Herejías en canciones cristianas preocupa a los teólogos


Herejías en canciones cristianas preocupa a los teólogos

Reforma en un himnario provoca debate sobre el uso de “lenguaje inclusivo” y cambios de términos como: Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

Una noticia sobre la reforma de un himnario ha sido uno de los que temas que más se ha hablado y criticado en los sitios web y blogs evangélicos estadounidenses en los últimos días en relación al Comité de Música de la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. (PCUSA) que está trabajando en una actualización de su libro de himnos ya que la primera edición fue publicada en 1874 con el nombre Himnario Presbiteriano, el cual ha sufrido varios cambios desde entonces, el último fue en 1990.

Pero la adaptación de algunas de estas canciones incluye no sólo un nuevo idioma, también reflejan una nueva teología. La primera disputa es por el himno: “Jesus Walked This Lonesome Valley”, [Jesús caminó este valle solitario].

La canción forma parte de otras recopilaciones de canciones de diferentes confesiones religiosas. El principal argumento en contra es que contiene declaraciones “teológicamente cuestionables”. La letra dice que debemos caminar solos por el valle, lo que contradice la afirmación de los Evangelios donde Jesús afirma que siempre estará con sus seguidores.

Fueron cerca de tres años y medio de debates entre los miembros del comité que optaron por dejar esta y otras canciones de la versión final del libro de himnos para que se publicará más adelante en el 2013.

Los debates teológicos eran más incisivos cuando fue sugerida la inclusión de la canción “In Christ Alone” [Solamente en Cristo]. Compuesta por Keith Getty y Stuart Townend en 2001, la segunda estrofa dice: “En la cruz donde Jesús murió / La ira de Dios fue satisfecha”. En la revisión de la teología del proceso, la opción era adoptar los términos “En la cruz donde Jesús murió / El amor de Dios fue magnificado”. Como no se les permitió a cambiar la letra, simplemente se dejó fuera.

Como un himnario no es la expresión de la perspectiva de un grupo, sino una colección para ser utilizado por muchas iglesias de la misma denominación. He aquí se ha presentado una “guerra de argumentos” por el conocimiento de que la selección de las canciones de adoración sean directamente en la formación de la fe de la congregación.

Lejos de ser sólo un dilema de la Iglesia Presbiteriana, el profesor Timothy George, director de Teología de la Universidad de Samford, afirma que tal liberalidad teológica puede abrir un precedente peligroso. George, acredita que tratar la ira de Dios como un tabú, ya sea en sermones o himnos, es la perpetuación de una antigua herejía del primer siglo. Mostrar sólo un Dios que es amor, apaga las llamas del infierno porque da la impresión de que no hay condenación.

Sin embargo, la justicia de Dios sólo podía ser satisfecha por el sacrificio expiatorio de Cristo, que se revela tanto en la ira y el amor divino.

El Dr. Denny Burk, profesor de estudios bíblicos en la Universidad Boyce añade que el liberalismo teológico invadió las canciones cristianas, con profundas consecuencias teológicas.

Este tipo de cambio no es nuevo. El himnario de la Iglesia Episcopal Anglicana, modificado en 1982, eliminó el uso de términos masculinos para referirse a Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Lo reemplazaron con términos “inclusivos”, como Creador y Redentor. También se eliminaron los términos considerados “militaristas” como soldados, batalla y ejército. No es coincidencia lo que vive la Iglesia Anglicana en las últimas décadas, una gran crisis, que alcanzó su punto culminante con el reconocimiento de la ordenación de pastores homosexuales y transexuales.

——————

Traducido y adaptado por NoticiCristiana.com de Christian Century e Prophecy News.

Estados Unidos | Martes 6 de Agosto, 2013 | Por Nínro Ruíz Peña | (NoticiaCristiana.com).

http://www.noticiacristiana.com/educacion/teologia/2013/08/herejias-en-canciones-cristianas-preocupa-a-los-teologos.html

7 Razones de la Muerte de la Adoración Dominical Vespertina


Originalmente publicado en El Evangelio Segun Jesucristo:

clip_image0027 Razones de la Muerte de la Adoración Dominical Vespertina

Por Jesse Johnson

Hace realicé algunas llamadas, y le pregunté a varias iglesias evangélicas (en los EE.UU.) si hacen culto de adoración el domingo por la noche. La mayoría no lo hacen, pero lo que me sorprendió más son las razones que dieron por haberlo dejado. Primero, un poco de historia: clip_image001

Históricamente, muchas (¿la mayoría?) de las Iglesias evangélicas han tenido un culto de adoración domingo por la noche. La idea, remontando a la reforma protestante, ha sido que si la Biblia es la autoridad, entonces tiene sentido que se enseñe en la medida que sea práctico.

Muchas de las iglesias protestantes tempranas no sólo tenían reuniones dominicales matutinas y vespertinas, sino estudios bíblicos a mediados de semana también. En el catolicismo, entre más se celebraba la Misa, mejor, y en la reforma esa frecuencia simplemente saltó a los servicios…

Ver original 872 palabras más

GUÁRDESE DE LA FILOSOFÍA ECUMÉNICA DE LA MÚSICA CRISTIANA CONTEMPORÁNEA


GUÁRDESE DE LA FILOSOFÍA ECUMÉNICA DE LA MÚSICA CRISTIANA CONTEMPORÁNEA

[Nota de los traductores: aclaramos que alguna información sobre direcciones u otros datos de este encabezado del Way of Life Literature’s Fundamental Baptist Information Service, pueden ser cambiados por sus responsables, dejando desactualizada la información aquí reproducida. En caso de necesitarlo puede verificar estos datos en el sitio de Way of Life http://www.wayoflife.org ].

