer siempre mejor a aquel que ama.

De este doble origen de la teología, enraizado en la vida interna del pueblo de Dios y en su vocación misionera, deriva el modo con el cual ha de ser elaborada para satisfacer las exigencias de su misma naturaleza. Puesto que el objeto de la teología es la Verdad, el Dios vivo y su designio de salvación revelado en Jesucristo, el teólogo está llamado a intensificar su vida de fe y a unir siempre la investigación científica y la oración. Así estará más abierto al “sentido sobrenatural de la fe” del cual dependa y que se le manifestará como regla segura para guiar su reflexión y medir la seriedad de sus conclusiones.

Yo solo puedo dar lo que tengo,y es Jesucristo en mi ser mas profundo y la comprensión de su palabra en mi mente, lo que me ayuda a razonar mejor la fe para hacerla entendible tanto al que esta cercano a Dios como al que está lejano. Creo que en todo diálogo,cada uno debe procurar responder con sinceridad y objetividad aportando lo que tiene, sea la clase de conocimiento que tenga. Siempre y cuando sea un dialogo racional.Claro está.

Yo estudió teologia bíblica básica,y esto es lo que puedo aportar en todo dialogo honesto,aunque no para imponer de modo autoritario la verdad a la otra persona. Sino para que de alguna manera ambos podamos acercanos al misterio de Cristo, con el mayor de los respetos.

Nunca fui ateo ni agnóstico, siempre creí en Dios, aún antes de convertirme a Jesucristo de corazón; pero era pagano, influenciado por la Nueva Era esotérica. Y esto casi me destruye, tanto a mi como a mi familia. Mucho esfuerzo nos costó para poder salir de la crisis espiritual en la que estábamos viviendo. Nuestra familia estaba a punto de ser destruida totalmente, mi padre ya no me soportaba. En una ocasación incluso me disparó un tiro con un arma. El era militar y mi rebeldía y mi resentimiento, era intenso. Sufrí una verdadera bancarrota espiritual total, un “bankruptcy” total, como dicen acá en Estados Unidos cuando una compañía o individuo quiebra.

Nos convertimos al cristianismo toda mi familia. Yo fui el primero,luego mis padres, quienes al ver en mi un cambio total, se quedaron convencidos. Mi padre incluso llegó fue pastor durante varios años, hasta que se pensionó.

Luego de mi conversion, empezó la batalla por mi capacitación. Me retiré del pentecostalismo,ya que esa forma de cristiandad, no satisfacía mi necesidad de conocimiento bíblicos. El concepto de “Dios tapa agujeros” no solo se ve cuando muchos creyentes que son ignorantes, cuestionan la ciencia sin haber leído algo al menos, sino en estos grupos religiosas también. Y como no me daba permiso el pastor para estudiar la Biblia,pues me fui a una iglesia evangélica bautista, donde si pide obtener permiso pastoral para estudiar teologia biblica.

Hoy en dia, soy egresado del instituto bíblico, estudie también por un año en el seminario teológico bautista (bautista del Sur) de República Dominicana, y tambien estudié casi dos años en otro instituto biblico; además de leer muchísimo, reflexionar, investigar y no conformarme al status quo. Sigo capacitándome como puedo, honestamente,no siempre resulta fácil, ya que uno no puede asimilar conocimiento de manera superficial, como si fuera un producto mas. Hay que reflexionar, investigar,pensar un poquito.

Quizás ud. se pregunte,y bueno, de que le ha servido estudiar,investigar, tantas horas invertidas,tanto dinero invertido en libros,cursos,etc. Yo me lo pregunté muchas veces también. La única respuesta que tengo es que el Señor nos dice en su palabra que debemos perseverar en nuestra fe hasta el fin de nuestras vidas.Y eso es lo mas importante que debe suceder en la vida del cristiano.Poder partir para la eternidad aprobado por El. Hasta ahora,El me ayudó a perseverar. Creo que seguirá haciéndolo hasta el fin de mis días.

En el proximo artículo, seguiremos reflexionado un poco mas.

Dios te bendiga

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s