La Música Cristiana Contemporánea es uno de los pegamentos que mantienen unido al movimiento ecuménico de los últimos tiempos, y representa un gran peligro a las iglesias creyentes de la Biblia. En una reciente entrevista con Christianity Today, [N. de T.: Cristianismo Hoy, una publicación de neto carácter ecumenista], Don Moen de Integrity Music dijo: “He descubierto que la adoración [música] es transdenominacional, transcultural. Esta une a cualquier denominación.

Veinte años atrás habían muchas enormes divisiones entre las denominaciones. Yo creo que hoy los muros están cayendo. En cualquier concierto que hago, tengo entre 30 y 50 diferentes iglesias representadas”. Los términos ecuménicos que invaden el cuadro de la MCC (Música Cristiana Contemporánea) incluyen: “consagrado”, “el cuerpo”, “unido”, “Juan 17″, “tolerancia”, “amor sin crítica”, “no juzgar”, “no dedo acusador”, etc.

Estos son los términos que identifican la filosofía del movimiento ecuménico de los últimos tiempos que es descripto en 2 Timoteo 4:3-4 y otros pasajes. La apostasía de los tiempos del fin está caracterizada por un rechazo de los enérgicos absolutos y amonestaciones y doctrina de la Biblia y por maestros que miman en lugar de predicar, que generalizan en lugar de ser específicos, que son positivos antes que “negativos”, que construyen la autoestima en vez de llamar al arrepentimiento.

La Música Cristiana Contemporánea está bien acomodada en los contextos más ecuménicos. La misma música será perfectamente adecuada en un retiro Católico Romano o en una conferencia del Concilio Mundial de Iglesias o en un Avivamiento de la Risa carismático.

La MCC es la música del evangelismo ecuménico, como es encarnado por las cruzadas de Billy Graham y Luis Palau. La siguiente es una descripción de la cruzada de Billy Graham de 1997 en San Antonio, Texas.

“Más de 700 iglesias de San Antonio representando más de 50 denominaciones se han reunido para la cruzada de Graham, que espera atraer a los jóvenes del sur de Texas con participaciones de bandas de rock cristianas [Amy Grant, dc Talk, Charlie Daniels Band, Michael W. Smith, Steve Green, y Jaci Velásquez] y un servicio el sábado sólo para niños” (Houston Chronicle, 2 de Abril de 1997).

MCC fue la música del masivo programa evangelístico “Key ‘73″ que fue promovido por Billy Graham y muchos otros claves líderes cristianos. El programa reunió a Bautistas, Metodistas, Episcopales, Presbiterianos, Luteranos, Pentecostales, Carismáticos, y Católicos Romanos. Para crear una unidad ecuménica tan ancha se requiere que los asuntos doctrinales sean ignorados. El mensaje deberá ser limitado cuando la asociación es agrandada. Esta filosofía ecuménica controló el tipo de música que fue usada:

“Se envió una amplia invitación para que fueran escritas músicas nuevas que promovieran el mensaje de ‘Key ‘73’ con varias condiciones: las palabras justicia, juicio, santidad, arrepentimiento, y varios otros términos bíblicos no fueron permitidos usarse, y LAS LETRAS DEBÍAN SER DE UNA NATURALEZA POSITIVA. Había un esfuerzo intencional para escribir canciones NO OFENSIVAS” (H.T. Spence, Confrontando a la Música Cristiana Contemporánea, p. 142).

La Música Cristiana Contemporánea fue también la música de la más grande conferencia carismática ecuménica de los años 80. Ésta fue Nueva Orleáns ‘87, llevada a cabo en Julio de 1987. Yo asistí a ésta con credenciales de prensa. Después de cuatro días de coros “renovados” y rock cristiano, fue obvio para mí que la MCC era la música preferida de los aproximadamente 40.000 carismáticos ecumenistas de la concurrencia. Aproximadamente 40 diferentes denominaciones y grupos se juntaron bajo el mismo techo, incluyendo a Episcopales, Iglesia de Cristo, Metodistas Unidos, Bautistas Americanos,

Iglesia Evangélica Luterana en América, Iglesia Presbiteriana de USA, y docenas de otras. El cincuenta por ciento de la concurrencia eran 20.000 Católicos Romanos.

El sacerdote Católico Romano Tom Forrest entregó el mensaje de cierre y llevó a la variada multitud a ponerse de pie cuando el llamó por la unidad. “Debemos alcanzar el mundo”, exclamó él, “y debemos alcanzarlo de la única manera que podemos alcanzarlo, ¡debemos alcanzarlo JUNTOS!” Ante aquellas palabras la multitud se puso en éxtasis, saltando, gritando, hablando en lenguas, danzando.

Este mismo sacerdote, hablando en una conferencia en Indianápolis en 1990 a la que asistí, dijo que él está agradecido por el Purgatorio porque él sabe que no irá al cielo excepto por ese medio. Obviamente él no cree en la suficiencia de la expiación de Cristo hecha de una vez por todas. En el área de venta de libros uno podía comprar rosarios e imágenes de la virgen para auxiliar en la oración de uno a María. Se realizó una misa católica cada mañana durante la conferencia.

La música que tuvo reunida toda esta confusión era la MCC. La Explosión Joven ‘87 fue mantenida en el mismo tiempo, y 5.000 personas jóvenes fueron bombardeadas con una dieta constante de enseñanza inescritural, ecumenismo, testimonios de estrellas deportivas y figuras del entretenimiento, y música ROCK.

La MCC está perfectamente en su lugar en medio de tal apóstata confusión ecuménica.

La íntima conexión carismática dentro de la Música Cristiana Contemporánea garantiza que ésta será ecuménica. Por ejemplo la Asociación Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo, en sus primeros tiempos, popularizó una canción que proclamaba, “No me importa a que iglesia tú pertenezcas”.

Esta fue dejada y reemplazada con una canción católica, “Nosotros Somos Uno en el Espíritu”, que proclama, “Nosotros somos uno en el Espíritu, nosotros somos uno en el Señor … y nosotros oramos que toda la unidad pueda ser restaurada un día…” (Michael Harper, Three Sisters: Una Ojeada Provocativa a Evangélicos, Carismáticos, y Católicos Carismáticos y Su Relación de Unos con Otros, págs. 28, 29).

Cuando la Iglesia Católica Romana canta acerca de la unidad cristiana, ¡por supuesto, está cantando acerca de los no católicos siendo unidos con Roma!

La MCC éxito de 1996 “Gather at the River” promueve el tema ecuménico:

“A veces no nos miramos a la cara/ NO ESTAMOS DE ACUERDO; NO SABEMOS PORQUÉ/ PERO JESÚS ORÓ QUE SEAMOS UNO/ Por la causa del propio Hijo de Dios/ QUE PODAMOS DEJAR NUESTRAS DIFERENCIAS/ DEPONER NUESTRO ORGULLO/ Es tiempo que empecemos a cambiar la corriente” (Joel Lindsey y Regie Hamm, “Gather at the River”, 20 Contemporary Christian Hits, Vol. 2, Benson Music Group, 1996).

Esta canción está edificada sobre la falsa interpretación ecuménica de Juan 17:21, pretendiendo que la unidad por la que Cristo oró es una unidad ecuménica de Cristianos profesantes que menosprecia la doctrina bíblica. El contexto de Juan 17 destruye este mito. En Juan 17 el Señor claramente enfatiza que la unidad que Él desea es una basada en la salvación y la Verdad. No es una unidad de verdaderos Cristianos con falsos. No es una unidad que ignora diferencias doctrinales por la causa de agrandar la asociación. (1) La unidad de Juan 17 es un unidad creada por Dios (Juan 17:11). No hay nada en la oración de Cristo indicando que los hombres han de hacer algo para crear la unidad por la cual Él oró. Juan 17 es una oración dirigida a Dios el Padre, no a los hombres. No es algo que el hombre necesite hacer; es algo que Dios ya ha hecho. La oración fue respondida casi 2000 años atrás. Es una realidad espiritual que fue creada por Dios entre los genuinos creyentes que están abocados a las Escrituras, no es una posibilidad que debe ser organizada por el hombre. (2) La unidad de Juan 17 es una unidad en la verdad (versículos 17, 19, 6, 8, 14). Cristo enfatizó que Él estaba orando por aquellos que aman y obedecen la Palabra de Dios. Esta no es ciertamente una oración que tiene en vista a la multitud ecuménica que minimiza e ignora la Palabra de Dios por la causa de una amplia, unidad de lo que es aceptado por la inmensa mayoría de la gente.

Note, también, que esta canción de MCC pretende que la división doctrinal entre Cristianos es el resultado del orgullo (“deponer nuestro orgullo”) e ignorancia (“no estamos de acuerdo; no sabemos porqué”). Esto omite convenientemente los mandamientos de la Biblia sobre defender la fe y sobre la separación del error. Los Cristianos que toman esos mandamientos seriamente rechazan ser ecuménicos no a causa de que ellos son orgullosos o ignorantes, sino a causa de que ellos desean agradar al Señor. Esta canción ecuménica calumnia a los Cristianos creyentes de la Biblia que practican la separación bíblica.

La influencia de la MCC hacia el ecumenismo está bien afirmada por un hombre que alguna vez predicó contra ella: BOB LARSON:

“¿Ha visto usted alguna vez un montón de gente joven (sean ellos Luteranos, Presbiterianos, o Bautistas, carismáticos o evangélicos) dejar a un lado sus idiosincracias religiosas para saltar y gritar cuando Petra camina sobre el escenario?… La experiencia compartida los enviará de regreso a sus propias iglesias menos exclusivos teológicamente. Desde ese momento en adelante, ellos ‘no son de este mundo’ con todas sus mezquinas divisiones eclesiásticas”. (Bob Larson, Contemporary Christian Music Magazine, Diciembre 1985).

Esta afirmación de Larson es extremadamente triste. Hubo un tiempo cuando él predicó contra el rock Cristiano, aunque él rehusó separarse de carismáticos y otros que estaban caminando un camino de desobediencia y error. Él mantuvo reuniones bajo patrocinio carismático y ecuménico, así como el patrocinio de otros grupos e iglesias que no eran escriturales. Ahora nosotros vemos el fruto de esta desobediencia y despreocupada desconsideración por la separación bíblica. ¿No ha advertido Dios que las malas conversaciones corrompen las buenas maneras?

Otra vez, se comprueba que Dios es verdadero. Los hombres ponen a un lado los mandamientos de Dios sobre separación para su propio detrimento espiritual. Una vez Larson predicó contra el rock Cristiano; ahora él está entrampado por el mismo y promueve el abarcante esquema ecuménico mundial del Diablo. (No solamente que Larson ha abandonado su antigua posición sobre música, sino que se divorció de la esposa de su juventud y se unió a otra mujer).

THE GAITHERS son muy ecuménicos y tienen una estrecha, no crítica relación con el movimiento Pentecostal-Carismático. Ellos proveyeron la música una noche en Indianápolis 90, otro gran encuentro carismático ecuménico al cual yo concurrí con credenciales de prensa. Una mitad de los 25.000 participantes fueron Católicos Romanos y la otra mitad representó alrededor de 40 denominaciones diferentes. Una misa Católica fue realizada cada mañana durante esta conferencia, y un sacerdote Católico brindó el mensaje de clausura. The Gaithers estuvieron cómodos en esta inescritural reunión y entretuvieron a la multitud mixta con su música jazeada.

The Gaithers frecuentemente hacen y graban canciones que presentan una filosofía ecuménica. “Canciones que Responden Preguntas” de su álbum Regresando a Casa en Indiana tiene la siguiente letra:

“No quiero gastar mi vida cual predica de sermones/ que dan respuestas a cuestiones que nadie hace en ningún lado/ Cuando hay tanto dolor y herida/ no hay tiempo de buscar/ las agujas en un pajar donde no están/ quiero emplear mi tiempo gastándome por Jesús/ con las nuevas de que una cura ha sido hallada para sanar nuestra tierra/ Deje de hacer listas, inventando credos/ que no tienen que ver con las necesidades de la gente/ Les mostraré como tocar la mano del clavo cicatrizada/ No quiero gastar mi tiempo orando oraciones/ Bombardeando el cielo con pedidos de que llueva fuego sobre santos a quienes juzgo [no limpios]/ En nuestros métodos podemos diferir, pero para Cristo el Señor vivimos/ Que no podamos olvidar que el enemigo está FUERA DE ALLÍ”.

Esta canción contiene medias verdades y sutiles errores, que son más peligrosos que los errores claros y obvios. Aunque es cierto que el pueblo de Dios ha de estar preocupado sobre el sufrimiento y ha de estar mostrando a la gente como “tocar la mano del clavo cicatrizada” [N. de Tr.: dando a entender aferrarse a Cristo], no es cierto que predicar es estar limitado meramente a responder preguntas que la gente hace. El predicador es instruido a predicar el entero consejo de Dios y la entera Palabra de Dios (Hechos 20:27; 2 Timoteo 3:16-17; 4:1-2). La Biblia advierte que es el pueblo apóstata quien deseará maestros que enseñen meramente lo que ellos quieren oír, lo que ellos sienten que necesitan (2 Timoteo 4:3-4). Esto suena muy parecido a lo que The Gaithers están cantando [N. Del T.: Es decir que los Gaithers serían maestros dispuestos a enseñar al pueblo que rechaza la palabra de Dios requiriendo a los Gaithers que les canten y enseñen de acuerdo a sus propias malas concupiscencias]. Tampoco es cierto que “una cura ha sido hallada para sanar nuestra tierra”. La cura provista por el Evangelio es la cura de la salvación personal, no salvación nacional. Los Apóstoles no trataron de “sanar la tierra”, ellos predicaron el Evangelio y discipularon a los creyentes. Tampoco es cierto que es malo “hacer listas” o “inventar credos” que no tienen que ver con las necesidades de la gente. Las listas y credos mencionados en esta canción se refieren a estudios doctrinales y declaraciones de fe. Los estudios doctrinales deben, antes que nada, representar fielmente la verdad de la Biblia, no considerando si se satisface o no las “necesidades de la gente”. La sana doctrina de la Biblia atiende las más profundas necesidades de la gente, desde luego, pero eso no significa que la doctrina de la Biblia atienda las necesidades sentidas por el pueblo no salvado o carnal. El hombre no salvado o carnal no siente que él tenga una necesidad de que se le diga que él es un pecador o que él no tiene justicia ante Dios o que él ha de arrepentirse o que él ha de morir al yo o que él ha de separarse del mundo o que hay un infierno eterno, etc., pero la sana doctrina de la Biblia le dice todas esas cosas. El gentío no salvado no cree que necesite nada de la Biblia, ¡realmente! Esta canción alienta a los oidores a despreciar los estudios doctrinales y las investigaciones y la enseñanza y las declaraciones de fe, y esa es la actitud típicamente encontrada en el movimiento ecuménico.

Tampoco es cierto que las divisiones entre Cristianos son meramente sobre diferentes métodos o que los diferentes métodos no son importantes. Tome el bautismo, por ejemplo. Algunas denominaciones “bautizan” infantes. Ese es su “método”. Algunos bautizan solamente a aquellos que han confiado en Jesucristo como su Salvador. Algunos salpican; otros sumergen. Hay diferentes métodos, pero ellos no son insignificantes y no pueden ser ignorados. Tampoco es cierto que el “enemigo” está limitado a cosas fuera de las iglesias. La Biblia advierte de falsos maestros, falsos cristos, falsos espíritus, falsos evangelios, espíritus engañadores, doctrinas de demonios –todo lo cual será encontrado dentro de las iglesias y entre Cristianos profesantes.

Tampoco es cierto que los fundamentalistas están orando porque caiga fuego sobre aquellos con los que ellos están en desacuerdo doctrinalmente. Esto es una necedad, de hecho, una viciosa calumnia.

El inescritural y verdaderamente peligroso mensaje de esta canción es dado por los efectivos medios de complaciente música country-rock y por el uso de la repetición.

Otra canción ecuménica de The Gaither es “Jesús Construyó Esta Iglesia sobre el Amor” de su álbum Regresando a Casa en Indiana. La melodía principal la canción está ejecutada por Candy “Hemphill” Christmas [N. Del T.: “Hemphill” significa “colina de marihuana”]; quien viaja con los Gaithers. La canción es cantada en muchos de los conciertos de los Gaithers. Es hecha en el estilo de un medio tiempo: negro spiritual jazeado con pesados tambores y guitarra bajo.

“¿Usted solamente se asombra/ de cómo son las cosas hoy?/ Hay muchos a bordo de esta nave del evangelio/ Tratando de conducirla en diferente modo/ Si empujamos todos juntos/ Como una familia tú y yo/ Nos habremos acercado mucho/ a lo que el Señor nos llamó a hacer.

Coro: “Jesús construyó esta iglesia sobre el amor/ y eso es todo/ Tratando de salvar a cada uno/ no dejando a nadie fuera….”

Esta canción implica que las divisiones dentro del Cristianismo son mayormente si no enteramente hechas por el hombre e innecesarias, que si los Cristianos profesantes meramente “empujan juntos” y ejercitan amor las divisiones serían sanadas. Es un sentimiento que se siente como bueno, un agradable cuento de hadas que tiene amplia atracción, pero es irrazonable e inescritural. El Señor Jesucristo y los Apóstoles advirtieron repetidamente que falsos maestros desviarían a muchos, que habrían falsos cristos, falsos espíritus, falsos evangelios, falsas iglesias, doctrinas de demonios (Mateo 7:15-23; 24:3-5,11,24; Hechos 20:28-30; 2 Corintios 1:1-4; Gálatas 1; 1 Timoteo 4:1; 2 Timoteo 3:13; 4:3-4; 2 Pedro 2; 1 Juan 4:1; Judas; etc.). El libro de Apocalipsis predice una religión Cristiana ramera mundial de los últimos tiempos (Apocalipsis. 17).

Aquellos que predican una unidad ecuménica raramente siquiera mencionan esas advertencias de la Biblia y nunca se centran en ellas. Ellos no nos dicen donde esos falsos cristos, falsos evangelios, falsos espíritus, falsos maestros, y falsas iglesias están hoy en el Cristianismo. Ellos implican, más bien, que las divisiones denominacionales son grandemente innecesarias y mezquinas que pueden ser vencidas por un pequeño amor ecuménico. Hay muchos problemas entre los Cristianos que pueden ser sanados a través del amor, pero sencillamente no es cierto que el amor sanará las mayores divisiones dentro del Cristianismo.

Las diferencias entre denominaciones envuelven serios asuntos doctrinales que no pueden ser ignorados y que no pueden ser resueltos a través de canciones sentimentales. Esta canción de los Gaither también dice que las iglesias no han de “dejar a nadie afuera”. Eso es abiertamente contrario al mandamiento de la Biblia de separarse del error y ejercitar la disciplina de la iglesia (Romanos 16:17; 1 Corintios 5; 2 Corintios 6:14-18; 1 Timoteo 6:3-5; 2 Timoteo 2:16-21; 3:5; 2 Juan 8-11; Apocalipsis 18:4).

Otra canción ecuménica de los Gaither es “Amando a Dios, Viviendo Unos para Otros” del álbum de ese nombre:

“Ellos se retiraron de la mesa/ Al escuchar sus palabras/ Su secreto plan antes que él tuviera que ir/ No es complicado/ No necesita un montón de reglas/ Esto es todo lo que usted necesita saber/ Nosotros lo hacemos difícil/ Construimos campanarios de piedra/ Llenamos libros con explicaciones del camino/ Pero si paramos y escuchamos/ Y quebramos un pequeño pan/ Oiremos al maestro decir/ es Amar a Dios, amarnos unos a otros/ Haciendo música con mis amigos/ Amando a Dios, amándonos unos a otros/ Y la historia nunca termina”.

La canción contiene más medias verdades y sutiles errores. El amor es una muy importante parte de la vida Cristiana, pero el verdadero amor Cristiano es obedecer la Palabra de Dios (Juan 14:23; 1 Juan 5:3). ¡Decir que “no necesita un montón de reglas” ignora el hecho de que el Nuevo Testamento está literalmente lleno con mandamientos! Decir que nosotros no necesitamos “llenar libros con explicaciones del camino” ignora el hecho de que la Biblia nos instruye: “Estudia para mostrarte a ti mismo aprobado ante Dios, como obrero que no necesita avergonzarse, dividiendo rectamente la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15, KJV). Ignora el hecho de que la Biblia es dada para la “doctrina” (enseñanza) (2 Timoteo 3:16) y que los predicadores son instruidos a enseñar a otros hombres (2 Timoteo 2:2), que las mujeres mayores son instruidas para que enseñen a las mujeres más jóvenes, etc. La enseñanza de la Biblia ciertamente involucra “llenar libros con explicaciones del camino”. Eso es precisamente lo que los Apóstoles hicieron en las Epístolas. ¡La Biblia misma contiene 66 libros con explicaciones del camino! Esta canción de los Gaithers presenta un abordaje sentimental, ecuménico a la vida Cristiana y al ministerio que es muy simplístico y atractivo para una multitud moderna, pero que es patentemente contrario a las Escrituras.

Guárdese de la Música Cristiana Contemporánea. No solamente es mundana; ella promueve falsa doctrina.

————–

Enero 14, 2001 (David Cloud, Fundamental Baptist Information Service, P.O. Box 610368, Port Huron, MI 48061-0368, fbns@wayoflife.org) –

https://sites.google.com/site/licrifu/ccmecum

Terrorista en la Portada de la Revista Rolling Stone


Terrorista en la Portada de la Revista Rolling Stone

¿Dónde está nuestra decencia humana y compasión?

por Sara Debbie Gutfreund

TerroristaRollingStone230x150-SP

La revista Rolling Stone está siendo bombardeada de críticas por su portada en donde aparece la fotografía del sospechoso del atentado en Boston, Dzhokhar Tsarnaev. El artículo, escrito por la editora Janet Reitman, se titula “El Terrorista: Cómo un popular y prometedor estudiante fue defraudado por su familia, cayó en el Islam radical y se convirtió en un monstruo”. El reportaje incluye entrevistas con amigos de la infancia y de la universidad, maestros, vecinos y los oficiales de policía. Los lectores, sobre todo en Boston, criticaron duramente a la revista en su página de Facebook, alegando que la portada está transformando a un terrorista en una “estrella de rock”.

La Farmacia CVS, Walgreens y las tiendas Tedeschi se han rehusado a vender copias de la revista. Tedeschi escribió en su página de Facebook: “No podemos apoyar las acciones que sirven para glorificar las malvadas acciones de alguien. La música y el terrorismo no se pueden mezclar”. La cadena CVS, con sede en Woonsocket, escribió en su página de Facebook: “Como empresa con profundas raíces en Nueva Inglaterra y una fuerte presencia en Boston, creemos que esta es la decisión correcta por respeto a las víctimas del ataque y a sus seres queridos”.

Estos son algunos de los comentarios de los lectores de Rolling Stone en la página de Facebook de la revista:

“Jeff Bauman, quien perdió ambas piernas, debería estar en la portada”.

“Este es el mejor ejemplo de por qué Facebook necesita un botón de ‘No me Gusta’”.

“Estoy tan decepcionado con la revista Rolling Stone. Hasta ahora había disfrutado de la revista. Ya no voy a comprarla/leerla nunca más. Acaban de transformar a este terrorista en una ‘estrella de rock’ ¿Cómo pudieron?”.

Al leer estos comentarios y ver la glamorosa fotografía del asesino en la portada, recordé una conversación que tuve en una cena en Nueva York hace años. Estábamos de visita en Nueva York durante el apogeo de la Intifada, y parecía que cada semana había otro ataque terrorista. No podíamos entrar en un restaurante o abordar un autobús sin mirar alrededor con miedo, y habíamos estado a sólo un par de cuadras cuando explotó una bomba en la pizzería Sbarro. Estando en Nueva York, yo todavía podía escuchar el eco de la horrible explosión y las sirenas que parecían no terminar nunca.

Una de las personas sentadas en nuestra mesa comenzó a hablar del conflicto en Israel y me preguntó si yo pensaba que los terroristas debían ser compadecidos por sus extremas circunstancias de pobreza. Casi me atraganté con mi comida. ¿Cómo podía él preguntar eso? ¿Acaso la pobreza es una excusa para cometer asesinato? ¿El hecho de que le hayan inculcado el mal a una persona la excusa de tomar sus propias decisiones de llevar ese mal a la práctica?

Yo no dije nada de eso. En cambio, lo miré fijamente por un momento antes de preguntar: “Si uno de sus hijos hubiese sido asesinado en un ataque terrorista, ¿acaso usted preguntaría eso? Si usted mismo hubiese perdido un brazo o una pierna, ¿haría esta misma pregunta?”.

“Sí, creo que sí”, contestó él.

Yo no le contesté, y tampoco le creí, ni siquiera por un momento. Y no creo que la editora de la revista Rolling Stone hubiera publicado este artículo si ella hubiese perdido sus piernas en un atentado. O si hubiese perdido a su hijo. O ambos brazos. O si sintiera algo parecido al dolor con el cual las víctimas del atentado de la maratón de Boston todavía están luchando.

El pasado Tishá B’Av, el rabino Wallerstein leyó en voz alta una lista de los distintos tipos de sufrimiento que azotan a nuestra generación: la infertilidad, los pobres, las personas solas que no pueden encontrar pareja, los drogadictos, las personas que sufren de cáncer, trastornos de alimentación, problemas en el matrimonio… La lista era larga, y al final de ella, él se detuvo y dijo que algunas de las personas en la audiencia no se veían afectadas por estas cosas. Y de hecho, tal vez algunos de nosotros tenemos matrimonios felices, niños hermosos, situación económica estable y buena salud. Y tal vez escuchamos la lista anterior y pensamos, Eso es triste, pero ¿qué tiene que ver conmigo? Mi vida está bien, así que ¿a quién le importa? Nosotros no lo decimos en voz alta, pero quizás lo pensamos.

Esta falta de empatía es la antítesis del judaísmo. Si no podemos sentir el dolor del otro, entonces Dios no puede sentir nuestro dolor. Si no podemos ponernos en el lugar del otro, entonces no tenemos un verdadero sentido de un “yo” espiritual. No hay tal cosa como “ocúpate de tus propios asuntos” en la Torá.

Una vez, un hombre se acercó al Jafetz Jaim y le pidió una bendición para curar una enfermedad terminal. El Jafetz Jaim le dio una bendición y poco después, este hombre se curó. Años más tarde, un pariente de este hombre fue golpeado con la misma enfermedad, por lo que el hombre volvió al Jafetz Jaim y le pidió una bendición para curar a su pariente. La respuesta del Jafetz Jaim fue escalofriante:

“Hace años, yo te di una bendición para que te curaras, pero no fue sólo la bendición la que te curó. Yo ayuné 30 días para que te recuperaras. Y lo siento, pero ahora estoy demasiado viejo como para ayunar de esa manera otra vez”. Durante 30 días, el Jafetz Jaim había ayunado por alguien que ni siquiera conocía. Con esa profundidad él sentía el dolor del otro.

Pero ahora estamos tan lejos de sentir el dolor del otro. ¿Dónde está nuestro sentido de la decencia humana y compasión? ¿Cómo podemos glorificar a un asesino poniéndolo en la misma portada que una estrella de rock? El dolor de las víctimas del atentado en la maratón de Boston sigue tan vivo. Muchos de ellos todavía están aprendiendo a vivir sin extremidades. Sin hijos. Sin amargura. Y he aquí una fotografía gritándole en sus caras: “No me sucedió a mí. Es muy triste. Pero no me importa. Estoy más interesado en el furor que produce este chico, en mostrarle a todos lo ‘normal’ que era y en explicar por qué es una pobre ‘víctima’”.

Esto no es lo que somos realmente. Nadie debería ser así, incluyendo a los editores de la revista Rolling Stone. Incluso si es una “buena historia”. No ser capaces de sentir el dolor del otro es una trágica falta.

———

http://www.aishlatino.com/a/s/Terrorista-en-la-Portada-de-la-Revista-Rolling-Stone.html

LA MÚSICA


LA MÚSICA

Traducción de Alfonso Ortega

TESTIMONIO DEL MISMO AGUSTÍN
EN EL LIBRO DE LAS «REVISIONES» I, 11

LA MÚSICA

(Seis libros)

1. Después, como he recordado antes1, escribí los seis libros sobre La Música. De ellos, el sexto pre­cisamente se ha hecho famoso sobre todo, porque se trata en él asunto digno de ser conocido: cómo de los números corpo­rales y espirituales, pero mudables, se llega a los números in­mutables, que están ya en la misma verdad inmutable, y de este modo las cosas invisibles de Dios se hacen inteligibles por las cosas que han sido hechas visibles. Quienes no lo pueden contemplar, y, sin embargo, viven de la fe de Cristo, después de esta vida llegan a contemplarlas más cierta y felizmente. En cambio, quienes pueden, si les falta la fe en Cristo, que es el Mediador único de Dios y los hombres, perecen con toda su sabiduría.

2. Lo que dije en este libro: Los cuerpos son tanto mejores cuanto son más copiosos en tales números. El alma, en cambio, se hace mejor al despojarse de aquellos que recibe a través del cuerpo, cuando se aparta de los sentidos carnales y se reforma gracias a las armonías divinas de la Sabiduría2 no ha de tomarse como si no existiesen ar­monías futuras corporales en los cuerpos incorruptibles y es­pirituales; cuando han de ser mucho más hermosos y decen­tes. O que el alma no los ha de sentir, cuando llegue a ser óptima, del modo que aquí, careciendo de ellos, se hace mejor. De hecho, aquí tiene necesidad de apartarse de los sentidos carnales para captar las cosas inteligibles, porque está enfer­ma, y es menos idónea para manifestar a la vez a los dos su intención; y en estas cosas corporales hay que evitar ahora el halago engañoso, mientras el alma puede ser arrastrada al de­leite torpe. En cambio, entonces será tan firme y perfecta que las armonías corporales no la apartan de la contemplación de la Sabiduría, y así las siente de modo que no es seducida por ellas, ni se hace mejor por carecer de ellas, sino que es de tal modo buena y recta que ni pueden desconocerla ni poseerla.

3. También lo que dije: Ahora bien, esta salud será muy firme y segurísima en el momento en que este cuerpo, en su tiempo y orden determinado, haya sido restituido a su antiguo estado de firmeza3, no se tome como si los cuerpos, después de la resurrección, no vayan a ser mejores que lo fueron los de los primeros hombres en el paraíso, puesto que aquéllos ya no tienen que ser alimentados con alimentos corporales, con los que se alimentaban éstos, sino que el antiguo es­tado de firmeza hay que entenderlo en cuanto que aquellos cuerpos no padecerán ninguna enfermedad, como tampoco po­drán padecer éstos antes del pecado.

4. En otro lugar: Mucho más trabajoso es el amor de este mundo. Porque lo que el alma busca en él, a saber: la estabilidad y la eternidad, no las encuentra; ya que su baja be­lleza culmina en el cambiante paso de las cosas, y lo que en tal belleza es trasunto de estabilidad, le viene transferido de Dios a través del alma. Razón de ello es que esta belleza, ex­puesta solamente al cambio del tiempo, es de más rango que aquella otra que cambia en el tiempo y lugares4. La razón evidente defiende estas palabras, si pueden to­marse de modo que la baja belleza no se entienda sino en los cuerpos de los hombres y de todos los animales que viven con el sentido del cuerpo. Realmente esto es en aquella belleza tra­sunto de la estabilidad, porque los mismos cuerpos permanecen en su trabazón orgánica, en cuanto permanecen. Pero esto les viene transferido a ellos por Dios a través del alma. En verdad que el alma sujeta la misma trabazón orgánica para que no se disuelva ni disipe, como vemos que sucede en los cuerpos de los animales cuando el alma muere. Pero si la baja belleza se entiende en todos los cuerpos, esta opinión obliga a creer tam­bién en el mismo mundo como un animal para que también le venga transferido a él por Dios supremo a través del alma lo que en él es trasunto de estabilidad. Pero, como quiere Platón, y no pocos filósofos, que este mundo es un animal, ni lo he podido averiguar ciertamente con la razón ni he conocido que pueda persuadirlo la autoridad de las divinas Escrituras. En consecuencia, ya he advertido en el libro La inmortalidad del alma que es teme­rario lo que he dicho5, como puede entenderse. No porque con­firmo que esto es falso, sino porque no comprendo que sea ver­dad que el mundo es un animal. No tengo la menor duda en afirmar que este mundo no es Dios para nadie, tenga alma o no la tenga. Porque, si tiene alma, el que la ha hecho, él es nues­tro Dios; y si no la tiene, no puede ser dios de nada, mucho menos nuestro. Sin embargo, se puede creer correctísimamente, aunque el mundo no sea un animal, que tenga una cualidad espiritual y vital, que sirve a Dios en los santos ángeles para embellecer y administrar el mundo, aunque ellos no la com­prendan. Con el nombre de santos ángeles quisiera designar ahora a toda criatura espiritual santa dispuesta por Dios para su ministerio secreto y oculto. La Escritura Santa no suele sig­nificar bajo el nombre de almas a los espíritus angélicos. Así, pues, en aquello que dije al final de este libro: las armonías racionales e intelectuales de las almas bienaventuradas y santas que, sin la mediación de ninguna otra naturaleza, recogen la ley misma de Dios, sin la cual no cae la hoja del árbol y para quien están contados nuestros cabellos, transmitiendo esa ley hasta los ámbitos terrenos e infernales6, en realidad no veo cómo pueda demostrarse que la palabra almas esté puesta según las Escrituras Santas, puesto que aquí no he querido que se entienda sino a los ángeles santos, y no re­cuerdo haber leído en lugar alguno de las divinas palabras que tengan almas. Este libro comienza así: Satis diu paene…

Matt Maher, el rockero católico que triunfa también entre el público protestante


En lo alto de la música cristiana

Matt Maher, el rockero católico que triunfa también entre el público protestante

Actualizado 3 junio 2013 – 0:0

P. J. G./ReL

Durante décadas, los católicos han escuchado rock o pop cristiano, o género de “alabanza y adoración” (“praise and worship”) compuesto e interpretado por protestantes, con el grupo australiano Hillsong como nombre más difundido, o en español las de autores evangélicos como Jesús Adrián Romero, Marcos Witt o el grupo Comisión.

Por lo general, los católicos, en inglés o en español, tienden a utilizar canciones de origen evangélico, especialmente las de letras más bíblicas. Se han dado casos especiales como el de John Michael Talbot (www.johnmichaeltalbot.com), que es católico y franciscano secular desde 1978, cuando tenía 24 años, pero al que muchos evangélicos escuchan y cantan sin saber que es católico, recordando sus primeros orígenes en el “Jesus movement” de los años 70 en EEUU.

Lo novedoso ahora es el caso de Matt Maher, de 38 años, católico, con 6 discos publicados en 12 años de carrera, y de gran éxito entre los protestantes. Es un caso hasta ahora único de músico católico que circula en los ámbitos de la música evangélica.

En el número de mayo de 2013 de la revista “Charisma Magazine”, que vende unos 600.000 ejemplares entre pentecostales y protestantes de estilo carismático en EEUU, señalaban su “atractivo” entre el públicco evangélico con un completo artículo.

Ha estado en lo más alto de las listas de música cristiana en EEUU (su almbum de 2009 “Alive Again” fue el número 6 en Top Christian Albums) y ha sido co-nominado a dos premios Grammy por canciones co-escritas con el protestante Chris Tomlin.

Alejado de la fe en la adolescencia

Maher nació en una familia católica de Terranova (Canadá). En el instituto dejó de ir a misa, y se alejó de la fe. Cuando tenía 20 años, residiendo en Phoenix, Arizona, un primo le invitó a un grupo parroquial de oración juvenil: era un grupo de la Renovación Carismática que cambió su vida. Era gente de su edad, que cantaba y alababa a Dios con fuerza y entusiasmo, que hablaba sin vergüenza de su amor de Dios. Así retornó a la Iglesia y a los sacramentos.

Maher está casado con Kristin, que es metodista. Educan a su hijo de 20 meses como católico. Su banda de música está compuesta casi en su totalidad por evangélicos.

Deseo de unidad cristiana

Matt Maher comenta que “los brazos de San Pedro abrazan a todos” y que la visión católica de la vida es amplia y abarca a todo el mundo. Y que siente un gran deseo de unida de los cristianos: “los cristianos de distintas denominaciones estamos aprendiendo a entendernos unos a otros; eso significa que en nuestra canciones, de hecho, escribimos sobre misterios que no entendemos plenamente”.

———-

http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=29519